La israelización de Estados Unidos: La infiltración del Mossad en América

El Mossad se enorgullece de su total infiltración y penetración en todos los grupos militantes “musulmanes” del mundo.

Jonas E. Alexis y Nthanael Kapner para VT

El Mossad ha estado asesinando a supuestos enemigos desde sus inicios, y no siente que deba pedir disculpas por estas acciones esencialmente diabólicas. Han asesinado a científicos iraníes, e incluso el ex presidente Barack Obama tuvo que pedir a los israelíes que dejaran de matar a personas que no les agradaban.

Incluso el Daily Mail informó que Israel, “un país nacido de sangre, se ha convertido en el líder de asesinatos”. Tomando como ejemplo Rise and Kill First de Ronen Bergman: La historia secreta de los asesinatos selectivos de Israel, el Daily Mail continúa diciendo:

“Los agentes secretos del Mossad no solo han matado a más personas que los agentes de cualquier otro estado desde la Segunda Guerra Mundial, sino que el ritmo ha aumentado rápidamente, con unas 800 operaciones en la última década …

“Una operación en 1968 se inspiró directamente en la película The Manchurian Candidate, con el Mossad contratando a un psicólogo sueco para lavarle el cerebro a un prisionero palestino con el objetivo de asesinar a Yasser Arafat, presidente de la Organización de Liberación de Palestina.

“El psicólogo eligió a un preso y pasó tres meses hipnotizándolo con el simple mensaje: ‘Arafat malo. Debe ser eliminado ”. El prisionero, conocido solo como Fatkhi, fue entrenado disparando a fotografías de Arafat, escondido en una habitación especialmente preparada para ello. El 19 de diciembre de 1968, un equipo del Mossad pasó de contrabando a Fatkhi a través del río Jordán, desde donde se suponía que debía infiltrarse en la sede de Arafat.

Entonces esperaron. Cinco horas después, llegaron noticias. Fatkhi no había perdido el tiempo. Había ido directamente a una comisaría y acusado al Mossad de intentar lavarle el cerebro. La operación fue un abyecto fracaso”.

El Mossad es una organización sin escrúpulos, que hará cualquier cosa incluyendo proponer mentiras y falsificaciones deliberadas, asesinar a científicos, sabotear instalaciones nucleares, corromper ordenadores con virus como Stuxnet, extender el derramamiento de sangre en nombre de la “defensa”, Hacer alianzas con organizaciones terroristas como el MEK, usar pasaportes y documentos falsos para infiltrarse en países y asesinar individuos, jugar a la semántica y manipular la opinión pública, espiar a “amigos”, como Estados Unidos, cooperar con dictadores y lanzar “campañas de terror” contra “expertos europeos”, para completar el sueño sionista. Algunas de estas actividades encubiertas y malvadas se han llevado a cabo durante más de sesenta años.

Los escritores judíos Dan Raviv y Yossi Melman se esfuerzan en ocultar que el Mossad actúa como una organización terroristas, pero hay un equipo real dentro del Mossad llamado Kiddon que practicó no solo operaciones encubiertas, sino también el asesinato de supuestos enemigos. La mayoría de los asesinatos son aprobados por el primer ministro. Un ejemplo clásico sería el plan estratégico para asesinar al difunto Yasser Arafat.

EL MOSSAD SE ENORGULLECE de estar infiltrado en cada grupo militante “musulmán” en el mundo. Por lo tanto, cualquier ataque “terrorista” publicitado por la prensa judía es sin duda una operación del Mossad.

Todos los ataques “terroristas” diseñados por el Mossad benefician a la mafia jázara, ya que impulsa al mundo occidental a hacer suyos los enemigos de Israel, lo que le permite tener las manos libres para “tratar” con los palestinos, considerados los enemigos del mundo.

La infiltración del Mossad en la infraestructura política y militar de Estados Unidos tuvo su mayor ímpetu en la década de 1980 durante las administraciones de Reagan y Bush padre. Los judíos sionistas, con estrechos vínculos con el Mossad, ocuparon cargos influyentes en el Pentágono durante este período:

Richard Perle: Perle trabajó en el Pentágono como Subsecretario de Defensa para Política de Seguridad Internacional de 1981 a 1987. Antes de ocupar este cargo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos investigó a Perle por compartir información clasificada con un empleado de la Embajada de Israel, pero, por supuesto, el caso fue abandonado.

Paul Wolfowitz: Wolfowitz trabajó en el Pentágono como Subsecretario Adjunto de Defensa para Programas Regionales de 1977 a 1982. En ese momento, participó en el establecimiento del comando central militar de Estados Unidos. De 1982 a 1986, Wolfowitz trabajó en el Departamento de Estado como Subsecretario de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico. Y de 1989 a 1993 Wolfowitz regresó al Pentágono como subsecretario de Política de Defensa.

