NAVIDAD SIN ÁRBOL – Muhammad Bin Salman más cerca de la realidad que las iglesias cristianas

envi definitivo

arabia sa.png

Varias plataformas mediáticas daban hace unos días la noticia de que Arabia Saudita ha vuelto a incurrir en la ira de Occidente al recordarle que la prohibición de importar y colocar árboles de Navidad en lugares públicos sigue vigente. Los titulares parecían aullar como aúllan los lobos en noches de Luna llena, entre quejumbrosos y amenazantes:


Al Bawaba – 16 de diciembre 2018

Al igual que otros años, Arabia Saudita ha prohibido el árbol de Navidad, pero ¿continuará haciéndolo?


LBC International – Regional News, 17 diciembre 2018

Los árboles de Navidad prohibidos en Arabia Saudita


Daily Stormer, 17 diciember 2018

Arabia Saudita sigue prohibiendo los árboles de Navidad, incluso después de las supuestas “reformas”


Travelwirenews.com – 17 Diciember 2018

En cuanto a la reforma y la tolerancia: Arabia Saudita se expone al ridículo al anunciar la prohibición de los árboles de Navidad


La noticia fue acompañada por una selección de opiniones de los devotos de Twitter, básicamente todos ellos preocupados por la prohibición. Con ganas de participar, pero no de poner el maldito árbol, nos gustaría explicarles a todos esos comentaristas que son ellos los que se están exponiendo al ridículo:


El árbol no es un símbolo religioso ni por lo tanto navideño

En ninguna parte de la Biblia encontramos la menor indicación de que en algún momento de la historia profética se pusiera un pino en conmemoración del nacimiento de Isa (Jesús), ni tampoco, dicho sea de paso, que se celebrara su nacimiento de cualquier otra manera.

El origen de esta costumbre es oscuro y según las escasas noticias que tenemos al respecto, pagano. Si los Padres de la Iglesia primitiva se mostraron siempre en contra de la celebración del cumpleaños de Isa, qué diremos de la costumbre de poner un árbol –rito chamánico que se desarrolló en Alemania más de mil años después de ellos. Lo mismo ocurre con todos los demás accesorios navideños: calcetines rojos, trineos, campanas, Papá Noel, Santa Claus, regalos y villancicos (a veces descaradamente irrespetuosos). Ahora bien, si el profeta Isa (Jesús) nació en Belén de Judá –según unos en la actual Palestina y según otros en el sur de Arabia– ¿qué significa la asociación de todos esos accesorios con la geografía y climatología de esas posibles zonas? ¿Por qué se conmemora el nacimiento de Isa con trineos, nieve, renos y gnomos (yin) vestidos de rojo? ¿Se trata de un tsunami de paganismo centro-norte-europeo invadiendo a la cristiandad sureña? ¿Los Augsburgo contra los Merovingios? ¿Católicos contra protestantes? Sin duda que algo hay de esta vieja disputa, pero sobre todo se trata de volver al paganismo utilizando a las diferentes confesiones cristianas, de la misma forma que la iglesia católica se sirvió de la idolatría para instaurar su poder eclesiástico (Ver artículo BRINDEMOS POR JESÚS – CHIN, CHIN ES LA NAVIDAD en esta misma web).


El concepto de “la verdad”

No se puede acabar con la religión sin buscarle antes un substituto, ya que la materia prima de la que está echo el hombre, su fitrah, es la adoración:


(56) “No he creado a los yin ni a los hombres –insan, sino para que Me adoren.
Qur-an 51  – adh Dharuyyat

El substituto llegó de la mano de la más depravada propuesta que a nadie le cabía esperar –cada uno tendrá su religión, su dios y su liturgia. En cuanto a la ley… digamos que habrá dos –la de los débiles, inscrita en los códigos; y la de los fuertes, protegida por los jueces, la policía y el ejército si fuera necesario.

