Investigación histórica (I) ¿Quién va por el mundo construyendo pirámides?

inves-morsepiram1

Después de la desconcertante demanda del presidente de Méjico A.M. López, un apellido claramente indígena, se nos ocurren dos propuestas que substituyan a la del presidente mejicano de pedir perdón el rey de España a ¿a?… ya que por suerte o por desgracia, y a pesar de ser el tiempo curvo según Einstein, no se puede volver atrás. La primera sería una llamada de atención amistosa: “¿Por qué no se olvida de los nativos de hace 500 años y se ocupa de los que hoy están vivos y maltratados, explotados y humillados por los nuevos conquistadores –los López, los Peña, los Calderón, los Fox, los Ponce de León, los Salinas de Gortari, los Abel, los Echeverría, los Díaz… Nada le impide, Sr. Presidente, devolverles el poder y las tierras, y entonces el rey de España tendría a quien pedir perdón.

La segunda propuesta sería una invitación a reflexionar sobre el hecho insólito de que esas tremendas civilizaciones capaces de construir pirámides y ciudades enteras a más de 2.000 metros de altura, con perfectos sistemas de evacuación de aguas residuales, de regadío y de cultivos, incluso en espacios claramente hostiles, capaces de desarrollar la escritura, las matemáticas y la astronomía, como se desprende de los precisos calendarios maya… hayan desaparecido sin ninguna causa aparente que lo justifique, sin dejar rastro. Más aún, cuesta creer que esos pueblos altamente desarrollados sucumbieran tan fácilmente ante unos cuantos barbudos ignorantes.

Pero todavía más sorprendente es el hecho de que esas construcciones megalíticas, esas pirámides, se encuentren por todo el mundo –América, Oriente Medio, India, China, África…

Ante la anticientífica posición de los científicos occidentales de negar al Agente, al Diseñador, al Creador de este universo y a Su sistema profético que actúa como un elemento comunicador e interactivo entre el hombre y la divinidad, han optado por atribuir todos esos portentos arquitectónicos a los extraterrestres, a pesar de que sus sondas navegan por el frío espacio intergaláctico desde hace más de 70 años sin que hayan contactado con ningún alienígena.

Nosotros, Sr. Presidente, le ofrecemos otra explicación que quizás le haga reflexionar sobre ésta y otras cosas.

I- LAS VIVIENDAS. MISMA TÉCNICA Y MISMOS MATERIALES

La separación entre Arabia y Yemen es política y nada tiene que ver con factores geográficos ni étnicos –una misma tierra, una misma gente y una misma historia.

La primera similitud entre Arabia (Yemen) y las antiguas civilizaciones de América la encontramos en el tipo de construcciones que en ambas regiones dominan y en los materiales utilizados (adobe principalmente). En las siguientes imágenes se muestran típicas construcciones del Yemen y de Arabia en general.

piram2

A continuación mostramos imágenes de las típicas construcciones de los indios hopi, descendientes de los anasazi que desarrollaron una floreciente civilización hace miles de años en la confluencia de 4 estados en el sur de Norteamérica –Nuevo Méjico, Arizona, Colorado y Utah, lo que se ha dado en llamar the four corners –las cuatro esquinas.

piram3

Una de las características singulares de las antiguas construcciones en Arabia y Yemen la constituye el hecho de que levantaran casas y a veces ciudades enteras sobre rocas (Imagen V7), una técnica que encontramos también en construcciones de los indios del sur de Norteamérica (Imagen V8).

piram4

Es importante tener en cuenta que la geografía política que hoy encontramos en los mapas y en los atlas no tiene nada que ver con la geografía real de los pueblos antiguos y de las relaciones que mantuvieron entre ellos. Lo que hoy llamamos América Central fue El centro civilizador que estableció el profeta Sulayman. Se fue extendiendo hacia el norte (actual Estados Unidos) y hacia el sur (siguiendo la cornisa del Pacífico), según vemos en el Mapa 1:

