El presidente de México, AMLO (Andrés Manuel López Obrador), acusa al Departamento de Estado de Norteamérica de “promover a los grupos golpistas”

mej

Derrick Broze para Activist Post

El 7 de mayo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acusó a Estados Unidos de interferir en la política interna de la nación. López Obrador, conocido alternativamente como AMLO, hizo estas declaraciones antes de una reunión virtual con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. Estas aseveraciones no fueron mencionadas durante la reunión entre Obrador y Harris.

AMLO envió una “nota diplomática” acusando a Estados Unidos de intentar socavar su gobierno financiando la organización “Mexicanos Contra La Corrupción y La Impunidad”. La nota pide a la embajada de Estados Unidos que confirme si MCCI está recibiendo apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). AMLO dijo que Estados Unidos debería suspender cualquier financiamiento a MCCI.

“El financiamiento de [este] grupo por parte del gobierno de Estados Unidos, es un acto de intervencionismo, que viola nuestra soberanía”, dijo AMLO. “Por eso les pedimos que aclaren esto, porque es un gobierno extranjero”.

Claudio X González, fundador de MCCI, tuiteó que su trabajo era “legal” y que las críticas de AMLO mostraban un “grave malentendido” sobre la cooperación internacional.

Si bien The Guardian acusó a AMLO de utilizar “repetidamente” un “lenguaje conspirativo para describir el trabajo de las organizaciones civiles”, el medio no hizo ningún esfuerzo por verificar las afirmaciones hechas por AMLO. Analicemos por un momento si las acusaciones tienen alguna base.

Con cinco minutos de investigación, uno puede ver en su propia página que la organización MCCI enumera abiertamente el apoyo de la Fundación Ford, la Fundación MacArthur, la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la USAID. USAID es aparentemente una “agencia independiente del gobierno federal de los Estados Unidos” que maneja la “ayuda exterior civil”. USAID es una de las agencias de ayuda oficial más grandes del mundo y representa más de la mitad de toda la ayuda exterior de Estados Unidos.

A pesar de la conexión obvia entre MCCI y USAID, The Guardian y otros medios occidentales no reconocieron esta relación.

En cuanto al artículo 19, las declaraciones de AMLO sobre financiamiento también se ha comprobado que son ciertas. En un documento de asientos financieros publicado el 31 de diciembre de 2019, se detectan donaciones de 257.488 euros de NED. También hay donaciones de 844.590 euros de USAID y 1,9 millones de euros directamente del Departamento de Estado de Norteamérica.

El “Informe Anual Internacional” de 2019 también incluye como donantes a Open Society Foundations, la Fundación Ford, NED, USAID y el Departamento de Estado de EE.

Tanto USAID como NED están relacionados con innumerables cambios de régimen en el extranjero, incluidos Egipto (2013) y Ucrania (2014). El periodista Tony Cartalucci informa sobre los profundos vínculos entre NED y el aparato de seguridad nacional:

Pero la junta directiva de NED incluye muchos, muchos otros personajes vinculados a intereses financieros corporativos corruptos y antecedentes probados de promover con entusiasmo la guerra y cambios de regímenes respaldados por Estados Unidos en todo el mundo.

El National Endowment for Democracy está utilizando la “promoción de la democracia” como una cortina de humo mientras participa en la interferencia política y el cambio de regímenes en el extranjero en la búsqueda de servir a los intereses corporativos representados por la junta directiva y aquellos que financian NED directamente.

NED fue creada como una corporación sin fines de lucro con financiamiento de la USAID, que también ha sido acusada de ser una herramienta para realizar actividades favorables a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) bajo el pretexto de brindar ayuda exterior. Ambas organizaciones han estado involucradas en la financiación de movimientos “activistas” en países que no se alinean con la política estadounidense.

En 1986, The New York Times informó:

El concepto de donación tomó forma cuando el país pasó de las oscuras dudas sobre sí mismo después de la guerra de Vietnam a una nueva era de confianza en sus propias virtudes y la convicción de que la democracia debe ser apoyada pública y orgullosamente, sin el secreto que contaminó las actividades de la CIA.

No deberíamos tener que hacer este tipo de trabajo de manera encubierta, dijo Carl Gershman, presidente de la fundación, quien fue asistente de Jeane J. Kirkpatrick cuando era la principal delegada de Estados Unidos ante las Naciones Unidas. “Sería terrible que los grupos democráticos de todo el mundo fueran vistos como subvencionados por la C.I.A. Vimos eso en los años 60, y es por eso que se abandonó. Y por ello se creó el sistema de fundaciones.

