esq11

rejos

VAIVÉN DIVINO Y LAS ACUMULACIONES

T  E  X  T  O

En varios artículos hemos mencionado el vaivén creacional, cuya manifestación podemos observar en numerosos fenómenos, tanto en nosotros mismos como en el universo. Este vaivén está en el movimiento del corazón, sístole-diástole, contracción-relajación; en la respiración, inhalación-exhalación, absorción del aire-expulsión del aire; encontramos este mismo vaivén en la alternancia del sueño y la vigilia, consciencia activa-consciencia inactiva; el mismo vaivén que observamos en la sucesión del día y de la noche.

Siguiendo la ley de plantillas (ver artículo V), esta misma alternancia, este mismo vaivén, los encontraremos a nivel creacional. También en la creación de Allah Todopoderoso hay vaivén, hay sístole y diástole. En cada despertar divino, en cada exhalación divina… se manifiesta una nueva creación, de la misma forma que en cada desactivación onírica de la consciencia divina hay una retracción –todo lo creado vuelve a la fuente de la que emanó (ver artículo 7 y esquema 11).

Esta es la gran noticia que nos transmite el Qur-an en las siguientes aleyas:

(4) …Es Él Quien origina la creación y luego la devuelve a su inicio يُعيد para retribuir con justicia a quienes hayan creído y hayan actuado con rectitud, pero a los encubridores se les dará de beber agua hirviendo y sufrirán un doloroso castigo por haber encubierto la verdad.
Sura 10 – Yunus
(34) Pregúntales si alguna de esas entidades a las que dan poder ha originado la creación y luego es capaz de devolverla a su inicio. Respóndeles que Allah da origen a la creación y luego la devuelve a su inicio  يُعيدSin embargo, os dejáis engañar a causa de vuestra falta de raciocinio.
Sura 10 – Yunus
(19) ¿Acaso no ven cómo Allah da comienzo a la creación y luego la devuelve a su inicio يُعيد?
Eso es fácil para Allah.
Sura 29 – al Ankabut
(27) Es Él Quien comienza la creación y luego la devuelve a su inicio يُعيد. Eso es algo todavía más insignificante para Él. Tiene el más alto parangón en los Cielos y en la Tierra –El Poderoso, El Sabio.
Sura 30 – ar Rum
(13) Es Él Quien origina y Quien devuelve a su inicio يُعيد.
Sura 85 – al Buruy

El término utilizado en todas estas aleyas es iu’idu يُعيد, tercera persona del singular del tiempo presente mudhari’ مضارع del verbo ‘awada عَوَدَ (‘ada عاد), que significa –volver a ello, a eso, como en los siguientes ejemplos: عاد لهُ بعد ما كان أعرض عنهُ –volvió a él después de haberse alejado de él. لَتعودنّ في مِلَّتِنا –volveréis a nuestra forma de vida. Al mismo tiempo es sinónimo de la forma VIII del mismo verbo i’tada اعتاد, que significa –frecuentar, volver, retornar. No obstante, por extensión, también significa –repetir, ya que se vuelve, se retorna, una o varias o muchas veces. Sin embargo, el significa global es el mismo, ya que, para repetir la creación, primero tiene que volver a su inicio, a su origen, a la fuente de la que emanó –la consciencia de Allah el Altísimo, en la que todas las cosas existen en estado de potencia (sístole, inhalación, estado onírico) y se manifiestan según lo decide Su voluntad (diástole, exhalación, vigilia). No obstante, el término “repetir” no es el más adecuado, ya que todas las creaciones de Allah el Altísimo son diferentes y serán diferentes.