piram5

MAPA 1AG

La franja de llegada de los barcos de Sulayman está marcada por la línea con dos flechas de color naranja, y delimita la distancia de lo que hoy es América Central, desde Méjico hasta Perú –toda la cornisa del Pacífico. De esta cornisa, como nos indican las flechas en negro, se va a extender una fuerte influencia hacia el norte (California, Arizona, Utah, Nuevo Méjico, Colorado, Texas…) y hacia el sur (Venezuela, Colombia, Bolivia…). Por otra parte, Panamá va a jugar un papel muy importante como zona de paso entre el Pacífico y el Atlántico, ya que en la época de Sulayman el actual canal artificial de Panamá era natural y sus barcos lo atravesaban llegando a las Islas Canarias y de allí a la cornisa atlántica europea y africana (lo que hoy son Escocia, Normandía, Galicia, Portugal y Marruecos). Magallanes sabía por mapas y relatos que existía un paso entre los dos océanos, un estrecho, y sabía que estaba en lo que hoy es Panamá, por eso fue directamente a esa zona, pero en su tiempo ya no había tal estrecho y la tierra cubría toda la parte central de América. Eso le llevó a buscarlo recorriendo toda la cornisa atlántica hasta casi llegar a Tierra de Fuego. Allí encontró un paso (el llamado estrecho de Magallanes) muy peligroso de cruzar y sin ningún beneficio, ya que bordear la esquina sur de América o cruzar por ese estrecho significaba recorrer prácticamente la misma distancia.

En las siguientes imágenes vemos una perfecta correlación entre las antiguas ciudades de Arabia-Yemen y las de América, especialmente de América Central y del suroeste de los Estados Unidos.

piram6

Una misma técnica de construcción y unos mismos materiales –adobe, madera y, a veces, piedra.

II- LAS PIRÁMIDES –ZIGGURAT

Parece increíble que historiadores y arqueólogos vean con sus propios ojos construcciones portentosas, pirámides, edificios escalonados… en los lugares más inaccesibles del mundo, y para cuya edificación se han utilizado piedras sacadas de canteras que a veces se encontraban a decenas de kilómetros, y sean, al mismo tiempo, incapaces de concluir que ha habido una civilización planetaria transportada por el profeta Sulayman y sus huestes, llevados por barcos que movía el viento que él mismo controlaba (ver artículos XVII y XX y referencias, F5 y F6).

(81) A Suleyman le sometimos el impetuoso viento que soplaba por orden suya hasta la tierra que habíamos bendecido.

Qur-an 21 – al Anbiya

El término ziggurat es de origen sumerio y asirio y se aplica a toda construcción en forma piramidal y escalonada de base cuadrada y con terraza, muros inclinados y soportados por contrafuertes revestidos de ladrillo cocido, que culmina en una habitación en la cumbre, a la que se accede a través de una serie de rampas. El Qur-an, no obstante, lo denomina maharib مَّحَارِيبَ plural de mihrab مِحراب que significa la habitación más alta de la casa, la habitación a la que se asciende por unas escaleras o escalinatas.

(13) Hacían todo lo que él les ordenaba que hiciesen –imponentes edificios escalonados, estatuas e imágenes, jofainas como aljibes y marmitas tan pesadas que no se podían mover.

Qur-an 34 – Saba

En muchos de estos maharib vemos en efecto una habitación en lo alto de la pirámide a la que se accedía por una o varias escalinatas. Si bien en Egipto se conservan pirámides de paredes lisas, las primeras, las más antiguas, también eran escalonadas como se ve en la Imagen Z

piram7

Monte Alban (Imagen Z1) es un conjunto arquitectónico muy antiguo ubicado en la cima de una colina a unos 400 metros del fondo del valle de Oaxaca, en el sur de México, a unos 9 kilómetros al oeste de la ciudad moderna de Oaxaca. Monte Alban consiste en una terraza amplia y plana y la Gran Plaza que corre de norte a sur con dos grandes montículos piramidales que la enmarcan por los extremos. A los lados hay plataformas escalonadas y terrazas construidas con grandes bloques de piedra.

El Tajín (Imagen Z2) era una importante ciudad de la costa del golfo en el Méjico actual. El edificio más famoso de El Tajín es la Pirámide de los Nichos (maharib, ya que mihrab también significa nicho, el lugar, por ejemplo, en el que dirige la salah el imam de un masyid). No existe un diseño igual en ninguna de las pirámides de América.

Situada en lo alto de la altiplanicie Vaca, a 500 metros sobre el nivel del mar, Caracol (Imagen Z3) es el sitio maya más grande de Belice (país situado entre México y Guatemala, en el extremo noreste de Centroamérica). La pirámide más grande del conjunto tiene 43 metros de altura.

piram8

Calakmul (Imagen Z4) es un sitio maya escondido dentro de las selvas del estado mexicano de Campeche. Es una de las ciudades mayas más grandes jamás descubiertas con más de 6.500 estructuras antiguas identificadas. La pirámide de 55 metros de altura de Calakmul es con mucho la estructura mayor del sitio. Al igual que en muchos otros edificios en Mesoamérica, los mayas aumentaron el tamaño de la pirámide en Calakmul al construir sobre un templo existente más antiguo hasta alcanzar su tamaño actual.

