30.SURA DE LOS RUM

سُورَةُ الرُّومِ

Mequinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Alif, Lam, Mim[1108]. (2) Los Rum han sido vencidos (3) en la planicie, pero después de haber sido derrotados, años después, (4) vencerán. Es Allah Quien decide todos los asuntos en todos los tiempos. Ese día se alegrarán los creyentes (5) por el apoyo que Allah –el Poderoso, el Compasivo– otorga siguiendo Su plan. (6) Promesa de Allah, y Allah no incumple Sus promesas. Sin embargo, la mayoría de la gente –nas– no es consciente de esta realidad. (7) Se dejan llevar por las apariencias de la vida de este mundo, y de Ajirah están despreocupados. (8) ¿Acaso no han caído en la cuenta de que Allah no ha creado los Cielos y la Tierra ni lo que entre ambos hay, sino de la mejor manera posible, y por un tiempo determinado? Muchos son –nas– los que encubren el encuentro con su Señor. (9) ¿Acaso no viajan por estos territorios y ven cómo acabaron los que hubo antes de ellos? Tenían más poder y más influencia en esta tierra. Prosperaron en ella más de lo que prosperaron ellos. Y les llegaron sus Mensajeros con la clarificación. No fue Allah injusto con ellos, sino que fueron ellos los que se perdieron a sí mismos, víctimas de su propia rebeldía. (10) Luego, les llegó el fin a los nefarios a causa de sus obras, pues negaron los signos de Allah y se burlaron de ellos. (11) Allah da comienzo a la creación, luego la devuelve a su inicio[1109]. Después, a Él habréis de regresar. (12) El Día que se haga realidad la Hora, ese Día los nefarios estarán desesperados. (13) No encontrarán intercesores entre esos a los que daban poder aparte de Allah, y rengarán de ellos. (14) El Día que se haga realidad la Hora, ese Día estarán separados (15) –los que creyeron y actuaron con rectitud gozarán en frondosos Jardines, (16) pero los que encubrieron y desmintieron Nuestros signos, y renegaron de Ajirah, estarán reunidos en un mismo lugar para recibir el castigo. (17) Así pues, adorad a Allah cuando llegue la tarde y al alba (18) –Él es el Alabado en los Cielos y en la Tierra– y por la noche y al mediodía. (19) Hace salir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo, y vivifica la tierra después de haber estado muerta. De esa misma forma se os hará salir[1110]. (20) Entre Sus signos está el que os creara de tierra, luego fuerais humanos –bashar– esparcidos. (21) Y entre Sus signos está el que haya creado para vosotros, de vosotros mismos, parejas para que os conozcáis y viváis juntos en mutua confianza, y ha dispuesto que entre vosotros haya amor y misericordia. En eso hay signos para los que reflexionan. (22) Y entre Sus signos está la creación de los Cielos y de la Tierra, y la diversidad de vuestras lenguas y colores. En eso hay signos para los que escudriñan la creación. (23) Y entre Sus signos está el que durmáis de noche y de día y busquéis el sustento, que por Su gracia está esparcido por toda la Tierra. En todo ello hay signos para los que reflexionan sobre aquello que se les revela. (24) Y entre Sus signos está el que os muestra el relámpago y lo veis con temor y anhelo, y hace que caiga agua del cielo con la que vivifica la tierra después de haber estado muerta. En eso hay signos para la gente que razona. (25) Y entre Sus signos está el que el Cielo y la Tierra se sostengan firmes siguiendo Su plan. Luego, cuando os llame una vez para que salgáis de la tierra, saldréis de ella. (26) A Él pertenecen cuantos hay en los Cielos y en la Tierra. Todos a Él se muestran obedientes. (27) Es Él Quien comienza la creación y luego la devuelve a su inicio. Eso es algo todavía más insignificante para Él. Tiene el más alto parangón en los Cielos y en la Tierra –el Poderoso, el Sabio. (28) Os pone un ejemplo sacado de vosotros mismos –¿Acaso tenéis entre vuestros siervos y esclavos socios con los que compartís como iguales el sustento que os damos, y los teméis como teméis a los hombres libres como vosotros? Así es como explicamos las aleyas a la gente que razona[1111]. (29) Pero no, los infames siguen sus pasiones sin conocimiento alguno. ¿Mas quién podrá guiar a quien Allah extravía? No tendrán en quien apoyarse. (30) Así pues, mantente firme en el Din como hanifa[1112]fitrah[1113] en la que Allah ha creado a los hombres –nas. No se puede substituir la creación de Allah. Este es el preciado Din que nunca cambia. Sin embargo, la mayoría de los hombres –nas– no son conscientes de esta realidad. (31) Volveos a Él arrepentidos y tomad en serio Sus advertencias[1114]. Estableced la salah y no seáis de los idólatras (32) –de ésos que se han desunido en su Din y se han dividido en sectas. Cada facción está contenta con lo suyo. (33) Cuando les toca un mal a los hombres –nas, suplican a su Señor y a Él se vuelven arrepentidos. Luego, cuando les da a probar Su rahmah, un grupo de ellos da poder a otros aparte de su Señor (34) para encubrir lo que les damos. Tomadlo, pues, que ya sabréis. (35) ¿O acaso hemos hecho descender sobre ellos una autoridad que les habla de aquello a lo que dan poder? (36) Cuando les hacemos probar a los hombres –nas– una rahmah, se alegran por ella, pero si les sobreviene algún mal por culpa de sus obras, entonces se desesperan, llevados por el extravío en el que viven. (37) ¿Acaso no ven que Allah da el sustento en abundancia o lo limita siguiendo Su plan? En ello hay signos para la gente que cree. (38) Dad lo que por derecho les corresponde a los familiares más allegados, al pobre y al viajero. Ello es mejor para los que buscan la complacencia de Allah. Ésos son los que saldrán victoriosos. (39) Sabed que lo que deis de la usura con la que aumenta el capital de la gente –nas– no se incrementará ante Allah. Mas lo que deis de zakah, buscando la complacencia de Allah, se os devolverá multiplicado. (40) Es Allah Quien os ha creado y Quien os sustenta; Quien os hará morir para luego devolveros a la vida. ¿Alguno de esos a los que dais poder en vez de dárselo a Allah puede hacer algo así? ¡Perfecto es Allah más allá de toda contingencia, y más allá de aquello con lo que Le asocian! (41) La corrupción se ha extendido por la tierra y por el mar a causa de las obras de los hombres para hacerles probar parte del castigo que merece su forma de actuar, y para que puedan volver a la rectitud. (42) Diles que recorran estos territorios y miren cómo acabaron los que hubo antes de ellos. La mayoría eran de los idólatras. (43) Así pues, mantente firme en el preciado Din que nunca cambia antes de que llegue un Día en el que Allah no permita volver. Ese Día estarán separados (44) –quienes hayan encubierto la verdad, para ellos será su encubrimiento; y quienes hayan obrado con rectitud, ellos mismos se habrán facilitado el camino– (45) para retribuir con Su gracia a quienes hayan creído y hayan obrado con rectitud. Él no ama a los encubridores. (46) De entre Sus signos están los vientos que Él envía, anunciadores de buenas nuevas para que probéis Su rahmah, para que la nave[1115] surque las aguas como está establecido en Su plan, para que busquéis el sustento que por Su gracia está esparcido por toda la Tierra y para que seáis agradecidos. (47) Ya antes de ti habíamos enviado Mensajeros a sus pueblos. Fueron a ellos con la clarificación, y deshicimos los agravios de los nefarios. Era Nuestro deber apoyar a los creyentes. (48) Es Allah Quien envía los vientos que hacen que aparezcan las nubes y las extiende en el cielo según Su plan y las fragmenta, y ves como la lluvia sale de ellas. Cuando la hace caer sobre aquellos de Sus siervos que Su voluntad ha elegido, éstos se llenan de júbilo. (49) Sin embargo, antes de que se la enviáramos estaban desesperados. (50) Observa, pues, las huellas de la rahmah de Allah –cómo da vida a la tierra después de haber estado muerta. Así vivificará a los muertos. Él tiene el poder sobre todas las cosas. (51) Si les enviamos un viento que haga que sus cultivos amarilleen y palidezcan, persistirán después en encubrir los favores con los que Allah les había agraciado. (52) Ten pon seguro que no podrás hacer que oigan los muertos ni que los sordos escuchen la llamada mientras se alejan, dando la espalda. (53) Ni puedes sacar a los ciegos de su extravío. Sólo escuchan aquellos que creen en Nuestras aleyas y están sometidos –muslimun. (54) Es Allah Quien os crea débiles. Después de ser débiles, os da fuerza, y después de ser fuertes, os hace débiles y encanece vuestro cabello[1116]. Él crea siguiendo Su plan, y actúa según Su conocimiento. Él es el Poderoso. (55) El Día en que se establezca la Hora los nefarios jurarán no haber permanecido muertos más de una hora. De esa misma forma se engañaban en la vida del mundo. (56) Dirán aquellos a los que se les dio el conocimiento y el iman: “Habéis permanecido, según el Kitab de Allah, hasta el Día del Resurgimiento, y éste es el Día del Resurgimiento. Sin embargo, vosotros no erais conscientes de esta realidad.” (57) Ese Día ninguna excusa les servirá a los infames ni podrán volver al mundo para hacer el bien. (58) En este Qur-an tiene el hombre –nas– toda clase de ejemplos y alegorías, pero aunque vayas a ellos con un signo, los encubridores dirán: “Sois unos farsantes.” (59) Así es cómo Allah sella los corazones de los que no razonan. (60) La promesa de Allah es verdadera. Así pues, resiste. No permitas que te tambaleen esos que no tienen certeza[1117].


[1108]   Ver artículo IV.

[1109]  Ver esquema 11 y su texto.

[1110]  Ver artículo XVII, Info 11 y cuadro C7.

[1111]  Ver cuadro C6.

[1112]  El término hanif حَنيف deriva del verbo hanafa حَنَفَ que significa –inclinarse por o hacia algo. Y la forma hanif حَنيف significa –inclinarse por un estado o tendencia correctos, tener un estado o tendencia correctos. De ahí que se aplique este término a quien a través del iytihad (investigación, reflexión, esfuerzo) llega a la clara convicción de la existencia de un solo Creador y se somete totalmente a Él.

[1113]  Ver artículos X y XVI.

[1114]  Ver Info 9.

[1115]  En este caso se utiliza la palabra fulk فُلك para barco en sentido general, y no yariah جارِيه o su plural yawari جَوارِ. Ver apéndice R.

[1116]  Ver esquema 11 y su texto.

[1117]  Ver Info 21.