El nombre Firaun aparece numerosas veces en el Qur-an, ya que aparte de ser un nombre propio, designa, al mismo tiempo, una actitud existencial, una ideología, una cosmogonía chamánica, una cosmogonía sin Creador –exactamente igual a la cosmogonía occidental de hoy representada por la NASA y las universidades de elite norteamericanas y europeas. Por lo tanto, Firaun es un símbolo, un carácter y una posición ideológica precisa, bien definida a lo largo de todo el texto coránico.

Sin embargo, también es un personaje histórico. Esas características propias de lo que podríamos llamar la “personalidad Firaun” se manifestaron en un hombre concreto que vivió en un lugar y tiempo determinados.

En este sentido, nos hacemos la pregunta: ¿Cuántos Firaun se mencionan en el Qur-an? Sin que nos estemos refiriendo aquí a cuántos hombres de poder llevaron este título a lo largo de las dinastías egipcias, ya que, ni Firaun es un título ni el Firaun coránico o bíblico vivió nunca en Egipto ni han existido dinastías egipcias cuyos representantes recibiesen el título de Firaun (ver apéndice H). Esta dislocación geográfica e histórica nos ha inducido a tener una errónea visión de la antigüedad.

No obstante, al leer las numerosas aleyas del Qur-an que hablan de Firaun, nos asalta la duda de si siempre se están refiriendo a la misma persona. Esta duda, empero, se disipa cuando repasamos todas ellas y reflexionamos sobre la información general que el texto coránico nos transmite de aquel tiempo, de aquel escenario.

A pesar de las lecturas coránicas tradicionales en las que todos los acontecimientos que ocupan la historia de Musa se hacen coincidir con el gobierno de un mismo Firaun, parece claro que hubo dos hombres que llevaron ese mismo nombre –Firaun padre y Firaun hijo. Dos Firaun, pues, de la misma familia, del mismo clan, dirigentes de Misr, cuya dinastía se extinguirá tras la muerte de Firaun hijo.

La primera sospecha de que no se puede tratar siempre del mismo personaje surge cuando calculamos la edad que presumiblemente tendría Firaun cuando salió con sus hombres armados a perseguir a Musa y a su gente. Veamos una posible secuencia –Musa abandona Misr siendo joven, pero con no menos de 25 o 30 años; se dirige a Madian y pasa allí 10 años trabajando para su suegro; cuando regresa a Misr con su hermano Harun no pudo haber tenido menos de 40 o 45 años; permanece en Misr unos 10 años antes de salir de allí con los Banu Isra-il:

(130) Castigamos a la gente de Firaun con años de calamidades y empobrecimos sus cosechas
para ver si recapacitaban.
Sura 7 – al ‘Araf

Firaun ha reclutado a un grupo de magos; ha habido un tiempo de extrema tensión en el que Firaun ha pensado, incluso, en matar a Musa; ambos Profetas se establecen en Misr; Allah el Altísimo castiga a los habitantes de Misr con terribles plagas. Claramente han pasado años entre la llegada de Musa y Harun a Misr y su salida con los Banu Isra-il.

(87) E inspiramos a Musa y a su hermano: “Preparad para vuestra gente casas en Misr. Marcad en ellas la qiblah y estableced la salah. Y da buenas nuevas a los creyentes.”
Sura 10 – Yunus

Esta cronología nos lleva a suponer que cuando Musa abandona Misr definitivamente, podría haber tenido entre 50 y 55 años o quizás algo más. Ello supondría que el Firaun que le adoptó siendo un recién nacido debería tener ahora, al menos, 90 años. Resulta del todo increíble que alguien con 90 años se embarque en semejante persecución:

(52) Inspiramos a Musa: “Sal de noche con Mis siervos, pues vais a ser perseguidos.”
Sura 26 – ash Shuara

Si hubiese sido, en cambio, su vástago quien les hubiera perseguido, tendría más sentido, pues Firaun hijo podía haber tenido 5 o 10 años más que Musa cuando éste fue adoptado; o quizás Firaun hubiese nacido unos años después de Musa, ya que el argumento de la mujer de Firaun para recoger al bebé es el de adoptarlo como hijo, quizás porque todavía no habían tenido ningún hijo varón, solo hembras. Ello indicaría que Firaun hijo habría nacido un tiempo después de Musa:

(9) Dijo la mujer de Firaun: “Será un consuelo para mí y para ti. No le matéis, quizás nos sea de gran beneficio o lo adoptemos como hijo.” No se daban cuenta de lo que Allah planeaba.
Sura 28 – al Qasas
(18) Dijo: “¿Acaso no cuidamos de ti cuando eras un niño y has vivido años con nosotros?
(19) Hiciste lo que hiciste, y ahora te comportas como un ingrato.”
Sura 26 – ash Shuara

Estas no parecen que sean las palabras del Firaun que lo adoptó, sino de su hijo, del que creció con Musa, y que ahora le reprocha su ingratitud. No hay una sola aleya coránica en la que se diga que el Firaun que habla con Musa fuese el mismo que le recogió de las aguas.