Uxmal, que significa “construido tres veces” en idioma maya, es uno de los sitios precolombinos mejor conservados de México. La estructura más reconocible y más alta es la Pirámide del Mago. Las capas de esta pirámide escalonada son ovales a diferencia de las capas rectangulares o cuadradas de otras pirámides mayas.

Situado en la selva baja del norte de Guatemala, Tikal es quizás el más impresionante de todos los sitios mayas. Los edificios restaurados están diseminados por la zona, mientras que muchos otros edificios en ruinas aún están ocultos por la jungla. Tikal contiene seis pirámides de peldaños muy grandes. La mayor de ellas, la Pirámide del Templo IV, tiene unos 72 metros.

piram9

El Castillo, también conocido como el Templo de Kukulcán, es el nombre de uno de los templos mayas más espectaculares que domina el sitio arqueológico de Chichén Itzá, en el estado de Yucatán en el Méjico actual. El diseño de la pirámide escalonada tiene un significado astronómico especial. Cada cara de la pirámide tiene una escalera con 91 peldaños, que junto con el peldaño compartido en la parte superior, suman 365, el número de días que tiene un año. La mayoría de estos ziggurat o pirámides estaban orientados de una forma determinada con relación al sol. En muchos casos, si no en todos, está claro que actuaban como observatorios y calendarios. Es interesante notar que el término hirba حِرْباء, de la misma raíz que mihrab, denomina al macho de un tipo de reptil algo mayor que el camaleón y que va girando la cabeza para tenerla siempre mirando al sol.

Machu Pichu, Uno de los sitios arqueológicos más bellos e impresionantes del mundo, fue redescubierto en 1911 por el historiador hawaiano Hiram (nombre judío) después de que permaneciera oculto durante siglos sobre el valle de Urubamba. La “Ciudad Perdida de los Incas” es invisible desde abajo y completamente autónoma, rodeada de terrazas agrícolas y regadas por manantiales naturales. Aunque conocido localmente, fue ampliamente desconocido para el mundo exterior hasta su redescubrimiento en 1911. Hay claramente una desconexión entre aquella zona en tiempos de Sulayman y la actual. La interrupción definitiva entre ambos periodos pudo haberse producido hace más de 1000 años durante un largo periodo de disociación.

Todo el valle del Machu Pichu está jalonado de terrazas preparadas para ser labradas. Ello les permitió ser totalmente autónomos, ya que dichas terrazas eran regadas por manantiales naturales. No obstante, no debemos perder de vista el escenario real de todos estos sitios –no eran ciudades ni templos ni tumbas, sino marcadores de los lugares por los que pasó Sulayman y sus huestes o de sus asentamientos, que a veces tenían la función de actuar como indicadores astronómicos. Las ciudades estaban en los valles colindantes, y alrededor de las pirámides o ziggurat podían vivir las familias encargadas de mantener en buen estado estas construcciones.

Los graves errores de interpretación por parte de historiadores y arqueólogos vienen siempre de no hacerse la pregunta correcta, ya que antes de responder al interrogante de cómo las poblaciones nativas pudieron hacer esas portentosas edificaciones, habría que preguntarse para qué las hicieron. Por una parte, se considera a los indígenas de América, Australia o África con un cerebro poco mayor que el de los primates, y por otra, empero, se les otorga una capacidad para realizar complicadísimos cálculos de ingeniería que muy pocos hombres de hoy la tienen. Esta contradicción a la hora de definir y clasificar a los hombres de la prehistoria les ha llevado a concluir que el neandertal tenía las mismas capacidades cognoscitivas que el homo sapiens. Cabría preguntarse para qué entonces se sigue manteniendo la denominación “neandertal”.

piram10

Complejo urbano masivo diseñado para alineaciones celestes, geográficas y geodésicas, el sitio arqueológico de Teotihuacan en la cuenca de México contiene algunas de las estructuras piramidales más grandes construidas en las Américas precolombinas. Se sabe muy poco sobre el pueblo de Teotihuacan o sobre lo que pudo haber causado el declive de la ciudad. Extrañamente, se encontraron gruesas láminas de mica reluciente dentro de los niveles de la Pirámide del Sol. Oculta entre las capas de piedra, la mica claramente no era decorativa. Por otra parte, el tipo particular de mica utilizado en el complejo provendría de Brasil, a más de 3000 km. de distancia. La Pirámide del Sol nunca ha sido completamente excavada. Otro misterio a la hora de desentrañar cómo eran transportados miles de kilómetros algunos de los materiales utilizados en este tipo de construcciones, como en el caso de las pirámides de Teotihuacan (Imagen Z10).

