41.SURA FUSSILAT

سُورَةُ فُصِّلَتْ

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Ha, Mim[1243]. (2) Descarga del Rahman[1244], del Compasivo (3) –un Kitab[1245] cuyas aleyas son comprensibles; un Qur-an en árabe para la gente que escudriña la creación, (4) anunciador de buenas nuevas y advertidor, pero la mayoría de ellos se aparta y no reflexiona sobre lo que escucha. (5) Dicen: “Hemos puesto a cubierto nuestros corazones de aquello a lo que nos invitas. Nos hemos hecho sordos a tus palabras y ciegos a los signos que nos traes. Así pues, actúa como mejor consideres, que también nosotros actuaremos a nuestra manera.” (6) Respóndeles que no eres, sino un humano –bashar– como ellos, al que se le ha inspirado que su Ilah es el Único Ilah. Que vayan, pues, a Él con rectitud y arrepentimiento. ¡Terrible, en verdad, es lo que les espera a los idólatras! (7) Esos que no dan la zakah y encubren la verdad de Ajirah[1246]. (8) Mas los que crean y actúen con rectitud estarán en una continua dicha. (9) Pregúntales si acaso encubren la verdad de Aquel que creó la Tierra en dos días y ponen junto a Él a otros a los que dan el mismo poder. Ese es el Señor de Todos los Dominios. (10) Puso sobre ella cordilleras, la bendijo y la preparó para que hubiera en ella vida en todas sus formas, y de ella pudiera el hombre adquirir todo lo que necesitase para vivir. Completando todo ello en cuatro días. (11) Luego se dirigió al Cielo, que era humo, y le dijo, y también a la Tierra: “Venid de buen grado o a la fuerza.” Dijeron: “Venimos en completa obediencia.” (12) Y en dos días conformó el firmamento en siete Cielos, y a cada uno de ellos le inspiró su función. Hemos adornado el cielo de este mundo con luceros y lo hemos protegido. Así está predeterminado en Su plan –el Poderoso, el que Actúa Según Su Conocimiento[1247]. (13) Pero si se apartan, adviérteles del castigo del rayo como el que fulminó a los Ad y a los Zamud[1248]. (14) Cuando les llegaron Mensajeros advirtiéndoles de todas las formas posibles: “No adoréis a otro que Allah,” replicaron: “Si nuestro Señor quisiera, haría que descendiesen malaikah. Renegamos de aquello con lo que se os ha enviado.” (15) Los Ad se ensoberbecieron sin ninguna razón para ello. Decían: “¿Quién puede haber más fuerte que nosotros?” ¿Es que no veían que Allah, el que los había creado, era más fuerte que ellos? Renegaron de Nuestros signos. (16) Entonces enviamos contra ellos un viento huracanado durante varios días nefastos para que probaran el castigo denigrante[1249] en esta vida. Mas el castigo de Ajirah aún será más denigrante, y no tendrán en quien apoyarse. (17) En cuanto a los Zamud los guiamos al camino de rectitud, pero ellos prefirieron la ceguera a la guía y los fulminamos con el rayo, un castigo degradante, como pago por su forma de actuar. (18) Salvamos a los que creían y tomaban en serio Nuestras advertencias y Nuestros signos. (19) El Día en que sean reunidos los enemigos de Allah marcharán hacia el fuego en grupos. (20) Cuando lleguen a él, su oído, su vista y su piel testificarán contra ellos. (21) Increparán a sus pieles: “¿Por qué dais testimonio contra nosotros?” Responderán: “Es Allah Quien nos ha hecho hablar,” Quien hace hablar a todas las cosas. Él os creó la primera vez y a Él tendréis que volver. (22) No habéis podido evitar que vuestro oído, vuestra vista y vuestra piel testimoniasen contra vosotros. Antes bien, pensabais que Allah no era consciente de gran parte de vuestras acciones. (23) Así pensabais, y eso que pensabais sobre vuestro Señor os ha hecho perecer y ser de los perdedores. (24) Aunque muestren fortaleza, el fuego será su refugio. Y si piden volver para hacer el bien, no serán devueltos[1250]. (25) Les enviamos cómplices que les hacían creer que era correcto todo cuanto hacían para que de esta forma se hiciera realidad la palabra decretada contra ellos, como se había hecho realidad contra las umam anteriores de yin y hombres –insan. En verdad que son de los perdedores. (26) Dicen los encubridores: “No escuchéis ese Qur-an para que no os induzca a error. Así seréis de los vencedores.” (27) Les haremos probar a los encubridores un terrible castigo. Les pagaremos por lo peor que hayan hecho. (28) A los enemigos de Allah les pagaremos con el fuego. En él permanecerán para siempre. Merecido galardón por haber renegado de Nuestros signos. (29) Dirán los encubridores: “¡Señor nuestro! Muéstranos a los yin y a los hombres –insan– que nos extraviaron para que los pongamos bajo nuestros pies y queden