¡GET YOUR ASS OUT OF HERE! – ¡SACA TU CULO DE AQUÍ!

envi definitivo

¿Quiénes son los emigrantes europeos para decidir la legalidad o ilegalidad de los que llegan a América?

piramide

El asalto, la ocupación y el exterminio sistemático de la población autóctona de América nunca ha sido objeto de un estudio legal. Más aún, nunca se ha podido juzgar a los agresores ya que en ningún código penal del mundo se acepta que alguien sea juez y parte al mismo tiempo. Algo queda de la otra parte, pero desposeída de todo poder y, por ende, de toda legalidad. En última instancia se le podría dar voz, pero no voto –una parodia, pues, una opereta sarcástica y vejatoria.

Sin embargo, ante ese lapsus legal cabría aceptar, aunque tan sólo fuera de forma tácita, la fórmula “América es de todos”, de todo aquel que quiera asentarse allí y arrimar el hombro en la tarea de hacer a “América grande.”

Los europeos nunca compraron sus tierras a los milenarios habitantes de aquel vasto territorio ni tampoco su exterminio se debió a que no hubiera suficiente espacio para todos. Incluso hoy se puede decir que América está vacía, lo mismo que Canadá y Alaska. No hay nada que justifique la actitud de aquellos colonos en connivencia con la corona “imperial” británica. Nada, salvo el concepto protestante de la “superioridad del hombre blanco”. Concepto que le daba derecho al hombre europeoa expropiar tierras en cualquier lugar del mundo, matar a sus dueños o esclavizarlos. Sólo el hombre blanco europeo está investido de la gracia divina. El resto, los negros, los indios, los amarillos o cobrizos están tintados de ese color como signo de la maldición que han recibido de su Creador. La corona, las iglesias, los libre pensadores… aconsejaban no o prohibían juntarse, relacionarse o procrear con ellos. Estaban endemoniados y por eso tenía esos colores, por eso eran pobres, improductivos, no industrializados. Carecían del favor de Dios. Con esos presupuestos religiosos se lanzaron a la conquista del mundo. Nunca sintieron que tuvieran que pagar precio alguno por las tierras que iban haciendo suyas. ¡Pagar! ¿A quién? ¿A unos sucios endemoniados? Allí donde pisaba la bota blanca británica se convertía en su territorio y pasaba a ser “zona civilizada”.

La épica propiamente dicha comienza con el viaje de un grupo de colonos que huye de la intransigente iglesia de Inglaterra y busca un lugar en el planeta donde poder asentarse y continuar, así, con una vida llena de devoción y misticismo. El viaje se realizó a bordo del Mayflower, que zarpó del puerto de Plymouth el 6 de septiembre de 1620 y llegó a Cape Cod, en el actual estado de Massachusetts, 66 días después. La épica se termina en las extensas plantaciones de algodón en las que decenas de miles de negros africanos perderán la vida y la dignidad humana. Sus ideólogos han clasificado este hecho como una de las muchas ironías de la historia –todas ellas en su haber.

Echemos un vistazo al escenario actual –un ciudadano francés, irlandés o italiano puede entrar en los Estados Unidos sin necesidad de visado en su pasaporte. Sin embargo, un ciudadano mejicano hijo de una mujer maya o azteca, o un peruano hijo de una mujer inca necesitan visado para entrar en su territorio, en sus tierras, en su pasado… pero el hombre blanco anglosajón no quiere recordar su pasado ni tampoco el pasado histórico, cuando él no era nada, ni siquiera una opción existencial. Se les llama emigrantes ilegales porque tienen miedo de que reclamen sus derechos –¿dónde estaban los ciudadanos franceses, irlandeses o italianos cuando florecía la civilización maya hace más de 4000 años, y los algonquinos se desparramaban desde Canadá hasta el norte de Méjico, y los Anasazi llamados también “indios pueblo” construían imponentes complejos urbanos en amplias zonas de Arizona, Utah, Colorado y Nuevo México? ¿Son ellos, sus descendientes, los que necesitan visado? ¿Son ellos los ilegales?

Trump y su familia están convencidos de que pueden juzgar, aunque sean parte, sobre la legalidad de los nuevos emigrantes. Ellos han decidido erigirse en jueces –Donald, cuyos abuelos paternos todavía nacieron en Alemania. Su esposa Melania, nacida en Eslovenia en 1970. El abuelo paterno de su yerno, Jared Kushner, un judío nacido en Polonia.

Estos emigrantes quieren construir un muro entre los territorios maya y cheroqui. Han cortado el acceso a los legítimos dueños de Cem Anáhuac, como ellos llamaban a América. Mataron a sus padres y a sus abuelos y ahora les prohíben la entrada a sus tierras.

América es “la tierra bendecida por Allah” a la que llegó Sulayman movido por los vientos que él controlaba. Les enseñó a sus habitantes la Unicidad Divina, la escritura, la agricultura, la medición del tiempo y la construcción. Dejo templos piramidales, gigantescas estatuas, ciudades enteras en lo más alto de las montañas para que los pueblos que habían de venir tras él supieran que allí también estuvo el monarca que tenía sujetado a los yin, esas entidades de fuego que trabajaban para él.

(81) A Suleyman le sometimos el impetuoso viento que soplaba por orden suya hasta la tierra que habíamos bendecido. Qur-an 21 – al Anbiya

(12) A Suleyman le sometimos el viento. La distancia que recorría en una mañana equivalía a la que antes recorría en un mes, y la que recorría en una tarde equivalía también a la que antes recorría en un mes. E hicimos que manara para él una fuente de cobre fundido. Y había yin que trabajaban para él por la voluntad de su Señor. A quien de ellos se hubiera apartado de Nuestro mandato le habríamos hecho gustar el castigo del sair(13) Hacían todo lo que él les ordenaba que hiciesen –imponentes edificios escalonados, estatuas e imágenes, jofainas como aljibes y marmitas tan pesadas que no se podían mover. ¡Familia de Daud! Reconoced las bendiciones que os hemos otorgado. Pocos son mis siervos agradecidos. Qur-an 34 – Saba

A esa tierra bendecida ha llegado la familia Trump, la familia Bush, la familia Reagan, la familia Kennedy…Los emigrantes europeos, los que exterminaron a sus legítimos habitantes, los que sueñan con muros, los que odian a los que no son blancos anglosajones.Y es muy posible que sus ideólogos tengan razón cuando hablan de las ironías de la historia –ahí está el hombre de cheddar, el ancestro de los britons, negro como el carbón o al menos marrón como la tierra de donde todos hemos salido. Mas no olvidemos que la historia se repite una y otra vez. Así pues, que tengan cuidado estas familias y sus seguidores no les vaya a suceder lo que les está sucediendo a los blancos anglosajones de Sudáfrica –se les va cerrando el cerco y pronto no les quedará otra opción que emigrar a sus tierras de origen o convertirse en mano esclava de la población negra. La sunnah del Altísimo es siempre la misma, no cambia –con lo mismo que has tiranizado, serás tiranizado. En Canadá hace ya decenios que han sonado los tambores de guerra. Pronto se escucharán en Cem Anáhuac. Pronto esos anglosajones y demás blancos europeos escucharán la frase de despedida mientras suben al Mayflower de vuelta a sus tierras de origen: ¡Get your ass out of here!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s