El Mirador, situado en Guatemala, se conoce como “la cuna de la civilización maya” y contiene no solo cinco ciudades mayas preclásicas que preceden a la de Tikal por al menos 1,000 años, sino también la pirámide más grande del mundo por volumen, y los restos del primer sistema de carreteras del mundo. Un sitio remoto ubicado en lo más profundo de la jungla. El centro urbano mide aproximadamente 16 km2 y contiene alrededor de 35 estructuras “triádicas” (La pirámide triádica es un concepto arquitectónico del pueblo maya, que data del periodo preclásico mesoamericano y que consiste en emplazar una estructura dominante de forma piramidal flanqueada por dos estructuras o edificios secundarios, orientados hacia el interior de una especie de plaza que así se forma. El conjunto que integra esta tríada se encuentra por regla general montado sobre un basamento). La Danta es la más notable con 70 m. de altura. Su volumen, 2.800.000 metros cúbicos, compite con las más renombradas pirámides, incluidas las de Egipto.

piram11

La magnífica y antiquísima ciudad Caral fue la capital de la civilización Norte Chico en Supe, Perú. Es una metrópolis de 5.000 años de antigüedad con complejas prácticas agrícolas, una rica cultura y una arquitectura monumental, que incluye seis grandes estructuras piramidales, montículos de piedra y plataformas, médanos, anfiteatro, plazas circulares hundidas y áreas residenciales.

Sus ruinas reflejan el nivel de progreso alcanzado por una de las primeras civilizaciones de la humanidad, desarrollada de forma simultánea a las de Mesopotamia, Egipto y China.

Sulayman viajó a las Américas (Centroamérica – ver Mapa 1) acompañado de sus huestes, del extraordinario conocimiento que se le había dado junto con la profecía y de todo un ejército de yin –buceadores, voladores, constructores… Llegó a las Américas en barcos movidos por el viento que él mismo controlaba:

(12) A Suleyman le sometimos el viento. La distancia que recorría en una mañana equivalía a la que antes recorría en un mes, y la que recorría en una tarde equivalía también a la que antes recorría en un mes. E hicimos que manara para él una fuente de cobre fundido. Y había yin que trabajaban para él por la voluntad de su Señor. A quien de ellos se hubiera apartado de Nuestro mandato le habríamos hecho gustar el castigo del sair. (13) Hacían todo lo que él les ordenaba que hiciesen –imponentes edificios escalonados, estatuas e imágenes, jofainas como aljibes y marmitas tan pesadas que no se podían mover.

Qur-an 34 – Saba

*

(81) A Suleyman le sometimos el impetuoso viento que soplaba por orden suya hasta la tierra que habíamos bendecido. Tenemos conocimiento de todas las cosas, y según él actuamos. (82) Entre los shayatin había unos que buceaban para él y realizaban, aparte de eso, otros trabajos. Éramos sus custodios.

Qur-an 21 – al Anbiya

América es la tierra bendecida en esta aleya, una de muchas. Mas no es la tierra bendecida para todos los hombres, para todos los dominios, ya que esta tierra es la que conforma el Hiyaz, el Valle de Bakkah y comprende entre otras poblaciones las de Mekka y Medina:

(71) Lo salvamos a él y a Lut en la tierra que habíamos hecho bendita para todos los dominios.

Qur-an 21 – al Anbiya

Muchas de las construcciones que vemos en estas imágenes no tenían una finalidad concreta. No eran templos como generalmente se afirma –en la Imagen Z10 vemos un paseo con cientos de estas construcciones. En algunos casos actuaban como medidores del tiempo, de los días y de los años, pero fundamentalmente eran marcas cuya función era dejar un claro signo de los lugares por los que había pasado Sulayman o sus huestes. En efecto, la similitud en las construcciones que encontramos en los cinco continentes unida a la imposibilidad evidente de que los habitantes nativos (bashar) de aquellas tierras hubieran podido realizarlas debería ser la prueba de que todos esos prodigios arquitectónicos fueron obra de Sulayman, de los yin que le acompañaban y que estaban, por orden de su Señor, a él sometidos.

