Explorando los Gulag que según Occidente China ha montado para los musulmanes

¿Cinismo o infantilismo? – Ambas opciones son posibles.

envi definitivo

china2.png

Reuters nos ha regalado en su artículo sobre los “Gulag chinos” del 29 de noviembre de 2018 un texto digno de los peores años de la guerra fría. Hacía tiempo que no sacaban sus mejores armas propagandísticas con las que durante decenios nos mostraban las tinieblas, la represión y el oscurantismo que reinaba en la otra mitad del mundo. Los chinos eran pequeños, crueles y todos iguales, como los insectos.

El final de la guerra fría significaba para occidente el cese de hostilidades y el sometimiento de Rusia y China al orden mundial estadounidense. Hoy, con una China aventajando económica y militarmente a Norteamérica, algo inaceptable para los Estados Unidos, ha comenzado la segunda ronda de la guerra fría, pero, esta vez, el caballo favorito tiene la crin amarilla.

¿Se trata de una actitud que podríamos calificar de puro cinismo el hecho de que occidente no acepte, y lo declare públicamente, que otras naciones accedan al rango de súper-potencias? Obviamente hay cinismo en ello, pero no sólo; hay también una buena dosis de infantilismo.

Los niños suelen ser metepatas, pues siempre dicen lo que piensan y lo que han visto y oído. Carecen del tacto y de la cortesía que les son propios a los adultos. Sin embargo, en el caso de occidente el problema es mucho más grave que las indiscreciones infantiles –se trata aquí de crear conflictos, organizar guerras, decretar sanciones y continuar con la misma propaganda de exclusión que tan extensamente desarrollaron durante la guerra fría.


China está acusada de encarcelar a cientos de miles de musulmanes en campos de detención que se están levantando de las arenas del desierto en Xinjiang. Un análisis forense de imágenes satelitales de 39 de estas instalaciones muestra que se están expandiendo a un ritmo muy rápido.

campo.png
Más evidencias. De esta forma tan burda preparan las acusaciones a terceros. ¿Qué representa esta imagen? ¿Un campo de retención? ¿En China? ¿Cómo lo sabemos? ¿Por qué no hay imágenes irrefutables y claras?

Los Estados Unidos están muy preocupados por la suerte de los musulmanes Uighurs y por los presuntos campos de detención que China está construyendo a una velocidad inusitada. Lo dicen los Estados Unidos con su campo de detención en Guantánamo, donde han sido encarcelados y torturados cientos de hombres cuyo único crimen ha sido el de ser musulmanes –la mayoría de ellos han sido liberados sin cargos (después de pasar años en ese Gulag, y los más de 50 prisioneros restantes siguen allí a pesar de que las autoridades judiciales norteamericanas decretaron que se les dejara ir a casa o a terceros países).

china3.png
Estas son las evidencias que presenta Reuters, un mapa ¿Y bien?

Los Estados Unidos están muy preocupados por las mezquitas destruidas por el ejército chino, pero ese sentimiento no les ha impedido destruir cientos de mezquitas en Siria, Iraq y Afganistán, originando una de las mayores masacres de musulmanes desde los tiempos de las cruzadas –a manos de sus abuelos.


mezq.png


¿Se trata de una actitud que podríamos calificar de puro cinismo el hecho de que occidente se arrogue el derecho de decidir qué gobiernos son legítimos y cuáles no? Obviamente hay cinismo en ello, pero no sólo; hay también una buena dosis de infantilismo. Y también de sufrimiento –medio millón de muertos en Siria y 6 millones de gente esparcida por medio mundo; cuatro millones en Iraq y cerca de un millón en Afganistán…. ¿Y hablan de la existencia de Gulag? ¿Reuters? ¿Por qué no explican a su público de una vez por todas, sin ambigüedades, sin medias verdades, sin omisiones, las atrocidades que cometieron los británicos, entre otros, en China durante, por ejemplo, las guerras del opio?

En un artículo publicado por el New York Times en julio de 2018, Austin Ramzy intenta desentrañar, una vez más, la verdadera historia de las infames guerras del opio… sin éxito. Es imposible llevar a cabo semejante autopsia. Los resultados serían demasiado terribles como para no hacer que se derrumbe la estatua de autoestima que occidente no cesa de agrandar. No obstante, nos dibuja un perfil suficiente como para terminar nosotros mismos el relato:

barco.png
El bombardeo de Guangzhou durante la primera Guerra del opio en 1840
“En 1840, Gran Bretaña entró en guerra con China por cuestiones de comercio, diplomacia, dignidad nacional y, lo más importante, del narcotráfico. Mientras que los funcionarios británicos intentaron restar importancia a los orígenes ilícitos del conflicto, los opositores le dieron un nombre que dejó claro el verdadero objetivo: la Guerra del Opio.
El desarrollo de la guerra obligó a los puertos chinos a abrirse y a ceder Hong Kong a Gran Bretaña. Comenzó lo que China ha dado en llamar el “Siglo de la Humillación”, cuando las potencias extranjeras obligaron a los débiles gobiernos chinos a ceder parte de su territorio y firmar tratados desiguales. Gran Bretaña y Francia libraron una segunda guerra del opio contra China desde 1856 hasta 1860.
La guerra fue increíblemente controvertida en su propio tiempo, mucho más de lo que esperaba cuando comencé mi investigación. Para los proponentes, era una cuestión de encuadre. Negaron cualquier conexión con el opio y argumentaron que la guerra consistía enteramente en defender el honor nacional de Gran Bretaña y proteger a sus compatriotas de las supuestas atrocidades que se cometían en China. Pero la participación del opio era ineludible, de ahí el nombre de “Guerra del opio”, como lo llamaron el London Times y otros periódicos. Para mucha gente en Gran Bretaña, la idea de ir a la guerra para promover los intereses de los traficantes de drogas, contra un país que siempre se había mostrado amigable con Gran Bretaña, era algo abominable. Como William Gladstone escribió en su diario en ese momento, ‘Tengo miedo de los juicios de Dios sobre Inglaterra por nuestra iniquidad nacional hacia China’”.

