Recién salido de la prensa: el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, admite que Israel es el “laboratorio del mundo”.

rat1

Gilad Atzmon para The Unz Review

Si los israelíes están confundidos por el hecho de que su gobierno los trate como mascotas de laboratorio, si se preguntan por qué se ha evaporado su libertad para viajar, socializar o incluso ganarse la vida, el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dio ayer una respuesta impecable. En una entrevista con la NBC Bourla, declaró:

Creo que Israel se ha convertido en el laboratorio del mundo en este momento porque están usando solo nuestra vacuna en este estado y han vacunado a una gran parte de su población, por lo que podemos estudiar tanto los índices económicos como los de salud.

No tengo ningún problema con los experimentos médicos que involucran a humanos si los participantes son plenamente conscientes de todas las posibles circunstancias y consideraciones involucradas en su consentimiento. Esto no sucedió en Israel. Mediante los “pasaportes verdes”, el gobierno prácticamente amenaza con penalizar a cualquiera que se niegue a participar en un experimento de “laboratorio” para una empresa farmacéutica gigante con un historial más que problemático.

Los resultados de este experimento de Pfizer-Israel no son necesariamente alentadores. Aunque es posible, como sugieren algunos estudios, que la mayoría de las personas vacunadas tengan al menos protección a corto plazo contra el Covid-19, nadie puede negar el hecho asombroso de que en solo 8 semanas de vacunación masiva el número total de muertes por Covid-19 en el Estado judío casi se duplicó con respecto al número acumulado en los diez meses anteriores.

Desde que Israel se transformó en una nación de conejillos de Indias, un virus que solía atacar a los ancianos y a las personas con problemas de salud graves ahora ha cambiado su naturaleza por completo. Después de solo 2 meses de una campaña de vacunación masiva ‘exitosa’, el 76% de los nuevos casos de Covid-19 tienen menos de 39 años. Solo el 5,5% tienen más de 60 años. El 40% de los pacientes críticos tienen menos de 60 años. El país también ha detectado un fuerte aumento en Casos de Covid-19 entre mujeres embarazadas, y más de una se encuentra en estado crítico. En las últimas semanas, los casos de Covid-19 en recién nacidos experimentaron un aumento del 1300% (de 400 casos en niños menores de dos años el 20 de noviembre a 5.800 en febrero de 2021).

La evidencia recopilada en Israel apunta a una estrecha correlación entre la vacunación masiva, los casos y las muertes. Esta correlación apunta a la posibilidad de que sean los vacunados quienes realmente propaguen el virus o incluso una variedad de mutantes los responsables del cambio radical en los síntomas mencionados anteriormente.

Cuando NBC le preguntó al CEO Bourla si uno podía infectar a otros después de recibir dos dosis de la vacuna, Bourla admitió:

Es algo que necesita ser confirmado, y los datos del mundo real que estamos obteniendo de Israel y otros estudios nos ayudarán a entender esto mejor.

Si el CEO Bourla no está seguro de si su “vacuna” previene la propagación de la enfermedad, ¿por qué la vende en todo el mundo? ¿Por qué un gobierno debería permitir el uso de esta sustancia hasta que se hayan tomado todas las precauciones necesarias? Además, a la luz de la preocupación emergente de que los vacunados puedan propagar la enfermedad (que el CEO Bourla no niega), ¿cuál es el significado del “pasaporte verde”? Supongo que un documento así podría reemplazarse fácilmente por un “certificado de crédulo” otorgado a aquellos que fueron lo suficientemente tontos como para entregarse.

Pero Bourla no tiene que esperar mucho más para obtener los “resultados” de su “laboratorio”. Puedo proporcionarle los números más relevantes asumiendo que él o cualquier otra persona en Pfizer puede leer gráficos básicos. Todos los países que cayeron en la trampa de la vacunación masiva han experimentado un aumento similar sin precedentes de casos y muertes.

Los gráficos de recopilación apuntan a la innegable correlación entre la vacunación masiva y un aumento exponencial de casos y muertes por Covid-19. El aumento en los casos a menudo se detecta 2-3 días después del lanzamiento de la campaña de vacunación masiva.

