Cuando llegue el fascismo, llevará máscara.

mas1

Ron Paul para Ron Paul Institute

Casi inmediatamente después de su toma de posesión, el presidente Joe Biden comenzó a crear nuevos dictados gubernamentales a través de órdenes ejecutivas. Muchas de estas órdenes ejecutivas se refieren al coronavirus, cumpliendo la promesa de Biden de intensificar el ataque a la libertad, inspirado por el coronavirus, como la esencia de sus primeros 100 días.

Una de las órdenes ejecutivas de Biden impone mandatos de mascarillas y distanciamiento social a cualquier persona que se encuentre en un edificio federal o en terrenos federales. Los mandatos también se aplican a los empleados federales cuando están “de servicio” en cualquier lugar. Los miembros de las fuerzas armadas están incluidos en la definición de empleados federales. ¿Se alegrarán los ciudadanos de Afganistán, Irak y otros países donde se encuentran las tropas estadounidenses “difundiendo la democracia” al saber que los soldados que disparan contra sus ciudades llevan mascarillas y practican el distanciamiento social?

Otra de las órdenes ejecutivas de Biden obliga a los pasajeros en aviones, trenes y otros medios de transporte público a usar mascarillas.

Los mandatos de mascarillas de Biden contradicen su promesa de seguir los dictados de la ciencia. Los estudios no han establecido que las mascarillas sean efectivas para prevenir la propagación del coronavirus. Sin embargo, el uso regular de una mascarilla puede causar problemas de salud.

Los mandatos de mascarillas de Biden también son una toma de poder inconstitucional. Algunos dicen que estos mandatos son un ejercicio de la autoridad constitucional del gobierno federal para regular el comercio interestatal. Sin embargo, la Constitución otorga al Congreso, no al presidente, el poder de regular el comercio interestatal. El presidente no tiene la autoridad para emitir órdenes ejecutivas que regulen el comercio interestatal sin la autorización de una ley válida aprobada por el Congreso. Los Fundadores le dieron al Congreso la autoridad exclusiva para hacer leyes, y se horrorizarían ante la práctica moderna de los presidentes que crean leyes con un “trazo de pluma”.

Igual de importante es el hecho de que la Cláusula de Comercio no tenía la intención de otorgar al gobierno federal un gran poder regulatorio. Lejos de otorgar poderes al gobierno de los EE.UU, como el de exigir que las personas usen mascarillas, la Cláusula de Comercio tenía como objetivo simplemente garantizar que el Congreso pudiera proteger el libre comercio entre los estados.

Biden también firmó una orden ejecutiva que respalda el uso de la Ley de Producción de Defensa para aumentar el suministro de vacunas, suministros de pruebas y otros artículos considerados esenciales para responder al coronavirus. La Ley de Producción de Defensa es una reliquia de la Guerra Fría que le da al presidente lo que puede llamarse justamente autoridad dictatorial para ordenar a las empresas privadas que modifiquen sus planes de producción y violen los contratos existentes con clientes privados, con el fin de producir bienes para el gobierno.

Los mandatos de enmascaramiento y distanciamiento social, el control gubernamental de la industria privada y algunas de las otras acciones ejecutivas de Biden, como la creación de un nuevo “Cuerpo de Empleos de Salud Pública” con responsabilidades que incluyen realizar “rastreo de contactos” en ciudadanos estadounidenses, son el tipo de acciones que uno esperaría de un gobierno fascista, no de una república constitucional.

Joe Biden, presentado por muchos de sus partidarios como salvador de la democracia puesta en peligro por el fascista Trump, ni siquiera pudo esperar un día antes de comenzar a implementar medidas fascistas que son completamente innecesarias para proteger la salud pública. Sin duda, Biden utilizará otras crisis fabricadas, incluido el “cambio climático” y el “terrorismo doméstico”, para ampliar el poder del gobierno y restringir aún más nuestra libertad. Bajo Biden, el fascismo no solo llevará una bandera estadounidense. También llevará máscara.

mas2

SONDAS: No solo hace falta ser preciso en los análisis, sino también llegar a alguna conclusión que nos permita seguir avanzando en una comprensión global de la existencia. No es el caso de la mayoría de los artículos que leemos. Siempre hay algún sale secrete que esconder. En este caso, el asunto es grave, pues los Estados Unidos nunca han dejado, desde su mismísimo comienzo, desde su invasión camuflada de espiritualidad perseguida y teñida de intereses comerciales, de ser un país, un territorio, fascista por antonomasia –esclavitud negra importada, discriminación racial, religiosa (patético el ataque a los irlandeses católicos); xenofobia hasta rozar lo ridículo y lo trágico (bombas atómicas rasgando el cielo de Japón); Vietnam, Camboya, Corea… Es el legado europeo anglosajón que recogieron los “padres fundadores” del imperio fascista angloamericano.

Ahora se divide este imperio en buenos y malos, rojos y azules, demócratas y republicanos… de forma que la pelota nunca esté en ninguna de sus canchas.

Nos parece bien, cada uno tiene sus estrategias, pero ya es hora de que dejemos de hablar de USA y sus aliados europeos, esos que ahora dicen que no reconocen a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Así juegan unos y otros con las vidas de millones de personas, que valen más que ellos.

Es hora de construir el Bloque Emergente con solidez, con coherencia, con transcendencia. Si la alternativa al materialismo es el materialismo, simplemente con otro collar, esa alternativa será todavía más perniciosa que el sistema que se quiere sustituir.

La alternativa es muy sencilla y fácil de implementar, una vez aniquilado el fascismo anglosajón –distribución de las sociedades en comunidades religiosas con derecho a organizarse según sus leyes y creencias; libre comercio sin imposición de monedas específicas ni terceras partes. Esto basta para crear sociedades libres y prósperas.