La propaganda de Covid continúa a pesar de los asesinatos por vacunación.

Gary D. Barnett para Lew Rockwell

La temida temporada de gripe, que se ha convertido en la falsa temporada de la pandemia ‘Covid’, terminó este año, pero nadie se daría cuenta de ello leyendo o viendo la nefasta narración de los principales medios de comunicación. Como se informó, el mentiroso “jefe” de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó:

La cantidad de nuevos casos de COVID-19 por semana casi se ha duplicado a nivel mundial durante los últimos dos meses, acercándose a la tasa más alta observada hasta ahora durante la pandemia.

“Los casos y las muertes siguen aumentando a un ritmo preocupante”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus en una sesión informativa centrada en Papua Nueva Guinea (PNG) y la región del Pacífico occidental.

Dijo que estaba muy preocupado por la posibilidad de una epidemia mucho mayor en PNG y que era vital que el país recibiera más vacunas COVID-19 lo antes posible.

Lo revelador de estas declaraciones, aparte de que son falsas, es la insistencia en Papua Nueva Guinea y la región del Pacífico occidental. Nada podría ser más obvio que esta estratagema para atacar una región que tiene menos “casos” y muertes que el resto del mundo. Una vez que se produzca allí la vacunación masiva, como exige el jefe de la malvada OMS de Bill Gates, habrá muchas enfermedades y muertes debido a esta inyección venenosa. Por supuesto, los horribles gobiernos de Australia, Estados Unidos y Alemania han enviado equipos “médicos” de emergencia (asesinos a sueldo) a esta región para facilitar la propagación de golpes tóxicos y mortales a la mayor cantidad de población posible. No se trata de difundir la democracia; están esparciendo la muerte. Estoy muy sorprendido de que Tedros y los de su calaña no hayan perseguido a Tanzania de la misma manera, después del probable asesinato de su presidente John Magufuli. Se dio cuenta desde el principio de que todo esto era un fraude y demostró que las pruebas eran completamente falsas, y luego murió sospechosamente para ser reemplazado por un informante del atroz Foro Económico Mundial de Klaus Schwab, el hogar del “Gran Reinicio”.

Los titulares principales continúan afirmando que la tasa de infección se acerca a los máximos de la “pandemia”. Si estos titulares sensacionalistas no causan la cantidad “adecuada” de pánico entre la manada, se utilizarán medidas más fuertes y directas para avivar y perpetuar el miedo hasta finales de este año, cuando comience la próxima temporada de gripe. Ciertamente, las tácticas ya planeadas aún no están del todo claras, pero lo serán a medida que avance este año.

Si los poderosos y sus cómplices del crimen organizado en el gobierno pueden llevar el miedo hasta el otoño, se desatará el infierno. Para entonces, y después de casi dos años de encierros, una población constantemente enmascarada y la destrucción psicológica y económica, las tasas de mortalidad que se avecinan serán de naturaleza exponencial. Con ese alto nivel de estrés entre las masas, los sistemas inmunológicos completamente destruidos y una tasa de inyección mucho más alta de patógenos mortales, el estado se deleitará con su capacidad para tomar el control de una vez por todas.

A medida que se cierran en los EE. UU y en todo el mundo las compañías fabricantes de las llamadas ‘vacunas’ aprobadas debido a los horribles efectos secundarios y la muerte, el estado, los medios de comunicación y las organizaciones ilegítimas de ‘salud’ recomiendan continuamente más ‘vacunas’. Esto obviamente desafía la lógica y la coherencia, pero demuestra que se trata de un complot destinado a controlar y matar, y que nunca han tenido la intención de detener o curar ningún ‘virus’. Los únicos objetivos de este engaño llamado ‘Covid’ van a causar enfermedad y muerte para lograr la despoblación y preparar el escenario para el control tecnocrático sobre toda la humanidad.

A medida que las personas se enfrentan a coágulos de sangre, enfermedades autoinmunes, derrames cerebrales, ataques cardíacos, reacciones alérgicas y shock anafiláctico, y muchos otros efectos dilapidantes de estas inyecciones de ‘Covid’ virulentas e incluso fatales, incluida la muerte inmediata, Pfizer ya está pidiendo una tercera vacuna dentro del año. El impulso para que todos se inyecten está avanzando, incluso cuando muchos afirman que no se pincharán. ¿Qué harán el gobierno y sus manipuladores para intentar que un alto porcentaje de estadounidenses acepte lo inaceptable? ¿Qué harán para aumentar el número de personas dispuestas a aceptar este pinchazo? ¿Qué conjunto de eventos se producirán para asustar al público y hacer que corra para obtener esta inyección de inoculación venenosa, que controla la mente y el cuerpo, que altera el ARN/ADN? ¿Será una nueva variante, mutaciones u otras razones? Nada está fuera de la mesa cuando se trata de obtener un control total sobre los ciudadanos de todos los países.

