Las historias de “mutaciones” de COVID muestran que los confinamientos están diseñados para durar eternamente.

masc

Brandon Smith para Alt-Market.us

Durante muchos meses he estado advirtiendo que el diseño detrás de los confinamientos pandémicos va a ser perpetuo; es decir, los confinamientos están destinados a durar para siempre. Podemos ver esto en el propio comentario de las elites del sistema; su argumento más frecuente es que las restricciones pandémicas son la “nueva normalidad”. Esta afirmación es descrita por globalistas como Gideon Lichfield del MIT en su artículo “No volveremos a la normalidad”. En él dice:

En última instancia, sin embargo, predigo que restauraremos la capacidad de socializar de manera segura mediante el desarrollo de formas más sofisticadas de identificar a aquellos que representan un riesgo de enfermedad y a los que no, discriminando –legalmente– contra los primeros.

… Uno puede imaginar un mundo en el que, para tomar un vuelo, tal vez deba estar registrado en un servicio que rastree sus movimientos a través del móvil. La aerolínea no podría ver adónde ha ido, pero recibiría una alerta si ha estado cerca de personas infectadas conocidas o puntos calientes de enfermedades. Habría requisitos similares para entrar en edificios gubernamentales o estaciones de transporte público. Habría escáneres de temperatura por doquier, y en su lugar de trabajo se le podría exigir que usase un monitor que rastrease su temperatura u otros signos vitales. Cuando los clubes nocturnos soliciten una prueba de edad, en el futuro podrían solicitar una prueba de inmunidad: una tarjeta de identidad o algún tipo de verificación digital a través de su móvil, que demuestre que ya se ha recuperado o ha sido vacunado contra las últimas cepas del virus.

En mi artículo Waves Of Mutilation: Medical Tyranny And The Cashless Society, desmantelé los argumentos de Lichfield y expuse por qué los controles que el sistema está intentando establecer se han planificado con bastante antelación. El llamado “gran reinicio” y la “Cuarta Revolución Industrial” han estado en desarrollo desde al menos 2014, cuando los términos se inyectaron por primera vez en los principales medios económicos. Las ideas de una sociedad sin efectivo, la “economía colaborativa”, la vigilancia biométrica masiva, las puntuaciones de crédito social, etc., han formado parte de la agenda globalista durante décadas. El coronavirus es simplemente una crisis útil para que la exploten como fundamento de las medidas draconianas que siempre han querido imponer.

El plan era tan predecible que incluso señalé al comienzo del brote de coronavirus que los bloqueos no terminarían incluso si se desarrollara una vacuna que funcionara, porque todo lo que tienen que hacer es declarar que se ha encontrado una “nueva mutación” del virus que es resistente a los tratamientos existentes. O bien, podrían diseñar un virus completamente nuevo y lanzarlo a la población para mantener la máquina de reinicio en marcha.

No es sorprendente que, justo cuando llega la noticia de que las vacunas Pfizer y Moderna, apenas probadas y altamente sospechosas, se estaban lanzando a la gente, han comenzado a llegar informes de mutaciones de Covid “más infecciosas” encontradas en lugares como el Reino Unido, la India y Sudáfrica.

No estoy seguro de cuánto más transparentes pueden llegar a ser las elites.

Inyéctate la vacuna Pfizer ahora y podrás recibir un pasaporte de inmunidad por unos meses, y luego se anulará con cada nueva mutación del virus. Por lo tanto, deberás someterte a INFINITAS vacunas, muchas de las cuales no han sido probadas y son potencialmente peligrosas. Como advirtieron el ex vicepresidente de Pfizer y otros profesionales médicos, estas vacunas son como la ruleta rusa y podrían provocar una respuesta autoinmune que provoque esterilidad u otras reacciones dañinas.

Las vacunas en sí mismas son una solución programada de corta duración, incluso si funcionan. Requieren múltiples dosis en el transcurso de un mes. Básicamente, nunca termina. Con las mutaciones y los anticuerpos limitados de las vacunas, las elites podrían mantener los confinamientos y las medidas de aislamiento y control de movimiento de masas durante muchos años.

La Organización Mundial de la Salud está dejando en claro que la vacunación no se considerará necesariamente una solución para la propagación viral. Es decir, incluso si estás vacunado, seguirás siendo un posible portador y transmisor de Covid. Por lo tanto, los confinamientos y la obligación de usar las mascarillas no se detendrán. Esto plantea la pregunta: ¿Cuál es el objetivo de la vacuna?

El científico jefe de La Organización Mundial de la Salud cita el hecho de que no hay suficiente evidencia para demostrar que las vacunas previenen la transmisión. Siguiendo esa lógica, también podríamos argumentar que no hay evidencia de que las vacunas tengan una efectividad del 95%, o que sean seguras en lo más mínimo.