Podríamos preguntarnos ahora a partir de qué momento aparece en el Qur-an Firaun hijo. No hay un dato concreto a este respecto, pero parece claro que cuando Musa huye de Misr después de haber matado a un hombre, ya es Firaun hijo el que gobierna. De ahí el temor que siente Musa –Firaun padre le habría protegido, es su hijo adoptivo que creció en su casa desde que era un recién nacido. Mas veamos el verdadero y, hasta cierto punto, lógico escenario en el que creció Musa. Es muy probable que Firaun sólo hubiera tenido un hijo varón al que puso su mismo nombre, pues, tras su muerte, el debería continuar la saga “Firaun”. Sin embargo, ahora hay otro varón en la familia, Musa, quien un día podría hacer valer su derecho a recibir ese honor. Firaun hijo siente envidia y miedo de Musa y también sus allegados –sin duda que Haman era de la misma familia, quizás un primo de Firaun hijo, o incluso su tío. Ven en Musa una amenaza futura y quieren deshacerse de él, pero no antes de que muera su padre, pues sin duda que éste sentía aprecio, si no amor, por su “hijo” adoptivo:

(39) “Échalo en la barquilla y arrójala al río, que éste la arrastrará hasta la orilla, donde será recogida por un enemigo Mío y suyo. E hice que sintieran afecto por ti
para que pudieras crecer bajo Mi cuidado.
Sura 20 – Ta Ha

Musa ha vivido en la casa de Firaun padre como un hijo más, querido y deseado, pero ahora se trata de poder y Firaun hijo y sus allegados más próximos se sienten recelosos de este intruso que un día podría hacerse con el poder de Misr.

En la siguiente secuencia, Musa teme las represalias de Firaun por haber matado a un hombre. Esta es la ocasión esperada. Ahora tienen una buena cuartada para matar a Musa o, al menos, para expulsarle de Misr, desterrarle para siempre de aquel lugar. Sin embargo, la opción de matarle sigue siendo la más atractiva y definitiva:

(20) Vino un hombre corriendo desde la parte más alejada de la ciudad, y le dijo: “¡Musa! Los principales están conspirando contra ti para matarte. ¡Sal de la ciudad! Puedes confiar en mí.”
Sura 28 – al Qasas

Como vemos en la aleya que acabamos de citar, son los principales de Misr, Haman y su grupo, el propio Firaun hijo, los que llevan tiempo maquinando contra Musa. Sin embargo, hay gente de la casa de Firaun que siente afecto por Musa, por el “hijo adoptivo” y quieren protegerle. Firaun padre nunca habría permitido que se diera esta situación. Es la envidia y el miedo los que están actuando en la psicología de su hijo. Musa sale, pues, de Misr con la intención de no volver allí nunca más.

Sin embargo, el plan de Allah el Altísimo es muy diferente a los planes de Musa, y tiene que volver, mas con dos buenas armas:

1) la madurez (ha formado su propia familia)

2) la Profecía, la hikmah y el furqan.

Ha habido, pues, dos Firaun en la vida de Musa –Firaun padre, un hombre que quizás fue un buen gobernante que no discriminó a ninguna taifa de Misr y que murió relativamente joven; y Firaun hijo, el verdadero protagonista en el Qur-an, el tirano, el idólatra, el opresor… cuya esposa, empero, es un modelo para los creyentes:

(11) A los creyentes Allah pone el ejemplo de la mujer de Firaun cuando dijo: “¡Señor mío! Construye para mí una casa junto a Ti, en el Jardín, y líbrame de Firaun
y de su malévolo proceder. Sálvame de la gente infame.”
Sura 66 – at Tahrim

En realidad, Firaun padre desaparece de la escena coránica una vez relatada la secuencia de adoptar a Musa. Todo lo demás se refiere a Firaun hijo. Este hecho es muy importante para entender que la orden de matar a los hijos de los creyentes, de la shi’ah de los creyentes, de la taifa Banu Isra-il, no la da Firaun padre, sino Firaun hijo cuando Musa vence a sus magos y estos declaran aceptar al Dios de Musa y Harun como su propio Dios (ver Info 23).

