El misterioso inquilino

Hablaremos, ahora, del intruso que habita disimulado en nuestra casa interior. No tiene rostro, sólo voz, susurros. No tiene edad. A veces, nos aconseja con la gravedad del anciano experimentado y, a veces, lloriquea como un niño caprichoso que lucha por conseguir sus antojos. Es siempre el otro en el diálogo interior, en el diálogo que nunca cesa. Se apropia de las imágenes y de los textos que guarda celosa o negligente nuestra memoria. Nos muestra, en los momentos más inoportunos, escenarios que vienen del pasado. Si surge la idea de un proyecto, enseguida se entromete y siembra la duda, el miedo, la incertidumbre. Cuando decidimos abandonarlo, nos anima con argumentos sacados de nosotros mismos. Es nuestro amigo íntimo, nuestro qarin قَرين.

El qarin no forma parte de nuestro “sí mismo”, de nuestra nafs, sino que es un elemento ajeno dentro de la estructura existencial en la que nos encontramos atrapados en la vida de este mundo.

El material del que están constituidas las nafs es la fitrah y su configuración básica es la aceptación de que Allah el Altísimo es su Señor y Creador.

(30) Así pues, mantente firme en el Din como hanifafitrah en la que Allah ha creado a los hombres –nas.
Qur-an 30 – ar Rum

Cuando estas entidades se manifiestan en dunia tomando un cuerpo de barro, entran de lleno en el escenario existencial que se ha preparado para ellas. Entran en relación con elementos venenosos y negativos, así como con elementos positivos y divinos.

Cuando se interrogue al qarin en el Más Allá, en Ajirah, por la nafs que llevó a la perdición, intentará aligerar su responsabilidad aludiendo que no fue él el culpable, sino la propia nafs que estaba a su cargo, una nafs alejada de la rectitud. No se les permitirá discutir y ambos serán arrojados al fuego:

(27) Dirá su qarin: “¡Señor nuestro! No fui yo quién le llevó a la rebeldía, sino que era él quien estaba en un profundo extravío.”
Qur-an 50 – Qaf

El intruso logra, a veces, apoderarse de toda la casa. Es él quien organiza nuestra vida, quien toma todas las decisiones, quien manipula nuestro organismo y aprovecha sus características para llevar a cabo sus planes. En la mayoría de los casos, es nuestro enemigo –quiere burlarse de nosotros, engañarnos, sacarnos de la fitrah, convenciéndonos de ser ciertas las teorías que los qarin externos promocionan por doquier. Nos susurran que los expertos no pueden equivocarse, que la evolución es la que nos ha liberado de nuestro pasado simio, que vivimos en un planeta perdido, flotando en la inmensidad del universo, sin que ello obedezca a ningún plan existencial preconcebido, sin sentido, sin objetivo, pero con la posibilidad de enriquecernos a costa de los más débiles y crear un paraíso particular en el que dar rienda suelta a nuestros deseos, a nuestra imaginación. Cuando nos ponemos manos a la obra, nos susurra la culpabilidad: “Soy inocente de tus maldades”.

Qarin es un término árabe que deriva del verbo qarana قَرَنَ, que significa –conectar algo con algo, asociarse con alguien, ser su compañero, contender con alguien en ciencia o luchando, competidor, adversario. Y el propio término qarin significa –asociado, camarada, compañero. Por lo tanto, qarin conlleva en sí ambos significados –amigo, camarada, compañero y, al mismo tiempo, adversario, contendiente.

Es un misterioso inquilino, un intruso a quien nadie ha invitado a entrar en nuestra casa. No necesita invitación. Es una entidad impuesta, inevitable, inherente a la existencia, a nuestra efímera existencia de barro en este mundo. Así ha sido diseñado el programa –hasta que no exhalemos el último aliento, tendremos que vivir con él.

¿Quién es, pues, este intruso? Es la otra entidad consciente, capaz, como el hombre, de entender el juego existencial:

عن عبد الله بن مسعود قال قال رسول الله صلى الله عليه وسلم: ما منكُم من أحدٍ إلَّا وقد وُكِّلَ بهِ قرينُهُ منَ الجنِّ . قالوا : وإيَّاكَ يا رسولَ اللَّهِ¿  قال : وإيَّايَ إلَّا أنَّ اللَّهَ أعانَني علَيهِ فأسلَمَ فلا يأمرُني إلَّا بخيرٍ .رواه مسلم

