Por qué no podemos “simplemente marcharnos” de Afganistán

Ron Paul para Ron Paul Institute

La semana pasada, el presidente Biden anunció la retirada “total” de Estados Unidos de Afganistán, la guerra más larga en la historia de Estados Unidos, para el vigésimo aniversario del ataque del 11 de septiembre en Estados Unidos. Si bien este anuncio es bienvenido, el retraso en la retirada puede provocar que los estadounidenses y afganos mueran innecesariamente por una buena óptica de relaciones públicas en casa. Todos recordamos cuántos estadounidenses murieron después de la maniobra de “Misión cumplida” del presidente Bush en Irak.

La guerra ha sido un desastre desde el primer día. Entonces, ¿por qué esperar para terminarla?

La Administración Trump había negociado un acuerdo para que Estados Unidos saliera de Afganistán el primero de mayo, pero en su obsesión por deshacerse de todo lo relacionado con Trump, el presidente Biden continuará manteniendo a las tropas estadounidenses en peligro en esta guerra sin sentido.

Los talibanes han mantenido su parte del “Acuerdo de Doha” firmado bajo el entonces presidente Trump: ningún estadounidense ha muerto en Afganistán durante más de un año. Sin embargo, la parte estadounidense bajo el presidente Biden violará formalmente el Acuerdo al mantener las tropas estadounidenses en el país después del 1 de mayo. Los talibanes han anunciado que responsabilizarán a Estados Unidos por permanecer en el país después de la fecha de salida acordada. Eso significa que más estadounidenses pueden morir.

El resultado de la guerra no se verá alterado en lo más mínimo si se mantienen las tropas estadounidenses en Afganistán cuatro meses más. La retirada ya está anunciada y nadie que preste atención espera que sobreviva el corrupto gobierno de Kabul respaldado por Estados Unidos. Es la misma situación que en Saigón, lo que demuestra que la política exterior y el ejército estadounidenses intelectualmente en bancarrota no ha aprendido absolutamente nada de la historia. Por lo tanto, si otro estadounidense muere, ¿quién le explicará a la familia en duelo por qué su ser querido tuvo que permanecer en peligro para una buena sesión de fotos del 11 de septiembre?

Un artículo reciente en Military Times describe el desastre masivo de la guerra de dos décadas de Estados Unidos en Afganistán: más de dos billones de dólares gastados, gran parte de ellos destinados a financiar prácticas corruptas en Afganistán y aquí en casa. Y lo que es peor, un cuarto de millón de personas han muerto en la guerra.

Aplaudimos la decisión del presidente Biden de ignorar las demandas de todos los neoconservadores que han acudido en masa para apoyar a su administración, pero como suele ser el caso, cuando se trata de Washington hay que leer realmente la letra pequeña cuando algo suena demasiado bueno para ser cierto. En este caso, la letra pequeña es que Estados Unidos no abandonará Afganistán en absoluto. Como señala un reciente artículo en The Grayzone, la guerra afgana continuará con las fuerzas especiales de Estados Unidos, los paramilitares de la CIA y mercenarios a sueldo ocupando el lugar de los soldados estadounidenses. La guerra no va a terminar, simplemente se va a “privatizar”.

Mi filosofía es simple: si entramos, es que podemos salir. Necesitamos marcharnos completamente de Afganistán… desde ayer.

SONDAS: En todos los casos, la narrativa es siempre la misma –fue un error invadir este o aquel país, muchos soldados norteamericanos han muerto, quizás sea mejor irnos o mantener un mínimo de tropas para garantizar la democracia y los derechos humanos. ¡Vomitivo! Y, sin embargo, sigue funcionando, pues no hay ningún poder ante el que tengan que rendir cuentas. Y mientras no haya este poder, seguirán invadiendo países, robándoles su riqueza y sus recursos, organizando golpes de estado, asesinando a líderes molestos y un devastador etcétera.

Ron Paul, por ejemplo, no toca la otra parte del conflicto, la parte afgana, los muertos afganos, la destrucción sistemática de Afganistán. Se trata, simplemente, de un mal paso, de un mal cálculo… y hay que salir. ¿Sin pagar nada? ¿Un mero bye, bye? Así piensan los norteamericanos críticos.

La cuestión aquí es cómo van a reaccionar los Talibanes ante la ruptura estadounidense del compromiso de salir de Afganistán en mayo. El modelo a seguir, ya lo hemos dicho, es Vietnam –la guerra continúa y cuando queráis marcharos, la puerta está abierta, pero sin condiciones.

Estados Unidos rompió el acuerdo nuclear con Irán, ha roto el acuerdo con los talibanes y seguirá rompiendo todos los acuerdos con terceros países. El único acuerdo realista con USA es –la guerra continúa.