La irresponsable interpretación que dan algunos a estos portentosos descubrimientos –ciudades con enormes edificios piramidales en medio de selvas o en lo alto de elevadas montañas– aduciendo que son la prueba de que las civilizaciones surgen espontáneamente y por doquier sin necesidad de que unas influyan en otras, viene de la errónea idea de que el insan no ha tenido un centro y de que, por lo tanto, nada lo tiene –las lenguas, las diversas técnicas, los calendarios, los sistemas religiosos… Los que se adhieren a esta teoría no tienen en cuenta la doble fase de creación del insan –el bashsar surgido de la tierra y su actualización. El bashar originario no tenía centro, pues surgió de una semilla, de semillas dispersas por toda la Tierra, al igual que la primera generación de animales y plantas. Sin embargo, su actualización, el insan, sí lo ha tenido, pues él no se originó a partir de semillas esparcidas, sino de mujeres bashar fecundadas por el Ruh de su Señor. Más tarde, los malaikah acompañaron a los insan hasta el Jardín, un lugar físico concreto situado muy probablemente en la parte suroeste de Arabia (Yemen) –este es el primer centro y de este centro surgirán otros y otros que llevarán la insanía a los cuatro rincones de la Tierra. Este fue el trabajo de Sulayman –con él se aleja el insan de su centro y recorre el mundo entero, asentándose en los más distantes territorios y mezclándose, en parte, con los bashar. Sin embargo, no siempre las comunidades originarias de insan, las que acompañaban a Sulayman y los que eran por él enviados, se quedarán definitivamente en esos nuevos territorios. En muchos casos, como es el caso de América, después de un tiempo partirán y nunca más regresarán. En este escenario, si no ha habido mezcla prolongada con los bashar, los individuos de la nueva combinación genética que se ha creado, la de los bashar-insan, regresarán paulatinamente a una mayor predominancia de los elementos bashar. Se perderá la civilización, la escritura, gran parte del lenguaje conceptual, y el mensaje profético, el Tawhid, subsistirá únicamente en forma de mito o leyenda. Habrá habido una ruptura con el origen, con la fuente primigenia de la que toda esa civilización habría emanado. No obstante, tras este abandono irán llegando nuevos oleajes de “colonos” insan, que repetirán un proceder parecido al de sus antecesores –transportarán el sistema profético y con él la civilización, y seguirán mezclándose, en parte, con los bashar-insan, si bien cada oleaje será más débil y sus aguas más turbias. Sabemos con absoluta certeza que grupos árabes, chinos y de la India llegaron a América y a otras regiones mucho antes que los españoles y portugueses. Estos últimos constituirían el último oleaje. En este caso podemos hablar de una ruptura absoluta. Se ha borrado de la memoria de los insan su propia historia y su pasado se remonta tan sólo a unas cuantas generaciones –ha empezado el hombre la vuelta a la basharía aun manteniendo una estructura genética de insan (ver artículo XX, referencia F4 e imagen S1).

Otra de las teorías que tratan de explicar el fenómeno de las pirámides esparcidas por el mundo entero, todavía más irresponsable que la anterior, es la que afirma que fueron construidas por los extraterrestres. No hay extraterrestres, no hay vida y mucho menos vida consciente fuera de la Tierra. Los astros que se mueven ahí fuera, en el espacio, no son, sino cuerpos muertos, inertes, sin vida, cuya única función es la de mostrarnos que antes de esta creación ha habido otras y que en las anteriores creaciones, dentro del ciclo de la nuestra, también había tierras, soles y lunas. En este universo en el que vivimos no hay, sino Tierra, Sol, Luna, estrellas y algunos cuerpos celestes que son remanentes de las creaciones anteriores dentro de nuestro ciclo creacional.

Las interpretaciones de los historiadores y arqueólogos main stream no tienen nada que envidiar a las anteriores teorías. En primer lugar, esas construcciones piramidales no eran templos ni tumbas, sino, como ya hemos apuntado antes, marcas, señales, de los recorridos de Sulayman. En algunos casos se trataba de medidores de tiempo, de estaciones, de años, a modo de observatorios. En segundo lugar, en la mayoría de los casos, junto a esas construcciones piramidales no había ciudades –estaban aisladas o rodeadas de unas pocas viviendas en las que habitaban los responsables de mantenerlas en buen estado. Si nos fijamos en las imágenes Z10, Z11 y Z13, no veremos, sino pirámides. No hay allí ciudades y mucho menos del tamaño que les permitiera albergar a 200.000 personas, como muchos arqueólogos suponen. Esas construcciones estaban fuera de las ciudades o zonas habitadas, pues no tenían otra finalidad que la de marcar o señalizar los viajes y asentamientos de Sulayman y sus huestes.

