La extraña lógica de Tomás de Aquino.

Tenían los escolásticos una máxima filosófica que rozaba la incongruencia –lo que mucho demuestra, no demuestra nada. Era lanzada como un puñal contra los que trataban de masacrar cualquier argumento con sus aplastante lógica. Los dejaba paralizados, por un instante, mientras su altivez volvía a la carga. No es fácil seguir a la verdad sin el hábito de la humildad, de la reflexión y de la inspiración divina que nos inocula su objetividad.

Hoy nos encontramos, por una parte, ante la abrumadora lógica del poder, representado por los gobiernos occidentales y sus organizaciones “internacionales”; y por otra, ante la incuestionable crítica de la prensa “independiente”, que representa la verdad sempiterna. Sobre todo, cuando la lógica del poder ha perdido la batalla y tiene que ser rehabilitada tirándole barro a la cara, como un guiño, como un consuelo –tranquilos, la próxima vez saldremos mejor parados.

Tras la debacle de Iraq, la prensa independiente y libre, comenzó a denigrar a la administración Bush y a no cejar en alabanzas al gobierno de Sadam. Pero antes, cuando la suerte no estaba echada y Norteamérica podía sacar una buena tajada con aquel genocidio, todos guardaron silencio. ¿Y si realmente tenían armas de destrucción masiva… armas en manos de un dictador, de un asesino, de un opresor…? Y, sin embargo, todos sabíamos que era imposible; todos sabíamos que incluso si las hubiera tenido, nunca las habría lanzado contra Europa.

Durante decenios la prensa, una y otra, han ocultado las andanzas delictivas de Bill Gates; su tramposa forma de medrar en los negocios; el poder ascendente del Silicon Valley; el control de masas que ejercía la alta tecnología…

Ahora, la prensa independiente y libre no cesa de atacar a la lógica del poder, no por mucho demostrar, sino por que ellos demuestran todavía más. Y esto sí que es una incongruencia. Pero todavía más disparatado es tratar de eliminar un sistema completo de vida para sustituirlo por un puñado de ruinas.

Supongamos que se acaba el confinamiento, el distanciamiento, la inmovilidad; supongamos que se detienen las vacunaciones y se reabren los negocios; supongamos que todos vuelven al trabajo. ¿Sería esta situación aceptable? Quizás, no; al menos, no para todos.

Gracias a la pandemia hay individuos que han visto buena parte del engaño, de la mentira, de la farsa en la que hemos estado viviendo durante siglos, durante decenios. ¿Estaríamos dispuestos a volver a esa fraudulenta normalidad? Y, sin embargo, esto es lo que propone la prensa libre e independiente, que ataca, con virulencia, a la lógica del poder –hay que acabar con todo este montaje y volver a la normalidad. Pero en su lógica, lejos de la lógica escolástica, el poder propone un reinicio, un cambio drástico, radical, una nueva configuración que genere una nueva especie humana –suena fascinante, prometedor. La prensa independiente, en cambio, nos propone luchar por volver a la normalidad, por volver a la madriguera, a la vida de conejos asustados, atados a los créditos, a las hipotecas, siempre con el revolver cargado por si no nos llega para drogas, para alcohol, para opiácidos.

La prensa independiente denuncia al poder, y nos anima a luchar, a resistir, para volver a la normalidad. Pero ya hemos salido de la madriguera y hemos visto el campo abierto, y hemos visto el agujero en el que vivíamos hasta ahora. Ya no podemos volver a él.

Debemos resistir a los programas de vacunación, debemos romper el confinamiento y el distanciamiento, debemos volver a la movilidad de visitar a los familiares y amigos, pero no debemos luchar por una vuelta a la normalidad, a la inconsciencia, a la despreocupación, a la irreflexión, a una vida sin sentido, sin un objetivo que justifique esta existencia. No podemos volver a la obnubilación, a la pasividad, a la irresponsabilidad. La pandemia nos ha abierto los ojos a la realidad, no los cerremos de nuevo.

Resistamos a la prensa, a la que airea los proyectos de un reinicio colosal, pero también a la que nos propone la vuelta a la normalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s