Encuesta: EE. UU. Los adultos aceptan cada vez más puntos de vista marxistas a medida que los valores cristianos se debilitan.

marx1Los marxistas buscan desmontar la libertad económica, el matrimonio tradicional, la religión, la propiedad privada y el gobierno republicano.

World Tribune

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación Cultural de la Universidad Cristiana de Arizona a 2,000 estadounidenses adultos dio como resultado que un tercio o más respaldaban una docena de prolegómenos de la teoría marxista, incluidos aquellos sobre el racismo y Dios, señaló Sean Salai en un informe para The Washington Times.

Con respecto a la teoría crítica de la raza, el 41 por ciento estuvo de acuerdo con la afirmación de la encuesta: “Los blancos utilizan la raza para promover sus intereses económicos y políticos a expensas de las personas de color”.

Mike González, miembro principal de The Heritage Foundation, dijo que los fundadores marxistas del movimiento Black Lives Matter se han apropiado de este principio de la teoría crítica de la raza en un intento de derrocar a la sociedad.

“Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi, los tres principales fundadores de Black Lives Matter, siempre han sido sinceros acerca de su marxismo, que es sinónimo de comunismo”, escribió González en un comentario en el sitio web de Heritage.

La encuesta, que se publicó la semana pasada, también muestra “que la pérdida de las creencias cristianas y la moralidad se correlacionan fuertemente con la aceptación de las creencias marxistas, especialmente entre los jóvenes”, señaló Salai.

Por otra parte, la generación tecnológica nacida en los 80 estaba de acuerdo en que Dios no existe o no puede ser conocido; no hay valores morales absolutos más allá de lo que los individuos determinan por sí mismos, y abortar o tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es éticamente permisible, así como el suicidio y la eutanasia, ya que son “elecciones moralmente aceptables”, independientemente de las motivaciones.

En economía, el 27 por ciento de los que respondieron a la encuesta del Centro de Investigación Cultural estuvo de acuerdo en que permitir que las personas posean una propiedad facilita la injusticia económica, y el 23 por ciento estuvo de acuerdo con la afirmación de que la propiedad individual es mala para la sociedad.

La directora ejecutiva del Centro de Investigación Cultural, Tracy Munsil, dijo que los resultados del estudio tienen claras implicaciones para los debates sobre la agenda de gasto social de los demócratas en el Congreso.

“Este es un cambio político significativo, nunca antes visto en el escenario estadounidense. Hemos presenciado pequeñas erupciones de socialismo en el siglo XX, pero creo que este es un punto de inflexión”, dijo Munsil, profesor de ciencias políticas de la Universidad Cristiana de Arizona.

“El actual proyecto de ley de gastos del Congreso representa una transferencia de riqueza sin precedentes”, dijo Munsil. “Con el tiempo, los efectos perjudiciales aparecerán en la pérdida de la libertad personal y la prosperidad económica, que hemos dado por sentado en este país. Debido a que somos tan optimistas sobre el libre mercado, no creo que tengamos ningún concepto todavía de que el marxismo pueda suceder aquí.”

David Barton, ex director de una escuela secundaria que fundó WallBuilders, una organización educativa sin fines de lucro con sede en Texas, dijo que las aulas estadounidenses no han enseñado una definición funcional del socialismo y el marxismo en 30 años.

“Esta encuesta no habría tenido ningún sentido hace 30 años. Lo tiene ahora porque hemos hecho un mal trabajo al enseñar sobre las diferentes formas de gobierno y sus consecuencias”, dijo Barton. “No hemos profundizado sobre las diferentes formas de gobierno, a parte de nuestra propia república constitucional.”

fam1Conflicto de intereses de Merrick Garland: Una madre de Virginia expone su tráfico de datos con Zuckerberg

Una madre de Fairfax, Virginia, está defendiendo su alegación de que un conflicto de intereses masivo está impulsando el ataque del fiscal general de la administración de Biden, Merrick Garland, a los padres que cuestionan a las juntas escolares locales como posibles extremistas domésticos.

World Tribune

El procurador general Merrick Garland ha conmocionado a Estados Unidos con una declaración de guerra a los padres.

