El Gran Reinicio: capitalismo con características chinas

chi1

El título de este ensayo representa un juego con la descripción que hace el Partido Comunista Chino de su economía. Hace varias décadas, cuando el PCCh ya no podía negar de manera creíble la creciente dependencia de China de los sectores con fines de lucro de su economía, su liderazgo aprobó el lema “socialismo con características chinas” para describir el sistema económico chino. Formulado por Deng Xiaoping , la frase se convirtió en un componente esencial del intento del PCCh de racionalizar el desarrollo capitalista chino bajo un sistema político socialista-comunista.

Michael Rectenwald para Mises Institute

Según el partido, la creciente privatización de la economía china iba a ser una fase temporal, que duraría hasta cien años según algunos líderes del partido, en el camino hacia una sociedad sin clases de socialismo-comunismo pleno. Los líderes del partido afirmaron, y aún mantienen, que el socialismo con características chinas era necesario en el caso de China porque China era un país agrario “atrasado” cuando se introdujo el comunismo; se sugirió que era demasiado pronto. China necesitaba un refuerzo capitalista.

Con este lema, el partido pudo argumentar que China había sido una excepción a la posición marxista ortodoxa de que el socialismo llega sólo después del desarrollo del capitalismo, aunque el propio Marx se desvió de su propia fórmula en una etapa avanzada de su vida. Al mismo tiempo, la consigna permitió al PCCh confirmar la posición marxista ortodoxa. La revolución comunista de China había llegado antes que el capitalismo industrial desarrollado, una excepción al marxismo ortodoxo. El capitalismo se introdujo así en el sistema económico de China más tarde, una confirmación del marxismo ortodoxo.

Despojado de sus pretensiones ideológicas socialistas, el socialismo con características chinas, o el propio sistema chino, equivale a un estado socialista-comunista cada vez más financiado por el desarrollo económico capitalista. La diferencia entre la ex Unión Soviética y la China contemporánea es que cuando se hizo evidente que la economía socialista-comunista había fracasado, la primera abandonó sus pretensiones económicas socialistas-comunistas, mientras que la segunda no.

Ya sea que los líderes del PCCh crean o no en su propia retórica, la gimnasia ideológica que se exhibe es sin embargo espectacular. A primera vista, el eslogan incrusta y pasa por alto una contradicción aparentemente obvia en un intento de santificar o “recomunizar” el desarrollo capitalista chino como una condición previa del socialismo-comunismo pleno.

Sin embargo, el lema chino captura una verdad esencial sobre el comunismo, una que no es reconocida o no reconocida por el PCCh y negada por los marxistas occidentales. Contrariamente a las afirmaciones de los líderes y seguidores comunistas, e incluso a las afirmaciones de muchos que se oponen a él, el socialismo-comunismo no es esencialmente un sistema económico, sino político.

Una vez en el poder, los líderes socialistas-comunistas reconocen que, dado su control sobre los recursos, se han convertido efectivamente en los nuevos dueños de los medios de producción (mientras que, como sugirió Ludwig von Mises, los consumidores tienen efectivamente el poder de disposición económica en los mercados libres. Al intentar implementar una economía socialista-comunista, reconocen que, en ausencia de precios, la producción industrial a gran escala requiere una toma de decisiones supervisora. Asimismo, la toma de decisiones no es democrática en el sentido prometido por los ideólogos socialistas-comunistas. La toma de decisiones debe estar centralizada, o al menos burocratizada, en gran medida. La toma democrática de decisiones está excluida por la producción y distribución controladas y de propiedad estatal.

El socialismo-comunismo es un sistema político en el que la asignación de recursos está ordenada por el estado y, por lo tanto, controlada por los líderes estatales, la verdadera clase dominante. Estos últimos retienen el control a través de la ideología y la fuerza.

A diferencia de un sistema económico plenamente implementado, el socialismo-comunismo es meramente un arreglo político. Por ello, el socialismo-comunismo se puede combinar con el “capitalismo” bajo formas tales como “capitalismo de estado” o socialismo corporativo. Sus pretensiones económicas se desecharán cuando se introduzca el desarrollo capitalista y se racionalice inteligentemente, como en China. Si tales pretensiones se mantienen durante mucho tiempo, arruinarán la sociedad, como en la ex Unión Soviética. En cualquier caso, la dirección socialista-comunista aprenderá que la producción de riqueza requiere la acumulación de capital privado, lo entiendan o no.

Ingreso en el socialismo corporativo

Una farándula socialista-comunista llega a un teatro cerca de ti. Algunos de los mismos antiguos personajes están reapareciendo, mientras que otros nuevos se han unido al reparto de papeles. Si bien la ideología y la retórica suenan casi iguales, se están aplicando con fines ligeramente diferentes. Esta vez, las viejas promesas están en juego, y se está ofreciendo un cebo y un cambio similares, pero no idénticos. El socialismo promete la protección de los más débiles de los “males” económicos y políticos, la promoción de los intereses económicos de la clase baja, una proscripción benigna de personas “peligrosas” de los foros públicos y la vida cívica, y una preocupación primaria o exclusiva por “el bien común.” La iniciativa china “One Belt, One Road” puede interesar en África y en otras regiones subdesarrolladas como si fueran un lazo de infraestructura. Hay una variedad diferente en el expediente del mundo desarrollado, incluso en los EE. UU.

