El distrito escolar retira algunos libros después de que una madre muy enojada denunciase que había ‘pedofilia’ en ellos. Leyó pasajes explícitos a la junta escolar

pedo1Los autores de los libros que la madre Stacy Langton dijo que contenían “pedofilia” han refutado la acusación.

Dave Urbansky para BlazeMedia

Jonathan Evison, autor de “Lawn Boy”, le dijo al Washington Post que su libro no describe ni contiene pedofilia. Añadió al periódico que el extracto que llama la atención en las noticias involucra a un adulto que recuerda un encuentro sexual que tuvo con otro estudiante de cuarto grado cuando él también estaba en cuarto grado. Parece que es la escena que Langton leyó a la junta escolar del condado de Fairfax.

Esto es lo que dijo el Post sobre la controversia en torno al otro libro que Langton señaló:

Los padres en Texas y Virginia han alegado que dos imágenes específicas en “Gender Queer” constituyen pedofilia. Una de las imágenes muestra al autor adulto haciendo una felación con una romántica pareja en la que también hay un adulto, mientras que el autor usa un consolador. La otra imagen muestra una fantasía sexual del autor, en la que un joven aparentemente adolescente está a punto de participar en una felación con un hombre mayor y barbudo, que el libro afirma que se basó en el “El Banquete” de Platón.

“El Banquete”, un texto filosófico, en un momento detalla los discursos sobre el amor que se dan durante un banquete, incluido el argumento de un asistente de que el amor celestial solo puede ocurrir entre un hombre y un niño. “Gender Queer” no proporciona ninguna otra información sobre la fantasía.

Cuando se le preguntó sobre las afirmaciones de los padres, Kobabe escribió en un comunicado el martes que la imagen está basada en una antigua taza de cerámica griega que muestra “una escena de cortejo” y está exhibida en un museo de Oxford, Inglaterra. Kobabe escribió que las lecciones sobre el arte y la cultura clásica griega en la escuela secundaria marcaron la “primera vez que recuerdo haber aprendido sobre las personas LGBTQ +” y dejaron una “gran impresión”.

“Tenía tanta hambre de literalmente disfrutar de cualquier tipo de representación queer”, escribió también Kobabe, según el periódico. “Devoré cada película queer, letra de canción, novela de fantasía, y, sí, pintura erótica de cerámica griega que pude encontrar”.

Después de que una madre de Virginia denunciase la “pedofilia” la semana pasada en un par de libros de la biblioteca de la escuela secundaria de su hijo, e incluso leyó pasajes explícitos a la junta escolar, el distrito retiró los libros de circulación hasta que un comité pueda decidir su destino final.

Las Escuelas Públicas del Condado de Fairfax crearán dos comités compuestos por miembros del personal, estudiantes y padres, que dirigirá el coordinador de servicios bibliotecarios del distrito, para examinar la “idoneidad de ambos textos para su inclusión en las bibliotecas de las escuelas secundarias”, informó Patch, citando a un portavoz del distrito.

En la reunión de la junta escolar del jueves pasado, Stacy Langton mostró copias de “Lawn Boy” de Jonathan Evison y “Gender Queer: a Memoir” de Maia Kobabe, las cuales Langton dijo que sacó de la biblioteca de Fairfax High School, y le dijo a la junta que “ambos libros incluyen la pedofilia, el sexo entre hombres y niños … Un libro describe a un niño de cuarto grado practicando sexo oral con un hombre adulto. El otro libro tiene ilustraciones detalladas de un hombre que tiene relaciones sexuales con un niño”.

Luego Langton mostró lo que parecían ser ilustraciones visuales tomadas de uno de los libros, aunque la cámara de video no las muestra, diciendo que “las ilustraciones incluyen felaciones, juguetes sexuales, masturbación y desnudez violenta”.

Langton luego leyó algún pasaje del libro de Kobabe: “No puedo esperar a tener tu c ** k en mi boca. Voy a darte la mamada de tu vida, y luego te quiero dentro de mí.”

El siguiente fue un extracto del libro de Evison: “¿Y si te dijera que toqué la polla de otro chico? ¿Y si te dijera que la chupé? Tenía 10 años, pero es verdad. Chupé a Doug Goble’s d ** k, el tipo de la inmobiliaria, y él también chupó la mía.”

Langton alzó la voz y le dijo a la junta escolar: “¡Esto no es un descuido en Fairfax High School!”

“Aquí hay niños en la audiencia”, advirtió el miembro de la junta a Langton.

La multitud reaccionó con enojo a la exasperante declaración y comenzó a gritarle a la junta.

Y Langton no estaba dispuesta a renunciar a la pelea, ni a su tiempo para hacer comentarios públicos.

“¡No interrumpas mi tiempo! ¡No interrumpas mi tiempo!” gritó a la junta. “¡Me quedaré aquí hasta que se me restaure el tiempo y se acabe mi tiempo! ¡Estos libros están en existencia y disponibles en las bibliotecas de las escuelas secundarias Robinson, Langely y Annandale!”