¿Qué no se menciona? La hija de Garland está casada con el cofundador de una empresa de Big Tech, Panorama Education, financiada por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

A principios de septiembre, un padre informó a Parents Defending Education, un grupo de defensa, que las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax habían firmado discretamente un contrato de $1.8 millones con Panorama Education, un contratista de Big Tech con sede en Boston, para llevar a cabo un programa de evaluación de aprendizaje social y emocional de varios años, “dándoles el derecho de recopilar” datos psicométricos “de los 180.000 estudiantes del distrito escolar con preguntas como si se sienten” tristes” o “están de acuerdo con su género”.

El personal de Panorama Education obtiene el estatus de “funcionarios escolares”, por lo que tienen derecho a los datos privados de los estudiantes según la ley federal, según un correo electrónico de un funcionario del distrito escolar del condado de Fairfax.

Por otra parte, el fundador de Facebook, Zuckerberg, es un inversor en Panorama Education, que está firmando contratos con juntas escolares de todo el país que le brindan a la empresa una puerta trasera a los sentimientos más íntimos de los niños. La compañía ahora es un caballo de Troya para Big Tech en las escuelas K-12. Un denunciante ayer testificó en el Congreso que Zuckerberg ha estado explotando nuevos “proyectos de crecimiento”.

La educación K-12 es claramente uno de esos “proyectos de crecimiento”.

La hija de Garland está casada con Xan Tanner, cofundador de Panorama Education. La familia de Garland se está beneficiando de las decisiones comerciales de las juntas escolares. La familia de Garland se beneficiará del silenciamiento de los padres.

La acusación es contundente.

Un proyecto de ingeniería social culturalmente izquierdista desatado en el sistema de escuelas públicas de Fairfax promueve los esfuerzos de un oligarca de la Big Tech para catalogar a los ciudadanos estadounidenses y beneficiar financieramente a la hija del fiscal general. Los padres locales se oponen tanto al adoctrinamiento como al asalto a la privacidad de los niños. El Procurador General interviene y amenaza con usar el poder policial federal para destruirlos como extremistas cuyas acciones “van en contra de los valores fundamentales de nuestra nación” (cita directa).

Como señaló WorldTribune en junio, la Universidad de Virginia anunció el lanzamiento de una “Iniciativa para la democracia” de $100 millones, dirigida por un exalumno de la administración Obama y un izquierdista de D.C. veterano del grupo de expertos, la “promoción de la democracia” implica utilizar Los disturbios del Capitolio para promover una narrativa de que las instituciones de Estados Unidos están siendo atacadas por segmentos enloquecidos de sus propios ciudadanos y deben ser defendidas.

La codirectora Melody Barnes dijo sobre el lanzamiento:

Siempre ha habido un nivel de desconfianza en el gobierno federal. Con el tiempo, no solo en los últimos cuatro años, sino en los últimos 50 años, esa desconfianza ha crecido, lo que ha llevado a algunos a abandonar nuestras instituciones democráticas, la arquitectura de nuestra democracia. Ese es un elemento importante de lo que vimos el 6 de enero.

Este es el tema que nunca deja de dar, y no hay razón para limitarlo solo a quienes se atreven a criticar a los representantes federales. Se puede reutilizar a voluntad para que sirva como un martillo único para todos contra cualquiera que cuestione alguna forma de “autoridad” oficial.

Los fantasmas manchados de sangre de hace casi 30 años se están agitando. Y las mismas personas que estuvieron íntimamente asociadas con quienes encubrieron el asesinato de ciudadanos estadounidenses por parte del FBI en Ruby Ridge en 1992 y luego orquestaron la masacre masiva en Waco un año después ahora declaran que los padres que cuestionan la autoridad escolar local son amenazas potencialmente letales.

Las implicaciones pueden ser espantosas.

marx2SONDAS: Todavía en 2017 se podía hablar de teorías de conspiración sin perder cierta credibilidad. Hoy, sin embargo, esas teorías junto con la ciencia-ficción han quedado superadas por la realidad. En un artículo de The Guardian de agosto de 2017, leemos:

David Neiwert, un escritor colaborador del SPLC y autor de varios libros sobre la extrema derecha, afirma que el mito de Ruby Ridge fue muy potente. Permitió a estos grupos mantener una narrativa del tipo: “¡Tú vas a ser el siguiente! Van a reunir a la gente y a llevarla a campos de concentración.” Algunos grupos incluso tenían mapas detallados que mostraban dónde se ubicaría la red de esos campos. Grupos desde Montana hasta el suroeste de Oregón combinaron diferentes formas de ideología antigubernamental, como temores sobre la confiscación de armas y quejas sobre las prácticas federales de gestión de tierras.

