Las “lindas” (cuties) de Netflix: No es el primer intento de hollywood de normalizar la pedofilia

Brandon Smith para alt-market

Acabo de ver partes de esta película, incluidas escenas que forman la trama para tener una idea clara del contenido total, así como algunos clips de las notorias escenas que tanto han enfurecido al público. Y puedo decir SIN DUDA ALGUNA que esta película es de hecho pornografía infantil según la definición legal del Departamento de Justicia. Una advertencia: NO les recomiendo que vean esta película, pero si lo hacen, tengan en cuenta que el contenido es muy perturbador.

Si ha oído a los principales medios de comunicación decir que la reacción a esta película ha sido “exagerada” y parte de una “conspiración de derechas”; entonces estoy aquí para decirte que le mintieron. Si bien sigo manteniendo mi posición de que Qanon es una broma y una operación psicológica que se ha equivocado en casi todas las predicciones que ha hecho, uno no tiene que ser parte del culto-Q para ver en el fondo mismo de “Lindas” el intento de normalizar la pedofilia.

Los argumentos hechos por los medios predominantemente de justicia social han expuesto su posición real sobre el tema del mal, y resulta que ¡todos están a su favor! Una vez más, el ala dura de la izquierda política expone su verdadera naturaleza cuando se trata de la defensa de contenidos terribles. Ha habido indicios de esto en campañas anteriores de los medios, como el medio de izquierda “Salon” y un artículo que publicaron en defensa de la pedofilia escrito por un pedófilo autoproclamado. ¿Su argumento? Que la pedofilia debería tratarse con más empatía siempre que los pedófilos no pongan en práctica sus impulsos. “Salon” luego retiró el artículo, pero otros medios argumentaron que deberían haberlo publicado.

Inicialmente, las críticas al tráiler de la película “Lindas” han sido recibidas con burlas de los expertos de los medios de comunicación, las únicas personas que habían visto la película en su totalidad. Estos expertos afirmaban que los críticos de la película no tenían idea de lo que estaban hablando y que el tráiler no transmitía el verdadero mensaje de la película, que supuestamente es que la explotación sexual de niños es “mala”. Sin embargo, cuando se estrenó la película, quedó claro que se trataba de una mentira.

Se puede encubrir la pornografía infantil en tantas declaraciones de “arte” y “discurso” como se quiera, pero al final del día sigue siendo pornografía infantil. El hecho de que fuera dirigida por una mujer de África occidental que emigró a Francia es irrelevante. Las mujeres africanas migrantes también pueden ser pedófilas y psicópatas. Y sí, cualquiera que exponga a las niñas de 11 años a este tipo de cine es un psicópata.

Los métodos cinematográficos y los ángulos de la cámara son los que lo delatan, y cualquiera que haya estudiado cine entiende cómo funciona. Los caracteres sexualizados en películas tienden a prestarse a una cierta forma de cinematografía diseñada para embellecer y seducir.

Tomemos como ejemplo la película “Dancing At The Blue Iguana” (que de hecho me gusta), una película sobre las sórdidas vidas de estriptistas que intentan sobrevivir en Los Ángeles. Tomemos nota del trabajo de la cámara en esa película y luego, si podemos soportarlo, comparémoslo con las escenas de baile en “Lindas”. El trabajo de la cámara es EL MISMO, flotando sobre ciertas partes del cuerpo de manera voyerista. La diferencia es que “Dancing At The Blue Iguana” está protagonizada por MUJERES ADULTAS, no niñas de 11 años.

“Lindas” es a menudo defendida por los medios como una película “ganadora de premios” de Sundance; es decir, si las élites de la casa de arte lo aprueban, es un material social y moralmente aceptable. Es simplemente “demasiado inteligente” para que los plebeyos lo comprendan, ¿verdad? Bueno, yo mismo soy un cinéfilo desde hace mucho tiempo y sé cuándo estoy viendo “arte” y cuándo estoy viendo explotación, y “Lindas” es una explotación clara. También debe tenerse en cuenta que el cofundador del Festival de Cine de Sundance se declaró culpable de los cargos de abuso sexual infantil hace solo un año. Entonces, tal vez el hecho de que una película tenga la etiqueta del premio Sundance no constituya una entrada gratuita para la pedofilia.

Por supuesto, la película “Lindas” no es la primera vez que Hollywood intenta normalizar la sexualización de los niños. En 1932 y 1933, justo al comienzo de la Gran Depresión, el productor Jack Hays y el director Charles Lamont lanzaron una serie de al menos ocho películas que se llamarían “Baby Burlesque”. Las películas contaron con actores y actrices extremadamente jóvenes, incluida Shirley Temple antes de convertirse en un éxito de taquilla, representando historias y escenas para adultos, vestidos con trajes de adultos. Las películas contenían connotaciones sexuales penetrantes, y si está familiarizado con las formas en que los productores de Hollywood abusaron brutalmente de Temple durante su tiempo como actriz, las películas se caracterizan por una morbosidad adicional.

