I-TOMAR EN SERIO SUS ADVERTENCIAS – TAQWA

El verbo taqa تَقَى o تَقو significa temer a Allah, excepto cuando se menciona expresamente otra entidad. De este mismo verbo deriva la forma taqwa تَقْوَى, que da el sentido de temor, miedo, pero también precaución. Obviamente, ese miedo o temor reverencial sólo puede existir en quien ha tomado en serio las aleyas del Qur-an, en las que hay claras advertencias y amenazas que vienen directamente del Altísimo y, por lo tanto, sabemos que son ciertas y que sin duda ocurrirán en la forma descrita. Un ejemplo de ello lo tenemos en la aleya que citamos a continuación:

(21) ¡Gentes –nas! ¡Adorad a vuestro Señor! Es Él Quien os ha creado a vosotros y a los que hubo antes de vosotros. Tomad en serio Sus advertencias لَعَلَّكُمْ تَتَّقُونَ.
Sura 2 – al Baqarah

El término utilizado en árabe es لَعَلَّكُمْ تَتَّقُونَ que podríamos traducir –“para que tengáis temor”. Nuestra traducción “Tomad en serio Sus advertencias” está basada en el hecho de que tener temor significa en última instancia tomar en serio aquello de lo que se nos advierte. Si no tomo en serio la advertencia de que en Ajirah habrá fuego para los encubridores, para los hipócritas e idólatras, no seguiré el camino de rectitud, precisamente porque no tomo en serio esa amenaza. Si alguien nos dijera que a la vuelta de la esquina nos espera un asesino para matarnos, tendríamos dos opciones –no tomar en serio su advertencia y doblar la esquina o tomar en serio su advertencia y tomar otra dirección. En este caso debemos ponderar el asunto y ver hasta qué punto podemos tomar en serio la advertencia que nos hace esa persona. En cambio, en el caso de Allah el Altísimo no se corresponde el que ponderemos nada, pues todas Sus advertencias son ciertas y no tomarlas en serio se debe únicamente a una falta de taqwa, de temor.

El Profeta Muhammad (s.a.s) hizo esta misma observación cuando por primera vez después de haber recibido la Profecía se dirigió a su gente. Primero les preguntó si lo consideraban una persona digna de confianza, sincera, veraz. Todos respondieron que sí, pues no sabían de que hubiera mentido una sola vez en toda su vida. A continuación, les preguntó si le creerían si les dijera que detrás de esa colina había un ejército listo para atacarles. De nuevo respondieron que sí, que si él lo decía seguro que era cierto. Entonces les advirtió de que hay un fuego esperando a los idólatras en Ajirah. Su gente protestó y se dispersó –no tomaron en serio su advertencia y, por lo tanto, no sintieron temor de ese fuego.

II-TENED PRESENTE – EL FUEGO

Otra expresión que indica el concepto de taqwa تَقْوى en el Qur-an es فَاتَّقُواْ النَّارَ que encontramos en la aleya siguiente y que hemos traducido por “tened presente el fuego”:

(24) Mas si no podéis hacerlo, y nunca podréis, tened presente el fuego فَاتَّقُواْ النَّارَ cuyo combustible serán los hombres –nas– y las piedras, preparado para los encubridores.
Sura 2 – al Baqarah

De nuevo vemos que taqwa significa tener presente, tomar en serio, ya que únicamente quien tiene presente el fuego de Ajirah en toda circunstancia y tiene certeza de que es uno de los elementos del destino final de los insan, actuará en consecuencia, actuará con absoluto temor, temiendo que el fuego pueda ser su morada eterna. Por el contrario, quien no tiene la imagen del fuego delante de él, quien no toma en serio las aleyas en las que se nos advierte de su existencia y de que sin duda estará lleno de hombres y de yin, actuará de forma negligente, arruinando así su vida en Ajirah.

III-TEMED MI IRA

En la siguiente aleya aparece la expresión iy-ya farhabun إِيَّايَ فَارْهَبُونِ, que hemos traducido por Mi ira. El término iy-ya إِيَّايَ deriva de la partícula vocativa أَيا, y significa yo, , algo relacionado con mí, conmigo. En cuanto al segundo término de la expresión, irhabuni ارْهَبُونِ, es la forma imperativa del verbo rahiba رَهِبَ, que significa temer, tener miedo. Una posible traducción literal sería guardaos de Mí y temedme, temedme, temed lo que os pueda llegar de Mí.

