Tiempo de aconsejar y tiempo de luchar

tiempo

Quizás no haya en todo el Antiguo Testamento un texto más sugerente e inspirador que el capítulo 3 de Eclesiastés, en el que se nos advierte que hay un tiempo para todo, y que sembrar en el tiempo de la siega no pude traer, sino penuria y desgracia.

…tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de guardar, y tiempo de desechar…

Es posible que Putin no conozca estos pasajes bíblicos, o quizás piense que es mejor dejarse llevar por los dictámenes del corazón que por la palabra divina. O quizás el asunto sea aún más grave que todo eso. Vladimir no ha tomado la posición de un pope ortodoxo, lo cual habría sido hasta cierto punto lógico, sino que directamente se ha sentado en el trono del Creador de los Cielos y de la Tierra, y desde allí contempla el universo repleto de silenciosas incógnitas, y contempla con gran pesar el devenir humano, sus guerras, sus traiciones, sus saqueos… Le duelen esos escenarios en los que los hombres rompen los lazos de hermandad por un miserable puñado de dólares.

La bondad de Putin le lleva a organizar fórums de economía con el objetivo de aconsejar a los dirigentes mundiales las mejores opciones para que el comercio, la economía y las relaciones internacionales fluyan en armonía dentro del marco de fraternidad universal que siempre debe imperar.

Sin embargo, Vladimir, Allah el Altísimo no te ha puesto en el poder para que seas bueno, sino para que seas fuerte. Tu arraigada fe cristiana proyecta en tu imaginación el último escenario existencial, cuando, desnudo y sin más posesiones que tus propias obras, te presentes ante el Hacedor y Éste te pregunte: “¿Qué has hecho, que veo tus manos ensangrentadas?” No quieres que eso ocurra. Prefieres imaginar otro escenario, un escenario de bondad y de pureza. Mas en ese escenario tu situación se volverá mucho más crítica: “¿Qué has hecho, que no veo sangre en tus manos, sólo en los pechos de mis pequeñuelos?” Qué terrible imprevisto, ¿verdad, Putin? Y sin embargo, no debería sorprenderte tan nefasto escenario, ya que todos estamos obligados, inevitablemente. a seguir las reglas del juego divino. Cierra el libro de Eclesiastés y abre el Qur-an:

(251) …Si no fuera porque Allah hace que unos hombres repelan a otros, la Tierra se corrompería.

Qur-an 2 – al Baqarah

Esa es la función de los dirigentes buenos –repeler la violencia de los dirigentes opresores, detener sus ejércitos, derribar sus misiles, proteger a los más débiles de sus agresiones. Hay un tiempo para aconsejar, y un tiempo para luchar.

Tu gobierno está formado por hombres de una gran sagacidad e inteligencia que cada día ponen de manifiesto las estrategias del eje del mal, del triunvirato, de USA-Fr-UK:

El jefe de los servicios rusos de inteligencia en el exterior SVR, Sergey Naryshkin, afirmaba hace unos días que los servicios secretos occidentales están perfeccionando sus herramientas clandestinas, diseñadas para debilitar a los países, de la misma forma que los virus debilitan los organismos vivos. Este es el tipo de guerra que se está utilizando actualmente en Venezuela.

Los espías están mejorando constantemente las herramientas utilizadas para deshacerse de los gobiernos que a Occidente no le gustan.

“Estamos hablando de crear un algoritmo universal para realizar operaciones de influencia clandestina de manera continua y a escala global”, dijo. Según el funcionario, este trabajo clandestino “nunca se detiene y ataca no solo a los enemigos, sino también a los aliados y a los poderes neutrales en tiempos de paz, en tiempos de crisis y en tiempos de guerra”.

Se puede comparar con la acción de un virus; puede pasar décadas destruyendo un organismo humano sin que aparezcan síntomas, y una vez diagnosticado, a menudo es demasiado tarde para tratarlo.

Sputnik 18 junio 2019

tiempo2

Perfecta exposición de los hechos. Según todos los indicios, los servicios secretos occidentales sí leen Eclesiastés; lo leen con la lupa del mal, la que les hace ver versículos en los que se les advierte que hay un tiempo para invadir, y un tiempo para destruir; un tiempo para exterminar y un tiempo para asfixiar. Quizás tengan razón, quizás el texto original haya sido alterado por las judías manos de los masoretas, y hayan borrado pasajes demasiado comprometedores: “Tiempo de repeler, y tiempo de detener; tiempo de luchar, y tiempo de liberar.”

El mundo al que hablas en los fórums es el shithole world que no puede tomar decisiones porque está amordazado, amenazado y sentenciado. Es el mundo que necesita que alguien acabe con los agentes Smith, con los virus inoculados en el tejido humano por la C.I.A, por el Mosad, por el M16 y la DGSE. Ese mundo al que hablas no tiene capacidad de respuesta. Está esperando tus S-400, tus bases militares, tus portaviones, tus temibles Su-57 y T-50. Tiempo de luchar y tiempo de liberar. No es tiempo de aconsejar ni es tiempo de firmar acuerdos en la arena que pronto bañarán las aguas del mar.

Quizás tan solo quieres pasar a la historia como el dirigente bueno, que desde el púlpito ordenó a presidentes y generales que amasen a su prójimo como a sí mismos. O quizás quieras establecerte como la referencia del bien para todos los asuntos mundanos.

No te equivoques de papel. Te han puesto en el Kremlin para que detengas al triunvirato, para repelas sus máquinas de guerra, su destrucción vírica. Y para ello, tendrás que mancharte las manos de sangre, de sangre que purifica y limpia de humanismo hipócrita los discursos de paz. Tiempo de luchar, y tiempo de liberar.

Si no lo haces, el escenario más probable sea el de un encuentro fatídico con el Hacedor: “¿Quisiste quitarme el trono? ¿Alguien te dijo que podías gobernar el mundo mejor que Yo? ¿Por qué no leíste Mi Libro? Ese en el que os advierto: “Crear discordia es peor que matar.” ¿Qué podrás responder, Vladimir? ¿Mostrarás tus blancas manos como signo de tu bondad? “Era tiempo de luchar,” te dirán, mientras te conducen a un angosto lugar que hay en los subterráneos de la desesperación, en esos en los que no cree Francisco. También él estará allí, junto a los traidores firmantes del acuerdo con Irán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s