En el momento en que Israel se vacunó, estaba presenciando un fuerte aumento exponencial de la morbilidad y la muerte. Palestina, literalmente la misma tierra, vio caer en picado su número de casos y muertes.

Bourla y el primer ministro Netanyahu deberían hacer un esfuerzo intelectual y explicarnos cómo es posible que en Gaza, una prisión al aire libre y uno de los terrenos más densamente poblados de este planeta, el número de casos de Covid-19 sea mínimo y sin vacuna.’

Pero Palestina no está sola, ya que la situación en Jordania es similar. Mientras Israel vio elevarse sus cifras de muertes por Covid-19, las muertes por Covid-19 de Jordania desde mediados de noviembre en adelante parecen hacer por una pendiente resbaladiza.

Gran Bretaña pasó por una experiencia trágica similar, si no idéntica. Lanzó una campaña de vacunación masiva el 7 de diciembre solo para ver cómo el número de casos y muertes de Covid-19 aumentaba como nunca antes.

En ese momento, Gran Bretaña vio su NHS desmoronarse, mientras que los vecinos del reino que tardaron en tomar la decisión sobre la vacunación vieron caer rápidamente sus números de Covid-19.

Obviamente, no soy el único que ve que algo salió dramáticamente mal en Israel. Un grupo de investigadores disidentes que analizaron los números involucrados con el actual experimento israelí de Pfizer publicó un estudio detallado hace dos semanas. “Concluimos”, escribieron, “que las vacunas de Pfizer, para los ancianos, mataron durante el período de vacunación de 5 semanas alrededor de 40 veces más de las que habría matado la enfermedad en sí, y unas 260 veces más que la enfermedad entre los más jóvenes. ”

Basado en el experimento de ‘laboratorio’ de Pfizer/Israel, saqué la siguiente conclusión sarcástica: si contrae el coronavirus, puede morir, pero si sigue el camino de Pfizer, no solo tiene un 95% de posibilidades de sobrevivir además del 99,98% proporcionado por Covid-19, también puede matar a otras personas en el camino.

rat2

SONDAS: Una vez que hemos otorgado a los hombres, hombres como nosotros, que forman los gobiernos, dirigen las organizaciones internacionales, las instituciones gubernamentales… el poder “divino” de legislar, de producir leyes, el control de nuestras vidas ha pasado a sus manos. Carece de toda efectividad que nos manifestemos, que denunciemos ante los tribunales de justicia las leyes que consideramos anticonstitucionales, pues también el poder judicial forma parte del mismo poder –los unos protegen a los otros y todos son juez y parte en los conflictos.

Una vez que el hombre ha adquirido el derecho a legislar, la policía y el ejército protegerán ese derecho contra cualquiera que vaya en contra de él, aunque demuestre que ese derecho se está ejerciendo tiránicamente, incorrectamente.

De esta forma, el sistema democrático se convierte en una argolla que nosotros mismos nos ponemos al cuello –esos hombres que legislan lo hacen con nuestra aprobación. Somos nosotros quienes hemos santificado su poder de legislar, su poder de organizar nuestras vidas según su conveniencia o, incluso, de eliminarlas si la razón de estado así lo requiere.

¿Debemos resistir? Debemos resistir, pero quizás ya es tarde para apoderarse del control, para formar parte de la “junta de accionistas” que toman las decisiones. Durante decenios se ha ido preparando esta situación sin que notáramos nada, sin que nos diéramos cuenta de que las elites, el deep state, el “sistema”, tenían un plan a corto y largo plazo para hacerse con el control de las sociedades y de los individuos.

Sin embargo, en vez de reaccionar, de reflexionar, de analizar, la gente hace cola para vacunarse y recibir el “pasaporte verde”, y luego se dirige a una agencia de viajes para reservar una plaza de hotel junto a la playa. Eso le da seguridad. Le hace sentir que nada, realmente, ha cambiado, que todo sigue igual, que es inmortal.

Reconocer la verdad no significa que vaya a ser efectiva en nuestras vidas. Hace falta determinación y un contexto en el que se pueda aplicar. Hace falta salirnos del quiste en cuyo interior estamos encerrados. Hace falta encontrar el sentido de la vida, el sentido de la existencia. Tan solo esa búsqueda ya es en sí todo un hallazgo.