Otra dificultad a la hora de entender este fenómeno es la de seguir sus cronologías. Nos enfrentamos aquí a un triple obstáculo:

  • Los sistemas de datación no son en absoluto fiables –no conocemos la historia de los edificios ni de las piedras con los que se han construido. En muchos casos, como en Calakmul y Uxmal (Imágenes Z4 y Z5), se construía sobre lo que ya había, aumentando su tamaño o modificando su forma.
  • A esta contrariedad debemos añadir la tendencia al fraude que reina entre historiadores y arqueólogos –harán todo lo que sea necesario para que cuadren sus hallazgos con sus teorías.
  • Hay una continua ocultación de datos y de material. Sus depósitos “inaccesibles” están llenos de utensilios, huesos y gran cantidad de artefactos y fotos que nunca han salido a la luz pública.
Con frecuencia, se incluye una docena de datos de radiocarbono en el informe sobre un yacimiento arqueológico sólo como un adorno científico. Esta actitud se refleja en una lamentable práctica habitual: cuando una fecha de radiocarbono corresponde con las expectativas del excavador, aparece en el texto del informe; si discrepa levemente, es relegada a una nota; si resulta muy conflictiva, se rechaza por completo.
Siglos de oscuridad. Desafío a la cronología tradicional del mundo antiguo.
Peter James (Instituto de arqueología de la Universidad de Londres, especialista en historia del Egeo), Robert Morkot (Instituto de arqueología de la Universidad de Londres, egiptólogo), Ian Thorpe (Instituto de arqueología de la Universidad de Londres, especialista en prehistoria de Europa) y Nikos Kokkinos (Instituto de arqueología de la Universidad de Londres, especialista en arqueología bíblica).

Lo que realmente importa en este caso es no dejarse llevar por sus cronologías y fantasiosas explicaciones que en muchos casos superan a las de los más delirantes aficionados. Las imágenes hablan por sí mismas y no tenemos que esperar a que este departamento de aquella “prestigiosa” universidad nos las explique –durante el reinado de Sulayman se desarrolló una extraordinaria civilización planetaria que transportaba con ella la escritura, la navegación, la arquitectura, sistemas de regadío y técnicas agrícolas, calendarios y sistemas de medición del tiempo, astronomía, conocimiento sobre la  creación del universo y del hombre… y, sobre todo, el Tawhid explicado por el sistema profético.

piram12

 MAPA 2AG

En el Mapa 2AG podemos apreciar de forma más gráfica las corrientes migratorias y las rutas que siguieron Sulayman y sus huestes (ver artículo XX).

En las siguientes imágenes se muestra el sorprendente paralelismo entre lugares que bordean todo el continente africano –Islas Canarias, Islas Mauricio, Sicilia e Islas Azores.

piram13

Han sido identificadas siete pirámides en la isla africana de Mauricio. Sorprendentemente, son idénticas en construcción a las que se encuentran en la isla de Tenerife, una isla en el lado opuesto del continente.

En enero de 2008, Antoine Gigal y su equipo redescubrieron la existencia de 7 pirámides en la isla Mauricio, Plaine Magnien, y describieron las estructuras como “verdaderas pirámides olvidadas del mundo”. En marzo de 2008, se publicó el primer artículo sobre ellas y ese mismo mes también se redescubrieron enormes estructuras alrededor de las pirámides. En junio de 2009, Gigal y su equipo descubrieron muchas pirámides aún no identificadas en Sicilia y también estructuras importantes alrededor del volcán Etna. Resalta la similitud entre las pirámides de Mauricio y Sicilia con las de Tenerife y otros lugares.

piram14

Pirámides en Sicilia. “Según nos acercábamos, caminando alrededor de ellas y observándolas a diferentes horas del día, una cosa se hizo obvia: todas las pirámides alrededor de las laderas del Monte Etna habían sido construidas por la misma civilización, con el mismo tipo de piedras de lava en la misma disposición y con las esquinas construidas de la misma manera. Nos dimos cuenta de que había varios estilos de pirámides, repartidos por todo el volcán. Desde Piedimonte Etneo a través de Linguaglossa, Passopicciaro, Randazzo y Bronte, hasta Adrano, identificamos pirámides escalonadas rectangulares, pirámides rectangulares con esquinas redondeadas y escalones curvos, algunas con habitación en la parte superior y pirámides escalonadas cónicas redondas.”

piram15

Pirámides en las Islas Azores. Miembros de la Asociación Portuguesa de Investigación Arqueológica (APIA) han identificado nuevas pruebas arqueológicas en la isla Pico que respaldan su creencia de que la ocupación humana de las Azores es anterior a la llegada de los portugueses por muchos miles de años. La nueva evidencia se compone de una gran variedad de estructuras piramidales protohistóricas, algunas de ellas de 13 metros de altura. Cuando llegaron los portugueses al archipiélago de las Azores en 1427, todas las islas estaban deshabitadas. Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento creen que las estructuras fueron construidas por los ocupantes ancestrales de la isla.

