Si los israelíes sintiesen VERGÜENZA por lo que está haciendo su gobierno en Cisjordania sería una señal de que verdaderamente pertenecen a Israel.

gaza1

Slavoj Zizek para RT

La última escalada árabe-judía revela que el estado de derecho se está desintegrando en Israel, al menos para los palestinos, que se quedan solos y no pueden apelar a ninguna agencia superior que intervenga cuando sean atacados.

A veces, el gobierno esloveno hace algo que me avergüenza profundamente de ser ciudadano de Eslovenia. Uno de esos momentos llegó a principios de este mes cuando, en un acto de solidaridad con Israel, decidió (junto con Austria y la República Checa) ondear banderas israelíes junto a las banderas nacionales y de la UE en los edificios gubernamentales. La explicación oficial fue que Israel está bajo ataques con cohetes desde Gaza y tiene que defenderse, ninguna de las habituales llamadas a la moderación mutua, solo una clara asignación de culpa.

Pero la escalada actual del conflicto palestino-israelí no comenzó con cohetes desde Gaza; comenzó en Jerusalén Este, donde Israel está nuevamente tratando de desalojar a las familias palestinas. La frustración de los palestinos es fácilmente comprensible: durante más de 50 años, después de la Guerra de los Seis Días de 1967, han estado atrapados en Cisjordania en una especie de limbo, sin identidad, refugiados en su propia tierra.

Esta prolongación redunda en el interés de Israel: quieren Cisjordania, pero no quieren anexarla directamente, porque al hacerlo tendrían que convertir a los palestinos que viven allí en ciudadanos israelíes. Así que la situación se prolonga y de vez en cuando se ve interrumpida por negociaciones que fueron perfectamente descritas por un participante palestino: ambas partes se sientan en lados opuestos de una mesa con una pizza en el centro, y mientras negocian cómo dividirse la pizza, una de las partes se la está comiendo.

Cuando, en señal de solidaridad con los palestinos que protestaban en Cisjordania, Hamas comenzó a lanzar cohetes contra Israel, este acto ha servido como el terreno perfecto para que Netanyahu ganara puntos políticos. Pero Netanyahu tuvo que admitir que los disturbios civiles en Israel eran una amenaza mayor que los cohetes de Gaza. Condenó la “anarquía” de la violencia judía-árabe en todas las ciudades de Israel.

Uno de los puntos focales de las protestas es la ciudad israelí de Lod, al sureste de Tel Aviv, con una fuerte presencia palestina. El alcalde de Lod ha descrito los hechos como una “guerra civil”. Pandillas de ambos lados están aterrorizando a individuos, familias y comercios, hasta linchamientos directos.

“Los israelíes judíos de extrema derecha, a menudo armados con pistolas y operando a la vista de la policía, se han trasladado a áreas mixtas esta semana. En mensajes compartidos por un grupo supremacista judío en línea, los judíos fueron llamados a inundar Lod. “No vengas sin ningún instrumento de protección personal”, decía un mensaje “, informó The Guardian el sábado. “Amir Ohana, el ministro de seguridad pública, ha alentado el vigilantismo, anunciando el miércoles que los ‘ciudadanos respetuosos de la ley que portaban armas’ eran una ayuda para las autoridades. Hizo los comentarios después de que un presunto pistolero judío fuera acusado de matar a un árabe en Lod. El ministro, sin presentar pruebas, dijo que fue en defensa propia.”

El aspecto más peligroso de la situación es que la policía israelí ni siquiera pretende actuar como agente neutral de la ley y la seguridad ciudadana; Según los informes, aplaudían a la turba judía de extrema derecha que ondeaba banderas israelíes en Lod.

En resumen, el estado de derecho se está desintegrando en Israel, al menos para sus ciudadanos palestinos: se les deja solos, solos. Esta escandalosa situación es solo una consecuencia de lo que ha estado sucediendo en Israel en los últimos años: la extrema derecha abiertamente racista (que quiere afirmar lo que llama obscenamente la “plena soberanía” de Israel sobre Cisjordania y trata a los palestinos que viven allí como intrusos) es cada vez más reconocida como legítima y se está convirtiendo en parte del discurso político. Esta postura racista siempre ha sido la base de facto de la política israelí, pero nunca fue reconocida públicamente; era solo la motivación secreta, aunque conocida por todos, de los políticos israelíes, cuya posición oficial fue siempre (al menos hasta hace poco) la solución de dos Estados y el respeto de las leyes y obligaciones internacionales.

Ahora que esta fachada de respeto por la ley se está disolviendo, no es suficiente decir que la realidad que vemos ahora fue la verdad detrás de la apariencia desde el principio. Las apariencias son esenciales; nos obligan a actuar de cierta manera, por lo que sin la apariencia, la forma en que actuamos también cambia. La distancia entre la apariencia pública y la oscura realidad detrás de ella permitió a Israel presentarse como un estado de derecho moderno en contraste con el fundamentalismo religioso árabe, pero con esta aceptación pública del racismo fundamentalista religioso, los palestinos son ahora una fuerza de neutralidad secular, mientras que los israelíes actúan como fundamentalistas religiosos.

El historiador italiano Carlo Ginzburg propuso la noción de que la vergüenza por el país de uno, no el amor por él, puede ser la verdadera marca de pertenencia a él. Un ejemplo supremo de tal vergüenza ocurrió en 2014 cuando cientos de supervivientes del Holocausto y descendientes de supervivientes compraron un anuncio en el New York Times del sábado en el que condenaban lo que denominaron “la masacre de palestinos en Gaza y la ocupación y colonización en curso de la Palestina histórica.” “Estamos alarmados por la deshumanización extrema y racista hacia los palestinos en la sociedad israelí, que ha alcanzado su punto más álgido”, decía su declaración.

Quizás hoy, algunos israelíes reunirán el coraje para sentir vergüenza a propósito de lo que los israelíes están haciendo en Cisjordania y en el propio Israel, no, por supuesto, en el sentido de vergüenza de ser judíos, sino, por el contrario, de sentir Vergüenza por lo que la política israelí en Cisjordania está haciendo con el legado más precioso del judaísmo.

gaza2

SONDAS: Es decir, que Israel va bien, los judíos van bien, excepto por un puñado de fundamentalistas religiosos de extrema derecha. También la Alemania de 1935 era una Alemania sana e inteligente a excepción de los nazis –un insignificante grupo incrustado en la sociedad. Esta es la estrategia que nos permite seguir con nuestras fechorías, pues siempre hay un sector minoritario al que culpar –cuando se quiere justificar la ocupación de una parte del territorio palestino, se echa mano del Génesis y de la voluntad divina; una vez que se han calmado las aguas y se trata de fluir con la corriente materialista, se vuelven todos ateos. Alemania se ha salvado de la quema, pues la segunda guerra mundial la organizaron los nazis, no los alemanes.

Un individuo que hoy insiste en seguir llamándose judío es un hipócrita ignorante, un oportunista (ver Artículo XX).