(127) Dijeron los principales de entre la gente de Firaun: “¿Vas a dejar que Musa y su gente sigan corrompiendo nuestras costumbres y renieguen de ti y de tus dioses?” Respondió Firaun: “Mataremos a sus hijos y dejaremos con vida a sus mujeres, y los dominaremos
con un irresistible poder.”
Sura 7 – al ‘Araf
(49) Recordad cuando os salvamos de la gente de Firaun que os imponían un terrible castigo, degollando a vuestros hijos y dejando con vida a vuestras mujeres.
Sura 2 – al Baqarah

Al mismo tiempo, el escenario de cuando Musa y Harun vuelven a Misr y se entrevistan con Firaun es sumamente revelador. El Firaun que los recibe no es un sabio anciano que siente un profundo amor y admiración por Musa, quizás siempre lo vio como a su verdadero hijo, como el hijo que hubiera querido tener. Quien los recibe es un petulante tirano, ignorante y presuntuoso, que habla con Musa con recelo, a la defensiva, sin que todos esos años de convivir juntos pesen lo más mínimo. Firaun se siente fuerte rodeado de sus principales, de sus poderosos allegados, de su pequeño ejército de hombres bien armados. Sin embargo, sigue temiendo a Musa. Hay algo en su “hermano” que siempre le ha inquietado. No hay amor, no hay afecto, sólo recelo, temor, inquietud:

(103) Luego, después de ellos, enviamos a Musa con Nuestros signos a Firaun y a sus principales, pero los negaron. Mira cómo acabaron los nefarios.
(104) Le dijo Musa: “¡Firaun! Soy un mensajero del Señor de todos los dominios
(105) –veraz en cuanto que no digo de Allah, sino la verdad. He venido a vosotros
con una clara indicación de vuestro Señor –enviad conmigo a los Banu Isra-il.
(106) Replicó Firaun: “Afirmas que has traído un signo, muéstralo si es verdad lo que dices.”
(107) Entonces arrojó su vara y apareció claramente una serpiente.
(108) Luego sacó la mano y he aquí que apareció sana a los que miraban.
(109) Dijeron los principales de la gente de Firaun: “No hay duda de que conoce bien la magia
(110) y con ella quiere sacaros de vuestra Tierra. ¿Qué es, pues, lo que disponéis?”
(111) Dijeron los principales a Firaun: “Retenlos a él y a su hermano
y envía reclutadores por todo el país
(112) para que te traigan a los más grandes magos.”
(113) Y vinieron los magos a Firaun y le dijeron: “¿Habrá recompensa para nosotros si vencemos?” (114) Contestó: “Sí, y seréis de mis íntimos.”
Sura 7 – al ‘Araf

Vemos en las palabras de Firaun un sentimiento de competitividad. Firaun quiere ser superior a Musa, demostrar que él es el legítimo soberano de Misr, su dios y su gobernante. Si Musa se ha convertido en un hábil mago, también ellos tienen magos, sin duda más expertos que él.

(23) Le preguntó Firaun: “¿Quién es el Señor de todos los dominios?”
(24) Respondió Musa: “Si fuerais creyentes, tendríais la certeza de que Él es el Señor
de los Cielos y de la Tierra, y de lo que entre ambos hay.”
(25) Dijo Firaun a los que estaban a su alrededor: “¿Habéis oído?”
(26) Continuó Musa: “Vuestro Señor y el Señor de vuestros antepasados.”
(27) Replicó Firaun: “Realmente vuestro mensajero, el que os ha sido enviado, está trastornado.” (28) Dijo Musa: “Si fuerais capaces de razonar, entenderíais que Él es el Señor
del Oriente y del Occidente, y de lo que entre ambos hay.”
(29) Dijo: “Si tomas como ilah a otro que no sea yo, te encarcelaré.”
Sura 26 – ash Shuara

No es este diálogo el que se habría producido entre Firaun padre y Musa de haber aquel estado vivo. Este necio engreído es el Firaun hijo del que habla el Qur-an en numerosas aleyas y lo compara con los tiranos de siempre, con los coaligados:

(11) –como la gente de Firaun y los que hubo antes de ellos. Encubrieron Nuestros signos con pertinaz insistencia, haciendo que Allah los castigara por sus transgresiones.
Sura 3 –Ali ‘Imran
(12) Antes de ellos ya negaron la verdad la gente de Nuh, los Ad y Firaun, el de las estacas. (13) Y los Zamud, la gente de Lut y los ashab al-Aykah. Esos son los coaligados.
Sura 38 – Sad
(10) Y con Firaun, el de las estacas.
Sura 89 – al Fayr

