Noam Chomsky: los miembros de la caravana de emigrantes huyen de la miseria y los horrores creados por los EE. UU.

envi definitivo

refu1.png

Real Clear Politics (23 noviembre 2018)
Tim Hains
Días después de que un juez federal de California parase temporalmente la prohibición impuesta por Trump de asilo para los miembros de “las caravanas” que huían de la pobreza, la plataforma “La Democracia Ahora!” habla con el lingüista y disidente norteamericano Noam Chomsky sobre cómo la política exterior de los Estados Unidos en Centroamérica contribuye a generar los problemas de los que los refugiados están huyendo.
“La mayoría de emigrantes en este momento es de Honduras. ¿Por qué Honduras? Bueno, siempre ha sido uno de los países más castigados”, explicó Chomsky. Honduras, Guatemala y El Salvador son “tres países que han estado bajo la tiránica dominación de los Estados Unidos desde hace mucho, pero particularmente desde la década de 1980”.
NERMEEN SHAIKH: El asesor de seguridad nacional del presidente Trump, John Bolton, acaba de pronunciar un importante discurso en Miami sobre la política de los Estados Unidos en América Latina. Bolton describió a Venezuela, Cuba y Nicaragua como la “troika de la tiranía”, diciendo: “Este triángulo de terror que se extiende desde La Habana hasta Caracas y Managua es la causa del inmenso sufrimiento humano en la región, el ímpetu de la enorme inestabilidad que allí se vive y la génesis de la sórdida cuna del comunismo en el hemisferio occidental “. Profesor Chomsky, ¿puede responder a eso? “Troika de la tiranía”, dice John Bolton.
NOAM CHOMSKY: Bueno, eso, por supuesto, nos recuerda inmediatamente el discurso del “eje del mal” de George Bush en 2002, que fue el precursor y el que sentó las bases para la invasión de Irak, el peor crimen de este siglo. Ocurrió con horrendas consecuencias para Irak, provocando conflictos étnicos que están destrozando la región, una gran atrocidad. John Bolton estaba detrás de ello. Y su nuevo eje, ahora la troika; dudo que los Estados Unidos se atrevan a hacer algo similar, pero eso es lo que trae a la mente.
Es interesante ver esta furiosa histeria junto a otra campaña de propaganda asombrosa que Bolton y sus colegas están llevando a cabo con respecto a la caravana de emigrantes pobres y miserables que huyen de la intolerable opresión, la violencia, el terror y la pobreza extrema de tres países: Honduras, principalmente Honduras, en segundo lugar Guatemala, en tercer lugar El Salvador; no Nicaragua, al menos de momento. Tres países que han estado bajo la tiránica dominación de los EE. UU., pero en particular desde la década de 1980, cuando las guerras del terror de Reagan devastaron especialmente a El Salvador y Guatemala, y en segundo lugar a Honduras. Nicaragua fue atacada por Reagan, por supuesto, pero Nicaragua fue el único país que tenía un ejército para defender a la población. En los demás países, el ejército eran los terroristas estatales, respaldados por los Estados Unidos.
La gran mayoría de emigrantes en este momento es de Honduras. ¿Por qué Honduras? Bueno, siempre ha estado oprimido. Pero en 2009, Honduras tuvo un presidente moderadamente reformista, Mel Zelaya. La poderosa y rica elite hondureña no podía tolerar eso. Se produjo un golpe militar que lo expulsó del país. Este acto fue condenado duramente en todo el hemisferio, con una excepción notable: los Estados Unidos. El gobierno de Obama se negó a llamarlo “golpe militar”, porque si lo hubieran hecho, la ley les habría obligado a retirar los fondos militares de aquel régimen militar que estaba imponiendo elterror en todo el país. Honduras se convirtió en la capital mundial del crimen indiscriminado. Se llevó a cabo una elección fraudulenta bajo la junta militar, una vez más, condenada con dureza en todo el hemisferio y en la mayor parte del mundo, pero no por los Estados Unidos. El gobierno de Obama elogió a Honduras por llevar a cabo elecciones, avanzar hacia la democracia y así sucesivamente. Ahora la gente huye de la miseria y los horrores de los que somos responsables.
Y está teniendo lugar esta increíble farsa ante el asombro del mundo: pobres, miserables, familias, madres, niños, huyendo del terror y la represión, de los cuales somos responsables, y como reacción, están enviando miles de tropas a la frontera. Las tropas enviadas a la frontera superan en número a los niños que huyen. Y con una impresionante campaña publicitaria, están asustando a gran parte del país para que crean que estamos al borde de una invasión, hablando como saben, de los terroristas del Medio Oriente financiados por George Soros, y demás sandeces.
Quiero decir que todo esuna reminiscencia de algo que sucedió hace 30 años. Como recordarán, en 1985, Ronald Reagan se ajustó sus botas de vaquero y aulló. Se puso delante de las cámaras de televisión y declaró estado de emergencia nacional porque el ejército nicaragüense estaba a dos días de marcha deHarlingen, Texas; a punto de invadirnos y destruirnos. Y funcionó.
Quiero decir, este espectáculo es casi indescriptible. Aparte de notar de dónde vienen, de los países en cuya destrucción hemos estado involucrados, el hecho de que el gobierno tenga la capacidad de salirse con la suya repetidamente, constituye en sí mismo un revelador síntoma de la cultura popular.
La troika, al igual que el “eje del mal”, son aquellos que simplemente no obedecen las órdenes de los Estados Unidos. Colombia, por ejemplo, tiene el peor historial de derechos humanos en el hemisferio en años, pero no es parte de la troika, de la tiranía.
Todo esto hace sonar campanas muy familiares. Desde hace mucho tiempo ha sido un elemento constante del sistema de propaganda de los EE. UU., principalmentedela extrema derecha, pero no solo, que se remonta a décadas atrás, y que es una característica patológica de la cultura política dominante que debe ser entendida, analizada y desmontada.