La misma retórica de siempre, la misma que utiliza May para justificar los ataques a Siria –seguridad nacional. La misma falacia de Bush para justificar la guerra de Iraq –seguridad mundial. Todos sus oponentes forman parte del eje del mal.

Y son estas naciones –Francia, Inglaterra, Estados Unidos… las que no pueden siquiera imaginar el sufrimiento de los chinos supuestamente retenidos en los Gulags de Xinjiang.

¿Se trata de una actitud que podríamos calificar de puro cinismo el hecho de que occidente se arrogue el derecho a dirimir cuándo una acción es ilegal y cuando es permitida? Obviamente hay cinismo en ello, pero no sólo; hay también una buena dosis de infantilismo. O también podríamos decir que el cinismo es tan exacerbado y fuera de todo contexto, de todo marco legal, que necesariamente se justifica espolvoreando por encima de él una buena dosis de infantilismo, de necedad y estulticia propias de naciones que han surgido de los bajos fondos, del crimen y las mafias, de las traiciones, de la piratería y las masacres programadas.

Están los Gulags chinos y está el aprisionamiento de varios barcos ucranianos en el estrecho de Kertch, que separa el Mar Negro del Mar Azov. Los barcos ucranianos entraron a toda velocidad en aguas territoriales rusas sin atender a la llamada de detenerse y salir de esa zona. Los apresaron y varios de sus tripulantes van a ser juzgados. Occidente condena esta acción por parte de Rusia. ¿En base a qué supuesto legal? No lo necesitan. Basta con que los Estados Unidos o sus aliados consideren que Rusia no debería haber realizado esa operación, para que se convierta, ipso facto, en ilegal. También la adhesión de Crimea por parte de Rusia tras el referéndum celebrado en marzo de 2014, es ilegal, pues ese referéndum no tiene valor ya que cuando se estaba realizando las tropas rusas habían entrado en Crimea. Sin embargo, el referéndum que se llevó a cabo en Iraq en plena guerra, con el país invadido por más de 40 naciones, fue legal y dentro de la más absoluta normalidad.

gulag.png
Construcción de los Gulag chinos… dibujos infantiles.
gulag2
La soledad en los Gulags chinos, aunque las dependencias parecen acogedoras y limpias … dibujos infantiles.

– Intenso adoctrinamiento –
Las entrevistas con ocho ex detenidos, que ahora se encuentran fuera de China, revelan una imagen de la dura detención extrajudicial que está en desacuerdo con la afirmación de Beijing de que está proporcionando cursos de formación en centros de capacitación para ayudar a la población local.

¿Se trata de una actitud que podríamos calificar de puro cinismo el hecho de que occidente se arrogue el derecho a decidir cómo China debe organizarse y cómo debe tratar a sus ciudadanos? Obviamente hay cinismo en ello, pero no sólo; hay también una buena dosis de infantilismo, pues un país como los Estados Unidos con una población cinco veces menor que la de China, mantiene 30 millones de pordioseros sin casas, sin educación, sin honor, como perros. Los hemos visto durmiendo en Market Street, en San Francisco, y en Los Ángeles y en Nueva York… ¿No sería más conveniente que Reuters realizara un estudio minucioso sobre esta infame situación, sobre los Gulags urbanos de Norteamérica?

gulag3.png
¿Dónde están las fotografías reales, las entrevistas con decenas de ciudadanos musulmanes de la región? Dibujos infantiles.

Occidente está muy preocupado por el cierre de mezquitas en la región de Xinjiang. Pero no vemos que estén vacías ni destruidas:

mezq2.png

Somos conscientes, no obstante, de que la situación de los musulmanes es crítica en todas las partes del mundo, pero no hay por qué lamentarse. Allah el Altísimo les dio a los seguidores del último profeta las tierras más ricas en recursos naturales y materias primas, les dio abundancia y poder –el imperio otomano gobernó el mundo durante casi 600 años. ¿Se puede sentir pena por ellos? Abandonaron la guía del Qur-an y se alejaron de la sunnah del profeta Muhammad (s.a.s) y recibieron lo que ya se les había advertido que recibirían si tomaban esa actitud.

Los uigures están siendo utilizados por los Estados Unidos para crear problemas en la frontera China con Afganistán, de la misma forma que otros grupos yihadistas están jugando el mismo papel en Siria. Los muyahidun afganos prefirieron aliarse con los Estados Unidos y luchar contra Rusia –llevan casi 20 años pagando muy caro el haber elegido la peor opción.

Los uigures son víctimas, como los grupos rebeldes que operan en Siria, de la ignorancia y de la falta de guía que impera en el mundo musulmán.

Nadie les ha enseñado quién es su verdadero enemigo, contra quién tienen que luchar, y por ello deambulan de país en país, de guerra en guerra, muriendo y matando al servicio de los que han convertido la Tierra entera en un inmenso Gulag donde el ser humano es cada día adoctrinado en el nuevo orden mundial.


(11) Cuando se les dice: “No sembréis la corrupción en la Tierra,” responden: “Somos nosotros los que ponemos paz en ella y enderezamos lo que está torcido.” (12) ¿Acaso no son ellos los verdaderos corruptores, aunque no se den cuenta?
Qur-an 2 – al Baqarah

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s