Elecciones presidenciales en la República Árabe Siria

sir1

Thierry Meyssan para Voltairenet

Las elecciones presidenciales sirias fueron una celebración de la victoria frente a la agresión externa. Confirmó la autoridad de Bashar al-Assad, no por sus ideas políticas, sino por su coraje y tenacidad como caudillo. Occidente, que perdió esta guerra, todavía no la acepta. Por tanto, consideran esta elección nula y sin valor. Persisten en presentar a las autoridades sirias como torturadores y son incapaces de reconocer sus propios delitos.

La República Árabe Siria acaba de celebrar elecciones presidenciales a pesar de la hostilidad de Occidente, que todavía desea tanto despellejarla como derrocarla en favor de un gobierno de transición como el de Alemania y Japón al final de la Segunda Guerra Mundial. La elección fue justa según los observadores internacionales de todos los países con embajadas en Damasco. Bashar al-Assad fue elegido abrumadoramente para un cuarto mandato.

Estos datos merecen alguna explicación. En su mayor parte, este artículo podría haberse escrito en 2014, durante las elecciones presidenciales anteriores, ya que las posiciones de Occidente no han cambiado en absoluto a pesar de su derrota militar.

El contexto

En 2010 (es decir, antes de la guerra), la República Árabe Siria era un estado con un fuerte desarrollo demográfico y económico. Su presidente era el jefe de estado árabe más popular, tanto en su país como en el mundo árabe. Caminaba con su esposa, sin escolta, a cualquier lugar de Siria. En Occidente fue visto como un ejemplo positivo de sencillez y modernidad.

Cuando, sobre la base de información falsa, las Naciones Unidas autorizaron a Occidente a intervenir en Libia, el canal de Qatar, Al-Jazeera, pidió en vano a sus televidentes durante varios meses levantarse en Siria contra el partido Baath. Después de la caída de la Jamahiriya Árabe Libia bajo las bombas de la OTAN, grupos armados destruyeron los símbolos del estado y atacaron a civiles en Siria. Al igual que en Libia, se encontraron cadáveres desmembrados en las calles. Finalmente, ante el llamado de Al-Jazeera, Al-Arabiya y los Hermanos Musulmanes, comenzaron las manifestaciones contra el presidente Bashar al-Assad, generalmente por el único motivo de que no era un “verdadero musulmán” sino un “infiel alauita”. Nunca hubo ninguna cuestión de democracia, un concepto que los islamistas aborrecen. Sin embargo, otras manifestaciones, organizadas por el PSNS, denunciaron la organización de la administración y el papel abusivo de los servicios secretos. Los soldados del Grupo Islámico combatiente en Libia (GICL), que acababan de ser llevados al poder en Trípoli por la OTAN, fueron transportados a Turquía con sus armas por las Naciones Unidas como “refugiados”, antes de fundar el Ejército Sirio Libre. Entonces comenzó la “guerra civil”, mientras los líderes occidentales coreaban “¡Bashar debe irse!” (no “Democracia”).

Durante dos años, la población siria se enfrentó a dos narrativas diferentes. Por un lado, los medios sirios denunciaron un ataque externo y no informaron sobre las manifestaciones contra la organización del estado; por otro lado, los medios árabes anunciaron la inminente caída del “régimen” y el establecimiento de un gobierno de los Hermanos Musulmanes. De hecho, una pequeña parte de la población apoyó esta organización secreta. Los disturbios cobraron muchas más víctimas entre la policía y el ejército que entre la población civil. Poco a poco, los sirios se dieron cuenta de que cualquier daño que hubiera hecho la República, los estaba protegiendo a ellos, no a los yihadistas.

Durante esta “guerra civil” de tres años, los yihadistas, armados y coordinados por la OTAN desde Izmir (Turquía), supervisados ​​por oficiales turcos, franceses y británicos, ocuparon el campo, mientras el Ejército Árabe Sirio defendía a la población reunida en las ciudades. En 2014, la fuerza aérea rusa intervino a petición de Siria, bombardeando las instalaciones subterráneas construidas por los yihadistas. Entonces, el ejército árabe sirio comenzó a reconquistar el territorio. También fue en 2014 cuando la OTAN alentó la transformación de un grupo yihadista iraquí en Daesh (es decir, el “Estado Islámico en Irak y el Levante”). En un año, el número de yihadistas extranjeros que luchaban contra la República Árabe Siria superó los 250.000. Por tanto, es completamente absurdo seguir hablando de una “guerra civil”.

Ya en 2014, la República Árabe Siria creó un Ministerio de Reconciliación, bajo la autoridad del líder del SNSP, Ali Haidar. Durante los siguientes siete años de guerra, la República ha estado trabajando para otorgar amnistía a los sirios que habían colaborado con los invasores y reintegrarlos a la sociedad.