En este caso, la advertencia viene del hecho de no agradecer las bendiciones que los Banu Isra-il han recibido de Allah el Altísimo, y por no haber cumplido sus compromisos. El Todopoderoso les advierte aquí que consideren si esa actitud suya va a quedar sin castigo, o si piensan que es lo mismo agradecer que no agradecer, cumplir los pactos o no cumplirlos. Allah el Altísimo les advierte que tomen en serio su relación con Él –no es un juego y el final puede ser catastrófico para ellos.

(40) “¡Banu Isra-il! Recordad los favores con los que os he agraciado, y cumplid el compromiso que adquiristeis Conmigo, que Yo cumpliré el que hice con vosotros. Temed Mi ira.”
Sura 2 – al Baqarah

IV-TOMAD EN SERIO EL DÍA

En esta aleya se utiliza la expresión it-taqu iauman وَاتَّقُواْ يَوْمًا, que hace referencia al Día del Resurgimiento en Ajirah y al Juicio Final. La traducción literal sería temed un Día. Es decir, tomad en serio el escenario que se describe en esta aleya porque va a suceder, es parte de la Realidad, y es en nuestra vida de dunia donde podemos vivir de forma que ese Día no sea un día terrible para nosotros. Allah el Altísimo nos advierte al respecto, pero sólo los que tomen en serio Sus advertencias se prepararán para ese Día.

(48) Tomad en serio el Día en el que ninguna nafs recibirá la recompensa o el castigo de otra ni se aceptará intercesión alguna. Nadie podrá pagar el rescate de ningún otro
ni tendrá en quien apoyarse.
Sura 2 – al Baqarah

Los negligentes no hacen caso de esta noticia porque no creen en Ajirah. Dicen: “¿Acaso cuando seamos polvo y tierra se nos devolverá a la vida? Eso es algo increíble. Leyendas de los antiguos.” Y de esta forma, se despreocupan de las advertencias del Altísimo. Más aún, el negligente, el ghafil, oye estas noticias en alguna conversación ocasional, ya que él no lee el Qur-an, no lo estudia, no lo escudriña. Prefiere los libros de los hombres, sus elucubraciones. El Qur-an le resulta un libro incomprensible, ajeno a su forma de vida, a su verdadera creencia.

Tomar en serio las advertencias de Allah el Altísimo es darles valor y realidad. Es la única forma sana de temor, ya que el resto no es, sino superstición –mucha gente teme más pasar por debajo de una escalera que el fuego de Ajirah. La mayoría de los musulmanes teme las represalias de las sociedades en las que vive si no sabe inglés, si no celebra Halloween, si no practica yoga o cualquier otro sistema de meditación, si no va a la playa… No son conscientes del mensaje de la aleya que hemos citado. Ese Día estaremos solos, desnudos, y la “sociedad” no acudirá en nuestra ayuda, ni ninguna otra entidad a la que dábamos poder en vez de Allah.

V-TOMAD EN SERIO EL QUR-AN

En este caso se hace referencia al último bloque de aleyas del kitab que se están descargando sobre Muhammad (s.a.s) en forma de un Qur-an adhim. Las aleyas se descargan y el Profeta (s.a.s) las transmite sin omitir nada a su gente. Sin embargo, si no se toman en serio, no dedicaremos ni una mínima parte de nuestro tiempo a estudiarlas, a escudriñarlas y, de ese modo, aunque contienen la Guía y la Hikmah, el Furqan y la Ley, no nos servirán de nada, no nos beneficiaremos de su descarga.

(63) Recordad cuando os comprometisteis y elevamos por encima de vosotros el monte
–“tomad con fuerza lo que os damos y estudiadlo, aplicadlo y no seáis negligentes;
antes bien, tomad en serio lo que hay en él وَاذْكُرُواْ مَا فِيهِ لَعَلَّكُمْ تَتَّقُونَ.”
Sura 2 – al Baqarah