Cómo la automatización pronto nos afectará a todos.

robots2

El futuro es bastante diferente de lo que esperaban.

Gwynne Dyer para The Jerusalem Post

Se planeó presentar una obra de teatro escrita por un programa de inteligencia artificial (IA) en Praga este mes, para marcar la invención de los robots (o al menos la idea de robots) en la misma ciudad hace exactamente cien años. COVID-19 se interpuso en ese camino, y ahora solo estará disponible gratis online a finales del próximo mes.

Algo simbólico, en verdad. El futuro es bastante diferente de lo que esperaban.

La obra de Josef Capek, Universal Robots: RUR de Rossum, fue un éxito instantáneo en 1921. Fue su hermano, Karel, a quien se le ocurrió el nombre. Los “robots” imaginarios (palabra checa que significa el que hace o trabajadores) fueron desarrollados para ahorrar a los seres humanos el trabajo duro en las líneas de montaje y la muerte en los campos de batalla, pero al final se rebelaron y acabaron con la raza humana.

La obra se representó en Broadway en 1922, protagonizada por un joven Spencer Tracy, y se representó en el West End de Londres al año siguiente. En 1938, fue el primer drama de ciencia ficción transmitido por televisión, en vivo, por la BBC.

En el mundo real, un siglo después, los robots aún no pueden bailar. La visión de los hermanos Capek no se ha hecho realidad excepto en las películas.

Fue la falacia humanoide. En películas más recientes, los robots que parecen humanos son incluso figuras trágicas, como la versión de Terminator de Arnold Schwarzenegger, o Roy Batty, el antihéroe androide de Blade Runner, que recuerda tristemente mientras muere:

“He visto cosas que ustedes no creerían. Ataca barcos en llamas desde el hombro de Orion. Vi las vigas C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”, dijo Batty.

Genial, pero los brazos robóticos y los vehículos autónomos no hablan así. Esos son los robots reales y, en general, no hablan en absoluto. Y, obviamente, no aniquilan a la raza humana. Solo los puesto de trabajo.

La Automatización 1.0 reemplazó a la mayoría de los trabajadores en las líneas de montaje con máquinas que no cometían errores los lunes por la mañana, no se afiliaban a sindicatos y ni siquiera tenían que cobrar. La mayoría de las fábricas siguen allí, produciendo mercancías, pero los trabajos bien remunerados se han ido en gran medida y las grandes ciudades industriales se están convirtiendo en “cinturones oxidados”.

La Automatización 2.0 se realiza principalmente en línea y se centra en el comercio minorista. La mayoría de los grandes almacenes desaparecieron incluso antes de COVID y las tiendas más pequeñas ya no están, devoradas por Amazon y sus muchos rivales más pequeños.

Al menos esta vez también se están creando nuevos puestos de trabajo: trabajos de salario mínimo, cero horas, principalmente en almacenes, centros de distribución y servicios de entrega. La población que está clasificada como “trabajadores pobres” está creciendo en todos los países desarrollados, siendo la radicalización política el resultado predecible.

La Automatización 3.0 está casi aquí, y los nuevos objetivos esta vez serán trabajos gerenciales y profesionales; no todos, por supuesto, sino capas enteras de gerencia media en negocios y puestos menos cualificados en medicina, derecho, contabilidad y oficios afines. Los algoritmos asesinos están arrasando en la comunidad y no hay un Robocop a la vista.

De hecho, este patrón es familiar para quienes estudian la historia de la revolución industrial original en Inglaterra. Los productos (zapatos, herramientas, ropa tejida y de punto) que fueron producidos por artesanos y mujeres independientes y cualificadas con ingresos razonables en 1750 fueron producidos en fábricas por esclavos asalariados poco calificados y casi sin poder de negociación en 1850.

Tres generaciones más tarde, los sindicatos y el estado del bienestar comenzaron a estrechar nuevamente la enorme brecha entre los ricos y el resto, y la segunda mitad del siglo XX fue la mejor época en mucho tiempo para la gente común en la mayoría de los países. Ahora, las habilidades humanas están siendo usurpadas una vez más por las máquinas y las brechas se están ampliando nuevamente.

