Entrevista sobre Irán, Israel, Trump y la ideología talmúdica.

Esta entrevista ha sido publicada por Nader Talebzadeh y su esposa. Talebzadeh es un investigador, director de cine y productor iraní, presidente de la Conferencia Internacional New Horizon y realizador de documentales, más conocido por su película de 2007 titulada El Mesías. Talebzadeh estudió en la Escuela de Cine de la Universidad de Columbia.

Jonas E. Alexis para Telewebion

Pregunta: Los principales medios de comunicación estadounidenses están encubriendo en gran medida el asesinato del principal científico nuclear, es decir, están encubriendo a Netanyahu retratando a este hombre como su objetivo potencial. ¿Qué revela esto sobre las intenciones de Occidente?

Respuesta: Eso simplemente nos dice que Netanyahu todavía tiene control sobre gran parte de Occidente. Netanyahu le dice al mundo entero que Mohsen Fakhrizadeh es en realidad su objetivo; Fakhizadeth terminó siendo asesinado, y ningún político en todo el mundo occidental ha tenido el coraje político e intelectual de oponerse a Netanyahu y declarar que estas actividades son contrarias al orden moral y político. El exjefe de la CIA, John Brennan, dijo que el asesinato de Fakhrizadeh había sido “un acto criminal e imprudente”, pero Brennan no mencionó nombres ni señaló a los israelíes, en gran parte porque sabía que eso podría acarrearle serios problemas con la superestructura sionista. Le doy algo de crédito a Brenan por decir que “los líderes iraníes harían bien en esperar el regreso del liderazgo estadounidense responsable en el escenario global”. Ciertamente, sabía que Biden nunca aceptaría una maniobra tan diabólica.

El asesinato de Fakhizadeth por parte de los israelíes va en contra de lo que Immanuel Kant habría llamado el imperativo categórico. En otras palabras, nadie más puede hacer lo que acaban de hacer los israelíes. De hecho, si el gobierno iraní asesinase a un científico israelí, gran parte de Occidente enrojecería de ira diciendo que Irán debe ser bombardeado. ¿Por qué entonces ningún político en Occidente exige que se lleve a cabo una investigación real al respecto?

Lo segundo que debemos señalar es que, en general, la inteligencia estadounidense e israelí están de acuerdo en que Irán ralentizó su programa nuclear en 2003. Como Gareth Porter señala acertadamente en su estudio Manufactured Crisis: The Untold Story of the Iran Nuclear Scare, la visión predominante entre los funcionarios israelíes de que Irán ha estado tratando de adquirir armas nucleares es pura ficción, y ha sido deliberadamente inventada por el régimen israelí. Escuchemos a Porter:

“Estas investigaciones de la AIEA generaron innumerables noticias que aseguraban que el programa nuclear de Irán era una tapadera para fabricar armas nucleares. Sin embargo, para disgusto de Estados Unidos e Israel, estas investigaciones terminaron a principios de 2008 sin haber encontrado ninguna prueba que respaldase tal acusación. Pero Israel y Estados Unidos tenían un arma más potente para consolidar el pánico nuclear sobre Irán.

ase1

En 2008, rápidamente cambiaron el enfoque de la investigación del OIEA a una colección de documentos, supuestamente robados de un programa secreto de armas nucleares iraní, que habría sido entregado a Estados Unidos por un agente desconocido. Así comenzó la segunda etapa de la crisis, de 2008 a 2011, aparentemente dirigida a responsabilizar a Irán por lo que el OIEA llamó “los documentos”. Pero el objetivo real en esa etapa era llevar a Irán a una posición en la que pudiera ser acusado de incumplimiento de las resoluciones de la Junta de Gobernadores del OIEA, dominada por Estados Unidos”.

Patrick Buchanan ha señalado con razón que, “desde 2015, las instalaciones nucleares de Irán, en virtud del acuerdo nuclear, han estado sujetas a la vigilancia e inspecciones de la ONU. E Irán no ha producido plutonio ni uranio enriquecido al nivel del 90% necesario para una bomba. Israel afirma que Irán nunca dejó de trabajar en una bomba, pero las agencias estadounidenses de Intel y los inspectores nucleares de la ONU han acordado que el programa nuclear militar que supervisó Fakhrizadeh terminó en 2003”.

La lógica es bastante simple aquí: Netanyahu ha estado mintiendo a Occidente sobre el programa nuclear de Irán. Los políticos occidentales deben distanciarse de este hombre porque no ha causado más que problemas durante los últimos treinta años. La guerra de Irak es un clásico ejemplo, ya que esta guerra le ha costado a Estados Unidos al menos seis billones de dólares. Y toda la guerra se basó en una mentira.

ase2

Pregunta: ¿Quién está más desesperado por iniciar o provocar una crisis que pueda acabar en un conflicto bélico, Netanyahu o Trump?

