39.SURA DE LOS GRUPOS

(AZ-ZUMAR)

سُورَةُ الزُّمَرِ

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Descarga del Kitab[1216] de Allah –el Poderoso, el Sabio. (2) Descargamos sobre ti el verdadero Kitab. Adora, pues, a Allah con sinceridad y devoción. (3) ¿Acaso no es así como se debe adorar a Allah? Los que han tomado protectores aparte de Él se justifican diciendo: “No los adoramos, sino como un medio de alcanzar una estación más cercana a Allah, y por ello los adulamos y servimos[1217].” Allah dictaminará sobre lo que discrepaban. Allah no guía al falaz ni al encubridor. (4) De haber deseado tener un hijo, habría escogido de entre Su creación lo que hubiera querido. Perfecto es Allah más allá de toda contingencia –el Uno, el Dominador. (5) Ha creado los Cielos y la Tierra de la mejor manera posible. Hace que la noche envuelva al día y que el día envuelva a la noche. Hace que el Sol y la Luna cumplan la función para la que han sido creados, y todos ellos siguen su curso hasta un tiempo predeterminado. ¿Acaso no es el Poderoso, el Perdonador? (6) Os creó a partir de una sola nafs. Luego sacó de ella su pareja e hizo que descendieran para vosotros ocho cabezas de animales de ganado, en pares. Os crea en los vientres de vuestras madres –creación tras creación, a lo largo de tres oscuridades. Ese es Allah, vuestro Señor. Suya es la soberanía. No hay ilah, sino Él. Sin embargo, os apartáis[1218]. (7) Si encubrís las bendiciones que habéis recibido, sabed que Allah es en Sí Mismo Suficiente. No os necesita, y no acepta de Sus siervos la ingratitud, pero si agradecéis, os lo aceptará complacido. Nadie cargará con la carga de otro. Luego a vuestro Señor habréis de volver y os mostrará todas vuestras obras. Él conoce lo que hay en lo más recóndito de los corazones, y según ese conocimiento actúa. (8) Cuando al hombre –insan– le aflige un mal, ruega a su Señor y a Él se vuelve arrepentido. Luego, si le concede alguna gracia, se olvida de sus súplicas anteriores y Le atribuye a Allah semejantes para de esta forma sacar a otros de Su camino. Anímale a que continúe por un tiempo más con su encubrimiento, pues en verdad que va a ser de los que estén en el fuego. (9) ¿Acaso es como quien dedica parte de la noche a la devoción, postrado y erguido, tiene temor de Ajirah y suplica la rahmah de su Señor? Adviérteles que no son iguales los que entienden la realidad de las cosas y los que de ella son inconscientes. Sólo recapacitan los dotados de entendimiento. (10) Exhórtales –“siervos Míos”– a los que creen, a que tomen en serio las advertencias de su Señor. Los que hayan hecho el bien en esta vida, recibirán el bien. Ancha es la Tierra de Allah. A los que hayan resistido se les retribuirá sin limitación[1219]. (11) Anúnciales que se te ha ordenado que adores a Allah con sinceridad y devoción, (12) y que seas el primero en estar sometido –muslimun. (13) Temes, si desobedeces a Allah, el castigo de un Día terrible. (14) Es a Allah a Quien adoras con sinceridad y devoción. (15) ¡Que adoren, pues, lo que quieran aparte de Él! Adviérteles que los grandes perdedores serán los que se hayan perdido a sí mismos y a su gente el Día del Resurgimiento. ¿No es esa una clara perdición? (16) El fuego les envolverá. Así es como Allah infunde temor a Sus siervos. “¡Siervos Míos, temedme!” (17) Hay buenas nuevas para los que se aparten de la adoración de los taghut[1220] y se vuelvan arrepentidos a su Señor. “Anuncia, pues, las buenas nuevas a Mis siervos” (18) –aquellos que escuchan la palabra, la estudian y deducen sus significados con la mejor disposición. Esos son a los que Allah ha guiado, y ésos son los dotados de entendimiento. (19) ¿Y qué será de aquel en quien se haga realidad el castigo decretado? ¿Puedes tú acaso salvar al que está en el fuego? (20) Mas los que teman a su Señor tendrán estancias construidas sobre estancias, por debajo de las cuales fluirán ríos. Promesa de Allah, y Allah no incumple Sus promesas. (21) ¿Acaso no has visto que Allah hace que caiga agua del cielo y que ésta entre en la tierra, para luego salir a la superficie en forma de manantiales, y que gracias a ella broten cereales de diferentes colores? Luego se yerguen sus espigas y al cabo las ves amarillear, convirtiéndose después en desecho. En ello hay un motivo de reflexión para los dotados