Por muy impresionante que nos parezca la similitud entre las ciudades, viviendas y construcciones piramidales de Arabia, Mesopotamia, África y América, la correspondencia no ha terminado aquí –las mismas construcciones encontramos en el resto del mundo. Las mismas construcciones y, al mismo tiempo, su misma inutilidad –no son templos ni tumbas ni palacios. No son, sino marcas, señalizaciones de los grandes viajes de Sulayman, de las rutas que siguió y de los lugares en los que enseñó el Tawhid, él y las generaciones posteriores, hasta que llegó la decadencia que siempre acarrea el paso del tiempo. Los grupos basharinsan sin duda que aprendieron muchas “artes” y “técnicas” de aquellos viajeros que llegaban de allende los mares, pero al cesar su flujo, estos grupos fueron volviendo, en muchos aspectos, a su forma anterior de vida, mezclando el Tawhid con ideas y prácticas chamánicas. En algunos lugares, empero, grupos de la gente de Sulayman se quedaron y continuaron desarrollando su conocimiento junto con la población nativa basharinsan. Mas no por mucho tiempo, ya que la desconexión con el Centro, con Arabia, con el Valle de Bakkah, les hará olvidar su origen, su din, y volver a algún tipo de chamanismo. No obstante, en todos los lugares en los que encontremos estas construcciones habrá siempre restos de la enseñanza profética encapsulada, en muchos casos, en mitos y leyendas.

Por otra parte, el análisis que hace la APIA es correcto, pero incompleto. Esas construcciones piramidales, esas ciudades y esa aparente civilización no fue obra de los habitantes ancestrales de las islas Azores (bashar), sino de Sulayman y sus huestes (insan). Fueron ellos quienes dejaron, hace ahora miles de años, esos rastros para que supiéramos que también allí estuvieron asentados.

En el Mapa 2 vemos cómo el Centro ha variado con Daud y Sulayman –se ha trasladado primeramente a Babilonia, a orillas del Golfo Pérsico (en la antigüedad estaba mucho más cerca que ahora del Mar Arábigo), y después se han creado otros 3 centros más simultáneos –India, Egipto y Creta, las cuatro esquinas de la Tierra como se las denomina en las tradiciones egipcia y mesopotámica (ver artículo XX y apéndices F4, F5 y F6). Arabia está en el centro de las cuatro y allí está el Valle de Bakkah con la Ka’abah marcando el lugar. Desde esas cuatro esquinas Sulayman y las generaciones posteriores a él recorrerán el mundo llevando la civilización y el Tawhid.

En las siguientes imágenes vemos construcciones piramidales en otras partes del mundo:

piram16

Candi Sukuh es un yacimiento arqueológico que se encuentra en la ladera occidental del monte Lawu en Java Central, Indonesia. En este yacimiento hay una pirámide escalonada rodeada de figuras de tamaño real. El templo de Candi Sukuh difiere por completo de otros templos budistas e hindúes de Java, pues sorprendentemente es de estilo maya.

En realidad, no es sorprendente, ya que claramente no se trata de un templo budista ni data de la fecha que le han asignado (siglo XV). Incluso las figuras son idénticas a las que encontramos en México, Perú o Bolivia.

IMAGEN Z24

piram17

El Chogha Zanbil en Irán, que significa “montículo de cestas”, es el ziggurat más antiguo existente en el Cercano Oriente. Localizado en la provincia de Khuzestan en Irán, se estima que el ziggurat de Chogha Zanbil tiene más de 3.000 años de antigüedad.

La Imagen Z24 muestra claramente que estas pirámides o ziggurat no eran templos alrededor de los cuales se construyesen enormes ciudades que pudieran albergar hasta 200.000 habitantes. Ni hay ciudades alrededor de Chogha Zanbil, ni cementerios ni tampoco hay indicios de que este enorme ziggurat jugase ningún papel en ninguna sociedad. No hay nada en su interior ni tiene sentido construir semejante edificación en medio de ningún sitio. La única explicación factible es la de que estas construcciones, que se encuentran esparcidas por toda la Tierra, eran marcas, señalizaciones, de los lugares por los que habían pasado Sulayman con sus huestes y, tras él, las siguientes generaciones.

De la misma forma que hoy se señalizan con una bandera los lugares para marcar que fuimos nosotros los primeros en llegar a ellos o, simplemente, para indicar que también nosotros hemos estado allí, así mismo, Suleyman marcó sus asentamientos y lugares de llegada con construcciones piramidales o megalíticas de forma que ni el tiempo ni el hombre pudieran destruirlas y borrar, así, sus huellas.

