Japón encuentra en sus aguas enormes depósitos de minerales raros a 6000 metros de profundidad – Una noticia tranquilizadora si fuera verdad

un trino


Big Think – 5 enero 2019

Japón encuentra un enorme depósito de los llamados minerales raros

China actualmente produce más del 90% del suministro mundial de metales raros, mientras que otros siete países extraen el resto. En 2010, el Departamento de Energía de los Estados Unidos emitió un informe que advertía de una escasez crítica de cinco de estos elementos. Ahora, sin embargo, Japón ha encontrado un depósito masivo de metales raros suficiente para satisfacer las necesidades del mundo durante cientos de años.

mine.png

La propia presentación de la noticia ya es altamente sospechosa, y nos hace ser recelosos en cuento a su veracidad.

El problema de fondo es que China no puede controlar nada, no le está permitido extraer el 90% de los metales raros, ya que ello significaría que Estados Unidos, y en general occidente, tendría que comprárselos al enemigo número uno del mundo –China. Para colmo de males, en el 2009, el gigante “¿amarillo?” anunció una severa restricción en las exportaciones de estos preciosos metales sobre los que está basada la producción de numerosos elementos y componentes de las nuevas tecnologías y de la industria moderna en general. Estamos hablando, pues, de un producto de vital importancia y altamente estratégico. El deep state se debe estar mordiendo los dedos de las manos al ver cómo uno a uno va perdiendo puntos en la arena internacional –China y Rusia tienen ya un poder militar suficiente como para desanimar a Norteamérica de involucrarse en cualquier aventura guerrera; y el control de estos metales raros, imprescindibles para la economía de hoy, está en manos chinas.

En esta situación aparece una noticia con titulares y ciertas líneas protocolarias tan entusiastas, antes incluso de haber extraído el primer gramo, que lo que parecen estar diciendo es: “¡Maldita sea! ¿Dónde demonios estáis, metales raros?! Japón tiene la respuesta:

Después de que China restringiese las exportaciones de óxidos de tierras raras estratégicas (TRE) en 2009, Japón comenzó a explorar sus fondos marinos con el objetivo de encontrar depósitos de estos metales. En enero de 2013, un buque de investigación de aguas profundas de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina obtuvo siete muestras de núcleos de lodo del fondo marino a una profundidad de 5.800 metros, aproximadamente a 250 kilómetros al sur de la isla Minami-Tori-shima (situada a 1850 km. de Tokio).

isla.png

El equipo de investigación encontró una capa de lodo de 2 a 4 metros debajo del lecho marino con alta concentración en TRE. Los resultados analíticos mostraron que el contenido máximo de TRE en el lodo era de hasta el 0,66%.
El 10 de abril de 2018, un estudio científico del lodo del fondo marino dio como resultado una estimación de 16 millones de toneladas de depósitos de TRE en el área estudiada. El informe analizó varios suministros de TRE en términos de cientos de años y declaró que el área “tiene el potencial de suministrar estos metales de forma casi infinita al mundo”.

No deja de ser una noticia sorprendente, o quizás es la forma en la que los japoneses expresan las buenas nuevas. En cualquier caso, la realidad no parece que sea nada halagüeña. Los ingenieros encontraron estos depósitos en 2013, hace algo más de cinco años. A juzgar por la inacción durante este periodo resulta altamente probable que el gobierno haya desestimado continuar con la exploración. Lo cual no resultaría nada disparatado si tenemos en cuenta que los expertos japoneses van a tener que descubrir la forma de extraer estos minerales que se encuentran a unos 4 metros por debajo del fondo marino –a casi 6000 metros de la superficie. De momento, estamos en el 2019, no han extraído un solo gramo de estos minerales raros, y no parece que lo vayan a hacer en un futuro próximo.

Otro de los elementos que más sorprenden de esta aparatosa noticia es el hecho de que ya sepan la cantidad “exacta” de minerales raros que hay en los depósitos marinos de Minami-Tori-shima, así como los años que podrán exportarlo al mundo entero:

Según Business Insider (una plataforma de investigación política y económica australiana), hay “suficiente itrio para satisfacer la demanda mundial durante 780 años, disprosio durante 730 años, europio durante 620 años y terbio durante 420 años”.   

Parece que se han vuelto todos locos, pero así es como hoy se dan las noticias, y así es su relleno –fantasía, mentiras, superficialidad, falta de investigación real y de seguimiento.

La realidad, de momento al menos, es simple y clara –China sigue siendo el mayor extractor de metales raros (90%) y el resto del mundo tendrá que seguir, por muchos años, comprando a los chinos esta preciosa mercancía.

Un consejo –quien necesite itrio y europio para satisfacer las necesidades de su industria o terbio o disprosio, que empiece por hacerse amigo de China, pues de momento es el único suministrador de este oro multicolor.