de entendimiento. (22) ¿Acaso es igual aquel a quien Allah le ha abierto el corazón al Islam y está iluminado por la Luz de su Señor, a esos cuyos corazones están endurecidos al recuerdo de Allah? ¡Perdidos están en un claro extravío! (23) Allah hace descargar la más valiosa narración –un Kitab Mutashabiha Mazani[1221]. Los temerosos de su Señor se estremecen al oír sus aleyas, y sus corazones se conmueven con el recuerdo de Allah. Esa es la guía de Allah con la que guía siguiendo Su plan. No habrá guía para quien Allah extravíe. (24) ¿Acaso no se le dirá a quien intente proteger su rostro del terrible castigo en el Día del Resurgimiento lo mismo que se les dirá a los infames? –¡Gustad el fruto de vuestras obras! (25) Ya renegaron de la verdad los que hubo antes de ellos y el castigo les vino por donde no lo esperaban. (26) Allah les dio a probar la deshonra en esta vida, pero si fueran conscientes, sabrían que el castigo de Ajirah es aún mayor. (27) Hemos puesto en este Qur-an toda clase de ejemplos para que la gente –nas– recapacite. (28) Un Qur-an en árabe, en el que no hay desviación alguna, para que tomen en serio las advertencias que contiene. (29) Allah pone el ejemplo de un hombre que trabaja para unos socios en continua desavenencia entre ellos y un hombre que trabaja para otro en común acuerdo. ¿Pueden compararse? Alabado sea Allah. Sin embargo, la mayoría de ellos no es consciente de esta realidad[1222]. (30) Ten por seguro que morirás y que ellos morirán. (31) Luego, en el Día del Resurgimiento, disputaréis ante vuestro Señor. (32) ¿Acaso puede haber alguien más infame que quien miente sobre Allah y reniega de la verdad cuando le llega? ¿Acaso no está en yahannam el refugio de los encubridores? (33) Los que vienen con la verdad y la confirman, ésos son los temerosos. (34) Tendrán lo que deseen junto a su Señor. Merecido galardón de los que actúan con rectitud. (35) Allah cubrirá sus malas acciones y les pagará debidamente por sus mejores obras. (36) ¿Acaso no es Allah suficiente para Su siervo? Quieren atemorizarte con otros a los que dan poder aparte de Él. Nadie puede guiar a quien Allah extravía (37) y a quien Allah guía no habrá quien pueda extraviarle. ¿Acaso no es Allah el Poderoso, el Deshacedor de Agravios? (38) Si les preguntas: “¿Quién ha creado los Cielos y la Tierra?” Sin duda que dirán: “Allah.” Pregúntales si se han fijado en lo que invocan aparte de Él? ¿Acaso si Allah quisiera afligirte con un mal, podrían ellos retirarlo? ¿O si te otorgara Su rahmah, podrían ellos retenerla? Diles que Allah te basta. En Él se abandonan confiados los que en Él confían. (39) Advierte a la gente que su forma de actuar ha de llevarles al lugar que merecen; y la tuya, al lugar que te corresponde. Actuad, pues, que pronto sabréis (40) a quién le llegará un castigo humillante, y contra quién se desatará un tormento que no cesará jamás. (41) Descargamos sobre ti el verdadero Kitab para que adviertas a la gente –nas. Quien siga la guía, para él mismo será el beneficio; y quien se extravíe, a él mismo se habrá extraviado. Tú no eres responsable de lo que hacen. (42) Allah se lleva las nafs[1223] cuando les llega la muerte y las que no mueren durante el sueño. Retiene aquéllas cuya muerte ha decretado y envía a las otras hasta un plazo fijado. Realmente en eso hay signos para la gente que reflexiona. (43) ¿Acaso han tomado, aparte de Allah, intercesores? ¿Incluso si no tienen dominio sobre nada ni son capaces de razonar? (44) Adviérteles que la intercesión toda pertenece a Allah. Suya es la soberanía de los Cielos y de la Tierra. Luego, a Él habréis de volver. (45) Cuando se menciona a Allah, sólo a Él, se revuelven de repulsión los corazones de los que encubren la verdad de Ajirah. Sin embargo, cuando se menciona a otros que no son Él, entonces sus corazones se regocijan. (46) Proclama: “¡Allah! Originador[1224] de los Cielos y de la Tierra, Conocedor del Ghaib y de lo Manifiesto. Eres Tú Quien juzgará entre Tus siervos acerca de aquello en lo que discrepaban”. (47) Si los infames tuvieran todo cuanto hay en la Tierra y aun otro tanto, lo darían para rescatarse del terrible castigo que les espera en el Día del Resurgimiento. Allah hará que se les aparezca aquello con lo que no contaban. (48) Se les manifestará el mal que atesoraron y les sitiará