Los críticos han afirmado, desde hace mucho tiempo, que USAID y NED financiaron a grupos nicaragüenses en las décadas de 1980 y 1990, con el objetivo, apoyados por la CIA, de derrocar a gobiernos en toda América Latina en las décadas de los 50 y 60.

Las organizaciones que financian MCCI y el Artículo 19 tienen conexiones directas con el gobierno de los EE. UU. Y un historial de intentos de influir y / o derrocar gobiernos utilizando la ayuda extranjera como tapadera. Esto se aplica a USAID y NED, así como a Open Society Foundation y Ford Foundation.

La insistencia de los medios occidentales en no investigar las afirmaciones de AMLO y, en cambio, referirse a ellas como “teorías de la conspiración” es solo una evidencia más que pone de manifiesto el fracaso de los medios corporativos para practicar un verdadero y honesto periodismo.

usa1

SONDAS: Las conclusiones a las que han llegado Andrés Manuel López Obrador y el periodista que escribe el artículo, D. Broze, son irrelevantes, pues suenan a una vieja canción de cuna que no surte ningún efecto en nuestra psique de adultos.

Todos sabemos, todos los que queremos saber, quien es la CIA, el FBI, la Casa Blanca, el Pentágono y las miles de organizaciones, fundaciones e institutos de investigación que actúan como terminales del poder y últimos ejecutores.

Sin embargo, las denuncias son inoperantes si no hay un tribunal que las pueda estudiar y pueda, después, dictar sentencia. Y aún hará falta otro elemento fundamental –una policía judicial capaz de hacer cumplir la sentencia, por la fuerza si fuera preciso.

Nada de esto existe cuando se trata de atender las denuncias, miles cada día, contra los Estados Unidos –ni tribunal ni fuerza armada ejecutora. Sin estos dos factores, las denuncias, los berrinches pro-elecciones presidenciales, las demandas ante los organismos competentes de la ONU… son papel mojado, papel frustrante, papel depresivo.

China y Rusia podrían jugar este papel, pues tienen la fuerza económica y militar para, al menos, pararle los pies al chulo del barrio global. Sin embargo, nunca lo harán. Hemos visto que suelen reunirse por las noches y jugar juntos a las cartas. Ya hemos visto la vergonzosa imagen de Putin regalándole un ramito de violetas a la mujer de Macron y cenando con ellos. Después, Francia le impuso a Rusia nuevas sanciones. Juegan juntos a las cartas, pero no siempre –hay partidas en las que ni Rusia ni China están invitados. Son familiares lejanos, parientes pobres, pedigüeños, que quieren estar en todas las fiestas, pero no tienen ropa de gala.

Nueva York es la verdadera capital de Rusia, y nunca la destruiría aunque ellos demolieran Moscú. Los Estados Unidos no tienen enemigos, pues son los líderes culturales del mundo. Son ellos los que han establecido los valores a seguir y todas las naciones del mundo los han aceptado como suyos.

Si Rusia y China invadieran occidente, el único cambio apreciable sería el de la fisonomía del nuevo chulo. No hay alternativa a occidente. Ya hemos dicho que la otra cara de la moneda existencial es el Islam. Mas todos los países se han alineado con el chulo, trabajan para él. El puñado de países que aún luchan por mantener su soberanía (Corea del Norte, Irán, Siria, Venezuela, Cuba, Bolivia, Palestina…), cada vez están más solos, más abandonados. Forman parte del botín –esto para ti y esto para mí.

Pensemos, no obstante, en una simple ecuación. Si los judíos controlan los medios de comunicación, las distribuidoras, Hollywood, la banca mundial, las finanzas, la política, el deep state… el mundo, y vemos que están utilizando los mismos métodos de dominación y de represión que utilizaron los nazis (60 años de un lento genocidio palestino, como el de los nativos americanos, como el de Afganistán, como el de la primavera árabe…), no será difícil concluir que son la misma gente, unos y otros, bajo nombres diferentes, bajo gobiernos diferentes. Mas el genocidio no termina aquí, pues más allá de la elite judía, incluidos los judíos morralla, no hay seres humanos, sino entidades inferiores que sólo adquieren cierto valor cuando se utilizan como combustible para sus calefacciones.

Ahora sí que estamos tocando el fondo.