El futuro de la humanidad: Terraformación de Marte, viajes interestelares, inmortalidad y nuestro destino más allá de la Tierra.

Este es el título de una de las muchas conferencias con las que Michio Kaku regala al mundo su sabiduría y sus atractivas propuestas futuristas. Forma parte de la avanzadilla ideológica materialista a la que podríamos denominar “La Nueva Esperanza”, y es portadora de argumentos científicos que avalan las teorías bio-astrales más espectaculares, verdaderos activadores de los jugos gástricos que tan necesarios son para digerir el absurdo de vivir sin ningún sentido, sin ningún objetivo que merezca la pena.

Recorramos, a modo anecdótico, algunos escenarios de su pasado. Empecemos por sus orígenes:

Kaku nació en San José, California, de padres japoneses-estadounidenses de segunda generación. Su padre nació en Palo Alto y su madre en Marysville. Ambos fueron internados en el Centro de Reubicación de Guerra Tule Lake durante la Segunda Guerra Mundial, donde se conocieron y donde nació su hermano mayor.

Así dicho, no parece que su infancia se desarrollará de forma especial o inusual. Sin embargo, si recordamos la suerte que corrieron los más de 125.000 japoneses, entre ellos sus padres y su hermano mayor, encerrados en los 10 campos de concentración que los Estados Unidos construyeron especialmente para ellos, nos resultará patente lo peligroso que resulta olvidar el pasado, la propia historia de uno y sus consecuencias.

El Monumento Nacional Tule Lake en los condados de Modoc y Siskiyou en California, consta, principalmente, del terreno donde estuvo emplazado el Centro de Reubicación de Guerra de Tule Lake, uno de los diez campos de concentración construidos en 1942 por el gobierno de los Estados Unidos para encarcelar a japoneses estadounidenses que fueron sacados por la fuerza de sus casas en la costa oeste. Estos campos recibieron a casi 120.000 personas, más de dos tercios de los cuales eran ciudadanos de los Estados Unidos.

Empezamos a entender que los primeros años de post guerra fueron, al menos para los japoneses norteamericanos, mucho más duros que los años en los que transcurrió la II guerra mundial.

Tras un breve período de utilización, esta instalación pasó a llamarse, en 1943, Centro de Segregación de Tule Lake, y se utilizó como un campo de segregación de máxima seguridad para separar a los prisioneros considerados desleales o perjudiciales para las operaciones de otros campos de concentración. Aquí se enviaron a los que ofrecían resistencia y a otros que protestaban por las injusticias que sufrían en dichos campos, incluso por sus respuestas en el cuestionario de lealtad. En su apogeo, el Centro de Segregación del Lago Tule (con 18.700 reclusos) fue el más grande de los diez campos de concentración y el más polémico. 29.840 personas estuvieron retenidas allí durante los cuatro años que se mantuvo abierto.

Uno de los aspectos más controvertidos de la política estadounidense y que los medios de comunicación, así como los libros de texto y Hollywood, llevan encubriendo más de 60 años, es que el concepto de “nazismo”, de segregación racial y de organizar a la humanidad según criterios de “superioridad” e “inferioridad”, no es algo exclusivo de los alemanes, sino también, y muy especialmente, de los Estados Unidos, territorio en el que se reunieron las elites judeo-anglosajonas y en el que desde entonces no han dejado de actuar contra las poblaciones no-blancas con sus leyes segregacionistas y su propaganda a favor de la “supremacía blanca”, una de cuyas ramas más sangrientas ha sido el infame Ku Klux Klan, de mayoría republicana. No obstante, los demócratas no se quedan atrás. Simplemente, actúan de forma más cínica y demagoga –invaden los países que ellos mismos han dado en llamar del “tercer mundo”, les roban su riqueza y luego les acusan de patrocinar el terrorismo, con lo cual deben permanecer en esos países indefinidamente para proteger al mundo de sus amenazas. Preferimos no imaginarnos que escenarios se habrían desarrollado en Siria e Irán si Hilary Clinton hubiese ganado las elecciones 2016.

