9.SURA DEL ARREPENTIMIENTO Y DEL PERDÓN

(AT-TAWBAH)

سُورَةُ التَّوْبَةِ

Medinense

Es la única sura del Qur-an que no va encabezada con la basmala[688]

(1) Allah y Su Mensajero declinan toda responsabilidad con respecto a los idólatras con los que hayáis concluido un acuerdo. (2) Moveos libremente durante cuatro meses por el territorio sin temor a ser atacados, pero sabed que no podréis evitar que se lleve a cabo el plan de Allah, y que es Allah Quien infligirá la mayor afrenta a los encubridores. (3) El día del Hayy Allah y Su Mensajero hacen saber a la gente que declinan toda responsabilidad con respecto a los idólatras. Mejor será que ceséis en vuestra actitud, pero si renegáis, sabed que no podréis evitar que se lleve a cabo el plan de Allah. Dales a los encubridores la buena nueva de un doloroso castigo. (4) Salvo a los idólatras con los que hayáis hecho un pacto, lo respeten íntegramente y no hayan apoyado a nadie contra vosotros. En ese caso, cumplid vuestro compromiso hasta el final. Allah ama a los que toman en serio Sus advertencias[689]. (5) Cuando hayan transcurrido los meses en los que está prohibido luchar, matad a los idólatras allí donde los encontréis. Apresadles, confinadles y tendedles toda clase de emboscadas, pero si deponen su actitud, establecen la salah y pagan la zakah, tratadles sin hostilidad[690]. Allah es el Perdonador, el Compasivo. (6) Si alguno de los idólatras te pide protección, protégele hasta que haya escuchado la palabra de Allah y luego condúcele a un lugar seguro. Hazlo así, pues son gente ignorante. (7) ¿Cómo podría Allah y Su Mensajero dar valor a un pacto con los idólatras, salvo con aquellos con los que os hayáis comprometido junto al Masyid al-Haram[691]? En todo aquello en lo que actúen rectamente con vosotros, actuad rectamente con ellos. Allah ama a los que toman en serio Sus advertencias. (8) ¿Cómo puede haber relación con una gente que en el momento que consigue alguna victoria sobre vosotros rompe sus juramentos y los pactos de protección con los que se había comprometido? Con sus bocas quieren complaceros, pero sus corazones os detestan. La mayoría de ellos son de los rebeldes. (9) Venden los signos de Allah a bajo precio y desvían de Su camino. ¡Malvada es su forma de actuar! (10) Rompen los juramentos y los pactos de protección con los que se habían comprometido con los creyentes. Esos son los transgresores. (11) Mas si enmiendan su actitud, establecen la salah y pagan la zakah, sabed que son vuestros hermanos en el Din. Clarificamos las aleyas para aquellos que escudriñan la creación. (12) Mas si rompen sus juramentos después de haberse comprometido y os ofenden en el Din, entonces combatid a los dirigentes de entre los encubridores, pues no tienen honor. Tal vez así depongan su actitud. (13) ¿No vais a luchar contra una gente que rompe sus juramentos y que están dispuestos a expulsar al Mensajero? Fueron ellos los que empezaron las hostilidades. ¿Vais a temerles? Sin embargo, Allah es más digno de ser temido si sois creyentes. (14) ¡Combatidles! Allah se servirá de vuestras manos para castigarles, les afrentará, os dará la victoria sobre ellos, apaciguará el corazón de los creyentes (15) y retirará la ira de sus corazones. Allah se vuelve con Su perdón a quien así lo ha prescrito Su voluntad, y según ella actúa y juzga. (16) ¿O es que contabais con que Allah os iba a dejar antes de saber quién de vosotros había de luchar sin buscar otro apoyo que el de Allah, el de Su Mensajero y el de los creyentes? Allah tiene el registro completo de vuestras acciones. (17) No son los idólatras los que deben estar al cuidado de los lugares en los que se adora a Allah cuando no hacen, sino confirmar su encubrimiento. Han hecho fútiles sus acciones y el fuego será su morada[692]. En él penarán para siempre. (18) Sólo deben ocuparse de esos lugares aquellos que creen en Allah y en el Último Día, establecen la salah, entregan la zakah y no temen, sino a Allah. Esos son los que siguen la guía. (19) ¿Estimáis que abastecer de agua a los peregrinos y mantener en buen estado el Masyid al-Haram