Hoy, el país está dividido en cuatro: la mayor parte está controlada por el gobierno de Damasco; la gobernación noroccidental de Idleb, donde se han reagrupado los yihadistas, está bajo la protección del ejército de ocupación turco; el noreste está ocupado por el ejército estadounidense y las milicias kurdas; y los Altos del Golán en el sur están ocupados por Israel, que los anexó unilateralmente antes de la guerra.

La posición de las potencias extranjeras

Según el derecho internacional, Irán y Rusia están legalmente presentes en Siria, mientras que Israel, Turquía y Estados Unidos ocupan ilegalmente diferentes partes de su territorio.

Estados Unidos, que había reunido la mayor coalición militar de la historia de la humanidad, bajo el paradójico título de “Amigos de Siria”, no logró mantenerlos unidos. Poco a poco, cada uno ha recuperado su autonomía y persigue sus propios objetivos.

Turquía esperaba anexionarse ciertos territorios otomanos perdidos, definidos por el “juramento nacional” de 1920, el Reino Unido trató de recuperar sus intereses económicos imperiales, y Francia quería restablecer su mandato, establecido por la Sociedad de Naciones en 1922.

Después de 10 años de guerra, habiendo hablado las armas, está claro que el pueblo sirio quiere mantener su República y que ha pasado a la órbita de Rusia. A corto y medio plazo, Occidente nunca podrá darle la forma que le plazca. Por tanto, cabría esperar que tomaran nota de su derrota y cambiaran su discurso. Pero este no es el caso. En política, como en ciencia, las doctrinas no desaparecen cuando han sido derrotadas o refutadas, sino solo con la desaparición de la generación que las propuso.

Por lo tanto, Occidente persiste en difundir noticias falsas y acusar al presidente al-Assad y a la República de ser torturadores, al igual que el Tercer Reich describió a Charles de Gaulle como un sirviente de los judíos y a los británicos al frente de una banda de mercenarios y torturadores.

Justo antes de las elecciones presidenciales sirias, Washington y Bruselas acordaron su posición común. Según ellos, esta elección es nula y sin valor porque es contraria a la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, este texto, adoptado hace seis años, no menciona la elección presidencial. Por el contrario, afirma que el futuro de Siria pertenece solo a los sirios y confirma la legitimidad de la lucha de la República contra los grupos yihadistas. Da la casualidad de que este texto fue seguido de negociaciones en Suiza entre las distintas partes sirias, y luego en paralelo en Rusia. Las delegaciones acordaron reformar la Constitución, pero nunca lo lograron. Poco a poco, los colaboradores de la OTAN (los “opositores”) depusieron las armas para que no hubiera delegados creíbles para continuar las conversaciones.

Refugiados Sirios

En 2010, había 20 millones de ciudadanos sirios (así como 2 millones de refugiados palestinos e iraquíes) viviendo en Siria. En 2011, Turquía construyó nuevas ciudades en su frontera con Siria y pidió a los sirios que se establecieran allí hasta que la paz regresara a su país. Al hacerlo, implementó una táctica de la OTAN para privar a Siria de su población civil. Posteriormente, Turquía recolocó a estos refugiados, utilizando a los sunitas en sus fábricas y enviando a los demás a Europa. Al mismo tiempo, muchos más sirios huyeron de los combates al Líbano y Jordania. En la actualidad hay un total de 5,4 millones registrados por el ACNUR en el exterior.

Dada la desorganización del país, es imposible determinar el número exacto de muertes relacionadas con la guerra. Son al menos 400.000 sirios, posiblemente muchos más, y al menos 100.000 yihadistas extranjeros. También se desconoce el número y la nacionalidad de los habitantes bajo control turco o estadounidense. Occidente ha estado publicando constantemente cifras absurdas durante la guerra. Por ejemplo, hablaron de un millón de “demócratas” en Guta Oriental, pero cuando cayó en 2013, solo había 140.000 personas (90.000 sirios y 50.000 extranjeros). La cifra de 3 millones de habitantes en las áreas ocupadas, dada por Occidente, probablemente no sea más valiosa.

En cualquier caso, la República Árabe Siria estima que actualmente hay 18,1 millones de ciudadanos sirios. Pero muchas personas no han dado señales de vida a las autoridades sirias y es posible que sigan viviendo como refugiados en el extranjero.

Los occidentales, olvidando sus tácticas demográficas e intoxicados por su propia propaganda, están convencidos de que los refugiados han huido de su país para escapar de la “dictadura”. Sin embargo, la elección presidencial en la embajada en Líbano dio lugar a demostraciones de victoria sobre los agresores extranjeros y lealtad a la República. La gran mayoría de los refugiados sirios seguían afirmando que no habían huido del “régimen”, sino de los yihadistas. Las mismas escenas habían tenido lugar en 2014.