No estamos condenados a simplemente recapitular el pasado. Saber qué funcionó y qué no funcionó la última vez podría ayudarnos a evitar los peores resultados esta vez. Por eso escuchamos cada vez más la expresión “ingresos básicos” y expansiones del estado de bienestar para facilitar, esta vez, la transición. Pero en realidad no está sucediendo mucho, y ni siquiera estamos en la IA “verdadera” todavía.

A todo lo que sea capaz de realizar “aprendizaje automático” lo llamamos IA, pero hasta ahora solo está creando habilidades pseudocognitivas en dominios bastante reducidos. El tipo de inteligencia de amplio espectro que tienen los seres humanos (o incluso delfines, chimpancés y cuervos) aún no está disponible en ninguna máquina, ni la “singularidad” está a punto de arrastrarnos a todos a la irrelevancia la próxima semana.

La IA real llegará de alguna forma en un futuro no muy lejano, pero predecir su impacto social y político es difícil. Tal profecía sería tan difícil como hubiera sido para los hermanos Capek y su audiencia prever en 1921 lo que la robótica realmente significaría para la gente en 2021.

robots3

SONDAS: Han pasado 100 años y buena parte de los sueños prometidos se han quedado en sueños o se han convertido en pesadillas.

La historia del hombre es la de un continuo engaño. Las entidades yínicas le habían susurrado la forma de fabricar maravillosos portentos que luego han resultado ser un fraude, pues los beneficios que le aportaban rara vez superaban la ruina que dejaban a su paso.

Le hicieron creer al hombre que el paso del caballo al ferrocarril y luego al motor de cuatro tiempos supondría una transformación en la propia configuración humana, acercándose éste, cada vez más, al superhombre –una imagen que no ha dejado de transportar el chamanismo en sus diferentes versiones.

Hoy, demagogias aparte, seguimos en tierra, aislados, confinados y con el rostro borrado. Un final devastador que, sin duda, los hermanos Capek nunca habrían imaginado.

Han pasado 100, cien años de promesas, de futuros luminosos, de superhombres, de dioses… ¡No! Han pasado 100 años de encogimiento, de exoneración, de suicidios, de angustia depresiva… Tampoco este parecía, hace 100, años un final plausible.

Dios ha muerto. Lo hemos matado. ¿Cómo podremos consolarnos a nosotros mismos, a nosotros, los mayores asesinos de todos los asesinos? Lo que era más sagrado y más poderoso de todo lo que el mundo aún posee, se desangró bajo nuestros cuchillos: ¿quién nos limpiará esta sangre? ¿Qué agua podrá limpiarnos? ¿Qué festivales de expiación, qué juegos sagrados deberemos inventar? ¿No será la grandeza de esta acción demasiado grande para nosotros? ¿No deberíamos nosotros mismos convertirnos en dioses simplemente para parecer dignos de ello?

Así reflexionaba Friedrich Nietzsche en su Die fröhliche Wissenschaft (La gaya ciencia). Antes habló de ello Hegel e incluso Dostoievski después de que D. Quijote no encontrase fuerzas para seguir luchando. En realidad, mucho antes, ya hubo quien habló de ello, aunque no con estas inquietantes palabras.

Muy probablemente se refiriera Nietzsche a que se había producido el triunfo de la racionalidad científica sobre la revelación sagrada, seguido por el surgimiento del materialismo filosófico y del naturalismo radical. En consecuencia, la creencia en Dios como factor decisivo en los asuntos humanos y el destino del universo había llegado a su fin. En una palabra, hemos matado a Dios porque se había entrometido demasiado en nuestra búsqueda del sentido de la vida. No obstante, y dado que el hombre no puede vivir sin algo a lo que adorar, de este nefasto teocidio ha surgido un sustituto –lo que Nietzsche parece haber previsto al preguntarse si no deberíamos nosotros mismos convertirnos en dioses. La pregunta, a todas luces retórica, se tomó al pie de la letra hasta convertirla hoy en nuestra realidad –yo soy mi dios, yo soy dios, yo soy la ley, la moral… la verdad.

Nos preguntamos cómo le sonarán estas palabras a quien está a punto de apretar el gatillo.