es como creer en Allah, en el Último Día y luchar por la causa de Allah? Ante Allah no es igual. Allah no guía a los infames. (20) Los que creen, emigran y sacrifican sus bienes y sus vidas por la causa de Allah tienen ante Él el más alto rango. Esos son los que saldrán victoriosos. (21) Su Señor les anuncia la buena nueva de que habrá para ellos rahmah, complacencia y Jardines en los que deleitarse. (22) En ellos morarán para siempre. Es Allah Quien posee el más grande galardón. (23) ¡Creyentes! No toméis a vuestros padres ni hermanos como aliados y protectores si prefieren el encubrimiento al iman. Quien de vosotros lo haga será de los infames. (24) Adviérteles que si sus padres, sus hijos, sus hermanos, sus esposas, su clan familiar, su riqueza, el temor a que no encuentren salida para sus mercancías, sus viviendas que tanto les complacen… si todo ello les es más querido que Allah, Su Mensajero y la lucha por Su causa, que esperen angustiados a que se haga realidad el plan de Allah. Allah no guía a los rebeldes[693]. (25) Allah os ha apoyado en numerosas ocasiones. Recibisteis Su ayuda cuando os enfrentasteis al enemigo en Hunain. Os sentíais confiados al ver que erais muchos más que ellos y, sin embargo, no os sirvió de nada. La Tierra se os hizo estrecha a pesar de ser ancha, y os batisteis en retirada. (26) Luego, Allah apaciguó el ánimo de Su Mensajero y el de los creyentes. Hizo que descendieran soldados que no veíais y castigó a los encubridores. Ese es el merecido pago que damos a los que encubren la verdad. (27) Luego, después de haber tomado esa actitud, si se arrepienten, Allah otorgará Su perdón a quien así decida Su voluntad[694]. Allah es el Perdonador, el Compasivo. (28) ¡Creyentes! Los idólatras son gente impura. Así pues, que a partir de este año no se acerquen al Masyid al-Haram. Si teméis caer en la pobreza, sabed que Allah os enriquecerá con Su gracia siguiendo Su plan. Allah actúa según Su conocimiento, y juzga con sabiduría. (29) Luchad contra aquellos de los que recibieron el Kitab que no crean en Allah ni el Último Día, ni prohíban lo que Allah y Su Mensajero han prohibido, ni sigan el Din verdadero. Luchad contra ellos hasta que paguen la yiziah[695] y estén claramente sometidos. (30) Dicen los yahud: “’Uzayr es el hijo de Allah.” Y dicen los nasara: “El Masih es el hijo de Allah.” Así dicen sus bocas. Su discurso se asemeja al de los encubridores que hubo antes de ellos. ¡Que Allah los maldiga! ¡Cómo forjan embustes! (31) Han tomado a sus rabbaniyyun[696] y a sus ahbar por señores en vez de a Allah. Es lo mismo que han hecho con el Masih, hijo de Mariam, cuando no se les había ordenado, sino que adorasen al Único Ilah. No hay ilah, sino Él. ¡Lejos está en Su perfección de aquello con lo que Le asocian! (32) Quieren apagar con sus bocas la Luz de Allah, pero Allah no quiere, sino hacer que Su Luz brille con todo su esplendor aunque lo detesten los encubridores. (33) Es Él Quien envió a Su Mensajero con la guía y con el Din verdadero para hacerlo prevalecer sobre todos los demás, aunque lo detesten los idólatras. (34)¡Creyentes! Sabed que muchos de sus rabbaniyyun y ahbar se apropian de la riqueza de la gente de forma fraudulenta y apartan del camino de Allah. Atesoran oro y plata, mas no lo gastan en la causa de Allah. A esos anúnciales un doloroso castigo. (35) El Día en que su refugio sea el fuego[697] de yahannam y se les marque con un hierro candente la frente, los costados y la espalda, y se les diga: “Esto es lo que atesorabais. Disfrutad ahora de vuestros tesoros.” (36) El número de meses que Allah ha establecido son doce. Así fue registrado en el Kitab de Allah[698] el mismo Día en que creó los Cielos y la Tierra. En cuatro de ellos está prohibido luchar –respetadlos. Este es el preciado Din que conduce a la rectitud. Luchad unidos contra los idólatras, de la misma manera que ellos se unen para luchar contra vosotros. Allah está con los que toman en serio Sus advertencias. (37) Manipular los meses del año añade encubrimiento. Así se extravían los encubridores. Un mismo mes lo declaran lícito un