68.SURA DEL CÁLAMO

(AL-QALAM)

سُورَةُ القَلَمِ

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Nun[1379]. ¡Por el cálamo y lo que con él linean! (2) No eres, por la gracia de tu Señor, un poseso. (3) Por siempre serás honrado. (4) Se te ha dado una disposición natural a la rectitud. (5) Y verás y verán (6) quién es el hechizado. (7) Tu Señor sabe bien quién se ha extraviado de Su camino y quién está guiado. (8) Por ello, no obedezcas a los falaces. (9) Les gustaría que transigieras con su idolatría y así ellos también transigirían con tu Din. (10) No obedezcas a ningún hipócrita adulador, (11) difamador y divulgador de calumnias, (12) que prohíbe el bien y es un rebelde transgresor, (13) embrutecido y además mezquino, (14) sólo porque tiene riqueza e hijos. (15) Cuando se le recitan Nuestras aleyas, dice: “Leyendas de los antiguos.” (16) Le marcaremos el hocico con un hierro candente. (17) Les hemos puesto a prueba como hicimos con los que tenían un huerto y estaban seguros de que recogerían sus frutos muy de mañana (18) sin que nada pudiera evitarlo. (19) Mas un Enviado de tu Señor lo recorrió de parte a parte mientras ellos dormían. (20) Al amanecer estaba todo arrasado, como una tierra negra que ya nunca dará frutos. (21) Y según se iban despertando, se decían unos a otros: (22) “Partid diligentes a vuestro campo si estáis decididos a recoger los frutos.” (23) Y así lo hicieron, diciéndose en voz baja: (24) “Hoy no ha de entrar en él ningún mendigo para importunaros.” (25) Y con tal propósito salieron de buena mañana, (26) pero al verlo, se dijeron: “¡Nos hemos extraviado! (este no puede ser nuestro campo) (27) Pero no, no es eso. Hemos sido desposeídos.” (28) Dijo el más razonable de ellos: “¿Acaso no os aconsejé que dijerais ´excepto lo que deba ser´?” (29) Dijeron: “¡Perfecto es nuestro Señor más allá de toda contingencia! En verdad que hemos sido infames.” (30) Y comenzaron a reprocharse unos a otros. (31) Se dijeron: “¡Ay de nosotros! Hemos actuado como actúan los tiranos. (32) Quizás nuestro Señor nos lo restituya con algo mejor. A nuestro Señor nos volvemos anhelantes.” (33) Así es el castigo en la vida de este mundo, pero si fueran conscientes, sabrían que el castigo de Ajirah es mayor. (34) En cambio, los que toman en serio Nuestras advertencias tendrán junto a su Señor los Jardines de las Delicias. (35) ¿Es que vamos a considerar a los que se han sometido a la voluntad de su Señor –muslimun– como a los nefarios? (36) ¿Qué os pasa? ¿Cómo juzgáis? (37) ¿O acaso tenéis un kitab que estudiáis, (38) en el que se os dice que tendréis lo que elijáis? (39) ¿O acaso os hemos jurado que hasta el Día del Resurgimiento tendréis lo que sentenciéis que es lícito? (40) Pregúntales quién de ellos se responsabiliza de eso. (41) ¿O acaso tienen otros en quien apoyarse? Que vengan con ellos si es cierto lo que dicen. (42) El Día que se ponga difícil el asunto y se les diga que se postren, no podrán. (43) La mirada rendida, les sobrevendrá la humillación. Ya se les llamó a que se postraran cuando nada se lo impedía. (44) “¡Déjame que me ocupe de quien reniega de este relato!” Les llevaremos gradualmente a la ruina por donde menos lo esperen. (45) “Frustraré sus falsas expectativas. Mi plan es inamovible.” (46) ¿O es que les pides algún pago por ello y les resulta tremendamente gravoso? (47) ¿O acaso tienen acceso al Ghaib y en él escriben? (48) Resiste hasta que llegue el juicio de tu Señor y no seas como El del Pez cuando suplicó mientras estaba agonizando. (49) Si no le hubiera alcanzado una gracia de tu Señor, habría sido lanzado a un lugar árido, execrado. (50) Mas su Señor lo había escogido y lo hizo de los justos[1380]. (51) A punto han estado los encubridores de hacerte tambalear[1381] con sus severas miradas, cuando oyen el recuerdo y dicen: “Es un poseso”, (52) cuando no es, sino un recuerdo para todos los dominios.


[1379]  Ver artículos IV y XVII, y cuadro C2.

[1380]  El hombre es lo que es, y no puede escapar a su configuración genética. Mas Allah el Altísimo puede cambiar esa configuración encendiendo unos registros y apagando otros hasta conformarlo según Su voluntad. Eso es lo que hace con muchos hombres y, sobre todo, con los Profetas. Esa es la función del Ruh. Ver artículo XVIII.

[1381]  Ver Info 21.