La cultura marca tus peculiaridades

Los rasgos específicos del carácter y del cuerpo conforman la individualidad de cada ser humano y, por lo tanto, conforman su esencia, lo más íntimo, lo más auténtico de su ser. Sin embargo, nada más nacer ya están los padres y los familiares más allegados examinando al bebé para ver si es “normal” o tiene alguna deficiencia, alguna “peculiaridad” que lo estigmatice para siempre.

Todo parece normal, aunque puede que la nariz, cuando crezca, se vaya ensanchando más de lo culturalmente aceptable. Habrá que pensar en la cirugía estética, o en algún aparato que corrija el defecto, como hacen con los dientes.

El niño no ve nada defectuoso en su personalidad ni en su cuerpo. Nota la diferencia con los otros, de la misma forma que ve en todos sus semejantes rasgos distintivos que los individualiza y los hace únicos. Reconoce a sus amigos por la voz, por la forma de andar y de gesticular, pero nada parece indicar que esas peculiaridades sean deficiencias que hubiera que corregir.

Sin embargo, la cultura se encarga de cambiar el rumbo natural de las cosas. La cultura lanza sin cesar modelos de comportamiento y de físico a los que habrá que ajustarse de manera precisa sin que ningún elemento de nuestra personalidad o de nuestro cuerpo pueda salirse de los parámetros establecidos por la cultura.

Los quirófanos de la cirugía estética no paran de trabajar de día y de noche. Resulta que todo estaba mal –la nariz, las orejas, los labios, los senos, las nalgas… Habrá que modificarlo todo y, después, habrá que ir al psiquiatra o al psicólogo o a alguna sesión de terapia de grupo. También el carácter deberá sufrir una profunda transformación –ya no se lleva ese tipo de personalidades.

Después de la familia será el colegio quien se encargue de terminar el trabajo –burla, condena, mofa, desprecio, discriminación… Ahora, aquel niño satisfecho con las peculiaridades  que constituían su normalidad, se siente horrorizado al contemplarlas en el espejo, se desprecia a sí mismo por su carácter fuera de moda, que no se ajusta a ningún modelo de cuantos son aceptados por la cultura –comienza la disgregación, la esquizofrenia… el suicidio.

Mas ir a la moda, seguir los estándares de la cultura, tampoco nos va a salvar de la locura, de la depresión ni del suicidio –de un suicidio lento a través de las drogas o de un suicidio rápido a través de un arma o de un salto.

Y ello, porque la moda no permite que se exprese nuestra esencia a través del estilo, a través de la exteriorización de lo más íntimo, de lo más recóndito de nuestro interior.

Todo nos es dado sin que podamos modificarlo en lo más mínimo –la ropa que debemos vestir, los zapatos que debemos calzar, el peinado que debemos lucir, los gustos de los que debemos hacer alarde, los gestos, el acento, los andares… La cultura es una camisa de fuerza muy apropiada para un loco. Es un tapón, un obstructor, una vacuna que modifica nuestro ARN, eliminando la mayor parte de los genes –una nueva configuración para nuevas funciones. Una limitación, una robotización.

La cultura significa, ante todo, la imposibilidad de elegir –debemos seguir los mandatos de la moda, de la mayoría. Debemos borrar todo indicio de individualización, de peculiaridad, de diferencia –la consigna es “la uniformidad es bella”, las mascarillas son bellas, el confinamiento es bello, las vacunas son bellas… como en su tiempo lo fueron las arrugas. Es el mismo mecanismo. Y funciona porque al seguir las modas hemos dejado de elegir.

Debemos volver a nuestra configuración anterior, la que nos permitía decidir sobre todos los asuntos, la que afianzaba nuestro estilo, nuestra individualización, nuestras peculiaridades. Es tiempo de abandonar la manada y remontar la corriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s