año y al siguiente lo declaran prohibido para ajustar así el número de meses en los que Allah ha prohibido luchar. Hacen que sea lícito luchar en esos meses cuando Allah lo ha prohibido. Se ha hecho que les parezca acertada su forma de actuar, pero Allah no guía a los encubridores. (38) ¡Creyentes! ¿Qué os pasa que cuando se os convoca a luchar por la causa de Allah, os apegáis a la tierra? ¿Acaso os complace más la vida de este mundo que la de Ajirah? Sin embargo, poca cosa es el disfrute de esta vida comparado con el del Más Allá. (39) A no ser que acudáis cuando se os convoque a luchar, Él os infligirá un doloroso castigo y os reemplazará por otra gente sin que podáis perjudicarle en nada. Allah tiene el poder sobre todas las cosas. (40) Si no le apoyáis, sabed que Allah le auxilió cuando le expulsaron de su tierra los encubridores y era uno de dos. Estando ambos en la cueva le dijo a su compañero: “Que no te turbe nuestra situación, pues Allah está con nosotros.” Allah apaciguó su ánimo y le apoyó con soldados que no veíais. Prevaleció el plan de Allah por encima de las argucias de los encubridores. Allah es el Poderoso, el Sabio. (41) Acudid prestos cuando se os llame a luchar, ya sea ligeramente armados o bien pertrechados. Combatid con vuestros bienes y con vuestras vidas por la causa de Allah. Si fuerais conscientes, sabríais que eso es lo mejor para vosotros. (42) Si hubieran visto que había una ganancia inmediata o un viaje fácil, te habrían seguido, pero les pareció una larga e insoportable marcha. Jurarán por Allah: “Si hubiéramos tenido los medios, habríamos salido con vosotros.” Se destruirán a sí mismos, y Allah sabe que mienten. (43) ¡Que Allah te perdone! ¿Por qué les diste permiso para quedarse atrás antes de que se te mostrara con claridad quiénes eran los sinceros y quiénes los que mentían[699]? (44) Los que creen en Allah y en el Último Día no te van a pedir que les dispenses de luchar con sus bienes y con sus vidas. Allah conoce a los que toman en serio Sus advertencias[700]. (45) Los que te pidieron permiso para no salir a luchar fueron los que no creían en Allah ni en el Último Día. Había recelo en sus corazones, y la duda les hizo vacilar. (46) Si realmente hubieran querido salir, sin duda que se habrían preparado para ello, pero Allah detestaba que salieran a luchar con vosotros y por ello hizo que se quedarán atrás. Se dijo: “¡Quedaos en vuestras casas! ¡Quedaos con los que se quedan[701]!” (47) Si hubieran salido con vosotros, no habrían hecho, sino añadir confusión. Habrían sembrado la fitnah y algunos habríais prestado oído a sus palabras. Allah conoce a los infames. (48) Ya antes habían buscado la fitnah tratando de confundirte hasta que llegó la verdad y se impuso el plan de Allah. ¡Y cómo lo detestaron! (49) Entre ellos los hay que dicen: “¡Dame dispensa y no me pongas a prueba.” ¿Acaso no han sucumbido ya a la prueba? Yahannam tiene sitiados a los encubridores. (50) Si te llega un bien, les duele, pero si te acontece una desgracia, dicen: “Nosotros habíamos tomado de antemano las debidas precauciones,” y se alejan, regocijándose por dentro. (51) Respóndeles que no os acontece, sino lo que Allah ha decretado para vosotros. Él es vuestro protector. Que a Allah se encomienden los creyentes. (52) Pregúntales qué esperan con tanta ansiedad que os suceda si tan sólo os puede suceder una de las dos bendiciones[702] mientras que vosotros lo que esperáis es que Allah les aflija con un castigo directo Suyo o por medio de vuestras manos. Así pues, que esperen, que también vosotros os mantendréis expectantes. (53) Adviérteles que pueden dar de buen grado o por fuerza, pues en ninguno de los dos casos les será aceptado. Son gente rebelde. (54) ¿Qué otra cosa impide que les sea aceptado lo que dan, sino el hecho de que encubran la verdad de Allah y de Su Mensajero? Acuden perezosos a la salah y dan a regañadientes. (55) Que no te deslumbre su riqueza ni te maraville el gran número de hijos que tienen. Allah quiere castigarles con todo ello en esta vida y que mueran siendo encubridores[703]. (56) Juran por Allah