Cuatro años más tarde, 2021, vemos esos temores hechos realidad, superados, elevados a una potencia que roza el infinito –mascarillas obligatorias, confinamiento, distanciamiento social, inmovilidad, campos de cuarentena, legislación anti-armas… Algo que David Naiwert no pudo imaginar hace tan solo 4 años.

¿Por qué existe esta devastadora dislocación entre la normalidad cotidiana de la gente común y los continuos asaltos a su forma de vida, a la elección del estilo en el que desean modelar su existencia? Precisamente, porque hay conspiración, hay planes, agendas… para sacar al hombre de su naturaleza primigenia. Fijémonos en los nuevos valores que los “demócratas” están intentando establecer en la sociedad norteamericana y en el resto de las sociedades:

Los marxistas buscan desmontar la libertad económica, el matrimonio tradicional, la religión, la propiedad privada y el gobierno republicano.

Es decir, eliminar cualquier tipo de libertad individual, de elección, de responsabilidad. Se trata de robotizar al hombre y de infantilizarlo –que solo sepa trabajar y divertirse en escenarios virtuales. Un hombre, pues, sin identidad, sin origen… ajeno al relato profético. Un hombre que duda hasta de su género, de su sexo, de los genitales que ve cada día cuando va al baño. Mas no sabe si son suyos, si él es quien parece ser o se trata de un altercado cultural que le ha impuesto una personalidad artificial.

No importa. Panorama Education le llevará a satisfacer sus verdaderas emociones. Habrá leyes que las protejan. Habrá leyes que permitirán a las policías de todo el mundo disparar, apresar y exterminar a los terroristas domésticos.

Por otra parte, la generación tecnológica nacida en los 80 estaba de acuerdo en que Dios no existe o no puede ser conocido; no hay valores morales absolutos más allá de lo que los individuos determinan por sí mismos, y abortar o tener relaciones sexuales fuera del matrimonio es éticamente permisible, así como el suicidio y la eutanasia, ya que son “elecciones moralmente aceptables”, independientemente de las motivaciones.

¿Por qué se han formulado estas preguntas? ¿Por qué se ha preguntado a los estadounidenses, una sociedad fundamentalista cristiana, si creen en Dios? Esta debería ser la última pregunta a proponer. Sin embargo, es la más importante en la agenda del nuevo orden mundial –ningún gobierno tiene derecho a sustituir a Dios si esta Entidad existe y opera en Su creación. Mas si nos encontramos con el escenario de un Dios asesinado, inexistente o inoperativo; si nos encontramos en una orfandad metafísica radical, entonces será el orfanato, una institución gubernamental, quien se haga cargo de nosotros –sin Dios, sin propiedades, sin hogar… sin elección.

Desde el capitalismo ha resultado imposible llegar al control absoluto de las sociedades humanas, pues este sistema está basado en la libertad individual, precisamente lo que se trata de inhibir. El marxismo tecnológico parece mucho más adecuado para este fin –en vez de obligar al proletariado a trabajar 14 horas al día por un futuro incierto de poder y bienestar, ahora lo que se les ofrece es jornadas de 4 horas y fabulosos mundos virtuales en los que ESTAR y no solo ver.

Proletariado, campesinado… suena a perdedores. Ahora les llamaremos los “felices”, la generación FELIX, sin consciencia, sin límites. Mas esa libertad moral absoluta solo se podrá satisfacer en los escenarios virtuales. En la realidad no habrá, sino calles vacías, sin luz, con edificios desvencijados… y dentro, apartamentos de una habitación con un cómodo sillón en el centro. En el suelo se amontonarán envoltorios de comida sintética. No hay tiempo que perder. Nos espera el asalto al castillo de los Norhtwinkos.