humillados.” (30) Sobre los que dicen: “Mi Señor es Allah,” y obran con rectitud, descienden los malaikah[1251] y les anuncian: “No temáis ni os apesadumbréis; antes bien, alegraos por la buena nueva del Jardín que se os ha prometido. (31) Os hemos acompañado en la vida de este mundo y os acompañaremos en Ajirah, donde tendréis todo cuanto deseéis, y todo cuanto pidáis (32) –agasajo del Perdonador, del Compasivo.” (33) ¿Y qué mejor palabra que la de aquel que suplica a Allah, obra con rectitud y dice: “Estoy sometido?” (34) No son iguales la rectitud y la maldad. Recházala con el bien y aquel con el que tenías enemistad se volverá tu más ardiente amigo. (35) Mas esto no lo consiguen, sino los que resisten; no lo consiguen, sino los afortunados. (36) Si te incita al mal el shaytan, refúgiate en Allah –el que Está Atento a Todo Cuanto Acontece en Su Creación, y Actúa Según Su Conocimiento. (37) Entre Sus signos están la noche y el día, el Sol y la Luna. Si en verdad es a Él a Quien adoráis, no os postréis ante el Sol ni ante la Luna; antes bien, postraos ante Allah que es Quien los ha creado. (38) Que sepan los soberbios que aquéllos que están junto a tu Señor declaran de noche y de día Su perfección más allá de toda contingencia, y no se hastían de ello. (39) Entre Sus signos está el que ves la tierra humillada y entonces enviamos agua sobre ella, y se estremece y se enseñorea. Le da vida Quien dará vida a los muertos. Él tiene poder sobre todas las cosas. (40) No pueden ocultarse de Nosotros aquéllos que reniegan de Nuestros signos. ¿Acaso es mejor ser arrojado al fuego que venir en completa seguridad el Día del Resurgimiento? Obrad como más os plazca. Él es consciente de la intención que os mueve a actuar. (41) ¡Ay de los que encubren el recuerdo cuando les llega! Es un poderoso Kitab[1252]. (42) No puede penetrar en él la falsedad, venga de donde venga. Es el Sabio, el Alabado, Quien lo hace descargar. (43) No se te revela, sino lo que ya se les reveló a los Mensajeros que hubo antes de ti. Tu Señor perdona y también inflige un doloroso castigo. (44) Si lo hubiéramos hecho un Qur-an en otra lengua que el árabe, habrían dicho: “¿Por qué sus aleyas no son comprensibles? ¿Está en lengua extranjera, siendo él árabe?” Aclárales que para los creyentes es una guía y una cura, pero los encubridores tienen sordera y a él están ciegos. Es como si se les llamara desde muy lejos. (45) Dimos a Musa el Kitab, pero discreparon sobre él. Si no hubiera sido por lo que estaba predeterminado en el plan de tu Señor, ya entonces se habría decidido su suerte. Dudaban de su veracidad. (46) Quien haga el bien, para él será el beneficio; y quien haga el mal, lo hará en perjuicio propio. Tu Señor no oprime a Sus siervos. (47) A Él se remite el conocimiento de la Hora. No hay fruto que salga de su cáscara ni hembra que quede preñada o dé a luz que no sea con Su conocimiento. El Día en que se les llame y se les pregunte: “¿Dónde están esos con los que Me asociabais?” Responderán: “Reconocemos ante Ti que ninguno de nosotros puede ya testificar algo así.” (48) Les había extraviado aquello que antes invocaban, y entenderán ahora que no tienen escapatoria. (49) El hombre –insan– no se hastía de pedir lo que le satisface, pero si le aflige un mal, se desalienta y desespera. (50) Mas si hacemos que pruebe Nuestra rahmah después de haber sufrido un infortunio, sin duda alguna que dirá: “Esto es lo que merezco, y no creo que la Hora vaya a llegar. Aún en el caso de que volviera a mi Señor, sin duda que tendría junto a Él las mayores delicias.” Les haremos saber a los encubridores lo que hacían, y les haremos probar un severo castigo. (51) Cuando agraciamos al hombre –insan, éste se aparta y se aleja por su lado, pero cuando le aflige una desgracia, suplica solícito. (52) ¿Qué diríais si viniera realmente de Allah y vosotros lo negarais? ¿Quién está más extraviado que quien se escinde de la verdad? (53) Les mostraremos Nuestros signos en el horizonte y en ellos mismos hasta que vean con claridad que es la verdad[1253]. ¿Es que no basta con que tu Señor sea testigo de todas las cosas? (54) ¿Es que dudan del encuentro con su Señor? ¿Acaso no tiene bajo Su control todas las cosas?


[1243]  Ver artículo IV.

[1244]  Ver Info 3.

[1245]  Ver artículo XIV y esquema 19.

[1246]  Ver apéndice Q.

[1247]  Ver apéndice F y artículo XVII.

[1248]  Ver Info 15.

[1249]  Ver referencia F17.

[1250]  Ver Info 16.

[1251]  Ver apéndice K.

[1252]  Ver artículo XIV y esquema 19.

[1253]  Ver apéndice L y artículo XVII.