que son de los vuestros, pero no son de los vuestros. Antes bien, se sienten amedrentados. (57) Si encontraran algún refugio, una cueva donde poder meterse o la entrada a algún escondite, correrían hacia ellos como caballos desbocados. (58) Entre ellos los hay que te acusan de no repartir las sadaqah con justicia. Si les toca algo de ellas, se sienten complacidos, pero si no les llega nada de ellas, se alejan airados. (59) ¡Ojalá hubieran estado complacidos con lo que Allah y Su Mensajero les daban y hubieran dicho: “Allah nos basta. Allah nos dará de Su gracia y también Su Mensajero. Es a Allah a Quien anhelamos!” (60) Sabed que las sadaqah[704] son para los pobres, para los necesitados, para los que las recaudan, para los que han armonizado sus corazones[705], para rescatar a cautivos, para los que no pueden pagar sus deudas, para la causa de Allah y para los viajeros. Esto es lo que Allah ha hecho obligatorio. Allah actúa según Su conocimiento, y juzga con sabiduría. (61) Entre ellos los hay que quieren hacer daño al Profeta y dicen: “Presta oídos[706] a todo lo que le dicen.” Diles que eso es para su bien. Cree en Allah, confía en los creyentes y es una misericordia para aquéllos de vosotros que creen. Los que causen algún daño al Mensajero de Allah tendrán un doloroso castigo. (62) Os juran por Allah para complaceros, pero si fueran creyentes sabrían que Allah y Su Mensajero son más dignos de ser complacidos. (63) ¿Acaso no saben que todo aquel que se oponga a Allah y a Su Mensajero será arrojado al fuego de yahannam[707]? En él penará para siempre. Esa es la gran derrota. (64) Los hipócritas temen que se haga descargar una sura que descubra lo que hay en sus corazones. Diles que se burlen cuanto quieran. Allah sacará a la luz aquello que tanto temen. (65) Si les preguntas, ten por cierto que dirán: “En realidad hablábamos por hablar. Bromeábamos.” Pregúntales si acaso se burlaban de Allah, de Sus signos y de Su Mensajero. (66) No os excuséis. Renegasteis después de haber creído. Incluso si perdonamos a una taifa de vosotros, tened por seguro que castigaremos a otra por sus iniquidades. (67) Los hipócritas y las hipócritas se apoyan unos a otros[708]. Ordenan la iniquidad, prohíben lo que es razonable y restringen sus manos para no dar. Se han olvidado de Allah y Él se ha olvidado de ellos. Los hipócritas son de los rebeldes. (68) Allah ha prometido a los hipócritas, a las hipócritas y a los encubridores el fuego de yahannam, en el que penarán para siempre. Él les bastará. Allah los maldice. Para ellos habrá un castigo incesante[709]. (69) Actuáis de la misma forma que actuaron los que hubo antes de vosotros. Tenían más poder, más riquezas e hijos. Vivieron el tiempo que les correspondió, y vosotros vivís el que os ha correspondido, de la misma forma que los que os antecedieron vivieron el suyo, pero estáis enfrascados en las mismas futilidades que lo estuvieron ellos. Sus obras no les sirvieron de nada en esta vida ni les servirán en Ajirah. Esos son los perdedores. (70) ¿Acaso no les han llegado noticias de los que hubo antes de ellos[710] –la gente de Nuh, los Ad, los Zamud, la gente de Ibrahim, los ashab Madian y los que cambiaron su estado natural? Vinieron a ellos los Mensajeros con la clarificación. Mas no actuó Allah injustamente, sino que fueron ellos los que se condenaron a sí mismos, víctimas de su rebeldía. (71) Los creyentes y las creyentes se apoyan unos a otros. Ordenan lo que es razonable y prohíben la iniquidad. Establecen la salah, entregan la zakah y obedecen a Allah y a Su Mensajero. Allah tendrá rahmah de ellos. Allah es el Poderoso, el Sabio. (72) Allah ha prometido a los creyentes y a las creyentes Jardines por donde fluirán ríos, en los que morarán para siempre, y magníficas mansiones en los Jardines de Adn[711]. Mas tener la complacencia[712] de Allah es algo mayor que todo eso. He aquí la gran victoria. (73) ¡Profeta! Combate a los encubridores y a los hipócritas, y sé implacable con ellos. Su refugio será yahannam. ¡Qué mal lugar de destino! (74) Juran por Allah que no dijeron nada de eso, pero