La fórmula de las películas “Baby Burlesque” era retratar a actores jóvenes en situaciones adultas y luego etiquetarlo como “parodia”. Esto incluyó a una joven Temple interpretando a una prostituta vestida con una reveladora “ropa de calle”, diciendo cuánto cuesta. Las últimas películas de Temple retratarían a un niño pequeño, a menudo huérfano, adoptado por un rico benefactor o pasando toda la película con él. Los padres generalmente no aparecen en las películas o son asesinados de alguna manera trágica, dejando al niño solo y vulnerable. Los bailes e incluso las canciones de las películas son semi-eróticos, especialmente para la época. Las relaciones entre los niños y los adultos benefactores son extrañas y, por lo general, se describen como una interacción casi romántica en lugar de una interacción normal entre adultos y niños que los cuidan. Hollywood ha estado haciendo esto durante mucho tiempo. “Lindas” no es más que una versión modernizada de “Baby Burlesque”.

Para ser claros, Netflix no ha producido “Lindas”, solo ha financiado la distribución de la misma. Dicho esto, su campaña promocional mostró directamente los elementos sexuales y nada más, lo que indica lo que REALMENTE les importaba, y no era la trama. Una vez que la película se lanzó al público, se hizo evidente que los tráileres de la película solamente mostraban el iceberg del contenido pedófilo real.

El casting de la película tardó 6 meses en completarse y más de 700 chicas han realizado audiciones para los papeles de protagonistas. La directora Maïmouna Doucouré sigue defendiendo la película, calificándola de proyecto “feminista”. No es algo sorprendente. La naturaleza desquiciada y mentalmente perturbada del movimiento por la justicia social se presta a todo tipo de desórdenes. El mayor problema es su obsesión por el relativismo moral y su capacidad para racionalizar cualquier número de delitos en nombre de la “diversidad”, la “igualdad” o la “interseccionalidad”. Estas son palabras huecas de moda originadas por personas huecas, que no sirven de excusa para el mal comportamiento. Al igual que con “Baby Burlesque”, la pornografía infantil a menudo se enmascara como algo más. En el caso de “Lindas”, la explotación infantil se enmascara como un comentario vago sobre la explotación infantil. ¿Es una ironía ciega? No, en realidad no. Más bien, en mi opinión, ha sido algo planeado.

Me parece interesante que las redes de pedófilos en Hollywood elijan los momentos más inestables de la historia como trampolín para introducir la sexualización infantil a la conciencia pública. Inundaron el mercado del entretenimiento con películas de “Baby Burlesque” justo al comienzo de la Gran Depresión. Ahora están empujando los límites aún más durante una pandemia, disturbios y crisis económica en la actualidad. ¿Mi teoría? Ven la debilidad y la incertidumbre generalizadas en nuestra sociedad y la ven como una oportunidad para cambiar fundamentalmente nuestros límites morales.

Lo que las elites quieren es que miremos películas como “Lindas” y digamos “Vaya, esto de la pedofilia no es tan malo como parece… y tal vez no esté tan mal que nos exciten los niños de 11 años…” Algunos ya lo están diciendo de hecho en YouTube ahora mismo en defensa de la película.

Resumiendo: si los niños de 11 años te excitan, entonces eres psicológicamente defectuoso y debes separarte del resto de la sociedad por el bien de todos. Hay ciertos comportamientos que nuestra cultura no puede ni debe adoptar como tolerables. Este es uno de ellos.

Si hay algo positivo que se puede extraer de la obsesión del sistema elitista por hacer que aceptemos el abuso infantil como “normal”, es que continúan exponiendo los demonios que son. Afortunadamente, parece que Estados Unidos y gran parte del mundo han rechazado rotundamente a “Lindas”, y cualquier interés en la película parece deberse a una morbosa curiosidad sobre cómo se podría haber producido y distribuido tal desastre. Hollywood NUNCA va a convencer al público de que el abuso infantil está bien, pero continuarán intentándolo hasta que los saquemos del negocio.

SONDAS: Europa y los Estados Unidos viven una gran crisis de valores. Abrieron la puerta de casa y les ha entrado de todo –especímenes omnívoros que han devorado las plantas del jardín. Pensaron que podrían elegir quién entra y quién no, pero una vez que se abre la puerta de par en par, ya no hay elección.

No deja de ser perturbador que en una sociedad en la que un crío de 11 años se amputa los genitales y se abre una vagina con el consentimiento del juez, de los padres, del entorno familiar y educativo… se escandalice por una película como Cuties.

No podemos aceptar la homosexualidad (matrimonio y adopción de niños), el lesbianismo, el transgenerismo… y, al mismo tiempo, alborotar porque se está sexualizando a niñas de 11 años. Todo va unido; no son fenómenos separados, independientes, sin interacción alguna –el incesto está creciendo vertiginosamente en las sociedades occidentales. Y ello está llevando a un creciente aumento de la prostitución de menores, promovida por los propios padres, como un extra sueldo.

Estas son las sociedades que estamos creando. En Estados Unidos, este tipo de aberraciones es ya una plaga, una verdadera pandemia.

Debemos recolocar nuestros valores dentro de una escala coherente, sin incongruencias, sin hipócritas sobresaltos.

La normalidad no es lo que había antes, sino lo que había mucho antes, cuando la familia era la célula que conformaba el tejido social, y también el núcleo educativo, el centro espiritual. Es a ese pasado al que debemos volver. No demos un paso al frente cuando es el abismo lo que se abre ante nuestros pies.

El futuro está en el recuerdo y el progreso yace en el olvido, y quien olvida es fácil presa de los tiranos.