Respuesta: Netanyahu. Trump es solo una marioneta. Tenga en cuenta que Netanyahu ha estado tratando de provocar una guerra con Irán desde 1995. Para él, las guerras parecen ser como videojuegos. Esto es lo que dijo Netanyahu allá por 1995, y puede encontrar la siguiente cita en su propio libro, Fighting Terrorism: How Democracies Can Defeat Domestic and International Terrorists:

“La mejor estimación en este momento coloca a Irán entre tres y cinco años para la producción independiente de armas nucleares. Después de este tiempo, la república islámica iraní tendrá la capacidad de construir armas atómicas sin la importación de materiales o tecnología del exterior”.

¡Han pasado veinticinco años! ¡Y seguimos hablando de que Irán intenta fabricar armas nucleares! Obviamente aquí hay un problema.

Pregunta: Recientemente ha escrito un libro sobre la ideología talmúdica y cómo socava la cultura occidental en la actualidad. ¿Puede desarrollar algo más esta idea? Por ejemplo, ¿cómo afecta la ideología talmúdica a la paranoia sionista de que Irán se armará con sofisticadas armas al final de los tiempos?

Respuesta: “Sionismo contra Occidente” es el último libro de una trilogía. Se puede leer de forma independiente. En este libro, sostengo que los problemas entre Israel y Palestina son muy profundos. De hecho, tienen ramificaciones teológicas, filosóficas, históricas y políticas. Cuando aplicamos las ramificaciones históricas y políticas a Irán, los temas se vuelven aún más interesantes. ¿Por qué? Bueno, considere esto: En el otoño de 2011, después de la guerra de Libia, neoconservadores como Bill Kristol todavía estaban en la línea de presionar para llevar a cabo un ataque militar contra Irán. El neoconservador Jamie Fly incluso animó a Obama a aprobar lo que parecían ser guerras perpetuas en el Medio Oriente. “Es hora de que el presidente Obama siga los pasos de sus predecesores y se enfrente a los tiranos que matan a los estadounidenses y amenazan nuestros intereses. Es hora de emprender acciones militares contra los elementos del gobierno iraní que apoyan el terrorismo y su programa nuclear. Más diplomacia no es una respuesta adecuada”.

Sin embargo, mientras los neoconservadores presionaban para ir a la guerra, algunos miembros de la CIA afirmaban que no existía ninguna evidencia de que eso fuera necesario. Un ataque militar contra Irán sería interesante para un “guión de Hollywood”. Otros miembros de la CIA, como el coronel Pat Lang, tenían la misma opinión. Paul Pillar, un veterano de la CIA y autor del innovador libro Intelligence and US Foreign Policy, se mostró escéptico ante el supuesto complot. Michael Scheuer, ex agente de la CIA y autor de varios libros, también consideró irresponsable la acusación. La trama era ciertamente sospechosa, pero no para periódicos neoconservadores como el Weekly Standard. El Lobby israelí y otros se trasladaron a un nuevo territorio en el otoño de 2011 cuando el OIEA declaró falsamente que Irán tenía la capacidad de fabricar armas nucleares. Se ha señalado que el OIEA no basó su evaluación en pruebas, sino en rumores. El historiador israelí y flamante sionista Benny Morris declaró que algunas de las “pruebas” provenían de “la inteligencia israelí en primer lugar”. Descubrimientos posteriores indicaron que la afirmación de la AIEA era una falsificación. Robert Kelley, director jubilado del OIEA, señaló que prácticamente no había nada nuevo en el informe.

Irán ha hecho todo lo posible para llegar a Occidente durante décadas, pero los halcones neoconservadores no le han dado ninguna oportunidad de lograrlo. Flynt Leverett, miembro principal de la New America Foundation y profesor de la Universidad Estatal de Pensilvania, declaró que Irán es un país racional y ha realizado varios intentos de hacer tratos racionales con Occidente, más particularmente con Estados Unidos, pero Estados Unidos los ha reventado, y ha continuado repitiendo el mantra favorito de los neoconservadores: “Irán es un país suicida.” En 2008, CBS hizo una entrevista con Ali Akbar Salehi, quien obtuvo su Ph.D. en ingeniería nuclear en el MIT. Una vez terminados sus estudios, Salehi regresó a Irán para realizar una carrera administrativa en la Universidad Tecnológica de Sharif. Durante la entrevista, Salehi declaró:

“Tengo mucho respeto … por la gente de los Estados Unidos y siempre he dicho esto: no considero a los Estados Unidos como un país. Creo que Estados Unidos pertenece a toda la especie humana. No creo que la historia pueda producir otro país como EE. UU. porque es un país que ha dejado de servir a la humanidad, en términos de tecnología, en términos de ciencia … La mayoría de mis profesores eran de EE. UU. Incluso mi licenciatura es de la Universidad Americana de Beirut. Nuevamente tuve muchos profesores estadounidenses allí. Me siento en deuda con ellos. Esto es parte de mi religión –a quien te enseña algo, le debes la vida. Así que mi respeto va para todo el pueblo estadounidense. Pero cuando se trata de las acciones de su gobierno, la cosa cambia”.