lo cierto es que pronunciaron palabras que eran puro encubrimiento y renegaron de la verdad después de haber aceptado Islam. Deseaban llevar a cabo lo que les resultó inaccesible. Así agradecían el que Allah y Su Mensajero les hubieran enriquecido. Será mejor para ellos que se arrepientan, pero si reniegan, sabe que Allah los atormentará con un doloroso castigo en esta vida y en Ajirah, y no tendrán en esta tierra quien les proteja ni en quien apoyarse. (75) Entre ellos los hay que se comprometieron con Allah diciendo: “Si nos concede de Su gracia, daremos con abnegación y actuaremos con rectitud.” (76) Mas cuando recibieron Su gracia, reaccionaron con tacañería, desentendiéndose del compromiso que habían adquirido con Allah. (77) Por haber defraudado a Allah, infringiendo la promesa que Le habían hecho y por sus mentiras, la hipocresía anidará en sus corazones hasta el Día en el que deban comparecer ante Él. (78) ¿Acaso no saben que Allah conoce sus secretos, sus confidencias y todos los Ghaib[713]? (79) Se burlan de los creyentes que dan sadaqah sin esperar ningún reconocimiento y de los que se esfuerzan en dar a pesar de su propia pobreza. Allah se burlará de ellos y les infligirá un doloroso castigo. (80) Ya pidas perdón por ellos o no lo pidas, Allah no los perdonaría incluso si lo pidieras setenta veces. Y ello porque han renegado de Allah y de Su Mensajero. Allah no guía a los rebeldes. (81) Los que no acudieron a luchar se alegraron de haberse quedado atrás y de no haber seguido al Mensajero de Allah. Detestaban combatir por la causa de Allah con sus bienes y con sus vidas. Dijeron: “No salgáis a luchar con este sofocante calor.” Adviérteles que más sofocante es el fuego de yahannam si fueran capaces de comprender. (82) Poco será lo que rían y mucho lo que lloren. Merecido pago por sus obras. (83) Si Allah hiciera que una taifa de ellos se volviese a ti y te pidiese permiso para salir, adviérteles que nunca saldrán contigo ni lucharán a tu lado contra el enemigo. Les complació quedarse la primera vez. Que sigan, pues, sentados con los que se quedan atrás. (84) No hagas[714] la salah por ninguno de ellos que haya muerto ni estés allí cuando lo entierren. Renegaron de Allah y de Su Mensajero y murieron siendo rebeldes. (85) Que no te deslumbre su riqueza ni te maraville el gran número de hijos que tienen. Allah quiere castigarles con todo ello en esta vida y que mueran siendo encubridores. (86) Cuando se descarga una sura que invita a creer en Allah y a luchar junto a Su Mensajero, los más favorecidos de entre ellos te piden que les eximas de tal carga y dicen: “Déjanos quedarnos con los que no salen a luchar.” (87) Se sienten complacidos de quedarse con las mujeres[715]. Sus corazones han sido sellados y no comprenden. (88) Sin embargo, el Mensajero y los que con él creen luchan con sus bienes y con sus vidas. Esos tendrán la mejor parte. Esos son los que saldrán victoriosos. (89) Allah les ha preparado Jardines por donde fluyen ríos, en los que morarán para siempre. Ese es el gran triunfo. (90) Vinieron beduinos excusándose y pidiendo que se les eximiera de salir a luchar. Esas fueron las argucias que utilizaron para quedarse los que habían renegado de Allah y de Su Mensajero. Los que de ellos sean encubridores sufrirán un doloroso castigo. (91) Que no se recrimine a los desvalidos por no salir a luchar ni a los enfermos ni a los que no tengan medios para armarse si son sinceros con Allah y Su Mensajero. No se debe reconvenir a los que actúan con rectitud –Allah es el Perdonador, el Compasivo– (92) ni tampoco a los que te piden monturas. Cuando les dices: “No he conseguido ningún animal en el que podáis montar,” se vuelven con los ojos inundados de lágrimas por la pena que sienten al no poder proveerse de lo necesario para formar parte de la expedición. (93) Sin embargo, son dignos de censura los que te piden que les eximas de salir a luchar siendo ricos. Les complace quedarse con las mujeres. Allah les ha sellado el corazón y no entienden. (94) Cuando volváis a ellos, inventarán excusas para justificar su hipocresía. Diles