Por lo tanto, el vaivén creacional recorre las siguientes fases:

MANIFESTACIÓN – VUELTA AL INICIO, A LA CONSCIENCIA – MANIFESTACIÓN

O bien podemos empezar el vaivén por el final:

VUELTA AL INICIO – MANIFESTACIÓN – VUELTA AL INICIO

Siguiendo este mismo vaivén podemos interpretar las siguientes aleyas:

(106) Los desdichados estarán en el fuego, entre lamentos y sollozos. (107) En él permanecerán mientras sigan existiendo los Cielos y la Tierra, salvo lo que tu Señor decida. Tu Señor es el dueño absoluto de Su voluntad. (108) En cambio, los radiantes de alegría estarán en el Jardín. En él morarán lo que permanezcan los Cielos y la Tierra, salvo lo que tu Señor decida.
Sura 11 – Hud

Los términos Cielos y Tierra hacen referencia aquí a los nuevos que Allah Todopoderoso creará después del Juicio, en los que se establecerán los Jardines y Yahannam. Los Cielos y la Tierra (tierras) que ahora componen nuestro universo, serán cambiados por otros nuevos, diferentes a los anteriores:

(48) El Día en que la Tierra se cambie por otra Tierra, así como los Cielos, y se les haga comparecer ante Allah –El Único, El Irresistible, (49) ese Día verás a los malvados
unidos con grilletes bajo un mismo yugo.
Sura 14 – Ibrahim

Este nuevo universo de Ajirah también tendrá un final como nos informan las aleyas de la sura 11 – Hud, ya que formarán parte del vaivén creacional. En la siguiente creación (nueva exhalación, nuevo despertar, nueva diástole), empero, no todos los elementos de la anterior desaparecerán dispersos, sin individualización, en la consciencia divina. Habrá elementos y nafs que permanecerán, creación tras creación, en la forma específica en la que fueron creados la primera vez (ver artículo XVII).

LA HERENCIA CONSTANTE

Por otra parte, en numerosas aleyas se utiliza el término “heredar” para describir la situación de los creyentes –ellos heredarán la Tierra.

(105) Ya habíamos decretado en el zabur, después del recuerdo,
que los siervos rectamente guiados heredarían la Tierra.
Sura 21 – al Anbiya

Heredar, pues, significa recibir algo que antes poseía otro u otros, como queda especificado en las siguientes suras:

(128) Dijo Musa a la gente que estaba a su cargo: “Buscad apoyo en Allah y resistid, pues en verdad que la Tierra es de Allah y la dará en heredad a quien Él quiera de Sus siervos.
La victoria final es de los temerosos.”
Sura 7 – al ‘Araf
(169) Tras ellos vinieron otros que heredaron el Kitab.
Sura 7 – al ‘Araf

En el primer caso se está haciendo referencia a Misr, a los territorios en los que gobernaba Firaun, y que han ido pasando de un pueblo a otro. Ahora se les promete a los Banu Isra-il que ellos serán los siguientes que los hereden. En el segundo ejemplo, lo que se hereda es el Kitab –tras la gente de Musa vino la gente de Daud y después la de Isa, quienes también recibieron aleyas del Kitab. Por lo tanto, el Kitab va pasando de una comunidad a otra hasta llegar a la gente de Muhammad (s.a.s), que serán los últimos herederos.

Por ello, la primera aleya que hemos mencionado aquí –“Ya habíamos decretado en el zabur, después del recuerdo, que los siervos rectamente guiados heredarían la Tierra.”– podría referirse a esta Tierra en la que vivían todos los insan y que ahora heredarán únicamente los creyentes –el resto irá a yahannam. Sin embargo, en estas aleyas que citamos a continuación se habla de heredar el Jardín:

(43) …Se les anunciará: “Este es el Jardín, merecida heredad por vuestras obras.”
Sura 7 – al ‘Araf
(63) Este es el Jardín que haremos heredar a aquellos de Nuestros siervos
que hayan tomado en serio Nuestros signos.
Sura 19 – Mariam

En este caso, ¿de quién se heredará el Jardín? En principio, debemos suponer que nadie antes ha estado allí. Sin embargo, en el vaivén creacional de Allah el Altísimo, siempre ha habido y habrá Jardín y fuego, Tierras y Cielos. No serán iguales, pero los conceptos que representan permanecen y, por lo tanto, los creyentes, los rectamente guiados, irán heredando el Jardín, algún tipo de Jardín, de creación en creación.

Sin embargo, hay un Heredero constante a Quién pertenecen todas las creaciones, todas las Tierras y todos los Cielos –Allah el altísimo:

(180) …Es Allah Quien heredará los Cielos y la Tierra.
Sura 3 – ali ‘Imran

Todos los Cielos y todas las Tierras… Todas las creaciones, pues todas emanan de Él.