El término raib رَيْب tiene el sentido de “duda”, pero también el que denota el término wahm وَهْم –algo que no se puede determinar, algo perteneciente al mundo de las ilusiones, como en la frase أَوْهَمَنى الرِّيبَةَ –Me hizo pensar en lo que creaba dudas o sospechas. Por lo tanto, la expresión en negativo tal y como aparece en el Qur-an, la raib لا ريب, tiene el significado –no haber duda, algo perfectamente determinado, algo que no es elucubración o suposición o fantasía. En el Qur-an se hace constante hincapié en que todo lo que concibe el hombre es producto de su subjetividad y, por lo tanto, sujeto a elucubraciones; mientras que todo lo que viene de Allah el Altísimo es objetivo, real en su más intrínseco sentido –la Realidad, la Verdad.

Y esta realidad, esta Verdad, únicamente está contenida en ese Kitab, el Kitab de Allah en el que están inscritos todos los registros cuya manifestación ha originado este universo y todo lo que contiene.

El resto de noticias e informaciones están sujetas a la subjetividad humana –son suposiciones, elucubraciones, segregaciones cerebrales que nos alejan de esa realidad y de esa Verdad. Este es el sentido de la primera aleya de la sura 96 (al-‘Alaq):

(1) ¡Lee en el nombre de tu Señor, el que ha creado!
Sura 96 – al ‘Alaq

Lee únicamente lo que viene de tu Señor, lo que se te va a revelar del kitab la raib fihi لا ريب فيه, pues ahí es donde está la objetividad absoluta, la guía, la Verdad.