que no se excusen, pues no les vais a creer. Allah os ha informado sobre ellos. Allah y Su Mensajero examinarán atentamente vuestra conducta. Luego seréis devueltos al Conocedor del Ghaib y de lo Manifiesto, y os mostrará lo que hicisteis. (95) Cuando volváis a ellos, os jurarán por Allah para que los dejéis en paz. Y bien, dejadlos en paz, pues son pura inmundicia. Su refugio será yahannam –merecida recompensa por sus maldades. (96) Os juran para complaceros, pero si os complacen, sabed que a Allah no Le complacen los rebeldes. (97) Los beduinos son los más pertinaces encubridores e hipócritas. Lo que más les caracteriza es su ignorancia de los límites que Allah ha hecho descargar sobre Su Mensajero. Allah actúa según Su conocimiento, y juzga con sabiduría. (98) Entre los beduinos los hay que consideran una sanción lo que dan de sus bienes, y esperan ansiosos que os llegue algún revés de fortuna. ¡Para ellos la mala fortuna! Allah está atento a todo cuanto acontece en Su creación, y actúa según Su conocimiento. (99) Hay beduinos que creen en Allah y en el Último Día, y lo que dan de sus bienes es para ellos una forma de acercarse a Allah y de beneficiarse de las súplicas del Mensajero. En verdad que están cerca. Allah les hará entrar en Su rahmah. Allah es el Perdonador, el Compasivo. (100) Los que van por delante son los primeros que emigraron –muhayirin– los que les apoyaron –ansar– y los que les siguieron en hacer el bien. Allah está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Les ha preparado Jardines por donde fluyen ríos, en los que morarán para siempre. Esa es la gran victoria[716]. (101) Entre los beduinos que viven en vuestros alrededores hay hipócritas, y entre la gente de Medina los hay que persisten aún más en la hipocresía. A esos no los conocéis, Nosotros los conocemos. Los castigaremos dos veces, luego los mandaremos a un tormento atroz del que no podrán volver. (102) Hay otros que reconocen sus faltas y mezclan una obra buena con otra mala. Pudiera ser que Allah les perdonase. Allah es el Perdonador, el Compasivo. (103) Toma de sus bienes sadaqah para de esa manera acendrarles y purificarles, y pide por ellos, pues tus súplicas reconfortan sus corazones. Allah está atento a todo cuanto acontece en Su creación, y actúa según Su conocimiento. (104) ¿Acaso no saben que Allah acepta el arrepentimiento de Sus siervos y lo que de su riqueza dan con sinceridad, y que Allah se vuelve a ellos con Su perdón y es el Compasivo? (105) Exhórtales a que obren con rectitud, pues Allah examina sus acciones, así como Su Mensajero y los creyentes. Y tened por cierto que seréis devueltos al Conocedor del Ghaib y de lo Manifiesto, y os mostrará lo que hicisteis. (106) Hay otros cuyo asunto se ha diferido hasta que se haga realidad el plan de Allah –o bien recibirán Su castigo o bien se volverá a ellos con Su perdón. Allah actúa según Su conocimiento, y juzga con sabiduría. (107) Los hay que ocuparon una mezquita para causar daño, para encubrir la verdad, para crear división entre los creyentes y como puesto de observación para que pudiera espiar el que anteriormente había hecho la guerra a Allah y a Su Mensajero. Ten por seguro que jurarán: “Sólo queríamos mejorar las relaciones,” pero Allah atestigua que mienten. (108) No entres en ella bajo ninguna circunstancia, pues en verdad que una mezquita levantada sobre el temor es más digna de acogerte. En ella hay hombres que aman purificarse. Allah ama a los que se purifican. (109) ¿Quién entonces es mejor, quien cimienta la estructura del edificio que quiere construir sobre el temor de Allah y Su complacencia o quien la cimienta al borde de un acantilado erosionado por el agua, y se desploma con ella[717], cayendo al fuego de yahannam? Allah no guía a los infames. (110) La estructura que han construido sobre la duda que hay en sus corazones no hará sino desmembrarlos. Allah actúa según Su conocimiento, y juzga con sabiduría. (111) Allah ha comprado a los creyentes sus vidas y sus bienes a cambio del Jardín. Combaten por la causa de Allah matando y muriendo. La misma promesa