La cacofonía del triunvirato

iran1.png

¿Vamos a seguir prestando oídos a los gritos del triunvirato y a los ladridos de sus golfos perros de presa? ¿Acaso no nos basta el embuste que se fraguó alrededor de las armas de destrucción masiva iraquís? ¿No hemos comprobado quiénes son los carniceros? ¿Tendremos entonces que soportar la misma puesta en escena con Irán?

El civilizado pueblo persa es el que tiene el control sobre el golfo pérsico y el estrecho de Ormuz, y así ha venido siendo durante decenios sin que en ningún momento se haya alterado el ritmo normal del tráfico marítimo que allí opera. A excepción, claro está, de los años que duró la guerra montada por Estados Unidos para doblegar a Irán y debilitar a Iraq. A uno lo han ahorcado, esperemos que el Ayatola tenga más visión y abandone los diálogos “constructivos”, los “acuerdos” y las mesas redondas, pues todo ello acaba siempre en el patíbulo, en algún patíbulo.

No se puede dialogar con el triunvirato (USA-Fr-UK), ya que los temas de conversación que están encima de las mesas de negociaciones nunca coinciden en lo más mínimo con las intenciones que albergan en sus pétreos corazones ni con los borradores que guardan en sus portafolios. Mientras arriba se mueven piezas talladas en un tablero de ajedrez, debajo se echan cartas o se eligen fichas. Si alguno de los invitados al juego denuncia tal impostura, se le declara terrorista y una amenaza para la humanidad –debe ser eliminado.

Sin embargo, la única amenaza para el golfo pérsico y para el resto del mundo es la que supone el triunvirato y sus armas de destrucción masiva, que ya ha utilizado en devastadoras cruzadas por la paz.

¿Acaso alguien piensa que los californianos se levantan amedrantados esperando que en cualquier momento les caiga un proyectil iraní, un misil coreano o una bala perdida venezolana? No, lo que les tiene acongojados es que la administración norteamericana envíe a sus hijos a morir en alguno de los muchos frentes que tiene abiertos en su lucha contra enemigos ficticios.

Todo el mundo teme las perfidias de los Estados Unidos y de nadie más. Es la política del triunvirato la que está desestabilizando la paz, la economía y las relaciones sociales entre las naciones del mundo.

Los aranceles contra China “van a golpear a nuestra casa, a todos y cada uno de los norteamericanos” advierten las industrias estadounidenses. ECNS.cn. Economy

 

Las empresas estadounidenses lanzan una campaña anti-aranceles. China Daily. Com

 

La base electoral de Trump aterrada ante el aumento del 25% de los arancelos sobre productos chinos. FORBES

 

Son sus guerras de expoliación y exterminio las que están generando el odio y el resentimiento que hoy dominan la psicología del hombre. Son sus mercenarios, reclutados en los más abyectos sumideros, los terroristas que se disfrazan de guerrilleros izquierdistas, de islamistas o de cualquier otra denominación bajo cuya bandera se les ordene combatir. Si la operación fracasa, se atacará a sus bases con fuego espurio y se masacrará inintencionadamente a las poblaciones civiles.

Amnistía calcula en 1.600 los civiles muertos por la coalición (triunvirato) en el asalto a Raqqa.

“Nuestra conclusión es que la coalición dirigida por los Estados Unidos y en la que participaron el Reino Unido y Francia, causó directamente 1.600 bajas civiles en Raqqa”. El informe añade que estos hechos contravienen las leyes internacionales y ha reclamado la creación de un fondo para compensar a las víctimas.

iran2

Pero no ha reclamado la creación de un tribunal que juzgue los crímenes de guerra cometidos en Siria por el triunvirato.

¿No es hora de cambiar radicalmente los sistemas de gobierno? ¿No es hora de pedir responsabilidades? ¿No es hora de dejar vacíos todos los Palacios y Casas presidenciales?

Han sido los Estados Unidos, apoyados subrepticia e hipócritamente por Fr y UK, los que han roto el acuerdo con Irán sin alegar razones de peso que lo justifiquen. Hemos visto esa ruptura unilateral y altiva sin que se nos haya helado la sangre. Estamos acostumbrados a este tipo de actuaciones mafiosas. Ya nada nos impresiona, nada nos altera, nada nos conmueve.

Sin embargo, el asunto no queda ahí. ¿Qué les diremos a nuestros hijos? Cuando no sean, sino un conglomerado genético programado, unos muñecos que se paralizan una vez que se les han acabado las dosis… ¿Cómo los sacaremos de esa obnubilación? ¿Cómo los devolveremos a la vida? A una vida sin valores, sin dignidad. Una vida de avestruces que pasan el tiempo metiendo la cabeza en la tierra.

¿Acaso podrá el consumo mitigar la angustia? Quizás hagan falta opioides, o drogas más fuertes, drogas que anulen nuestra consciencia. Hemos visto tantos escenarios dantescos, apocalípticos; tantos cuerpos mutilados, tantas esposas violadas… ¿Podremos explicar eso a nuestros hijos? ¿Podremos justificar ante ellos nuestra silenciosa complicidad? ¿Qué valor entonces tendrán nuestros consejos, nuestros sabios consejos?

Es tiempo de tomar las riendas de nuestras vidas y de nuestras sociedades. Es tiempo de salir de la complicidad, de separarse de ella, de distinguirse… aunque sólo sea para poder mirar a la cara a nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s