Mientras tanto, La Organización Mundial de la Salud y nuestro amigable fascista vecino, el Dr. Anthony Fauci, están constantemente difundiendo la narrativa de que el “peor brote” aún está por llegar. Tienes que mantener ese tren del miedo avanzando en la pista hacia el “Gran Reinicio”, ¿verdad?

Para los que realmente creen que la crisis del covid terminará después de las vacunaciones, lamento decirles que les han engañado. Cada elemento de la respuesta del sistema y cada declaración pública que hacen indican que planean violar tus libertades civiles durante mucho tiempo. ¿Y esas promesas de alivio a la vuelta de la esquina? Todo mentira. ¿Y La afirmación de que si obedeces las normas todo volverá a la normalidad? Una estafa. Es una retórica hueca diseñada para hacer que uno se calle y se someta a la tiranía médica durante el tiempo suficiente para que se vuelva irreversible.

Sospecho que esperan poder condicionar a la gente en los próximos años para que simplemente se adapten a los controles hasta que nos olvidemos cómo era la vida antes de la pandemia y el reinicio. Sin embargo, parece que el plan de reinicio globalista no va muy bien.

Las vacunas y las noticias sobre mutaciones parecen atropellarse unas a otras. Inicialmente, el sistema dijo que se necesitarían al menos 18 meses para desarrollar una vacuna con ensayos y pruebas, y que los confinamientos continuarían mucho más allá de ese período de tiempo hasta que se demostrara que la mayoría de la población tiene inmunidad. En cambio, descartaron varias vacunas en 6 meses y la narrativa de la mutación ya está en las noticias.

Creo que esto se debe a que la resistencia a los confinamientos pandémicos está creciendo y la cantidad de personas que se niegan a vacunarse parece ser alta. Como dicen, la revolución no será televisada, pero, aun así, será imposible esconderla por completo.

En Europa, un gran porcentaje de la población (alrededor del 50% o más según el país) no quiere vacunarse. En los EE UU, las encuestas muestran que al menos el 30% de la población se negará rotundamente, mientras que el 60% duda acerca de su efectividad.

Incluso un gran número de trabajadores sanitarios rechazan la vacuna, y estas son las personas que tienen más presión para someterse o enfrentarse a las consecuencias.

Insistentemente, los medios de comunicación argumentan que, aunque ha habido “algunas reacciones alérgicas” a la inyección, no hay “evidencia de efectos secundarios graves a largo plazo”. Quizás eso se deba a que NO HAY ESTUDIOS de los efectos a largo plazo y hubo ensayos mínimos antes de que se lanzaran las vacunas. Quiero decir, ¿no es esto de una lógica aplastante? ¿Realmente piensan que somos tan tontos?

Hasta ahora parece que cientos de millones de personas no son tan tontas. Sorprendentemente, incluso los alguaciles y la policía de todo el país se niegan abiertamente a hacer cumplir las normas y a castigar a los ciudadanos que no se someten. Este es realmente un gran obstáculo para los globalistas y su reinicio.

El virus ha producido un índice de mortalidad por infección (IFR) del 0,26% entre la gente que no esté en un asilo de ancianos con afecciones preexistentes. Más del 40% de las muertes por Covid se atribuyen a personas mayores que ya padecían numerosas dolencias. Solo alrededor del 10% de las personas que terminan hospitalizadas por covid padecen problemas de salud a largo plazo (más de tres meses). Y, solo alrededor del 15% de las camas de la UCI están en uso en los EE UU, lo que significa que las noticias de hospitales abarrotados no eran más que alarmismos desde el principio.

Considera el hecho de que cientos de miles de personas ya mueren cada año a causa de enfermedades infecciosas como la gripe y la neumonía, y Covid comienza a parecer mucho menos amenazante. Ciertamente no es una excusa para los cierres médicos y las medidas de rastreo de contactos orwellianos.

Además de eso, numerosos estudios revelan que los cierres y las mascarillas son completamente ineficaces para detener la propagación del virus. Los estados y países con normas más estrictas también tienden a ser los lugares con los picos más altos de infección.

Por esto, tiene sentido que muchas personas se nieguen a cumplir con estas normas. Los medios de comunicación afirman que somos teóricos de la conspiración que creen que el virus “no existe”; este no es el caso. De hecho, sospeché durante mucho tiempo que la narrativa de que el virus “no existe” era un montaje que se utilizaría más tarde contra el movimiento por la libertad para desacreditar nuestra resistencia a los confinamientos médicos.