con la que Se comprometió en la Taurah, en el Inyil y ahora en el Qur-an. ¿Y quién es mejor cumplidor de sus promesas que Allah? Así pues, alegraos por el comercio que habéis hecho, pues él os conducirá a la suprema victoria (112) –a los llenos de contrición, a los que siguen el Tawhid, a los que Le alaban, a los que se desplazan por Allah, a los que se inclinan, a los que se postran, a los que ordenan lo razonable y prohíben la iniquidad y a los que se guardan dentro de los límites de Allah. Da buenas nuevas a los creyentes. (113) Ni el Profeta ni los creyentes deben suplicar el perdón para los idólatras, aunque sean de sus allegados, después de haberles informado claramente que serán arrojados al yahim[718]. (114) Y si Ibrahim pidió el perdón para su padre fue sólo por una promesa que le había hecho, pero cuando vio con claridad que era un enemigo de Allah, se desentendió de él. Ibrahim se refugiaba suplicante en Allah y era clemente con sus semejantes. (115) Allah no extravía a una gente después de haberla guiado hasta que no se les clarifique aquello de lo que deben guardarse. Allah tiene el conocimiento de todo cuanto existe, y según él actúa. (116) De Allah es el dominio de los Cielos y de la Tierra. Vivifica y hace morir. No tenéis, aparte de Allah, quien os proteja ni en quien apoyaros. (117) Allah apoyó a Su Profeta, a los muhayirin y a los ansar que le habían seguido en los momentos más difíciles. Y cuando después de eso los corazones de un grupo de ellos estuvieron a punto de extraviarse del camino, Allah se volvió a ellos con Su perdón y Su guía, con Su benevolencia y Su compasión. (118) Y así mismo hizo con los tres que eludieron salir a luchar hasta que la Tierra se les hizo estrecha a pesar de ser ancha y sus pechos parecían encogérseles. Pensaron que no podrían escapar de Allah, sino yendo hacia Él. Luego Se volvió a ellos con Su perdón para que pudieran arrepentirse. Allah es el Indulgente, el Compasivo. (119) ¡Creyentes! Tomad en serio las advertencias de Allah y manteneos en compañía de los veraces. (120) Ni la gente de Medina ni los beduinos que habitan en sus alrededores deben dejar al Mensajero de Allah solo en la lucha ni ocuparse de sus intereses en vez de obedecer sus órdenes, pues no han de sufrir sed, fatiga o hambre por la causa de Allah ni han de dar un paso que enrabie a los encubridores ni han de arrebatar algún bien al enemigo, sin que todo ello no se les inscriba a su favor como acciones de bien. Allah no deja que se pierda el galardón de los que actúan con rectitud. (121) No hay nada de lo que den, ya sea mucho o poco, ni valle que crucen por la causa de Allah que no esté registrado para que Allah les retribuya por lo mejor que hayan hecho. (122) No es preciso que todos los creyentes dejen sus casas. Basta con que lo haga una taifa de cada grupo de ellos, pues si comprenden bien el Din, podrán enseñárselo a su gente cuando regresen para que estos se guarden y tomen en serio lo que se les dice. (123) ¡Creyentes! Combatid a los encubridores que tengáis cerca. Que encuentren dureza en vosotros. Allah está con los que toman en serio Sus advertencias. (124) Cuando se hace descargar una sura, algunos de ellos preguntan: “¿A quién de vosotros le ha hecho crecer el iman?” A los que creen les ha hecho que crezca su iman y se llenan por ello de gozo. (125) Mas a los que tienen una enfermedad en el corazón les añade inmundicia a la inmundicia que ya tienen y les hace morir encubriendo la verdad. (126) ¿Acaso no ven que cada año se les pone a prueba una o dos veces? Sin embargo, no se arrepienten ni recapacitan. (127) Y cuando se hace descargar una sura se miran unos a otros y dicen: “¿Os ve alguien?” Luego se apartan. Allah apartará sus corazones de la verdad, pues son gente que no comprende. (128) Os ha llegado un Mensajero que es uno de los vuestros. Le resulta doloroso que sufráis ningún daño. Está pendiente de vosotros y con los creyentes es benévolo, compasivo. (129) Mas si se apartan desdeñosos, declárales: “¡Allah me basta! No hay ilah, sino Él. A Él me encomiendo, al Señor del grandioso Arsh[719].”