La candidatura de Bashar al-Assad

Contrariamente a la creencia popular, Bashar al-Assad no heredó la presidencia siria. No tenía la intención de ser político y se mudó a Londres en 1992, donde vivió como oftalmólogo. Se dedicó a servir a sus pacientes, negándose a abrir un consultorio solo para los ricos y prefiriendo trabajar en el hospital para todos. Sin embargo, tras la muerte de su hermano Bassel, accedió a regresar a casa y asistir a una academia militar. En 1998, su padre lo nombró director de la Syrian Computer Society y luego le confió misiones diplomáticas. Cuando murió el presidente Hafez el-Assad, Bashar no era candidato a la sucesión, pero se abrió un período de incertidumbre para el país. Fue bajo la presión del partido Baath como aceptó la presidencia de la República, decisión que no fue confirmada por elecciones sino por referéndum.

Como presidente, se propuso liberalizar y modernizar al país. Mas en 2011, cuando su país es atacado y Occidente le ofrece privilegios si acepta irse, no se doblega, sino que se rebela. La familia Assad (“León” en árabe) es conocida por su sentido del deber y su dominio del miedo. Este hombre, como los demás, demostrará ser un líder excepcional. Como Charles De Gaulle, pasó de ser un hombre corriente al libertador de su país.

Las elecciones presidenciales de 2021

La ley siria establece que solo los ciudadanos que han permanecido en el país durante los últimos diez años, es decir, durante toda la guerra, tienen derecho a ser candidatos presidenciales. Esta es una forma de descalificar a quienes fueron a venderse a Occidente. Además, solo tres candidatos se han postulado para las elecciones presidenciales de 2021. Los candidatos tuvieron la oportunidad de resaltar los problemas sociales creados por la guerra y discutir formas de resolverlos.

Pero la elección en sí misma sólo podía ser un plebiscito; una expresión del agradecimiento de la nación al hombre que la ha salvado. El 76,64% de los votantes registrados emitieron su voto. El 95,1% de ellos eligió a Bashar al-Assad. Esto es mucho más que en 2014.

En todas partes la multitud celebró la victoria –tanto la electoral como la guerra contra los invasores.

Los occidentales no lo reconocen. Están atormentados por el recuerdo de sus propios crímenes que intentan ocultar: la mayoría de las casas, ciudades enteras, ahora no son más que montones de ruinas, 1,5 millones de sirios están discapacitados y al menos 400.000 han muerto.

sir2

SONDAS: El Tercer Reich describió perfectamente a Charles de Gaulle y a los británicos –en eso se equivoca Meyssan. Mas el análisis que hace de las elecciones presidenciales sirias y un cierto resumen de los últimos 10 años de la historia de este país es bastante acertado, si bien se olvida de mencionar un hecho fundamental para entender la crisis siria.

Durante decenios, se había ido gestando un malestar entre los elementos más influyentes de la sociedad musulmana, los ulama y buena parte de los shuyuj, que era alimentado y dirigido por occidente con el objetivo de hacer de Siria un país occidental, todavía más occidental que los países del Golfo, Turquía o Jordania, y de Damasco una ciudad con rascacielos a lo Nueva York, y renovadas zonas antiguas con un aire del viejo París o de un Londres con pubs y parques abiertos. Y para conseguirlo, estaban dispuestos a vender el Din de Allah el Altísimo al más bajo precio.

Y han sido estos ulama y shuyuj los que han actuado como el sistema de tuberías a través de las cuales entraba el veneno en la fortaleza social siria. Hablaban de occidente como si fuera el paraíso, la cuna de la civilización, un reino de justicia y libertad… al tiempo que menospreciaban a Siria como un país tercermundista, sin cultura, sin posibilidades para los jóvenes… sin glamour.

Abrían las puertas de sus institutos a los diálogos interreligiosos, y hablaban sin ningún pudor de las tres religiones monoteístas –al final, todos éramos hermanos, pero sólo se salvarían los que formasen parte del cuerpo de Cristo. Eso nos excluía a los musulmanes.

Se trataba, pues, de crear un país laico, secular, en cuyo seno conviviesen las tres religiones como parte del folklore nacional –ya se empezaba a celebrar la Navidad como si fuera parte de la cultura islámica.

Estos ulama, estos encubridores, no veían la hora de tomar el poder y enriquecerse con la democracia. ¡Unos ingenuos! ¡A quién le importan las tuberías!

Y fueron ellos los primeros en abandonar el país, albergando en sus corazones, como el propio occidente, la certeza de que en unas semanas caería el gobierno y podrían volver como los héroes que ahora recibían el merecido galardón del poder y de la opulencia. Volverían con sus grandes barrigas… llenas de fuego.

Mas la historia continúa y continúa firme la posición del gobierno sirio, del presidente sirio –quien quiera relacionarse con Siria deberá hacerlo de igual a igual, sin opresión, sin chantajes… o habrá guerra.