La patada de salida de Pompeo a Turquía solo debilita a la OTAN

mez2

Salman Rafi Sheij para NEO-New Eastern Outlook

La fuerte aversión del actual secretario de Estado estadounidense por Turquía es evidente por el hecho de que nunca ha visitado este país en calidad de funcionario, aunque estuvo en la región más de una vez durante su mandato y visitó tanto Chipre como Grecia, los rivales regionales de Turquía.

Mike Pompeo, que piensa que Turquía es tan “democrática como Irán” y es más una “dictadura islámica” que una democracia, desprecia a un aliado de la OTAN no solo porque Turquía haya comprado el sistema de misiles ruso, sino porque ha estado siguiendo agresivamente una política exterior independiente, particularmente desde el fallido intento de golpe de estado de 2016, del que Turquía sospecha que fue diseñado por las agencias estadounidenses.

Aunque gran parte de esta política exterior independiente está ideológicamente guiada por las ambiciones neo-otomanas del régimen de Erdogan, no hay duda de que este curso particular de su política ha puesto a Turquía en un rumbo de colisión con Occidente. En consecuencia, Mike Pompeo ha acusado a Turquía de socavar a la OTAN.

En la reciente conferencia telefónica de Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN, Pompeo reprendió a Turquía por sus actividades “provocadoras” en el Mediterráneo oriental, Libia, Siria y Nagorno-Karabaj, y agregó que la adquisición turca del sistema de misiles S-400 fue un “regalo para Rusia” de un aliado de la OTAN.

Si bien estas actividades pueden ser “provocativas” para Estados Unidos, Mike Pompeo no mostró ningún sentido diplomático a la hora de acomodar a un aliado que tiene la segunda fuerza más grande en la alianza.

En cambio, Pompeo dijo que las acciones de Turquía estaban “socavando” la cohesión de la alianza, estaba trabajando contra la alianza desde adentro. Pompeo, en otras palabras, ya había preparado el terreno para las sanciones antes de que se anunciaran las últimas hace dos días.

Curiosamente, Pompeo no es el único dentro del actual “deep state” estadounidense que piensa que Turquía se ha vuelto “rebelde”. El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos dijo en su declaración del 16 de diciembre:

Estamos profundamente preocupados por la amenaza que el comportamiento cada vez más provocador de Turquía representa para nuestra relación bilateral de décadas, para la alianza de la OTAN y para la región en general. Si bien seguimos viendo un valor real en una relación sólida entre Estados Unidos y Turquía, sus acciones desestabilizadoras deben abordarse con más fuerza y ​​Estados Unidos debe trabajar con sus aliados y socios europeos y de la OTAN para continuar utilizando todas las herramientas a su disposición para exigir que Turquía cambie de rumbo.

En su forma actual, la forma en que EE UU y la UE han “abordado” las “acciones desestabilizadoras” de Turquía es a través de una combinación típica de sanciones, una respuesta occidental habitual a cualquier país que se niega a cumplir sus reglas.

Como mostró la declaración, la hoja de cargos de Estados Unidos/OTAN contra Turquía incluye no solo su compra del sistema ruso S-400; incluye la participación de Turquía en Siria, Libia, Nagorno-Karabaj, el Mediterráneo oriental, el apoyo a Hamas y el debilitamiento de Erdogan de las instituciones democráticas de Turquía mediante una desproporcionada concentración de poder en la oficina del presidente.

Es obvio que las diferencias entre Estados Unidos y Turquía [y también entre Turquía y la UE] son ​​mucho más profundas que el factor ruso. Estas diferencias son de naturaleza institucional, profundamente arraigadas durante el mandato de Erdogan, y están en el centro de la remodelación de la posición de Occidente frente a su antiguo aliado.

Siempre fue obvio que una mera compra de S-400 no era suficiente para alejar completamente a Turquía de Occidente; porque Rusia y Turquía también tienen diferencias. Como dijo recientemente Putin en su conferencia de prensa anual, Rusia y Turquía no suelen estar de acuerdo en todos los temas, como enfatizó Putin:

A menudo no estamos de acuerdo en ciertos temas con el presidente Erdogan. Quizás a veces incluso tenga puntos de vista opuestos. Pero es un hombre que cumple su palabra. Si cree que es bueno para su país, lo hace hasta el final.

Para Putin/Rusia, Turquía bajo Erdogan no es un estado “canalla”. Erdogan, siendo un nacionalista acérrimo, sigue los intereses nacionales de Turquía de forma independiente, incluso si ello supone entrar en colisión con sus aliados de la OTAN, o incluso si ese curso de acción es inaceptable para todos los demás.

La comprensión de Putin de Erdogan y la forma en la que Turquía y Rusia, a pesar de sus diferencias y divergencias, han mantenido sus relaciones estables, refleja fuertemente la perspectiva de un futuro sólido de sus relaciones bilaterales.

Si bien el curso de acción independiente de Turquía no habría socavado realmente a la OTAN, es muy probable que las sanciones de Estados Unidos (y la UE) la desvíen aún más de ellos hacia Rusia (e incluso China). Esto podría, en el futuro, crear la posibilidad de la salida permanente de Turquía de la OTAN y llevar a la alianza a una situación de crisis aguda, agravando su actual posición que adolece de una gran debilidad.