En las suras 38 y 89, que acabamos de mencionar, se habla de Firaun el de las estacas وفِرْعَوْنَ ذِى الْأَوْتاد, otra indicación de que había dos Firaun. En ambos casos se está haciendo referencia a Firaun hijo –ya hemos visto en este mismo artículo que a excepción de las aleyas que se refieren a la escena en la que la familia de Firaun padre decide acoger a Musa, todas las demás aleyas coránicas hacen referencia a Firaun hijo, quien ordenó matar a los hijos de los creyentes, varones o hembras, pero no a las mujeres, ya que su intención no era exterminarles, sino diezmarles, reducir drásticamente su número y atemorizarles. Por ello, ordena matar a sus hijos y dejar vivas a las mujeres, a los cónyuges, para que en un futuro vuelvan a procrear. No es una exterminación sistemática, ya que de haber sido así, los propios Banu Isra-il habrían opuesto resistencia y habrían luchado. Y quizás en este hecho encontremos un plausible sentido a la expresión –“Firaun, el de las estacas.” Firaun quiere dar una lección ejemplar a todos los que se oponen a su poder “divino”. Quizás durante un tiempo atase a postes o estacas a toda una familia y mandase degollar públicamente a los hijos, varones o hembras, pero no a los progenitores, no a las mujeres –palabra clave que indica ni al padre ni a la madre. Al día siguiente, otra familia; tres días más tarde, otra; hasta que el horror causado por tamaña brutalidad hiciese que los Banu Isra-il tomasen una actitud de mayor sumisión, y abandonasen cualquier intento de levantarse contra el gobierno de Firaun, de Firaun hijo.

(96) Enviamos a Musa con Nuestros signos y con una incontestable autoridad (97) a Firaun y a sus principales, pero siguieron las órdenes de Firaun, órdenes que desviaban de la rectitud. (98) El Día del Resurgimiento irá delante de su gente y les conducirá al fuego.
Sura 11 – Hud
(6) Dijo Musa a su gente: “Recordad la bendición que Allah derramó sobre vosotros cuando os salvó del suplicio con el que os atormentaba la gente de Firaun, degollando a vuestros hijos y dejando vivir a vuestras mujeres. Así os sometió vuestro Señor a una enorme prueba.
Sura 14 – Ibrahim
(24) Ve a Firaun, ese tirano rebelde.”
Sura 20 – Ta Ha
(38) Dijo Firaun: “¡Principales! No sé que tengáis otro ilah que yo. Así pues, Haman, cuece barro y erige una edificación por la que pueda subir hasta el ilah de Musa, aunque tengo la impresión
de que se trata de un impostor.”
Sura 26 – al Qasas
(39) Y Qarun, Firaun y Haman. Musa fue a ellos con la clarificación, pero se ensoberbecieron en aquella tierra y no pudieron librarse de Nosotros.
Sura 29 – al Ankabut

Todas estas aleyas hacen referencia a Firaun hijo y a sus principales, Haman entre ellos, de su misma familia, que creció con Firaun y con Musa; y Qarun, de la gente de Musa, aliado ahora con Firaun y sus principales, como muchos de los Banu Isra-il. La composición social de Misr a la vuelta de Musa no es uniforme en absoluto, sino que ha habido una gran mezcla entre los diferentes grupos o taifas: Dijo un hombre de la gente de Firaun que era creyente, pero ocultaba su creencia: “¿Vais a matar a un hombre porque dice: ‘Mi Señor es Allah,’ cuando os ha traído la clarificación, que viene de vuestro Señor? (Sura 40 – Ghafir).

(26) Y dijo Firaun: “¡Dejadme que mate a Musa! Y que llame si quiere a su Señor, pues temo que cambie vuestro din o siembre la corrupción en esta tierra.”
Sura 40 – Ghafir

Una declaración imposible de poner en boca de Firaun padre. Son los recelos, la envidia y el temor que siente Firaun hijo los que amenazan con matar a Musa. Ha vuelto el que había huido después de haber matado a un hombre, y parece que quiere hacerse con Misr, lo que tanto temía Firaun hijo y sus principales. Esta vez habrá que terminar el trabajo que entonces quedó inconcluso, habrá que matarle.

Podemos concluir que, a todos los efectos, no hay en el Qur-an, sino un solo Firaun, el Firaun hijo, el protagonista de las secuencias con Musa, ya que Firaun padre sólo aparece en escena cuando su familia decide adoptar a Musa.