Es hora de abandonar las hipotecas

envi definitivo

La estrategia del caracol nunca ha funcionado, pero muestra el poder de la agrupación. Cuando la gente se une para hacer algo, sin subterfugios, siempre hay residuos positivos incluso cuando no se logra alcanzar el objetivo.

casa.png

No perdamos el tiempo tratando de comprender las leyes que nos gobiernan, los estamentos que las fabrican o los sistemas judiciales que las santifican. Es hora de actuar, de buscar soluciones realistas y aplicables a nuestra situación, a la situación de millones de ciudadanos que ven cómo sus vidas se marchitan frente a las cuotas mensuales de sus hipotecas –“Nunca lo lograremos”.

Vivimos en un mundo tan cambiante e inestable que predecir incluso el futuro más inmediato, el futuro de un año, resulta temerario.

Las hipotecas fueron otro sueño fraudulento de nuestro enemigo Iblis, para tenernos entretenidos toda la vida trabajando y ahorrando para pagar las cuotas de una hipoteca que en la mayoría de los casos volverá al cabo de unos años al banco con la casa incluida.

Es tiempo de abandonar las hipotecas. Nos han tenido encadenados a una obligación que inmovilizaba todos nuestros movimientos –no podíamos cambiar de trabajo, buscar mejores ofertas en otras ciudades o en otros países, pues pagar esas malditas cuotas se había convertido en el objetivo de nuestras vidas.

No hay culpables. Un malentendido financiero. Quizás, dado que las policías y los ejércitos trabajan para ellos, para los bancos, para los vendedores de hipotecas, para los consorcios banca-partidos políticos-prensa libre-Naciones Unidas-OTAN-CIA-Mossad. Quizás nos dejemos alguno.

Es tiempo de abandonar las hipotecas, de romper sus cadenas. Si no podemos comprarle la casa a su legítimo dueño con dinero en efectivo, entonces la solución es el alquiler. En esta transacción recuperamos nuestra libertad de movimientosy de acción. Mañana podemos empacar e irnos a otro barrio, a otra ciudad o a otro país –ya no hay cuotas que pagar.

El alquiler nos devuelve a la realidad metafísica de la existencia. El profeta Muhammad (s.a.s) recordaba constantemente a sus compañeros que el hombre es un viajero y que esta vida no es, sino un alto en el camino. ¿Para qué entonces aferrarnos a ella? ¿Para qué levantar sólidos cimientos? ¿Para qué construir moradas que pronto tendremos que abandonar?

Las hipotecas van asociadas a la idea de inmortalidad, biológica o histórica –“Si para cuando llegue a los ochenta todavía no se ha descubierto el elixir de la eterna juventud, serán mis hijos quienes hereden las propiedades familiares; y si también ellos mueren, todo pasará a mis nietos…”.

Somos viajeros que se han detenido un instante a descansar bajo la sombra de un árbol. Abandonemos las hipotecas, unámonos en esta acción en vez de en votar a quienes van añadiendo más bolas de hierro a nuestras cadenas.

¿Por qué les amáis cuando ellos no os aman? Este sistema democrático-bancario que os vendieron como la gran panacea capaz de aliviaros de los inconvenientes propios de la existencia, ha resultado ser la Caja de Pandora que al abrirla se han desatado todos los demonios que yacían prisioneros en ella. ¡Arrojadla al vacío! Abandonar las hipotecas, disfrutar de la sombra que da este buen árbol, de la libertad de estar siempre listos para levantaos y seguir vuestro camino… hacia la verdadera inmortalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s