13.SURA DEL RAD

سُورَةُ الرَّعْدِ

Medinense

Bismil-lahi-r Rahmani-r Rahim

(1) Alif, Lam, Mim, Ra[803] –esas son aleyas del Kitab[804]. Lo que se descarga sobre ti de tu Señor es la verdad. Sin embargo, la mayoría de la gente –nas– no cree. (2) Es Allah Quien ha elevado los Cielos sin columnas que pudierais ver. Luego ha tomado el control de Su creación desde el Arsh. Ha sojuzgado al Sol y a la Luna según Su plan. Todo en el universo sigue su curso hasta un plazo fijado. Rige la creación y clarifica con detalle el significado de las aleyas para que tengáis certeza del encuentro con vuestro Señor[805]. (3) Es Él Quien ha extendido la Tierra y ha puesto en ella cordilleras y ríos. Ha dispuesto que toda entidad viva se reproduzca uniéndose a otra igual a ella y de diferente sexo. Hace que la noche cubra al día. En eso hay signos para la gente que reflexiona. (4) Hay extensiones de tierra contiguas unas a otras, pero de naturaleza diferente, y terrenos en los que crecen vides, cereales y palmeras de cuyas raíces salen varios troncos o uno solo, y todo regado por una misma agua. Hemos hecho que unos cultivos sean más excelentes que otros por su sabor y cualidades. En eso hay signos para la gente que razona[806]. (5) Y si eso te asombra, sabe que más asombroso es que digan: “¿Acaso cuando seamos tierra, seremos creados de nuevo?” Esos son los que encubren la verdad de su Señor. Se les pondrán argollas en el cuello y serán arrojados al fuego, en el que penarán para siempre. (6) Te urgen para que les llegue lo malo en vez de urgirte para que les llegue lo bueno. Sin embargo, tienen noticia de los castigos ejemplares que se impuso a los que hubo antes de ellos. Tu Señor perdona a los hombres –nas– sus infamias. Tu Señor es implacable castigando. (7) Dicen los encubridores: “¿Por qué no se descarga sobre él un signo de su Señor?” Tú sólo eres un advertidor. A cada pueblo se le ha dado su guía. (8) Allah conoce lo que cada hembra lleva en su embarazo, y es consciente del desarrollo que sigue lo que albergan sus matrices. Todo ha sido medido y proporcionado según un patrón. (9) Conoce el Ghaib y lo manifiesto –el Inconmensurable, el Elevado[807]. (10) Poco importa si uno de vosotros guarda en secreto lo que ha hablado o lo declara abiertamente, o si se oculta en la noche o se deja ver por los caminos durante el día, (11) pues hay entidades celestes que por orden de Allah le custodian. Allah no cambia la situación de un pueblo hasta que su gente no cambie lo que hay en ellos mismos[808]. Si es voluntad de Allah infligirle un mal a un pueblo, nadie lo podrá revocar ni tendrá aparte de Él en quien apoyarse. (12) Es Él Quien hace que el fulgor del relámpago provoque en vosotros temor y esperanza. Es Él Quien produce nubes cargadas de lluvia. (13) El rad[809] declara Su perfección más allá de toda contingencia y por ello Le alaba, y así mismo hacen los malaikah, temerosos de Su poder. Es Él Quien manda los rayos con los que daña según Su voluntad. Y sin embargo, discuten sobre Allah, cuando es el Único que tiene el poder de actuar libremente. (14) Para Él es la súplica verdadera, pues de ésos otros a los que invocan, no reciben nada. Es como quien desea coger agua en el hueco de la mano para llevársela a la boca, pero no le llega. La súplica de los encubridores no es, sino extravío[810]. (15) Ante Allah se postran cuantos hay en los Cielos y en la Tierra de grado o por fuerza, y de igual manera hacen sus sombras por la mañana y por la tarde. (16) Pregúntales quién es el Señor de los Cielos y de la Tierra. Respóndeles tú mismo: “Allah.” Pregúntales de nuevo si acaso van a apoyarse en vez de en Él en quienes no pueden beneficiarse ni dañarse a sí mismos. Pregúntales si acaso son iguales el ciego y el que ve, o son iguales las tinieblas y la luz. ¿O es que esos a los que atribuyen el mismo poder que a Allah han creado como Él ha creado, de forma que puedan argüir que son creaciones semejantes? Declárales que es Allah el Creador de todas las cosas –el Único, el Dominador. (17) Hace que caiga agua del cielo que corre por los valles según se le ha decretado, llevándose en su torrente lo que excede. Y de lo que funden en el fuego para obtener adornos y utensilios se desprenden residuos similares. De esta forma separa Allah la verdad de la falsedad –los residuos se van como deshecho y lo que aprovecha a los hombres –nas– permanece en la tierra. Así es como Allah alegoriza[811]. (18) Los que respondan a su Señor serán los que más se beneficien. Mas quienes no Le respondan, aunque tuvieran todo lo que hay en la Tierra y otro tanto más, no podrían rescatarse con ello. Esos son los que tienen la peor cuenta y su morada será yahannam. ¡Qué mal refugio! (19) ¿Acaso quien tiene una clara percepción de que lo que se te descarga de tu Señor es la verdad es como el ciego? Tan sólo reflexionan los dotados de entendimiento (20) –esos que cumplen el pacto que han hecho con Allah y no lo rompen después de haberse comprometido a ello; (21) mantienen unido lo que Allah ha ordenado que se mantenga unido; son temerosos de su Señor y de lo que pueda haber en su cuenta final; (22) resisten ante la adversidad deseando complacer a su Señor; establecen la salah; dan de aquello con lo que les proveemos en secreto y abiertamente; y repelen el mal con el bien. Su