No se puede reconstruir la historia de ningún acontecimiento, por muy cercano que esté a nosotros, sino de forma subjetiva y, por lo tanto, tendenciosa y deformada. Nuestra proyecto, pues, es ofrecer una imagen estructural básica de los pilares o principios sobre los que se asienta el devenir humano. Estos pilares, fundamentalmente, son tres –el concepto de bashar y su posterior actualización (insan), los yin y Sulayman. Sin estos principios básicos es imposible entender el funcionamiento del juego existencial. Sin tenerlos en cuenta, será fácil caer en interpretaciones erróneas y fantasiosas que, sin explicar nada, añadan más confusión al ya enmarañado bosque de la interpretación histórica. La imagen nunca es completa ni puede serlo, pero es suficiente poder contemplar un claro paisaje enmarcado por el horizonte.

Las pirámides siempre han sido escalonadas en su origen, siempre han tenido la estructura de los ziggurat. No hay que pensar, por lo tanto, que en Egipto no hubiera pirámides escalonadas. Las hubo y todavía hoy podemos contemplar la magnífica pirámide de Saqqara, idéntica a las de América y África, a las que encontramos esparcidas por toda la Tierra:

IMAGEN Z25

piram18

La pirámide escalonada de Djoser en la necrópolis de Saqqara, Egipto

piram19

El yacimiento Koh Ker, en Camboya, está dominado por Prasat Thom, una pirámide de 30 metros que se eleva por encima de la jungla circundante. Un Garuda gigante (criatura mítica mitad hombre, mitad pájaro), tallado en los bloques de piedra, todavía guarda la parte superior, aunque ahora está parcialmente cubierta. Koh Ker ha sido hasta ahora uno de los lugares más remotos e inaccesibles de Camboya.

En las Imágenes Z27 y Z28 vemos un yacimiento arqueológico sumergido frente a la isla Yonaguni Jima, entre Okinawa y la costa de Japón. Kimura afirmó que había identificado diez estructuras frente a Yonaguni y otras cinco estructuras relacionadas frente a la isla principal de Okinawa. En total, las ruinas cubren un área que abarca 300 por 150 metros. Las estructuras incluyen las ruinas de un castillo, un arco de triunfo, cinco edificios y al menos un estadio grande, todos los cuales están conectados por carreteras y canales de agua y están parcialmente protegidos por lo que podrían ser enormes muros de contención. Kimura cree que las ruinas datan de al menos 5.000 años, según las fechas de estalactitas halladas dentro de cuevas submarinas que según él se hundieron con la ciudad. El monumento de Yonaguni es una estructura rocosa sumergida que se cree que podría tratarse del remanente de una civilización japonesa de 10.000 años de antigüedad. Fue descubierto por el operador de Dive Tour Kihachiro Aratake en 1985. Masaaki Kimura, geólogo marino de la universidad de RyuKyus en Japón, ha estado quince años buceando en toda esa zona. Kimura a lo largo de estos años ha llegado a la conclusión de que este monumento es definitivamente hecho por el hombre. Según Kimura, “la estructura más grande (monumento de Yonaguni) parece una pirámide complicada, monolítica y escalonada que se eleva desde una profundidad de 25 metros”. La estructura en sí se parece mucho a un ziggurat, un tipo de estructura que se encuentra en todo el mundo –en las pirámides de América Latina y ciudades de Oriente Medio como Ur. Kimura afirma que Yonaguni se construyó hace más de 10.000 años, cuando los niveles del mar eran mucho más bajos de lo que son ahora. Durante este tiempo, la isla de Yonaguni se habría conectado a la tierra principal de Taiwán, posiblemente una ruta comercial importante para su civilización.

Siempre el mismo misterio por resolver. Pensar que hubo hace 10.000 años una civilización japonesa no resuelve el problema –¿Cómo surgió esa civilización? ¿Quiénes eran esos japoneses que construyeron semejantes edificios? ¿De dónde llegaron? ¿Eran los propios nativos? Enigmas sin resolver. La respuesta es más sencilla que todo eso –también Japón fue visitado por Sulayman o por sus huestes en su misma generación o en las inmediatamente posteriores.

Si analizamos la estructura “religiosa” de Japón veremos que está basada en el recuerdo y veneración de “los ancestros”. La memoria colectiva no puede olvidar ese gran acontecimiento, cuando hombres de una gran sabiduría llegaron a la Isla y la civilizaron.

piram20

Este a modo de reportaje fotográfico no es, sino una pequeña muestra de la exuberante proliferación por toda la Tierra de este tipo de construcciones, de este tipo de marcas, de señalizaciones, que nos recuerdan la dispersión del insan por todo el mundo en tiempos de Sulayman y sus huestes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s