Un miembro de la junta respondió: “Para estudiantes de secundaria, señora”.

Langton continuó diciendo que “la pornografía es ofensiva para todas las personas, es ofensiva para la decencia común” antes de que le cortasen el micrófono.

El miembro de la junta escolar Karl Frisch, el “primer funcionario electo local abiertamente LGBTQ + en el condado de Fairfax”, usó Twitter para burlarse de lo que llamó “exorcismos”, presumiblemente por cortesía de Langton.

“No todas las semanas la Junta Escolar recibe dos exorcismos durante los comentarios públicos”, escribió. “Para ser claros, nada interrumpirá el compromiso de nuestra Junta con los estudiantes, las familias y el personal LGBTQIA +. Nada”.

Pero los comentaristas criticaron a Frisch por sus palabras:

“No se trata de estar en contra de LGBTQ, ese no es el punto. ¡Este es un libro PORNO EXPLÍCITO que incluso incluye la normalización de la pedofilia!” anotó un usuario. “¿Estás de acuerdo con que los adultos abusen sexualmente de los niños?”

“Esos libros son pornografía, Karl. Como de costumbre, no entendiste”, dijo otro comentarista. “Más tonto. Escuela. Miembro de la junta. Nunca.”

“Estos libros son pornografía y pedofilia en las bibliotecas de la escuela secundaria del condado de Fairfax para estudiantes de hasta 14 años. ¡Toda la pornografía, independientemente de la orientación que se le dé es inapropiada! Además, la pedofilia es un delito grave”, dijo otro usuario. “¡Deberías avergonzarte de ignorar el grito de sacar tanta basura de nuestras escuelas secundarias!”

“Son divisivos y avivarán las llamas de los fanáticos y degenerados, se requiere reflexión”.

“Para ser claros, los padres no apoyarán la promoción de la pedofilia en sus escuelas”, declaró otro usuario. “Tienes la oportunidad de proceder con un poco de decencia y denunciar la pedofilia. En cambio, has utilizado tu plataforma aquí esta noche para insultar a los padres sobre sus legítimas demandas.”

pedo2

SONDAS.blog: La primera información impropia la encontramos en el título mismo del artículo –Stacy Langton en ningún momento habló con enojo a la junta escolar. Muy al contrario, como se puede apreciar en el vídeo, en todo momento mantuvo la compostura y habló pausadamente, exponiendo dos casos de pedofilia y sexo oral en sendos libros que están a disposición de los alumnos en las bibliotecas de varias escuelas del condado de Fairfax.

Stacy se mostró visiblemente agitada cuando algunos miembros de la junta y otros de la audiencia comenzaron a interrumpirle. Como muestra el artículo, ella se mantuvo firme y pidió a la junta que se respetase su tiempo, a lo que la junta, inexplicablemente, inadmisiblemente, abarradamente… le cortó el micrófono.

En el texto del artículo podemos apreciar que Stacy no denunció veladas alusiones al sexo entre adultos y niños o al sexo oral o a la masturbación o al sado de algunas imágenes, que ella denomina desnudez violenta. Muy al contrario se trata de imágenes y expresiones bien explícitas, sin ambages, sin ningún tipo de velo. Stacy ha conseguido que estas bibliotecas escolares retiren de circulación estos dos libros aunque esta información, en realidad, es falsa o al menos incompleta, pues la junta escolar ha dicho que va a retirar estos libros al mismo tiempo que anuncia que se va a crear una comisión para investigar éste y otros casos parecidos.

Stacy, no obstante, se cansará de luchar, pues no está batallando contra la junta escolar de Fairfax, sino contra el mundo entero. Está batallando contra la Casa Blanca, el Congreso, los principales medios de comunicación, contra la Unión Europea que acaba de advertir a ciertos municipios polacos que si mantienen en sus barrios el eslogan “libre de LGBT+”, retirarán su ayuda anual a las provincias.

Mas ¿qué significa apoyar la liga LGBT+? Ello significa apoyar la homosexualidad, es decir, el sexo entre dos hombres o entre un joven y un hombre o entre una jovencita y una mujer. El tema de la pedofilia es inexistente y pronto dejará por ello de ser delito, quedando eliminado este nombre de la terminología sexual. Si un niño de 11 años puede amputarse los genitales y abrirse una vagina porque se considera una chica, ¿cómo se le puede impedir, en cambio, que tenga relaciones sexuales con un hombre? ¿Acaso no es más aberrante ese cambio esquizofrénico de sexo que una masturbación o una mamada?

Estas contradicciones que tratan incongruentemente de justificar actitudes aberrantes pronto dejarán de serlo, eliminando el cargo de delito que todavía pesa sobre ellas. ¿Acaso “la fiesta” no incluye la pedofilia, la zoofilia, la homosexualidad, las más aberrantes prácticas sexuales, las drogas, el alcohol? Esa es la gran fiesta, el gran aquelarre que pronto será santificado por el papa Francisco o sus sucesores.