Última Morada (23) serán los Jardines de Adn, en los que entrarán con aquellos de sus padres, esposas y descendencia que hayan obrado con rectitud. Los malaikah los recibirán en todas las puertas y les dirán: (24) “¡Paz con vosotros, pues supisteis resistir!” ¡Qué excelente será su morada final! (25) Mas los que incumplan el pacto con Allah después de haberse comprometido, deshagan lo que Allah ha ordenado que se mantenga unido y corrompan en la Tierra, ésos serán malditos y nefasta será su morada. (26) Allah da la provisión en abundancia y la limita según Su voluntad. Se contentan con la vida de este mundo, ¿pero qué es la vida de este mundo comparada con la de Ajirah, sino un efímero tránsito? (27) Dicen los encubridores: “¿Por qué no se descarga sobre él un signo de su Señor?” Respóndeles que Allah extravía siguiendo Su plan, y guía hacia Él a quien a Él se vuelve arrepentido (28) –esos que creen y sosiegan sus corazones con el recuerdo de Allah. ¿Acaso no es recordando a Allah como mejor se sosiegan los corazones? (29) Para los que crean y actúen con rectitud habrá bienaventuranza y una hermosa morada. (30) Así[812] te hemos enviado a una ummah, antes de la cual ya habían pasado otras umam, para que les recites lo que se te inspira. Sin embargo, encubren al Rahman[813]. Declárales que Él es tu Señor. No hay ilah, sino Él. A Él te encomiendas y a Él te vuelves arrepentido. (31) Y dicen: “Si fuera un Qur-an que pusiese en movimiento a las montañas o hendiese la Tierra o hiciese hablar a los muertos, creeríamos en él.” Es Allah Quien rige la creación. ¿Acaso no desesperan los creyentes, olvidándose de que si Allah quisiera, guiaría a todos los hombres –nas? En cuanto a los encubridores, la desgracia no dejará de afligirles por lo que fabrican o de alojarse cerca de sus hogares hasta que la amenaza de Allah se haga realidad. Allah nunca incumple Su palabra. (32) Ya se burlaron de los Mensajeros que hubo antes de ti, pero dejé que los encubridores siguieran sus inclinaciones por un tiempo y luego los castigué. ¡Qué atroz fue el castigo que recibieron[814]! (33) ¿Acaso no es Él Quien lleva la cuenta de todas las nafs? Pero dan poder a otros que a Allah. Diles que los nombren. ¿O es que Le vais a informar de algo que ocurra en la Tierra y que Él no sepa? ¿O no es más que un despliegue de palabras vacías? Hemos hecho que a los encubridores les parezcan acertadas sus maquinaciones, y se les ha impedido que sigan el camino. No habrá guía para quien Allah haya extraviado. (34) Tendrán castigo en la vida de este mundo, pero el que recibirán en Ajirah será mucho más atroz. No tendrán quien les proteja de Allah. (35) Se parece el Jardín que se ha prometido a los temerosos a un lugar en el que fluyen ríos, de sombra perpetua y abundante comida que nunca se acaba. Esa será su morada final. La de los encubridores será el fuego. (36) Esos a los que hemos dado el Kitab se llenan de gozo por lo que se hace descargar sobre ti, pero de entre los coaligados los hay que niegan una parte de él. Infórmales que se te ha ordenado que adores a Allah y que no des poder a otro que a Él. A Él les llamas y a Él te vuelves arrepentido. (37) Lo hacemos descargar como una legislación en lengua árabe. Si siguieras sus deseos después del conocimiento que se te ha revelado, no tendrías aliado ni apoyo alguno contra Allah. (38) Enviamos Mensajeros antes de ti a los que dimos esposas y descendencia. Ningún Mensajero venía con un signo si no era por la voluntad de Allah. Cada término está registrado en un Kitab. (39) Allah suprime y mantiene lo que decide Su voluntad. Con Él está la madre[815] del Kitab. (40) Tanto si te hacemos ver parte del castigo con el que les hemos amenazado como si te acogemos antes de que ocurra, sabe que tu tarea es transmitir y la Nuestra llevar la cuenta. (41) ¿Acaso no ven que estamos reduciendo su territorio por todos lados? Allah decide el juicio a seguir y no hay quien pueda rectificar Su juicio. Él es rápido en llevar la cuenta. (42) Ya tramaron los que hubo antes de ellos, pero es Allah Quien tiene el poder sobre todas las maquinaciones. Conoce la cuenta de todas las nafs. Ya sabrán los encubridores quiénes morarán en el Jardín. (43) Dicen los encubridores: “Tú no eres un Enviado.” Diles que Allah y quien tiene conocimiento del Kitab te bastan como testigos entre ellos y tú.

NOTAS

[803]  Ver artículo IV.

[804]  Ver artículo XIV y esquema 19.

[805]  Ver artículo XVII.

[806]  Ver apéndice P.

[807]  Ver artículos V, XIII y XV e Info 5.

[808] El sentido en esta aleya va en doble dirección. Si un pueblo al que Allah el Altísimo le ha concedido grandes bendiciones abandona el camino de rectitud y cae en la corrupción y el encubrimiento, Allah quitará Sus bendiciones sobre él y les mandará Su castigo. Y si por el contrario, un pueblo que era corrupto y sobre el que Allah el Altísimo había enviado Su castigo rectifica su actitud y emprende el camino de vuelta a la rectitud, Allah retirará Su castigo y les enviara Sus bendiciones. Es decir, Allah el Altísimo actuará en la misma dirección que actúen ellos.

[809]  Ver apéndice K.

[810]  Ver cuadro C6.

[811]  Ver cuadro C6.

[812]  De la forma más humilde y sencilla, sin milagros ni malaikah.

[813]  Ver Info 3.

[814]  Ver artículo XXII.

[815]  Ver artículo XIV y esquema 19.