El inevitable camino hacia la mutación humana.

Hablando en la Web Summit 2020, David Limp, vicepresidente de Dispositivos y Servicios de Amazon, sugirió que la compañía apunta a construir dispositivos inteligentes que funcionen en los vecindarios. De esta forma, Amazon no solo estará presente en todos los hogares de tu ciudad, de tu Estado, de Norteamérica, del mundo, sino también en todos los vecindarios, ofreciéndoles lo que de antemano ha averiguado subrepticiamente que les interesa.

La cuestión aquí es ¿por qué lo hemos aceptado tan fácilmente, sin reservas, sin análisis? La respuesta a esta pregunta, entre ingenua y retórica, podría contestarse con otra devastadora pregunta: Y si no, ¿qué?

El sendero tradicional, transcendente, objetivo… por el que ha caminado la humanidad durante milenios ha sido devorado por una continua falsificación de los hechos –la profecía se transformó en chamanismo, quedando desfigurada la verdadera geografía post-mortem en la que irán apareciendo, ahora, los monstruosos rasgos de la reencarnación o de cualquier otra fisonomía pagana. Lo hemos perdido y echar marcha atrás, en el mejor de los casos, significaría volver a un primitivo conjunto de supersticiones. Es preferible seguir por este camino, acompañados de los artilugios tecnológicos que están preparando los gigantes Tech. Artilugios que, de hecho, nos están substituyendo a nosotros mismos –conocen mejor nuestros gustos, nuestras preferencias, nuestras incongruencias, nuestros defectos… Se están convirtiendo en nuestra subjetividad tintada de objetividad –se están convirtiendo, pues, en nuestros dioses. Ese es el papel que le otorgamos a la ciencia –la objetividad más rigurosa, el ámbito de la verdad, el club en el que se reúnen los sabios, la exclusividad absoluta.

Después, llegó la decepción. El edificio materialista, el edificio científico, hacía aguas por todas partes, se inclinaba hasta derrumbarse como el cohete de Elon Musk. Pero ya era tarde para quejarse, para pedir cuentas, pues no había quedado nada del camino anterior, ni siquiera el recuerdo. Todos aceptamos el nuevo orden de cosas.

Nos dicen: “¿Acaso es poco lo que os hemos dado? ¿No deberíais estar agradecidos? Os hemos dado vehículos que corren y vuelan, barcos gigantescos que no necesitan el viento para moverse, armas de destrucción masiva, telecomunicaciones, redes, plataformas, internet… Y nos habéis dado a cambio otra cosa que sospechas, conspiraciones, desprecio…”

No todo ha sido negativo. En líneas generales, la gente os admira, os necesita. ¡Míralos! Enmascarados, confinados, vacunados… y sin rechistar.

La gente común es buena, ingenua, sumisa… pero también débil, sin determinación, pusilánime, y eso les lleva a fiarse de una subjetividad malintencionada, diabólica, y a decir: “Ya están con las teorías de la conspiración.”

La gente no quiere volver atrás, retomar el camino. Tiene miedo de caer al vacío y prefieren los sidewalks de Amazon. Si les arrebataran todas esas aplicaciones, todos esos artilugios electrónicos, se suicidarían en masa. No podrían soportar el silencio de la consciencia, el despertar a la realidad, de la que no saben nada, en la que nunca, de hecho, han estado. Necesitan conexiones para seguir viviendo, como los enfermos terminales.

Aceptaremos cualquier innovación tecnológica por dañina que sea con tal de no tener que pensar en el sentido de la vida, con tal de no tener que darle un sentido, un objetivo. Eso es lo que le dice Cypher al agente Smith cuando este le promete devolverle a Matrix a cambio de traicionar a sus compañeros: “No quiero recordar nada, nada.” Y aún añade esta devastadora afirmación: “La ignorancia es una bendición.” Es cierto. En un primer momento. Después te envuelve el caos, el miedo, la angustia… como lo que sienten los corderos, lo que intuyen, antes de ser degollados.

El hombre es conocimiento iluminado por la consciencia. Querer renunciar a nuestra naturaleza más elevada es el peor destino que podemos elegir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s