Podemos escribir el término Ilah إِلَهٌ o إِلَاهُ si bien la primera grafía es la más común. Sigue la forma فِعال en el sentido de maf’ul مَفْعولٌ sobre quien recae la acción. Del mismo modo, إِلَهٌ en el sentido de maluh مَأْلوهٌ, y significa –un objeto de adoración, dios, una deidad.

Al mismo tiempo, tiene un sentido de plural entre los no creyentes –hay muchos ilahalihah آلِهَة– y Allah puede ser uno más de ellos. En este sentido significa ídolos.

Sin embargo, fuera del simbolismo de las más antiguas mitologías árabes (también daban este nombre a la gran serpiente que encontramos asociada al dragón que echa fuego en las tradiciones chinas, hindúes y mesopotámicas), Ilah significa ante todo Creador, el que puede crear, no como el hombre a partir de materiales dados, sino de la nada, de la no existencia. Este significado es enfatizado y repetido en numerosas aleyas coránicas:

(191) ¿Acaso Le igualan con aquéllos que no han creado nada,
sino que, antes bien, ellos mismos han sido creados?
Sura 7 – al ‘Araf

Ello significa que sólo Allah el Altísimo es un Ilah verdadero y, por lo tanto, la única entidad a la que se debe adorar, ya que el resto de “deidades”, de alihah, son majluq مَخْلوق, entidades creadas.

El término Ilah también tiene forma femenina ilahah إِلَاهَة. Pero tanto la forma plural como la femenina harán siempre referencia a ídolos –únicamente podemos utilizar la forma masculina singular para referirnos a Allah Todopoderoso, pues solamente Él puede crear de la nada, sólo Él es el Jaliq, el Musawwir, el Bariu, el Fatir (ver Info 13).

Algunos lexicólogos hacen derivar el término Ilah de wilah وِلَاه, que significa perder la razón a causa de un gran sufrimiento o alegría, añorar. En este sentido, Ilah significaría aquel a Quien el hombre añora como la única Entidad capaz de librarle de la aflicción, como un niño añora y busca a su madre.

Por el contrario, el término Allah اللّه, no es un nombre común, sino propio y, por lo tanto, no tiene femenino ni plural.

Hay infinidad de opiniones con respecto al origen de esta palabra, de este nombre, pero debemos entender que el término Allah no deriva de otros términos o verbos, ya que Su nombre antecede incluso a la lengua árabe original. Los vocablos Ilahإلَه  o إلَاه así como alilah الإلَاه y alih أَلِه o alaha أَلَهَ son los que han derivado del nombre Allah y no al contrario.

(3) Él es Allah en los Cielos y en la Tierra.
Sura 6 – al An’am

وَهُوَ اللَّهُ فِي السَّمَاوَاتِ وَفِي الأَرْضِ

Por lo tanto, el nombre propio Allah اللَّهُ es el nombre absoluto del Creador y no un nombre restringido a un tiempo histórico determinado ni a una comunidad humana específica. Como nos informa la aleya que acabamos de citar, ese es el nombre del Creador incluso en los Cielos. No tiene otro. El resto de Sus “nombres” hacen referencia a atributos –esa es la razón de que vayan precedidos por el artículo determinado, como es al-wahab, ar-Rahman, al-Karim… y otros.

En cuanto a la expresión alahumma اَللّهُمَّ significa ia Allah يا اَللّه en la que la mim م substituye a la partícula vocativa ia يَا.