SOLO LOS ESTADOS UNIDOS PUEDEN ESPIAR

envi definitivo

El Sistema de Comunicaciones de la CIA Destruyó la Cobertura de los Agentes Chinos

El número de informantes ejecutados en la debacle es mayor de lo que se pensó en un primer momento.

FPForeignpolicy, 15 agosto 2018.

china

Los sistemas de comunicaciones de la CIA sufrieron una intromisión catastrófica. Comenzó en Irán.

Yahoo – News, 2 noviembre 2018

oso.png

   Desde hace algo más de un año que se están filtrando en la presa estadounidense noticias sobre la detección de un fallo “catastrófico” en los sistemas de comunicaciones de la CIA, con la aún más catastrófica consecuencia de decenas de informantes masacrados por los servicios de inteligencia de varios países, especialmente de Irán y China.

   Hasta aquí, nada relevante que merezca un comentario. El espionaje forma parte de las estrategias bélicas, ya se trate de guerras frías o calientes, virtuales o físicas, cuerpo a cuerpo –no hay por qué llorar.

   Sin embargo, lo que llama la atención de todos estos artículos es la forma en la que presentan el suceso. Los servicios de inteligencia estadounidenses tipo CIA son redes del bien que cubren el planeta y, por lo tanto, deben ser respetadas. Entrar en sus sistemas informáticos es un crimen cibernético no sólo contra Norteamérica, sino contra el mundo del bien, contra los países del bien. Si la CIA quiere espiar a un país y originar en él toda una red de informantes que puedan ademáseliminar, si las circunstancias lo requieren, a oponentes o a personajes indeseables, quién es nadie para impedírselo. Estados Unidos representa la razón, la objetividad, la ley, la justicia y la libertad. ¿Quién puede ante estos calificativos oponerse a las acciones de la CIA? Únicamente el eje del mal. Este postulado nos lleva inevitablemente a considerar como asesinos inmisericordes a los servicios secretos iraníes y chinos que han “ejecutado” a los enviados del bien.

El Pentágono ha preparado un ataque cibernético contra Rusia

DAILY BEAST – 2 noviembre 2018

pent

   Otro punto no menos chocante es la falta de responsables. Los servicios “tercermundistas” de inteligencia iranís han penetrado en los “sofisticados” sistemas cibernéticos de la CIA –unos sistemas y una organización que cuestan al país billones de dólares al año. El mensaje directo –no ha habido negligencia ni torpeza ni sabotaje. La CIA es el bien, una comunidad de santos que, a veces, debido precisamente a su santidadpasan más tiempo en el Cielo que en la Tierra, lapsus éste que desalmados iraníes y chinos aprovechan para meterse en sus redes de virtud. Debemos llorar, compungirnos, apretar nuestros puños de rabia, pues una vez más el mal ha vencido. Habrá venganza, venganza indiscriminada, sanciones, muertes por accidente… van a pagar caro sus intromisiones.

   Tenemos otra pregunta: ¿Por qué nos cuentan a nosotros sus trapos sucios? Son exhibicionistas, les gusta enseñar sus partes pudendas, abrir y cerrar la gabardina, que todo el mundo hable de ellos. ¿Podemos acaso imaginarnos a China o a Irán hablando en la red de sus servicios de inteligencia? Y no es un problema de libertad o de transparencia, sino los síntomas de un poder descontrolado que no siente que tenga que dar cuentas de sus acciones. No hay responsables de esta “catástrofe”. Son sólo chinos e iraníes informantes que han tenido el honor de morir ejecutados por servir a la CIA. No nos dan pena los informantes, sino el que se aireen sus crímenes, sus manipulaciones, impunemente, con grandes titulares, como si se tratase de santos mártires crucificados.

   Mas todavía hay otra curiosa y a la vez delirante posición estadounidense que se desprende de estas noticias –su red es planetaria, impuesta a todos los países. Se montan redes de espionaje y de una posible intervención armada en los territorios enemigos, pero en el caso de los Estados Unidos parece que el mundo entero es su enemigo. Es un estado paranoico que sospecha de todos, también de su sombra extendida sobre sus aliados –hace unos años, un general español descubrió que hacía tiempo que los servicios de ¿inteligencia? norteamericanos espiaban a sus aliados (España, Francia, Alemania y quizás al resto de países miembros de la OTAN). Los Estados Unidos, está visto, no tienen quien los quiera. Resulta casi imposible imaginar este mismo escenario en territorio chino o iraní. China espía a sus enemigos –dos, tres países, pero no monta una red de espionaje en Colombia, España o Reino Unido.

   Lo más decepcionante del caso es que la posición estadounidense es la posición DEL MAL. Sus costosísimas redes de espionaje no le han servido para nada, ni le han librado de meterse en los peores fiascos bélicos y diplomáticos, y ello porque todas esas agencias inteligentes sólo han servido para enriquecer a un montón de ineptos, también llamados agentes, a través de los fondos reservados, de extorsiones, chantajes, robos y buenos sueldos.

   Harían bien en imitar la prudencia y privacidad de chinos e iraníes. Exponerse siempre ha sido el método de las furcias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s