Se ha transmitido de Abdullah bin Mas’ud: “Dijo el Mensajero de Allah, sobre él la paz y las bendiciones: ‘No hay de entre vosotros uno solo que no tenga un yin como su qarin.’ Dijeron: ‘¿Incluso tú, Mensajero de Allah?’ Dijo: “Incluso yo, pero Allah me ha apoyado contra él y lo ha hecho musulmán, de modo que sólo me ordena el bien.’” (Muslim)

La nafs de los yin va montada sobre un tipo de fuego, de la misma forma que sobre el fuego va montada la nueva tecnología basada en la electricidad y en los motores de explosión, algo tan ajeno y contrario al barro, el soporte de la nafs humana. Entre los yin hay hombres y hay mujeres que forman familias, tienen descendencia y realizan diferentes funciones. Unos son creyentes y otros, la mayoría, son poderosísimos agentes de Iblis, de shaytan, de lucifer.

degene1.jpg

Les gusta asociarse con los hombres y sembrar la corrupción y el vicio. Están presentes en las fiestas satánicas, en los aquelarres, en la Noche de San Juan, en la Misa de Gallo, en las asambleas de la ONU, en los departamentos de astrofísica, en las elecciones presidenciales; les susurran teorías, fórmulas, a los especialistas de la NASA, la mayoría falsas; les dibujan esquemas, vehículos, edificios… Se divierten con los hombres.

 (128) El Día en que los reúna a todos se dirá al grupo de yin: “¡Yin! Lograsteis seducir a muchos seres humanos.” Dirán sus secuaces de entre los hombres: “¡Señor nuestro! Disfrutamos asociándonos con ellos y nos beneficiamos unos de otros. Hoy el plazo que nos diste ha terminado.”
Qur-an 6 – al An’am

Hay, pues, una constante asociación entre humanos y yin sin la cual es imposible explicar muchas de las cosas que acontecen en este mundo. Pero el qarin interior puede ser mucho peor que un yin:

(36) A quien se aleja del recuerdo del Rahman le enviamos un shaytan que se convierte en su qarin.
Qur-an 43 – az Zujruf

Es decir, le mandamos directamente el susurro de Iblis y, en este caso, está perdido. ¿Qué diremos entonces de la situación en la que vive el hombre de hoy? La inmensa mayoría se ha alejado de tal manera del Rahman, que ni siquiera recuerda Quién es, ni siquiera recuerda que es su Creador. Ello significa, en última instancia, que el mundo de hoy está controlado por los shayatin que actúan en hombres y yin como sus qarin.

(112) Para cada Profeta hemos dispuesto shayatin de entre los hombres y los yin que son sus enemigos y se inspiran unos a otros palabras adornadas de engaño.
Qur-an 6 – al An’am

Por lo tanto, tenemos dos enemigos potenciales que, en la mayoría de los casos, se actualizan y actúan como agentes de Iblis –el qarin interno (yin o shaytan) y el qarin externo (hombres y yin que actúan desde el exterior). Hay un intruso que está dentro de la casa y otro que llama a la puerta desde el exterior. El que está en la casa le dice al dueño: “¡Abre! Es un amigo.” Comienza la invasión desde fuera apoyada desde el interior. Así actúan los Estados Unidos y así actuaban los británicos –envían sus tropas contra un país, que son apoyadas desde dentro por los shayatin-hombres y los shayatinyin.

Todo ello nos lleva a entender lo importante que es reconocer tanto a nuestro qarin interior como al exterior y tratar de neutralizar sus ataques. La primera condición para ganar esta batalla es la de volver al recuerdo del Rahman, al recuerdo de nuestro Creador, Allah el Altísimo, volver a la fitrah… y quizás así logremos que nuestro qarin nos siga por el camino de rectitud.

Comentarios

One comment on “El misterioso inquilino”
  1. Los expertos del mundo modernos se ríen de esto, de que exista algo que no sea lo que ven y tocan; los expertos educadores, sociólogos, psicólogos… están ahí para que sigamos creyendo que somos monos sofisticados que progresaron mucho, y ahora pueden disfrutar como es debido de la libre identificación de la sexualidad propia y de los viajes exóticos para conocer a otras culturas, todas ellas profundamente herero-patriarcales, donde la homosexualidad no se contempla como una opción vital más, al contrario de lo ocurre en las podridas sociedades occidentales. ¡Bendita democracia, bendita educación en valores! Nosotros somos musulmanes, y además rigoristas, es decir, unos profundos intolerantes frente a la inmundicia convertida en norma. Y además no somos demócratas. Opinen expertos, ¿cómo mejorar las cosas, como revertir esta debacle humana que azota a España y a todo occidente? Desgranad esos “valores” de los que habláis, ¿de qué se trata?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s