Después de la guerra, se convirtió en un área de detención para japoneses estadounidenses destinados a ser deportados o expatriados a Japón, incluidos algunos de los que habían renunciado a la ciudadanía estadounidense bajo coacción. Muchos se unieron a una demanda colectiva por abusos contra los derechos civiles; hubo quienes tuvieron la oportunidad de permanecer en los Estados Unidos a través de sentencias judiciales, pero no recuperaron su ciudadanía debido a la oposición del Departamento de Justicia. El campo se mantuvo abierto hasta el 20 de marzo de 1946. Veinte años después, los miembros del grupo “demanda colectiva” obtuvieron la restauración de la ciudadanía estadounidense a través de sentencias judiciales.

Esta es, pues, la verdadera historia de Kaku, su niñez y su juventud, la lucha de sus padres, parientes, amigos y vecinos por recuperar sus derechos, su dignidad y su nacionalidad. Mas Kaku prefiere hablar de otras cosas, prefiere hablar del futuro, del grandioso futuro que le espera a una humanidad que ha pasado una buena parte de su historia en campos de concentración. ¿Puede haber futuro para esta humanidad? ¿De qué Terraformación de Marte nos estás hablando, de qué viajes interestelares, de qué inmortalidad, de que destino más allá de la Tierra? ¿Realmente sabes de lo que estás hablando? Es cierto que hay un destino más allá de la vida en esta Tierra, en este mundo, pero no es el que tú imaginas, el que tú propones. En ese destino post-mortem hay balanza y hay juicio… y hay sentencia.

Háblale al mundo de las actuaciones de los Estados Unidos, denúncialas, en la II guerra mundial, de su tecnología nuclear, propuesta por Einstein, de sus incursiones en el Pacífico, Vietnam y Corea, dividida, partida, enfrentada, para satisfacer la gula de los que encarcelaron a tus padres por ser japoneses con nacionalidad norteamericana; desenreda todo este embrollo. Tú que eres uno de los fundadores de la teoría de campos de cuerdas, desata las que están amordazando la historia. ¿Síndrome de Estocolmo? ¡Maldito síndrome!

kaku.png

Kaku, no obstante, aprovechó bien el tiempo. Se hizo físico teórico, publicó varios libros que han sido súper ventas, presenta varios programas de radio y shows científicos. Amante incondicional de Einstein (quizás sea su reencarnación), sigue investigando, siguiendo sus pasos, con el fin de encontrar la famosa teoría unificada. Detenta la cátedra Henry Semat y la cátedra de física teórica en el City College de Nueva York y el Centro de Graduados de C.U.N.Y. Así mismo, es profesor visitante del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y miembro de la American Physical Society.

Vemos que les has robado buena parte del conocimiento académico. Has hecho bien. Es tu derecho. Pero ¿acaso no sería mejor, no sería una venganza mucho más sublime y devastadora, que anunciaras al mundo la verdad, la verdad histórica y la científica? ¿Te imaginas? Antes de que te levantaran la tapa de los sesos podrías decirle a esta humanidad encarcelada que todo es falso; que le han mentido, que nos han mentido a todos. El universo no es lo que nos han contado que es. Todos los planetas están muertos, son reminiscencias de creaciones pasadas, testigos de un sistema de creación divino en el que hay noche y día, luz y obscuridad y, por lo tanto, Sol y Luna, estrellas, diminutos objetos que nos guían por tierra y por mar cuando las tinieblas se ciernen sobre nosotros con la noche. Podrías decirle que la inmortalidad continúa tras la muerte, la gran puerta que nos permite proseguir el viaje existencial. La muerte es, pues, liberación y no algo que se deba combatir.

Véngate de los fabricantes de mentiras y salva a esta humanidad prisionera de su propia ignorancia, de su propia arrogancia.

Ya tienes 72 años, ayer tenías 2 y mañana te encontrarás al otro lado de la puerta. ¿A qué esperas?

Comentarios

One comment on “El futuro de la humanidad: Terraformación de Marte, viajes interestelares, inmortalidad y nuestro destino más allá de la Tierra.”
  1. ¿Hasta cuándo va a perdurar el adoctrinamiento en la teoría de la tierra pelota voladora perdida en la inmensidad de trillones de trillones de galaxias y agujeros de negros? ¿Hasta cuándo va a perdurar el adoctrinamiento en la evolución por azar de la nada? Ya basta: la tierra es el centro del ámbito de la manifestación física, es una planicie protegida y circunvalada por los astros; y el hombre es su guardián y califa, creado para enseñorear el mundo y rendir pleitesía al Hacedor Eterno, el Uno-Único sin fin ni principio. Esto es lo que hay que enseñarles a los niños en el colegio.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s