44.SURA DEL HUMO

(AD-DUJAN)

سُورَةُ الدُّخَانِ

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Ha, Mim[1273]. (2) ¡Por el Kitab[1274] inalterable! (3) Lo descargamos en una noche bendita. Somos advertidores. (4) En ella se distribuyen los programas (5) siguiendo Nuestro plan. Nunca hemos dejado de enviarlos (6) como una rahmah de tu Señor –el que está Atento a Todo Cuanto Acontece en Su Creación, y Actúa Según Su Conocimiento. (7) Si fuerais creyentes, sabríais con certeza que es el Señor de los Cielos y de la Tierra y de lo que entre ambos hay. (8) No hay ilah, sino Él. Da la vida y da la muerte. Es vuestro Señor y el Señor de vuestros primeros padres. (9) En vez de creer, dudan y se entretienen divagando. (10) Mas espera a que llegue el Día cuando el cielo sea humo visible (11) que envuelva a los hombres –nas. Ese será un castigo doloroso. (12) “¡Señor nuestro! Retira de nosotros el castigo. Somos creyentes.” (13) Mas cómo pueden decir que creen cuando han recibido el recuerdo y les ha venido un Mensajero irrecusable. (14) Sin embargo, se han apartado de él diciendo: “Es un poseso al que enseñan.” (15) Si levantásemos lo más mínimo el tormento, volveríais a reincidir. (16) El Día en el que establezcamos el mayor de los castigos desharemos los agravios. (17) Antes de ellos habíamos puesto a prueba a la gente de Firaun, cuando les llegó un noble Mensajero diciendo: (18) “Siervos de Allah, escuchadme. Yo soy para vosotros un Mensajero en el que podéis confiar. (19) No tratéis de elevaros por encima de Allah. He venido a vosotros con una irrefutable autoridad. (20) Me refugio en mi Señor y en vuestro Señor de vuestras amenazas. (21) Si no me creéis, apartaos de mí, sin causarme daño.” (22) Llamó a su Señor: “¡Este es un pueblo de nefarios!” (23) “Sal entonces de noche con Mis siervos, pues vais a ser perseguidos, (24) y deja el mar en el mismo estado en el que lo habéis cruzado[1275] –los hombres armados que os persigan perecerán ahogados.” (25) ¡Cuántos jardines y manantiales abandonaron! (26) ¡Cuántos cultivos y nobles construcciones! (27) ¡Cuántos deleites y cuánta prosperidad de la que disfrutaban! (28) Así fue. Todo ello lo dejamos en herencia para otra gente. (29) Ni el Cielo ni la Tierra lloraron por ellos ni se les dio otra oportunidad. (30) Salvamos a los Banu Isra-il del castigo ignominioso (31) que les infligía Firaun. En verdad que era el mayor de los transgresores. (32) Los elegimos, en virtud de un conocimiento, por encima de los demás. (33) Les dimos signos que eran pruebas irrefutables. (34) Y estos dirán: (35) “No existe más que nuestra primera muerte, y no vamos a resucitar. (36) Traed a nuestros antepasados si es verdad lo que decís.” (37) ¿Acaso son ellos mejores que la gente de Tubba[1276] y los que hubo antes de ellos? Los destruimos. En verdad que eran unos nefarios. (38) No hemos creado los Cielos ni la Tierra ni lo que entre ambos hay descuidadamente y sin que respondan a una clara finalidad. (39) No los hemos creado, sino de la mejor manera. Sin embargo, la mayoría de ellos no es consciente de esta realidad. (40) Todos ellos tienen una cita para el Día de la Distinción (41) –el Día en el que nadie podrá hacer nada por nadie ni tendrán en quien apoyarse, (42) salvo aquel de quien Allah tenga rahmah. Él es el Poderoso, el Compasivo. (43) Estará el árbol de zaqqum (44) –alimento para los nefarios. (45) Será cual bronce fundido, hirviendo en sus vientres, (46) como hierve el agua. (47) ¡Agarradlo y llevadlo hasta lo más interno del yahim[1277]! (48) Luego, atormentadle vertiendo sobre su cabeza agua hirviendo. (49) ¡Pruébalo! ¿Acaso no eres el noble y poderoso? (50) Esto es aquello de lo que dudabais. (51) Los que tomaban en serio Nuestras advertencias estarán en cambio en un lugar seguro, (52) entre jardines y manantiales. (53) Vestirán de raso y brocado y estarán reclinados unos frente a otros. (54) Así será. Los desposaremos con huríes. (55) Pedirán toda clase de frutas, en un lugar seguro. (56) No probarán allí otra muerte, aparte de la primera. Él les habrá librado del castigo del yahim (57) –una gracia de tu Señor. Esa es la gran victoria. (58) Lo hemos hecho fácil en tu lengua para que pudieran reflexionar. (59) Así pues, mantente vigilante, pues en verdad que ellos están al acecho.


[1273]  Ver artículo IV.

[1274]  Ver artículo XIV y esquema 19.

[1275]  El término utilizado aquí es rahwa رَهْوًا, del verbo rahawaرَهَوَ , y significa –partir o hacer una abertura; y también dejar algo en estado de inmovilidad. En el caso que nos ocupa, ambos significados son correctos y se complementan. Es como si los malaikah le dijeran a Musa –“al golpear con tu vara has dejado el mar abierto en dos, así pues, no hagas nada más, déjalo como está, ya que ahora seremos nosotros quienes nos ocupemos directamente del asunto.”

[1276]  Como el resto de pueblos a los que Allah el Altísimo ha concedido poder y prosperidad, también el imperio de Tubba actuó de la misma manera, ensoberbeciéndose y arruinando su poderío. La teoría más plausible es la de que se está haciendo referencia a un nombre de familia o título de los reyes de Himiar en Yemen. Su influencia llegó a abarcar la casi totalidad de la península arábiga y de la parte oriental africana. Antes de la llegada del Islam no quedaba de ellos, sino el recuerdo, la leyenda.

[1277]  Ver referencia F17.