aquello de lo que se burlaban. (49) Cuando algún mal afecta al hombre –insan– Nos suplica, pero después, si le concedemos una gracia, dice: “Lo que se me ha dado es por mi propio mérito.” Bien al contrario, es una prueba. Sin embargo, la mayoría de ellos no es consciente de esta realidad. (50) Eso mismo decía la gente que ya pasó y en nada les benefició lo que habían atesorado. (51) Les arruinó el mal que acumulaban. A los que de éstos actúen con iniquidad les arruinará el mal que atesoraron, y no podrán impedirlo. (52) ¿Acaso no saben que Allah da el sustento en abundancia y que también lo limita siguiendo Su plan? Realmente en eso hay signos para le gente que cree. (53) Exhórtales – “siervos Míos”– a esos que se han excedido en contra de sí mismos, a que no desesperen de la rahmah de Allah. Allah perdona todas las faltas. Él es el Perdonador, el Compasivo[1225]. (54) Volveos arrepentidos a vuestro Señor y someteos a Él antes de que os llegue el castigo y no tengáis, luego, en quien apoyaros. (55) Seguid los significados de lo que se descarga de vuestro Señor con la mejor disposición antes de que os llegue el castigo, súbitamente, sin que podáis daros cuenta, (56) y digáis: “¡Pobre de mí! ¡Cómo pude haberme desentendido de la adoración de Allah! Yo era de los que se burlaban.” (57) O digáis: “Si Allah me hubiera guiado, habría tomado en serio Sus advertencias.” (58) O digáis cuando veáis el castigo: “Si tuviera otra oportunidad, sería de los que actúan con rectitud.” (59) Pero no son, sino vanas excusas. Os llegaron Mis signos y renegasteis de ellos. Os ensoberbecisteis y fuisteis de los encubridores[1226]. (60) El Día del Resurgimiento verás a los que habían forjado embustes contra Allah con el rostro ennegrecido. ¿Acaso no está en yahannam el refugio de los soberbios? (61) Allah habrá preservado temporalmente a los que hayan sido temerosos en un lugar seguro[1227], en el que no les afligirá ningún mal ni habrá nada que les turbe. (62) Allah es el Creador de todo cuanto existe, y de todo ello es el Guardián. (63) Suyo es el control de los Cielos y de la Tierra. Los que encubren los signos de Allah, ésos son los perdedores. (64) ¿Es que acaso te ordenan, esos ignorantes, que des poder a otros que a Allah? (65) Antes bien, se te ha inspirado a ti, y a los que hubo antes de ti, que si idolatras, habrás malogrado tus obras y serás de los perdedores. (66) Por ello, adora a Allah y sé de los agradecidos. (67) No han valorado el poder de Allah en su justa medida. El Día del Resurgimiento agarrará la Tierra entera, y los Cielos estarán plegados en Su Mano derecha. ¡Lejos está Allah de aquello con lo que Le asocian! (68) Se soplará en el cuerno y caerán fulminados todos cuantos haya en los Cielos y en la Tierra, salvo quien así haya decidido Su voluntad. Luego, se soplará en él una vez más y se levantarán expectantes[1228]. (69) Brillará la Tierra con la Luz de su Señor. Se colocará el Kitab. Se hará venir a los Profetas y a los que sean testigos. Se juzgará entre ellos con la verdad, y no sufrirán injusticia alguna. (70) A toda nafs se le pagará debidamente por sus obras, y nadie las conoce mejor que Él. (71) Los encubridores serán conducidos a yahannam en grupos. Al llegar a él, se abrirán sus puertas y les dirán sus guardianes: “¿Acaso no os llegaron Mensajeros de entre vosotros que os recitaban las aleyas de vuestro Señor y os advertían del encuentro de este Día?” Dirán: “En verdad que sí, así fue.” Se habrá hecho realidad el castigo decretado contra los encubridores. (72) Se les dirá: “Entrad por las puertas de yahannam, donde permaneceréis para siempre.” ¡Qué mala morada la de los soberbios! (73) A los temerosos se les conducirá en grupos al Jardín. Se abrirán sus puertas y sus guardianes les dirán: “La paz sea con vosotros. Actuasteis con rectitud. Entrad en él y en él morad para siempre.” (74) Dirán: “¡Alabado sea Allah que ha hecho realidad la promesa que nos hizo, y nos ha hecho herederos de la Tierra! Moraremos en el lugar que más nos plazca del Jardín.” ¡Qué excelente galardón el de los que actúan con rectitud! (75) Verás a los malaikah alrededor del Arsh declarar con alabanzas la perfección de su Señor más allá de toda contingencia. Se juzgará entre ellos con la verdad y se dirá: “¡Alabado sea Allah, el Señor de Todos los Dominios [1229]!