La variante contemporánea es el socialismo corporativo, o un sistema de dos niveles de “socialismo realmente existente” sobre el terreno, junto con un conjunto paralelo de monopolios corporativos o posibles monopolios en la parte superior. La diferencia entre el socialismo de Estado y el socialismo corporativo es simplemente que un electorado diferente controla los medios de producción. Pero ambos dependen del monopolio, uno del estado y el otro de la monopolización empresarial de la economía. Y ambos dependen de la ideología socialista-comunista del socialismo democrático o, en una variante reciente, de la ideología de la “justicia social” o del “despertar”. El socialismo corporativo es el fin deseado, mientras que el socialismo democrático y el capitalismo del despertar se encuentran en el medio.

China es el modelo del sistema económico y político que se promueve en Occidente, y el Gran Reinicio es la articulación más directa de ese sistema, aunque su articulación es todo menos directa.

El Gran Reinicio representa el desarrollo del sistema chino en Occidente, solo que al revés. Mientras que la elite política china comenzó con un sistema político socialista-comunista y luego implementó el “capitalismo”, la élite en Occidente comenzó con el “capitalismo” y ahora apunta a implementar un sistema político socialista-comunista. Es como si la oligarquía occidental mirara el “socialismo” que se exhibe en China y dijera: “sí, lo queremos”.

Esto explica muchas aparentes contradicciones, una de las cuales es el autoritarismo izquierdista de Big Tech. Big Tech, y en particular Big Digital, es el aparato de comunicación ideológica para el avance del socialismo corporativo o capitalismo con características chinas.

Las características chinas que el Gran Reinicio pretende reproducir en relación con el capitalismo occidental se asemejarían al totalitarismo del PCCh. Requeriría una gran reducción de los derechos individuales, incluidos los derechos de propiedad, la libertad de expresión, la libertad de movimiento, la libertad de asociación, la libertad de religión y el sistema de libre empresa tal como lo entendemos.

El Gran Restablecimiento implementaría el sistema político de la misma manera que lo ha hecho China: con vigilancia de ciudades inteligentes habilitada por 5G, el equivalente a puntajes de crédito social, pasaportes médicos, encarcelamiento político y otros medios de represión y control social y político.

Al final, el socialismo con características chinas y el capitalismo con características chinas equivaldrían a lo mismo.

chi2

SONDAS: Estados Unidos nunca podrá entender a China, a Oriente, ni tampoco a África ni a Arabia, pues sus analistas piensan que todos son como ellos. Cuando intentan imaginar una estrategia, se ponen en su lugar y, de esta forma, toman el camino equivocado.

La llamada “sabiduría oriental” es profética y está basada en la observación. La configuración genética de los pueblos orientales está afinada con la naturaleza, su gran maestro. De ella han aprendido a no alterar la armonía universal y a respetar sus ciclos, sus elementos, sus fuerzas. ¿Cómo es posible que una nación tan enorme y tan retrasada industrial y tecnológicamente, todavía en 1950, sea hoy, en 2020, 70 años después, la mayor potencia mundial? Y ello sin invadir a terceros países, sin robar la riqueza de otros, sin arruinar con guerras las sociedades de sus competidores. ¿Puede acaso comprender esta actitud un Occidente belicoso que ha basado su riqueza en la apropiación indebida de bienes y recursos de sus vecinos? ¿Pueden los piratas británicos entender al almirante Zeng He, quien recorrió los 7 mares, llegando con sus 1.500 barcos a las costas de África y América, sin derramar una sola gota de sangre, sin construir bases y campamentos, sin apropiarse de un solo metro cuadrado de aquellas tierras cuyos habitantes nunca hubieran podido resistirles? ¿Puede entender Occidente que alguien opte por no apropiarse de algún bien que podría haber sido tomado subrepticiamente sin que nadie lo viera?

En los análisis políticos de los “expertos” occidentales parece como si todas las naciones, los sistemas económicos y políticos más variados… todo, estuviera bajo su perfecta comprensión. Mas la realidad que observamos cada día es que, mientras Estados Unidos y sus aliados imponen sanciones al mundo entero, amenazan con invadir Irán, con agudizar la guerra en Siria, con arruinar a Venezuela, derrocar al gobierno y sustituir al presidente electo por un narcotraficante… mientras destruyen Yemen y masacran a su población… Mientras todo esto ocurre a la luz del día, China edifica, construye, colabora. No hay ninguna razón política para ello, no hay ninguna estrategia especial que seguir –simplemente, son así.

China, como todo buen comerciante, quiere la paz, pero tendrá que hacer la guerra. De alguna forma, se prepara para ella. Es inevitable. Tarde o temprana se tendrá que despojar a Estados Unidos de su maquinaria bélica, de su paranoica necesidad hegemónica, de su afán dominador… Y será China una de las potencias que lo haga.