Las lecciones que podemos extraer de Waco.

wac2

Ron Paul para Ron Paul Institute

El 19 de abril fue el 28 aniversario de uno de los episodios más vergonzosos en la historia moderna de Estados Unidos –la masacre de 76 hombres, mujeres y niños inocentes por agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) en un asalto al estilo militar, en el complejo Branch Davidian en Waco, Texas.

El asalto siguió a una redada fallida en el complejo de Davidian (organizado en un momento en el que distraería la atención de un escándalo de acoso sexual de ATF) y un enfrentamiento de dos meses entre los Davidianos y la agencia. La ATF usó gas lacrimógeno CS contra los davidianos, a pesar de que el gas estaba prohibido por un tratado internacional que Estados Unidos acordó pocos meses antes del asalto. Entonces, si el asalto hubiera ocurrido en suelo extranjero como parte de una operación militar, habría sido calificado de crimen de guerra.

Waco ilustra los peligros para nuestras vidas y libertades que plantea una política exterior hiperintervencionista. En última instancia, las herramientas mortales de la industria armamentística se traerán a casa y se usarán contra los ciudadanos estadounidenses.

En los 28 años transcurridos desde Waco, el papel de la industria armamentística en la aplicación de la ley nacional ha aumentado. Esto se debe en gran parte al programa de la Sección 1033 que proporciona equipos militares a las fuerzas del orden locales. La gente no estará a salvo de la aplicación de la ley militarizada hasta que se derogue la Sección 1033 y se desmantele el poder político de la industria armamentística.

La redada inicial en el complejo de Branch Davidian se justificó aludiendo que los Davidianos estaban violando las leyes sobre tenencia de armas. Las infracciones a la Segunda Enmienda facultan al estado policial federal para “actuar”. Esta es una de las razones por las que todos aquellos que valoran la libertad deben oponerse a las leyes de control de armas, como las que actualmente defienden el presidente Joe Biden y sus aliados en el Congreso.

La semana pasada, la ATF ayudó a promover la agenda anti-Segunda Enmienda de Biden al emitir un reglamento propuesto con respecto a las pistolas equipadas con estabilizadores, lo que permitió a la agencia acosar a más propietarios de armas.

También la semana pasada, el Departamento de Justicia dio a conocer un modelo de legislación de bandera roja para alentar a más estados a adoptar estas leyes. Las leyes de bandera roja permiten a las fuerzas del orden incautar las armas de fuego de un individuo basándose en una acusación de que el individuo puede volverse violento. No es sorprendente que permitir que la policía se presente en la casa de una persona y le exija que entregue sus armas de fuego puede provocar violencia. La expansión de las leyes de bandera roja violará los derechos de la Segunda Enmienda de los estadounidenses, ignorará el debido proceso y hará que la policía tenga actuaciones más violentas.

David Chipman, nominado por el presidente Biden para encabezar la ATF, es un exagente de la ATF convertido en cabildero del control de armas. El Sr. Chipman es un defensor franco de las acciones de la ATF en Waco. Además de apoyar las leyes de bandera roja, quiere que la ATF arreste a los estadounidenses que no pasaron una verificación de antecedentes federal. La verificación de antecedentes produce muchos falsos positivos. La propuesta de Chipman conduciría al arresto de muchos estadounidenses inocentes. Esto no es un problema para Chipman, ya que le dijo al Comité Judicial del Senado que los dueños de armas que respetan la ley son criminales potenciales.

La masacre de Waco es una prueba de que, como dijo el difunto libertario Karl Hess, “cada vez que pones tu fe en el gran gobierno por cualquier motivo, tarde o temprano terminas justificando los asesinatos en masa”. Aquellos de nosotros que entendemos esto debemos continuar difundiendo la verdad sobre la verdadera naturaleza del estado regulador de la guerra del bienestar. La clave para recuperar nuestra libertad es hacer que los funcionarios del gobierno acaten las mismas reglas contra el inicio de la violencia que se aplican a los ciudadanos privados.

david2

SONDAS: Lo que sucedió en Waco fue una matanza llevada a cabo con la aprobación y el consentimiento del entonces presidente de los Estados Unidos y proxeneta, Bill Clinton.

Este sangriento suceso se ha ido llenando de oscurantismo con versiones contradictorias por parte de los medios de comunicación –verdaderos expertos en enturbiar las aguas para que no se pueda ver nunca el fondo.

Sin embargo, no hay otra razón que pueda explicar aquella masacre, innecesaria, que el pánico que siente el deep state a que pueda desarrollarse una alternativa real al sistema –la corrompe o la elimina.

Como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, los estados occidentales, con USA a la cabeza, matan dentro y fuera de sus fronteras. Nadie está a salvo. Veremos dónde acaban los que todavía se resisten a vacunarse, los que se nieguen a entregar sus armas a un estado asesino que no tiene ningún respeto por la vida –ni por la de sus ciudadanos ni por la de los otros miembros de la comunidad humana.

El fuego, sin duda, llegará, tarde o temprano, a todas las estancias del edificio mundial en el que vivimos todos, pero nadie tiene por qué arrojarse a las llamas mientras haya un lugar en el que estar a salvo. Un lugar en el que sobreviva la consciencia, la reflexión, pues, la clara percepción de la realidad.