[1216] Ver artículo XIV y cuadro C1.

[1217]  Ver Infos 7 y 8, artículo XIX y esquemas 2 y 8 con sus textos.

[1218]  Ver artículos IV, V y XVII, apéndice B, esquema 10 y referencias F3 y F4.

[1219]  En esta aleya y en la 53 de esta misma sura tenemos tres niveles de intervención narrativa: Exhórtales –“siervos Míos”– a los que creen, a que tomen en serio las advertencias de su Señor. Los que hayan hecho el bien en esta vida, recibirán el bien. Ancha es la Tierra de Allah. A los que hayan resistido se les retribuirá sin que tengan que dar cuentas. El texto en naranja corresponde al narrador y se dirige al Profeta, le ordena que exhorte a los creyentes. El texto en negro es una interpolación del discurso de Allah el Altísimo, y el texto en azul vuelve a ser del narrador, pero dentro del contexto general de la narración. Ver artículos III y XXII.

[1220]  Ver cuadro C4.

[1221]  Ver artículo XIV, esquema 19, Info 10 y apéndice E.

[1222]  Ver cuadro C6.

[1223]  Ver artículo XVIII.

[1224]  Ver Info 13.

[1225]  En esta aleya tenemos tres niveles de intervención: Exhórtales – “Siervos míos”– a esos que se han excedido en contra de sí mismos, a que no desesperen de la rahmah de Allah. Allah perdona todas las faltas. Él es el Perdonador, el Compasivo. El texto naranja pertenece al narrador y se dirige al Profeta, le ordena que “les exhorte”. El texto en negro es una interpolación de Allah, y el texto azul vuelve a ser del narrador que habla de nuevo de forma general. Si nos atenemos exclusivamente al significado, esta aleya la podríamos retraducir de la siguiente manera: “Exhorta a Mis siervos, a esos que se han excedido en contra de sí mismos, a que no desesperen de Mi rahmah, pues Yo perdono todas las faltas. Yo soy el Perdonador, el Compasivo.”

[1226]  Ver Info 16.

[1227]  Ver artículo XXI.

[1228]  Ver Info 11 y cuadro C7.

[1229]  Ver Infos 11 y 16, y apéndice Q.