La alianza, en su estado actual, ya está internamente tensa. Un informe oficial de la OTAN publicado recientemente decía que:

…. La OTAN ha experimentado tensiones internas. Los últimos años han visto a los Aliados involucrados en disputas que reflejan en parte la ansiedad sobre sus futuros estratégicos a largo plazo. A algunos europeos les preocupa que Estados Unidos se esté volviendo hacia adentro, o que su compromiso con su continente disminuya a medida que se concentre más en el Indo-Pacífico. A algunos estadounidenses les preocupa que los europeos eludan sus responsabilidades de defensa común, o incluso sigan un camino de autonomía de una manera que fragmente la Alianza. Dentro de la OTAN, han surgido divisiones sociales y la democracia representativa está siendo desafiada. En muchos sentidos, se podría decir que la Alianza es formidable en fuerza militar; pero está lejos de ser invulnerable a tales turbulencias políticas.

Turquía, por tanto, no es el único país que está socavando a la OTAN. Hay múltiples capas de tensiones dentro de la alianza y dentro del propio Occidente. Las sanciones de Estados Unidos [y la UE] solo reflejan la crisis interna y las divisiones que el propio informe de la OTAN ha destacado.

Las sanciones de Estados Unidos [y la UE] están lejos del camino recomendado por el informe de “adaptación” al escenario mundial cambiante; es, por el contrario, una forma de resistirse a la adaptación y cerrar los países miembros. Un caminar a ciegas por este camino solo hará que la alianza sea internamente santa y estéril.

mez

SONDAS: Desde los tiempos de Heródoto la imagen que se ha proyectado de Oriente ha sido la de un enemigo, innecesario, de Occidente. Y decimos innecesario porque la única razón para esta enemistad milenaria ha sido y es la envidia. Frente a la luz de un Sol naciente, esplendoroso, vital, enérgico… Occidente sólo podía ofrecer la tenue y decadente luz crepuscular. Se trataba de algo más que un símbolo –el nacimiento y la muerte; el principio y el fin. En Oriente, sobre todo en Arabia, habían confluido, en el primer Centro del hombre y de forma productiva, la sabiduría y la profecía; la técnica y la objetividad divina. Occidente, en cambio, sería uno de los últimos lugares a los que llegarían las corrientes educativas que emanaba de ese Centro. Allí llegarían, debilitadas, las últimas ondas expansivas de la civilización.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero la envidia permanece. China quiere colaboración, integración, multicentrismo… pero Estados Unidos y Europa quieren hegemonía, dominación, explotación. No pueden permitir, la envidia no les deja, que Oriente les coja la delantera.

Turquía es Europa, es más Europa que los países escandinavos, pero es Oriente, participa de la gran corriente islámica. El libre y multicultural Occidente no puede, de facto, soportar ni siquiera un turbante –se desmaya, no entiende, se confunde… ¿Puede un bloque así liderar el mundo? Puede, por la fuerza, destruyendo, haciendo añicos el espejo en el que se refleja su fealdad.

Los cruzados fueron, finalmente, derrotados, pero antes fueron seducidos, enamorados por la superioridad oriental, por su amabilidad, por su exquisitez y por su coraje y destreza en el campo de batalla. Los europeos que llegaban a esas tierras pronto se ponían turbantes y sus mujeres, velos. Aprendían una medicina racional, matemáticas, química, metafísica, lenguas primigenias… Ahora Oriente aprende de Occidente cómo fabricar armas de destrucción masiva, cómo mentir, cómo traicionar acuerdos, cómo masacrar a las poblaciones civiles… No es lo mismo.

Sin embargo, nada más lejos de nuestra intención que intentar exonerar a Turquía de los graves errores cometidos por sus gobernantes y expertos religiosos ya en tiempos del Imperio Otomano. Y esta yuxtaposición histórica es relevante, pues los mismos errores de los últimos sultanes otomanos los está cometiendo hoy Turquía, especialmente con Erdogan. Al igual que Putin, el mandatario turco no se imagina un mundo sin la cultura occidental dominando todas las esferas sociales. Y ello le hace traicionar su proyecto primigenio de reconstruir el Imperio Otomano. En vez de abandonar definitivamente la OTAN, se ha posicionado contra Siria, buscando una mezquina ganancia territorial, en vez de hacerla su más ferviente aliado.

En 2016, tras el golpe de estado fallido, preparado por Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, Turquía tuvo la oportunidad y la excusa para abandonar la Alianza Atlántica y posicionarse junto al otro bando, junto al Bloque Emergente con China y Rusia como garantes de este paso. En el grupo Shanghái o en BRICS, Turquía gozaría de aprecio y respeto, pero ha preferido ser el lavaplatos de Occidente.

Salman Rafi se equivoca si piensa que las relaciones turco-rusas pueden ir mejorando con el transcurso del tiempo –no, al menos, mientras Erdogan siga de presidente.

Lo que hemos visto en estos últimos años ha sido un juego inexplicable, un vaivén desconcertante que le ha llevado a comprar al enemigo número uno de la OTAN los S-400. Una incongruencia que a nosotros nos parece, más que un hábil juego estratégico, una incapacidad para tomar las decisiones oportunas, como abandonar la OTAN, acabar con la ocupación siria y formar parte activa del Bloque Emergente.

Oriente vuelve a brillar, pero, esta vez, tendrá que evitar los errores del pasado –Occidente, quizás, pero a distancia, guardando la separación de seguridad, pues es un virus mortífero.