No obstante, y antes de hacer efectiva esta multi-religión de diseño propio, había que eliminar el concepto de “LA VERDAD” y substituirlo por el de “MI VERDAD”, la verdad de cada uno. Según los filósofos, la verdad no existe. La han buscado hasta debajo de las piedras y no han encontrado, sino subjetivas aproximaciones a una posible realidad universal. Los científicos se echan las manos a la cabeza cuando oyen a alguien pronunciar el término “verdad”, con claras connotaciones metafísicas en clara confrontación con su concepto de progreso, de continuos descubrimientos, rectificaciones y revaluaciones. Por otra parte, y desde el punto de vista religioso, insistir en la existencia de “la verdad” podría llevar a las desprestigiadas iglesias cristianas a la aborrecible intransigencia de la que ya hicieran gala en el pasado –el Vaticano se une a la corriente “mi verdad” y añade “no hay infierno”. Y desde el punto de vista social, el uso del término “la verdad” resulta inapropiado y de mala educación, ya que sería piedra de escándalo y de discordia en un mundo atrapado en la más incontrolada subjetividad.

Por lo tanto, no existe “la verdad”, sino “mi verdad”, mi dios, mis creencias… mi libertad. Esta declaración universal del libre albedrío convierte a Muhammad Bin Salman (MBS) en hereje, ya que la prohibición de poner árboles de navidad por las calles y establecimientos públicos de las ciudades saudís, parece indicar que MBS sí cree en “LA VERDAD”, la mayor blasfemia que se puede cometer contra la nueva religión, en la que se unifican todas las formulaciones subjetivas del hombre –idolatría, ateísmo, celebraciones religioso-paganas, celebraciones pagano-religiosas, sexo libre, el incesto es bello, cambio de género “tú eliges”, el Cristo crucificado luce más en los pubs de moda, la Navidad… ¿Qué pensará de todo esto el Creador, Allah, la objetividad absoluta?:


(32) Ese es Allah, vuestro Señor, y esa es la verdad. ¿Y qué hay más allá de la verdad, sino el extravío? Sin embargo, la verdad os repele.
Qur-an 10 – Yunus

Parece que Muhammad Bin Salman (MBS) tiene razón. Existe LA VERDAD y existe la independencia religiosa. Este es el gran pecado de MBS, pues la Navidad se ha convertido en la Gran Celebración de todos, la fiesta de la nueva religión multi-subjetiva. Cada uno puede añadir al árbol los símbolos que quiera, siempre que el árbol permanezca como base y sostén de los mismos. Es lo mismo que decir: “Soy pagano cristiano” o “Soy pagano musulmán” o “Soy pagano judío” o “Soy pagano budista” –diferentes matices de la nueva religión multi-subjetiva. Sin embargo, Muhammad Bin Salman no se ha doblegado ante semejante incongruencia.

arbol2.png


Liberal y libertino

Muchos querrían que Arabia Saudita fuera liberal y luego, inevitablemente, libertina, como Occidente, como todas los demás naciones del mundo “civilizado”. Se le dice a Arabia Saudita que deseche los valores tradicionales de una vez por todas. El problema aquí es que estos valores no son “tradicionales” en el sentido tradicional de la palabra. Son “revelados”; vienen del Creador; no pueden cambiar, no son modas sujetas a continuas rectificaciones. Pero ellos, todos, han perdido hasta el nombre del Creador, lo que bien podría ser considerado como el colmo de la negligencia metafísica. Le llaman Señor, Dios o Padre, pero estos términos no son nombres propios, sino características –podemos ponerlos en plural, masculino o femenino. Pero Allah – الله – es invariable, pues es el nombre propio del Altísimo.

Arabia Saudita no puede permitir la importación de árboles de Navidad porque sería como incitar a la adoración de ídolos, y esta es la única transgresión que no se perdonará en el Día del Juicio.

Ofrecemos, no obstante, tres soluciones para aquellos que insisten en ejercer su “libertad” de celebrar la Navidad en Arabia Saudita con el árbol incluido:

1- Conseguíos un árbol de Navidad de bolsillo, de forma que lo podáis pasar por la frontera sin dificultad cuando regreséis de vuestras paganas vacaciones.

2- Iros; salid; partid; emigrad hacia tierras más “liberales” y “libertinas”.

3- revisad vuestro conocimiento religioso y aseguraos de a quién estáis adorando.


(120) No estarán complacidos contigo los yahud ni los nasara hasta que no sigas sus creencias y su forma de vida. Di: “La guía de Allah es la verdadera guía.” Si siguieras sus deseos después del conocimiento que has recibido, no tendrías quien te protegiera de Allah.
Qur-an 2 –al Baqarah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s