La mayoría de nosotros sabemos muy bien que existe el virus. Algunos de nosotros ya lo hemos abordado y nos hemos recuperado. Lo que estamos diciendo es que los CDC, la OMS y las PROPIAS ESTADÍSTICAS de la comunidad médica muestran que Covid no es una amenaza para más del 99% de la población. Si vamos a aceptar sus estadísticas como remotamente precisas, entonces Covid se convierte en un problema para la mayoría de las personas.

Nuevamente, haré la pregunta que la corriente principal se niega a hacer:

¿Por qué se le dice al 99% de la población que debe sacrificar sus trabajos, sus negocios y sus libertades en nombre de hacer que menos del 1% de la población se sienta más segura? ¿Por qué no pedirle al 0,26% de las personas amenazadas por el virus que se queden en casa para que el resto de nosotros podamos seguir con nuestra vida normal? ¿Por qué estamos haciendo lo contrario de lo que tiene más sentido?

La respuesta es que la pandemia tiene que ver con el poder, no con la salud pública. La gente está empezando a reconocer esto y está a punto de rebelarse.

Entonces, el siguiente paso lógico para el sistema, si realmente quieren instituir su agenda de reinicio, es introducir una nueva amenaza. Es decir, necesitan una “mutación” del virus o un virus completamente nuevo con el fin de crear el tipo de miedo que se requiere para manipular al público para que esté de acuerdo con un mayor control.

¿Se encontrará un virus nuevo y más letal? Tal vez. En la mayoría de los casos, los virus tienden a evolucionar hacia cepas menos mortales que la original. También tienden a equilibrar su tasa de propagación con su tasa de mortalidad. En otras palabras, como cualquier otra criatura, los virus evolucionan para sobrevivir y un virus no puede sobrevivir si mata a la mayoría de sus huéspedes potenciales. Entonces, mutan para volverse más infecciosos, pero invariablemente menos mortales.

Si aparece una “mutación” en la escena que es más mortal que la forma actual de Covid-19, entonces sospecharía mucho de sus orígenes. Lo más probable es que las elites estén usando la narrativa de la mutación como una herramienta de propaganda para generar terror ilícito y conformidad en el público. Puede que no haya ninguna mutación en absoluto, o las mutaciones no tendrán una influencia significativa en la tasa de mortalidad.

Irónicamente, al publicar las vacunas y las historias de mutación, las elites se han saboteado a sí mismas. Querían hacer una guerra relámpago con los confinamientos y encontraron una resistencia mayor de la que esperaban. Entonces, pusieron el programa de vacunación en un tren bala y ahora el público desconfía de que le inyecten un modelo de vacuna que apenas se ha probado. Ahora, están promoviendo la mutación del hombre del saco y esto solo hace que la gente se pregunte por qué deberían tomar la vacuna. Si el virus va a mutar continuamente, ¿por qué tomar una vacuna cuestionable que podría ser inútil en cuestión de meses?

Todo lo que hace la narrativa de la mutación es exponer aún más cuál es la verdadera agenda: lo que quieren las elites son confinamientos interminables. No existe un programa para salvar vidas o aplanar la curva. Todo el argumento de la salud es una completa tontería. Nada de lo que se ha hecho hasta ahora apoya la idea de que la salud pública es la prioridad. En cambio, lo que estamos viendo es una loca carrera hacia el totalitarismo usando a Covid como excusa, y el esfuerzo está fallando.

confi1

SONDAS: Es cierto que hay infinidad de elementos en esta nueva arquitectura que se quiere implantar. Un edificio colosal que se levantaría desde cero, ground zero. Pero es un error pensar que esté fallando. Esta vez, se va a intentar hacer bien las cosas –paso a paso, etapa a etapa, fase a fase. Hay tiempo, y el tiempo juega a su favor –más desempleo, más cierres de empresas, colapso del turismo, cansancio… efecto domino derribando las economías y las sociedades, sus lazos.

El tiempo corre y la gente se va muriendo. Las viejas y románticas generaciones van siendo devoradas por las siguientes, y los jóvenes entran radiantes en el nuevo edificio que se ha construido para ellos. Y serán ellos quienes empujen a sus mayores a aceptar las nuevas condiciones de vida o les echen balcón abajo.

Intentamos durante décadas convencer a los más jóvenes para que se liberasen de la esclavitud tecnológica. Todo en vano. Han sido ellos los que han ganado la batalla y hemos sido nosotros los que hemos tenido que aprender a vivir con ordenadores, móviles, internet… La misma batalla que volveremos a perder intentando que nuestros nietos no lleven mascarilla y salgan a la calle a jugar con sus amigos. Ya no habrá calle ni amigos. Nunca nos imaginamos que el fin del mundo fuera a ser tan decadente.