Douglas Feith: Feith trabajó en el Pentágono de 1984 a 1986 como subsecretario adjunto de Defensa para la Política de Negociaciones. Feith también trabajó como asesor especial del subsecretario de Defensa, Robert Sims.

Estos tres individuos, cuya lealtad se dirigía primero a Israel y a sus compañeros neoconservadores, volvieron a ocupar altos cargos en el Pentágono a petición de su idiota útil, George Bush Jr., durante su primer mandato como presidente de 2001 a 2004.

Según Karen Kwiatkowski, ex oficial de Asuntos Político-Militares del Pentágono, “se otorgaron autorizaciones a los israelíes y los Likudniks para que desfilarían por los pasillos del Pentágono”.

Habiendo crecido como judío, puedo dar fe de que sionistas como Perle, Wolfowitz y Feith no tendrían escrúpulos en traer topos al Pentágono para espiar a nuestra nación. Digo esto porque el culto jázaro tiene una actitud de burla y desprecio por la América “gentil”. Los cultistas jázaros se preocupan por sus propios intereses y destrozarán a Estados Unidos cuando se trate de su propia “supervivencia”.

“ISRAEL ES EL CENTRO DE ESCUCHAS DEL MUNDO”, observa James Bamford en su reciente libro de octubre de 2008, The Shadow Factory – The Eavesdropping On America. En su libro, Bamford da un relato detallado de cómo el espionaje de ciudadanos estadounidenses desde el 11 de septiembre se ha subcontratado a empresas estrechamente vinculadas al servicio de inteligencia de Israel, el Mossad.

En un pasaje alarmante, Bamford revela que AT&T y Verizon subcontrataron sus arreglos de escuchas telefónicas hechos con el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a dos compañías fundadas en Israel, Verint y Narus. Estas dos empresas israelíes tienen estrechos vínculos con la Unidad 8200 del Mossad, el equivalente israelí de la NSA.

A través del acuerdo contractual entre las compañías telefónicas más grandes de Estados Unidos y las firmas de telecomunicaciones israelíes, Verint y Narus, el Mossad tiene acceso a las comunicaciones estadounidense. “Estas empresas en Israel pueden acceder de forma remota a prácticamente todas las comunicaciones de voz y datos de Estados Unidos”, escribe Bamford.

Verint y Narus fueron fundadas por israelíes: Jacob Kobi Alexander, nacido en Israel, es el fundador de Comverse Technology, la empresa matriz de Verint, con sede en Israel. Comverse Technology subcontrata la instalación de equipos de escucha ahora integrados en todos los sistemas telefónicos de Estados Unidos. Y Comverse mantiene sus propias conexiones con el equipo de escuchas telefónicas, insistiendo en que es solo para “fines de mantenimiento”.

fuego1

SONDAS: Israel es Occidente, aunque quizás sería más exacto decir que Occidente es, fundamentalmente, un bastión judío. Y Occidente, hoy, es el mundo entero. Vemos cómo Rusia, uno de los puntales básicos del Bloque Emergente, permite que Israel ataque, casi diariamente, posiciones del ejército sirio e iraní, alegando que no puede haber soldados iranís en territorio sirio, pues ello supone una seria amenza para la seguridad de Israel. Y todos consienten, aunque, por otra parte, no vean ningún problema en que EE UU tenga 800 bases militares en todo el mundo, en que Francia tenga bases militares en buena parte de África y esté a cargo de la seguridad de la ciudad de Meca en Arabia Saudita –Fr, UK y USA se han repartido el mundo e Israel lo controla.

La llamada “era Biden”, que todavía no ha empezado, nos va a enseñar hasta qué punto es profunda la madriguera del conejo por la que se deslizó Alicia –el mundo se va a deslizar por ella hasta desaparecer al otro lado del “espacio profundo”.

Con la mágica expresión: “Teorías de conspiración” (“jugar a la semántica”, como dice Kapner en el artículo), se están acallando todas las voces, todas las web, todas las plataformas… que se atreven a criticar o a poner al descubierto las maquinaciones, órdenes mundiales, invasiones, asesinatos… en el nombre de la libertad de expresión, de la democracia, de la justicia… Google, Facebook, Twitter… se están encargando de ello. Todas las cuentas que estas organizaciones sionistas eliminen, borren, pertenecerán, a partir de ahora, a terroristas. El círculo se cierra y pronto nos costará respirar.

Internet, tal y como lo conocemos hoy, desaparecerá. No habrá búsqueda, sino que todo vendra de la “fuente”, dado, empaquetado, seleccionado cuidadosamente, y abrir esos paquetes será nuestra única elección. La ciencia ficción ya no podrá alcanzarnos.