¡Despierta osito! Ya ha llegado la primavera

Rusia no tiene agenda. Se ha sentado a jugar una partida de ajedrez sin la menor intención de darle mate al rey enemigo –no tiene enemigos. Se trata de pasar el rato, de mover por mover, sin avasallar, sin intentar dirigir la partida. Putin no quiere ganar; ganar es siempre imponerse al otro, dominarle, obligarle a rendirse, humillarle.

La partida se acaba pronto. Lo que tarda el contrincante en coger las fichas, una a una, y dejarlas sobre la mesa. No ha habido partida, no ha habido estrategia. Así son las negociaciones rusas. Todo el mundo está convencido de que Putin ha vencido el pulso en los acuerdos con los Estados Unidos, pero la realidad es que después de casi 9 años de conflicto en Siria y a pesar de tener una base naval en Tartus desde 1971, los yanquis están robando el petróleo sirio, mueven tropas de un lugar a otro, arman a grupos terroristas, atacan posiciones del ejército sirio y ruso, e Israel sigue bombardeando posiciones iranís en Siria y en Iraq.

bolivia3

120 años de relaciones diplomáticas ruso-bolivianas

Resultan patéticas las declaraciones del gobierno ruso sobre el caso Bolivia. María Zajarova, con el alfil en alto, hizo retroceder sus fichas, pues es mejor llegar a un acuerdo pacífico con el otro jugador, que darle jaque. María se siente confusa, declara que no puede haber un gobierno legítimo en Bolivia hasta que no se celebren elecciones. Pero ya se han celebrado. ¿Por qué María no las acepta? ¿Por qué, en cambio, acepta a una presidenta interina ilegal, surgida de un golpe de estado militar, surgida de la misma manga de la que surgió Guaidó? A María le han dado mal los papeles o los está leyendo al revés. Afirma que las relaciones de Rusia con Bolivia son excelentes. Suponemos que se refiere a las excelentes relaciones entre Rusia y Morales, quien lleva ejerciendo de presidente de Bolivia desde 2006. En ese caso, ¿por qué Putin ha dejado de estrecharle la mano? ¿Por qué ha permitido que se vuelva a representar la sempiterna farsa estadounidense? Todas las naciones de América, desde Río Grande hasta Tierra de Fuego, necesitan de una súper potencia que impida la injerencia norteamericana en sus asuntos y garantice su estabilidad hasta que adquieran la suficiente robustez como para proteger su propia independencia y soberanía.

La Unión Soviética no hizo bien las cosas y Rusia va por el mismo camino. La primera aceptó la inaceptable instalación de Guantánamo en Cuba y, ahora, la segunda tendrá que desmantelarla. No puede basar su política en el cumplimiento de acuerdos firmados, pues ya ve cómo los Estados Unidos los convierten en papel mojado siempre que les interesa. Si actuamos como caballeros con los depravados, su inmundicia nos salpicará también a nosotros. En el Nuevo Testamento hay un sabio consejo que Isa da a sus discípulos:


“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.” (Mateo 7:6)


Y eso es lo que están haciendo, Putin, los cerdos –están pisoteando los acuerdos, burlándose de tus propuestas, envolviendo sus bocadillos de tripas de Khashoggi con las hojas en las que está escrita con tinta aguachinada la ley internacional. ¿No es tiempo de actuar? ¿No es tiempo de lanzar tu caballería y tu infantería antes de que te monten Guantánamo II en Bolivia?

Correa acepta sumiso el nefasto estado de cosas en el que ha quedado el caso Bolivia, el caso Morales. “Tenía que dimitir para evitar un baño de sangre.” Habrá un baño de sangre. Lo está habiendo en Siria, en Libia, en Yemen, en Afganistán… Lo hubo en Vietnam, en Corea, en Iraq… Lo habrá en Bolivia. Todos los remisos tendrán que morir sacrificados en el altar del becerro de oro.