El cálculo de la tasa de reacciones adversas corre a cargo de una organización llamada Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS). Esto es similar a hacer que el zorro vigile el gallinero, ya que el gobierno desea que todos estén “vacunados”, independientemente de las consecuencias, y luego también se encarga de monitorear estos eventos y decidir aquello de lo que van a informar o de lo que no van a informar. Se están notificando menos del 10%, posiblemente mucho menos, de todas las reacciones adversas y muertes debidas a las “vacunas”, y el estado a través de este sistema VAERS decide por sí mismo qué casos notificar. Dada la historia del monitoreo y la vigilancia del gobierno en sí, estos números son ciertamente solo una pequeña fracción de la realidad y son manipulados por los promotores de este fraude.

mundo1

SONDAS: No podemos saber lo que está pasando en el mundo, pues la saturación informativa hace que unas noticias abroguen a otras de forma constante. Por ello, la estrategia de los gobiernos y de las instituciones y organizaciones internacionales es la de continuar con su discurso como si no hubiera serios estudios, opiniones especializadas, propuestas coherentes… en contra de su narrativa.

Este fenómeno de “oídos sordos” lo estamos viendo en el caso de la pandemia. Todo este embrollo comenzó hace poco más de un año, pero ya nos hemos olvidado de cómo fue. Nos cayó como un chaparrón repentino, pero no fue tan repentino –simplemente no fuimos conscientes de cómo se estaban agrupando negros nubarrones por encima de nosotros. Tampoco prestamos demasiada atención a unos cuantos relámpagos y a unos truenos lejanos. Cuando empezó a caer la lluvia, como si la arrojasen desde millones de cántaros, ya era tarde para buscar refugio.

También la situación que ha generado la pandemia se ha ido incubando desde hace decenios, si no siglos.

Todo empieza como el agrupamiento de nubes, imperceptiblemente, paso a paso, fase a fase, de forma que la gente pueda ir asimilando los cambios que nadie ha pedido, que van en contra de su naturaleza, que rompen el afinamiento de esa naturaleza humana con el resto de la creación, que deshacen la armonía universal. Esas etapas, imperceptibles, van acompañadas de todo un aparato propagandístico que va lijando su extravagancia hasta convertirlas en un componente más de nuestra familiaridad con los elementos existenciales. Se habla de progreso, en tanto que una forma de facilitarnos la vida, para, un tiempo después, convertirse en el nuevo dios, en la nueva religión atea que pospone todas sus promesas de felicidad y bienestar a un futuro indeterminado e inalcanzable –“estamos en ello. Es solo cuestión de unos pocos años”. Y así justifican el que todavía sigamos muriendo, enfermando, suicidándonos.

De esta forma se fue instalando la tecnología en nuestras vidas. Todo para nuestro bien, para nuestra comodidad. Sin embargo, esa propaganda informativa se olvidó de advertirnos sobre el precio a pagar –establecimiento del sistema bancario, créditos, control policial, robotización, vida online, distanciamiento, confinamiento, inmovilidad. Todo ello comenzó mucho antes del 2020. Todas las condiciones para ser aceptado este nuevo orden se habían ido agrupando, como las nubes, por encima de nosotros, hace siglos, hace décadas, mientras nos divertíamos con sus artilugios, como una carnaza con la que tenernos entretenidos mientras se instalaba la siguiente fase.

¿Y bien? Hemos llegado al final del proceso. La mayoría de la gente aceptará volver a la esclavitud, una esclavitud tecnológica, querida, deseada. Una nueva esclavitud para un nuevo ser humano, programado para acatarla.

Habrá en las próximas generaciones un método farmacológico para hacer que la gente ame su servidumbre y producir una dictadura sin lágrimas, por así decirlo, generando una especie de campo de concentración indoloro para sociedades enteras, de modo que a la gente, de hecho, le habrán quitado sus libertades, pero disfrutarán con esta nueva situación.

Discurso de Aldous Huxley en Berkeley Language Center.

Un comentario sobre “La propaganda de Covid continúa a pesar de los asesinatos por vacunación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s