Esto ciertamente no se corresponde con la ideología neoconservadora. Lo que lo hace aún más interesante es que Salehi fue designado por Ahmadinejad y el ayatolá Khamenei, dos gobernantes que los neoconservadores han calificado de irracionales. Khamenei incluso declaró: “Ciertamente, existen condiciones en las que nuestros lazos con Estados Unidos podrían normalizarse”.

Antes de Ahmadinejad, Mohammed Khatami, entonces presidente de Irán, hizo varios intentos de acercarse a Estados Unidos. En una entrevista con la CNN en 1998, afirmó tener “una afinidad intelectual con la esencia de la civilización estadounidense”, una referencia a Alexis de Tocqueville. Además, declaró que tanto Estados Unidos como Irán son intrínsecamente religiosos y ambos países deben encontrar un terreno común para un diálogo y una relación fructíferos. Incluso se disculpó por “la crisis de rehenes de 1979-1981” que “dejó a los estadounidenses con sentimientos negativos hacia la República Islámica”. Pero la maquinaria sionista lo enterró estas buenas disposiciones.

Sin embargo, Irán nunca se rindió a la hora de comprometer a Estados Unidos en una relación fructífera. En 2003, el gobierno iraní revitalizó las conversaciones de paz e incluso dejó en claro que Irán permitiría una total transparencia de su programa nuclear. También se comprometieron a luchar contra el terrorismo, “incluida la acción decisiva contra cualquier terrorista, sobre todo Al-Qaida, en territorio iraní”. Además, acordaron cooperar “para apoyar activamente la estabilización política y el establecimiento de instituciones democráticas y un gobierno democrático que represente a todos los grupos étnicos y religiosos”. Irán también dejó en claro que Estados Unidos debe tomar medidas contra organizaciones terroristas como el MEK, que Estados Unidos apoyaba en ese momento.

Pero Estados Unidos rechazó una vez más todas esas oportunidades precisamente porque la maquinaria neoconservadora/sionista no permite conversaciones de paz. Como dice Leverett, “La proposición de que la República Islámica es implacable e irrazonablemente hostil a los Estados Unidos es, por supuesto, un elemento básico del neoconservadurismo”.

iran2

SONDAS: John Brennan omite el nombre de los asesinos, y lo mismo hace, de alguna forma, Talebzadeh –sus acusaciones son morales, éticas, sin que tengan consecuencias penales. Se supone que no se puede juzgar a Netanyahu ni mucho menos ejecutarle o encarcelarle de por vida. Acusar a Israel de crímenes de guerra y de asesinatos selectivos sólo ha servido para admirar su eficacia, la buena preparación militar de sus soldados.

Por otra parte, Talebzadeh comete el mismo error que la mayoría de los analistas –separa, por boca de Salehi, a los norteamericanos de su gobierno. De la misma forma que se separa a los judíos de los sionistas y a los alemanes de los nazis, y todos contentos y todos inocentes. Sin embargo, Hitler subió al poder elegido por el pueblo, como Netanyahu y como todos los presidentes norteamericanos, incluido el que arrojó las bombas atómicas en Japón.

Esa separación es otra forma de encubrimiento que sirve para continuar con la misma política de invasiones, ocupaciones y asesinatos, de los cuales son responsables el pueblo judío, el pueblo alemán y el pueblo norteamericano, entre otros.

Por lo demás, el deseo, por parte de Irán, de congraciarse con los Estados Unidos no es un acto de virtud, sino de ignorancia, pues Estados Unidos, en efecto, no es una nación, sino un cártel en el que se reparten el botín tanto republicanos como demócratas –deep state. ¿Acaso no le han bastado a Irán los últimos cuatro años de esta administración norteamericana? ¿Quiere seguir intentándolo?

No deja de ser una insistencia perturbadora el intento de Irán, como el de Rusia y China, por ganarse la aceptación de Occidente, a cualquier precio. Si no es capaz de llevar a cabo su programa nuclear, el que sea, sin tener que solicitar para ello el permiso de Occidente, entonces es mejor que abra relaciones diplomáticas con Israel y se dedique a la orfebrería.