No lloraré por el príncipe Felipe. En cambio, lloraré por las personas y los países destruidos por el imperialismo británico.

Nylah Burton para Business Insider

El 9 de abril, el duque de Edimburgo, el príncipe Felipe, ha muerto a la edad de 99 años en el castillo de Windsor. Antiguo príncipe de Grecia, antes de que su familia fuera derrocada, el príncipe danés-alemán Felipe fue el marido de la reina Isabel II de Gran Bretaña durante más de siete décadas.

Representantes de la Commonwealth y otros líderes mundiales han enviado rápidamente sus condolencias a la Casa de Windsor, y muchas personas en las redes sociales han expresado su pesar por la muerte del Duque.

Pero muchos otros han manifestado alegría o indiferencia. Algunos podrían pensar que esta respuesta es insensible, pero no estoy de acuerdo. Es una respuesta apropiada para cualquiera que condene las acciones coloniales y los genocidios perpetrados por el Imperio Británico, o sea un aliado de los miles de millones de personas a las que han oprimido. Es posible que el príncipe Felipe no haya tenido ningún poder en el gobierno, pero es parte de una familia que representa y es cómplice del asesinato, la esclavitud, el trabajo forzoso y la colonización de una amplia franja del mundo.

Personalmente, me niego a llorar por él. Hacerlo sería una traición a todo lo que ha pasado mi familia. Soy descendiente de la gente esclavizada y colonizada en el sur de Estados Unidos y el Caribe. Me niego a dar el pésame o reflexionar sobre su vida con dolor.

En cambio, elijo recordar a aquellos que perdieron la vida en la lucha contra lo que representa su familia. En cambio, pasaré hoy recordando a los revolucionarios que perdieron la vida luchando contra el Imperio Británico y las secuelas del imperialismo británico.

Honraré la rebelión de esclavos jamaicanos de 1831, donde las plantaciones fueron consumidas por las llamas. Recordaré a los asesinados durante las cinco semanas que los británicos pasaron reprimiendo la rebelión. Y me asombraré de cómo ese levantamiento inspiró otras insurrecciones, en Irlanda del Norte, India y el Movimiento de Derechos Civiles de Estados Unidos.

Ora por la gente colonizada

¿Por qué sentiría simpatía por un hombre que pasó su vida dedicado a La Corona, en cuyo nombre mis antepasados ​​fueron esclavizados y oprimidos, violados y torturados? El príncipe Felipe no hizo estas cosas directamente, pero defendió el imperialismo toda su vida. No tengo nada dentro de mí que pueda llorarle.

Su esposa, la Reina, lo amaba, por supuesto. Pero mis antepasados ​​también se amaban, fueron separados y vendidos. Los aborígenes y los isleños del Estrecho de Torres amaban a sus hijos, a quienes enviaban a misiones para ser capacitados como sirvientes domésticos y a quienes se utilizaba como peones para erradicar los lazos comunitarios y las lenguas aborígenes. De los casi 700 idiomas que se hablaban cuando los británicos desembarcaron en Australia, solo se hablan 13 en la actualidad.

¿Por qué debería preocuparme por la familia del duque, cuando la máquina imperialista a la que servía arruinó la vida de tantas otras familias?

No llenaré mi corazón con pensamientos y oraciones por el duque, llenaré mi corazón de rabia por cómo el Imperio Británico detuvo a los indios sin juicio e irrumpió en sus hogares sin orden judicial, lo que se llamó “na dalil, na vakil”, es decir, sin argumento, sin abogado, sin apelación.

No rezaré por el alma del Príncipe Felipe; Rezaré por las almas de los más de 1.000 civiles asesinados el 13 de abril de 1919, cuando el general Reginald Dyer masacró a los indios en Amritsar, India.

Rezaré por los afroamericanos y los caribeños que fueron robados de sus tierras y traídos a las Américas para morir por la sal, el azúcar y el arroz. Rezaré por mis antepasados ​​en el fondo del Atlántico y enterrados en el suelo de la tierra robada de Estados Unidos. Oraré por los afroamericanos y los pueblos indígenas de hoy que están siendo asesinados por la policía como resultado directo de la trata de esclavos británica y el genocidio de los pueblos indígenas en las Américas.

Rezaré por aquellos en Belfast, que en este momento están protestando por la libertad y la liberación del Brexit, todavía recuperándose de un conflicto fabricado casi en su totalidad por las maquinaciones coloniales de los británicos. Oraré por las vidas perdidas en Gales, Irlanda y Escocia en casi mil años de repetidas invasiones.

No derramaré una sola lágrima en recuerdo del príncipe Felipe, cuya familia fue derrocada como miembro de la realeza griega. Lloraré por las personas que huyeron de Somalia y Siria, países devastados por la guerra y que han sido invadidos por los británicos.

Rezaré por las personas que han muerto en los campos de refugiados a causa de enfermedades. Rezaré por aquellos que tal vez nunca vuelvan a ver su tierra natal, o que perdieron a casi toda su familia gracias al Imperio Británico.

No reflexionaré sobre lo “culto” que pudo haber sido el príncipe Felipe. En cambio, sentiré pena por cómo las antiguas colonias británicas en África, como Nigeria, todavía sienten una lealtad fuera de lugar a la cultura y autoridad británicas.

Deje que la familia del príncipe Felipe lo llore. Eso es natural. Pero no lloraré, no lloraré, no enviaré mi pésame.

El príncipe Felipe pasó su vida aceptando y abrazando la institución y los sistemas británicos que devastaron el mundo. Era miembro de la familia imperial y un racista notorio. Algunos pueden llamarme cruel, pero la verdadera crueldad son las atrocidades cometidas para que esta familia pueda mantener su estatus global. No merece mi simpatía. Pero los miles de millones de personas dañadas por el Imperio Británico no solo merecen mis lágrimas, también merecen la libertad.

SONDAS: El deep state es británico, nacido de la trucada corona que fue recogiendo la basura escandinava y restos europeos hasta conformar un poder que se hizo a la mar sobre las rutas que España y Portugal habían surcado y consignado en mapas precisos con la inestimable experiencia de los marinos árabes y chinos que llevaban décadas recorriendo mares y océanos.

Todo quedó sepultado bajo la historia encubridora que regalaron al mundo los británicos tras la segunda guerra mundial, con un deep state que controlaba el mundo bajo los auspicios de la corona británica y los grandes consorcios estadounidenses.

El mundo ha quedado asfixiado bajo la bota británica como quedó asfixiado George Floyd bajo la bota de los supremacistas blancos, demócratas y republicanos, descendientes de la señora que se toma el té de las 5 servida por sus esclavos indios.

El artículo de Nylah Burton endereza la demagógica propaganda que los medios del deep state se han precipitado a lanzar al mundo. Mas no deberíamos llorar por las víctimas, sino, antes bien, deberíamos luchar hasta enterrar a sus verdugos en las heladas aguas de Groenlandia, o aún más al norte.