Evo, como Correa, tiene un discurso de esclavo. Es hijo de los nativos de América, de los perdedores, y se siente inferior. Prefiere la paz, los diálogos, las negociaciones. Por nada del mundo querría pasar por un indígena ignorante. A veces dan la impresión estos dirigentes de estar orgullosos de su estirpe milenaria, pero entonces ¿por qué acepta el juego democrático, el juego que ha invalidado unas elecciones limpias, como nunca han conocido los Estados Unidos, le ha mandado al exilio y ha secuestrado 13 años de logros sociales y económicos? “Si vuelve a Bolivia, tendrá que enfrentarse a cargos,” ha declarado la usurpadora A. Chávez. ¿Cargos de qué? ¿De qué se le acusa? Son los mismos cerdos que están despedazando a Rusia, aunque Putin pretenda que todo está bajo control.

¿Dónde está el poder ruso en los países de Alba, en Bolivia, en Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Venezuela…? ¿Qué demonios haces, Putin, dando discursos en el BRICS, perdiendo el tiempo, cazando musarañas mientras están violando a tu esposa, a tus amigos y aliados, al futuro…? Perros de paja.

Evo hizo mal en retirar la Biblia de los lugares oficiales. Hay símbolos que es mejor no tocar. Es preferible dejar que se caigan solos o preparar todo un programa educativo para que se entienda su verdadero significado. Hay que separar la Biblia de las iglesias cristianas. Hay que explicar que han sido ellas las que han mantenido de rodillas a América, apoyando las oligarquías que desarrollaban su poder económico y político en connivencia con USA; y hundiendo la cabeza de los indígenas en barriles de alcohol.

No puede haber iglesias, del tipo que sean, sujetas y dependientes de otros poderes que del que emana del gobierno del territorio en el que se hayan establecido. Las iglesias católicas de Bolivia no pueden estar sometidas al Vaticano, ni las protestantes a sus respectivas centrales norteamericanas o europeas. Todas las iglesias cristianas de Bolivia deben ser independientes de los macro poderes que hasta ahora las han estado dirigiendo a favor de los intereses de Occidente, y pasar a estar bajo la cobertura del gobierno nacional. Esta sería la verdadera reforma religiosa en Bolivia, no la de prohibir la Biblia.

La religiosidad es una característica indispensable en una sociedad sana. Pero religiosidad significa, ante todo, el Altísimo y Ajirah, la vida post-mortem, la vida tras el resurgimiento y el juicio –Jardín y fuego.

El ateísmo conlleva ignorancia, pues los que profesan tal sinsentido se pasan la vida, en el mejor de los casos, tratando de averiguar el sentido de la existencia. Normalmente acaban en la droga, el cinismo o el suicidio. El resto vive inmerso en una total negligencia. El ateísmo va en contra de la fitrah, de nuestras inclinaciones naturales, las que nos son propias, y ello genera un constante conflicto en el ser humano –su ideología y sus aspiraciones más íntimas se contradicen. La religión no es el opio del pueblo. Son las castas sacerdotales, las castas chamánicas, las que proveen al hombre con opio y con opioides.

bolivia4

Hay diferencia en los rostros, en la compostura. Son dos imágenes que al ponerlas juntas y añadir que se trata de representantes de un mismo país, resultan perturbadoras. Estos son los hijos de Bolivia, los hijos de América. ¿Por qué entonces se ponen nombres que nada tienen que ver con su historia? ¿Por qué se llama su partido “Movimiento al Socialismo”? Esos movimientos no son suyos, no forman parte de su idiosincrasia, de su forma de entender las cosas, de su visión. Los gobiernos nativos de América siempre se han constituido de la misma manera –un jefe, un caudillo, un cacique, con un concejo. Y son estas peculiaridades específicas de cada nación las que Rusia y China tienen que proteger. El bloque emergente tiene que abandonar el discurso demagógico occidental de llevar la democracia al resto del mundo para justificar golpes de estado, asesinatos de presidentes electos democráticamente, invasiones, robo y piratería.

Ha llegado la hora de que reaccione ALBA, de que no reconozca ningún gobierno interino en Bolivia ni ningunas otras elecciones, de que expulse a todos los diplomáticos bolivianos y establezca un boicot absoluto a sus productos. También ha llegado la hora de que reaccione Méjico.

Hay una guerra mundial no declarada, y el bando de los cerdos no quiere negociar nada. Por lo tanto, habrá que luchar con las armas, no con las palabras vacías de paz que ya nadie escucha, o habrá que volver a hibernarse y ver qué nos trae la siguiente primavera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s