indio.png

En lo que atañe a la constante intervención de los Estado Unidos en Hispanoamérica, a su apoyo a las dictaduras más devastadoras y la oposición, a veces con asesinatos encubiertos, a los líderes que intentaban desarrollar una política de justicia social, estamos totalmente de acuerdo con el análisis de Chomsky. No así en cuanto a la caravana de emigrantes. Echamos de menos una dirección, unos dirigentes o una elite que la haya organizado. Echamos de menos los continuos informes que está elite debería ir promulgando casi diariamente a través de las numerosas plataformas de los media e incluso a través de su propia web –creada con este propósito. Echamos de menos una manifiesta declaración de los objetivos de esta caravana junto con los argumentos históricos, sociales y políticos que la apoyen. Mas nada de esto existe, lo cual nos lleva a suponer que todo haya sido un montaje orquestado por la administración Trump. Si bien hay numerosos posibles escenarios que pudieran apuntar a otros actores, a otros responsables, el más beneficiado de esta marcha sin sentido sería Trump. Ante los ojos del mundo ha resuelto esta grave “crisis” sin derramamiento de sangre y ha conseguido del senado 25 billones de dólares para construir su añorado muro fronterizo, entre otros pájaros que posiblemente se hayan matado con este disparo.

Esperamos ansiosos la formación de otra caravana, con dirigentes que la vayan encauzando hacia sus verdaderos objetivos. Harán falta eslóganes: VOLVEMOS A NUESTRAS TIERRAS; SOMOS LOS HIJOS DE AMÉRICA; EL COLOR DE LOS VERDADEROS AMERICANOS ES EL DEL BARRO, NO EL BLANCO; QUEREMOS PAZ, PERO TAMBIÉN JUSTICIA. A estos eslóganes tendría que unirse una declaración de derechos que actuase como la constitución de los nuevos asentamientos en lo que ahora se ha dado en llamarlos “Estados Unidos”. Una declaración que contuviera los principios jurídicos que han sido obviados durante más de 300 años.

DECLARACIÓN DE DERECHOS TERRITORIALES

1-La llamada nación estadounidense se ha construido sobre el genocidio de nuestros abuelos. Se les despojó de sus tierras; se les asesinó y se les obligó a una continua deportación, hasta que no tuvieron otra opción que morir bajo vuestras balas o arrojarse al Pacífico.

2-Este genocidio es tal porque incluso ahora América es una tierra prácticamente vacía. Hay millones de hectáreas que nadie cultiva; en las que nadie construye nuevas ciudades y nuevos pueblos.¿Qué diremos entonces de la vaciedad en la que se encontraba Norte América al principio de la colonización?

3-Este genocidio es tal porque las tribus indias que habitaban América recibieron sin agresión y sin violencia a los nuevos inquilinos. No se levantaron en armas hasta que no vieron claramente que las intenciones de aquellos aventureros no eran como las de los antiguos visitantes chinos, árabes o hindúes –comerciar y compartir como hermanos las inmensas riquezas que ofrecían aquellas tierras.

4-Si esos colonos europeos se hubieran conformado con los extensos territorios de los que se habían apropiado ilegítimamente, habríamos olvidado el “incidente” y habríamos construido otra América desde Río Grande hasta los confines de la Patagonia. Pero esos colonos europeos, anglosajones en su mayoría, portaban en su ideología, plasmada en su “Destino Manifiesto”, una doble estrategia. No deseaban anexionarse esa América del Sur, ya que eso implicaría que millones de negros, de mulatos, de mestizos y de indios pasarían a conformar la etnia de los Estados Unidos, y ello implicaría un mestizaje y un claro abandono de uno de los principios básicos de su “Destino Manifiesto” –“los Estados Unidos deben ser, ante todo, una nación blanca”. La segunda estrategia implicaba que el hecho de que los Estados Unidos no se anexionaran el resto de América de ninguna manera significaba que fueran a permitir que las naciones que se fueran conformando en la parte sur del continente pudieran hacerlo libremente.

5- Los Estados Unidos se han arrogado desde entonces el derecho de inmiscuirse en los asuntos de estas naciones incluyendo cambio de gobiernos, asesinato de líderes elegidos popularmente, apropiación de sus riquezas naturales, su correspondiente empobrecimiento y el reclutamiento de su mano de obra para trabajos que se consideraban y se consideran indignos de los anglosajones blancos.

6- Teniendo en cuenta que todos los puntos citados hasta ahora implican una posición fascista, tiránica y en clara violación de los derechos humanos, exigimos:

A- la condena pública de estos acontecimientos.

B- la donación de tierras que sean propicias para la agricultura y la ganadería, en las que nuestra gente –los hijos legítimos de aquellos a los que masacrasteis– puedan construir poblaciones que vuelvan a ser centros de civilización, no porque desarrollen una tecnología punta, sino porque en ellas habrá paz, seguridad y hermandad.

En caso de que estos derechos básicos se nos nieguen, habrá guerra; guerra sin cuartel, hasta que caiga vuestro muro, vuestra estatua de la libertad, vuestro capitolio, vuestra casa roja –roja de sangre que no habéis dejado de derramar desde que llagasteis aquí en el Mayflower.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s