Los ‘death cafe’ se esparcen por el mundo.

muer1

Las discusiones francas en los cafés de la muerte han ayudado a los asistentes a querer cultivar relaciones más profundas y apreciar cada momento con sus seres queridos.

Ming Teoh para The Star

En los cafés de la muerte, que organiza Catherine Ooi, espera ayudar a las personas a aprovechar al máximo sus vidas. El defensor de la muerte positiva, alguien que ayuda a las personas a aceptar la muerte en lugar de temerla, cree que poder hablar abiertamente sobre el final del tiempo vital permitirá a las personas llevar vidas más satisfactorias.

“Debido a que la muerte se considera un tema tabú del que la sociedad no habla, las personas no tienen la oportunidad de aceptar su mortalidad y, como resultado, es posible que no se acepte bien este final existencial”, dice Ooi, de 40 años, que trabaja en un hospicio en Malasia.

muer2

Nicole Heidbreder, dueña de un death café en Washington DC

Nuestros cafés de la muerte brindan una oportunidad para que personas de cualquier origen, religión, cultura o creencia se reúnan en un entorno sin prejuicios para hablar sobre la muerte y el hecho mismo de morir, uno de nuestros mayores tabúes de conversación. ¿Intrigado? Acompáñame … recuerda, ¡hablar de la muerte no hará que suceda!

El tema tan temido de la muerte y el morir nunca es fácil de discutir, pero ¿por qué no aprovechar la oportunidad para venir, compartir, aprender y discutir en un ambiente seguro, amigable y relajado?

¡Las reuniones son informales, profundas y sin morbo! ¡Todos son bienvenidos a traer sus pensamientos, amigos y familiares!

muer3

SONDAS: Es una buena idea, una buena forma de comenzar la nueva normalidad. Hablamos y celebramos el primer acontecimiento, el nacimiento, que tiene lugar en uno de los extremos del palo vital, pero nos olvidamos del último acontecimiento que tiene lugar en el otro extremo –la muerte.

¿Por qué se ha convertido en un tabú hablar de la muerte? ¿Puede haber algo más natural, más intrigante, más apremiante… que hablar de un hecho ineludible en el que todo el mundo cree? En cualquier otro asunto habrá discrepancias, pero la muerte es una realidad cuya existencia nadie discute. ¿Por qué entonces se ha convertido en un tema casi prohibido?

Hay una razón que todos conocemos. La muerte es lo que invalida y anula cualquier idea de inmortalidad o de construir el paraíso en este mundo. Se nos ha propuesto una visión materialista de la vida con el apoyo de la “ciencia”. En esta propuesta varias promesas –inmortalidad, salud sostenida, viajes interestelares, contactos con otras civilizaciones extraterrestres… y otras sandeces por el estilo, muy poco científicas.

Pero mucha gente se las ha creído mientras atiende a sus familiares enfermos a punto de morir. Y eso es lo científico, que morimos; esa es la realidad irreductible, la muerte. Y es de eso de lo que debemos hablar, analizar, investigar… pues es la muerte, precisamente, lo que da sentido a nuestra vida. Es la puerta necesaria para penetrar en otra fase existencial. Es la puerta que nos permite seguir el viaje existencial. Y esa, curiosamente, es la puerta que nos ha cerrado la “ciencia”, la visión materialista, enferma, ignorante.

Si se llevan con sabiduría estas reuniones en los death cafe, estamos seguros que darán muy buenos resultados.