Notas

[688] Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim. Ver apéndice E.

[689] Ver Info 9.

[690] Pues ahora son vuestros hermanos. Se completa esta aleya con la aleya 11 de la misma sura: Mas si enmiendan su actitud, establecen la salah y pagan la zakah, sabed que son vuestros hermanos en el Din.

[691] Ver artículo XX.

[692] Ver referencia F17.

[693] Ver referencia F18.

[694] El tiempo verbal que utiliza aquí el Qur-an es presente ya que tiene un sentido general. Si alguien se opone a Allah y a Su Mensajero y después de haber tomado esa actitud se arrepiente y cambia su conducta, Allah puede perdonarle si ve sinceridad en su corazón.

[695] Impuesto que debe pagar la Gente del Libro que viva en territorio musulmán y que equivale al impuesto obligatorio zakah que deben pagar los musulmanes.

[696] El término rabbaniyyun رَبَّانيُّن deriva del verbo rab-ba رَبَّ que significa –el que deviene señor, dueño o poseedor; el que tiene poder y autoridad sobre algo o alguien. De ahí que rabbaniyyun se utilice para referirse –a quien se entrega a ejercicios religiosos y actos de devoción; y también se refiere a quien tiene conocimiento de Allah, y a un sabio. Este término era utilizado especialmente entre los judíos –se puede traducir al español por rabino.

En cuanto al término ahbar أَحْبار deriva del verbo habara حَبَرَ y significa  –un hombre de buen comportamiento y versado en la religión, y un experto en temas religiosos. Se aplicaba este nombre a

ciertos judíos que conocían la Ley y la aplicaban en sus vidas. Su prestigio entre la comunidad judía y, más tarde, entre la cristiana, se fue perdiendo a medida que sus vidas ya no reflejaban sus enseñanzas, como vemos en la aleya 34 de esta misma sura.

[697] Ver referencia F17.

[698] Ver artículo XIV y esquema 19.

[699]  Ver Info 21.

[700]  Ver Info 9.

[701]  Es decir, quedaos con los que realmente no pueden salir a luchar –mujeres, niños, ancianos, enfermos… Vosotros podéis luchar, pero no queréis, tenéis miedo de morir y de perder, así, dunia. Es humillante la forma en la que se dirige a ellos el Qur-an –sois hombres jóvenes y fuertes, pero actuáis como si fuerais mujeres. Queda explicado esto mismo en las aleyas 87, 88, 89 y 90 de esta misma sura.

[702]  El martirio o la victoria.

[703]  Ver artículo XIII.

[704]  Incluida la zakah.

[705] En esta expresión, el concepto “armonía” abarca un amplio espectro de significados. Se puede referir a aquellos que han pacificado sus corazones al abrazar el Islam, lo que podría obligarles a abandonar sus hogares, sus medios de subsistencia, etc. Ellos también son dignos de recibir ayuda material.

[706] La expresión “prestar oídos” significa escuchar con paciencia y simpatía. Los hipócritas censuraban que alguien que se proclamaba Profeta de Allah hiciera caso a lo que mucha gente le decía, pero esa actitud del Profeta Muhammad (s.a.s) era el resultado de su amabilidad y de su humildad. Escuchaba a la gente como si lo que le decían fuera lo más importante del mundo y de esa forma los dignificaba.

[707]  Ver referencia F17.

[708]  Ver Infos 7 y 8.

[709]  Ver referencia F17.

[710]  Ver artículo XX.

[711] La forma عَدْن ‘adn deriva del verbo عَدَنَ ‘adana que significa –permanecer, habitar, residir. La expresión “los Jardines de Adn” haría, pues, referencia a los Jardines de permanencia, en los que morar eternamente. También significa –la orilla del mar. En esto sentido podría hacer referencia a Jardines junto a un mar.

[712]  Aquí se desvela uno de los secretos de Ajirah –hay algo mayor que el Jardín, algo más allá de los Jardines. Entrar en la complacencia de Allah, es entrar en Su consciencia y morar en ella, individualmente, para siempre, en todas las creaciones. Ver artículos VII, XV y XVII y esquema 11 con su texto.

[713]  Ver Info 5.

[714]  Ver Info 21.

[715] la palabra jawalif خَوالِف es el plural de jalifah, y significa –mujeres. Aquí, Allah el Altísimo equipara a los que rehuían combatir con el Profeta con las mujeres que se quedaban en casa ocupándose de los hijos mientras los hombres salían a luchar.

[716]  Ver Info 27.

[717]  Ver cuadro C6.

[718]  Ver referencia F17.

[719] Ver artículos IV, V y XV; apéndice A y esquemas 10 y 19.