James Le Mesurier, la verdad sobre el fundador del grupo terrorista llamado White Helmets (cascos blancos)

guerra1

Kit Klarenberg para VT

Un artículo fetichista de The Guardian busca rehabilitar la vida y la muerte del ex soldado británico convertido en “humanitario”, pero no puede explicar su lujoso estilo de vida, el dinero perdido y todas las demás irregularidades financieras.

En la mañana del 11 de noviembre de 2019, James Le Mesurier, fundador de los controvertidos Cascos Blancos de Siria, fue encontrado muerto en Estambul. Desde entonces, el establishment occidental ha luchado por limpiar su historia, su carrera profesional, el grupo que fundó y cómo murió.

El último ejemplo de gestión narrativa de los principales medios de comunicación en el siempre misterioso caso llegó al The Guardian el 27 de octubre, en forma de una hagiografía de 6.000 palabras de Le Mesurier, escrita por su veterano reportero de Oriente Medio, Martin Chulov.

Muchos en este punto estarán familiarizados con el retrato idólatra que pinta de él: un heroico humanitario comprometido con nobles causas que salvó un número incalculable de vidas, trágicamente llevado al suicidio por una “campaña de desinformación” dirigida por funcionarios rusos y sirios, y promocionada por blogueros pro-Assad, figuras mediáticas de extrema derecha y autodenominados antiimperialistas. Sería la primera vez que un medio de comunicación británico explorase y, mucho menos mencionase, la importante controversia que rodea a sus transacciones financieras.

En julio de este año, el periódico holandés De Volkskrant publicó un artículo, revelando, inesperadamente, cómo, tres días antes de su muerte, Le Mesurier ‘confesó’ por correo electrónico a los muchos donantes internacionales de los Cascos Blancos que habían financiado el grupo por una suma de cientos de millones a lo largo de los últimos años, que había cometido fraude.

La divulgación fue motivada por una auditoría interna realizada por un contable holandés de las finanzas de Mayday, la fundación iniciada por Le Mesurier para encontrar, capacitar y apoyar a los Cascos Blancos. La auditoría descubrió, entre otras cosas, que se había estado pagando a sí mismo y a su esposa, Emma Winberg, operadora de la Oficina de Relaciones Exteriores y del Commonwealth (FCO) del Reino Unido desde hace mucho tiempo, salarios “excesivos” y complementando los totales con bonificaciones en efectivo injustificablemente vastas; que el empleo de su esposa representaba un posible conflicto de intereses; y que podría ser culpable de evasión de impuestos.

Si bien afirmó que esta conducta ilícita no fue intencional, Le Mesurier asumió la responsabilidad total y exclusiva, y expresó su temor de que una mayor investigación pudiera exponer aún más “errores y fallos internos”.

Mala conducta monetaria

De hecho, son cosas condenatorias, pero las revelaciones sísmicas de De Volkskrant han sido curiosamente ignoradas por todos los demás medios de comunicación occidentales hasta ahora. El artículo de The Guardian trata de las revelaciones condenatorias, tanto directa como indirectamente: Le Mesurier, a quien Chulov conocía personalmente y con quien claramente mantenía una intensa afinidad, es absuelto de todos los cargos. De hecho, se dice que el fundador de los Cascos Blancos simplemente “se derrumbó bajo el peso de afirmaciones que luego probarían ser falsas”.

El autor se esfuerza en enmarcar la “desinformación” como fundamental para la prematura desaparición de Le Mesurier, en términos de causarle un inmenso “estrés”, que lo llevó a “desintegrarse” mentalmente, dañando su reputación y la de los Cascos Blancos ante la opinión mundial y, a su vez, avivar sospechas erróneas en los países donantes de que él y su empresa estaban involucrados en diversas actividades ilícitas.

La pregunta de cómo un veterano militar curtido en la batalla podría verse tan afectado mental y emocionalmente por “ataques de la televisión y las redes sociales rusas”, especialmente si se tachan de insustanciales, no se ha planteado nunca ni se ha explicado.

No hay duda de que Le Mesurier no se encontraba en buen estado de salud durante sus últimas semanas. Se ha informado ampliamente de que estaba tomando pastillas para dormir y medicación psiquiátrica. Menos amplificados fueron los informes turcos que alegaban que él y su esposa habían “peleado violentamente” mientras cenaban juntos el día antes de su muerte.

Chulov alega que “un Le Mesurier angustiado” les dijo a sus amigos antes de morir que las denuncias de la mala conducta monetaria de Mayday “parecían venir de la nada”. De hecho, las preguntas sobre el propósito de las vastas sumas donadas a la compañía y sobre dónde habían terminado, finalmente, habían circulado desde hacia mucho tiempo.

Si bien su artículo afirma que los países donantes mantuvieron su apoyo a los Cascos Blancos “a pesar de la desinformación que rodeaba al trabajo del grupo”, esto no es cierto. En septiembre de 2018, el gobierno holandés puso fin a su respaldo, luego de que un informe condenatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores describiera serias preocupaciones sobre las prácticas financieras de Mayday, incluida una falta casi total de supervisión, e incluso de conciencia, y una más que fundada sospecha de cómo ingresó su dinero en Siria, y a los bolsillos de quién fueron, finalmente, a parar esas donaciones.

Sin embargo, Chulov se siente seguro al rechazar todas y cada una de las sugerencias de malversación de fondos, ya que está en posesión de un informe de los auditores forenses Grant Thornton, realizado a petición de los donantes de Mayday, que concluyó que “no había evidencia de malversación de fondos” por parte de Le Mesurier y Winberg.

Excepto que no lo es, porque no se ha hecho público, a petición expresa de los donantes. En cambio, confía en las afirmaciones de una “fuente familiar” anónima con el informe, que posiblemente podría ser la propia Winberg.

Salarios excesivos más bonificaciones

Está claro que el informe de Grant Thornton tampoco es un certificado de buena salud puro: los auditores encontraron “brechas significativas en la organización administrativa y el entorno de control interno de Mayday” e “identificaron transacciones en efectivo significativas que no se han registrado (completamente) en los libros de caja y / o libro mayor”.

Además, debido al ambiente de trabajo “informal” de Mayday, muchas discusiones clave tuvieron lugar “oralmente y por WhatsApp”, lo que significa que los auditores “tuvieron que reconstruir una serie de eventos financieros y no pueden brindar certeza en esos casos”.

Assad compara el “suicidio” del fundador de White Helmets con EPSTEIN y otras muertes misteriosas de alto perfil.

Chulov se apresura a descartar la importancia de estos fallos como nada más que una contabilidad “de mala calidad”, argumentando que “los auditores no encontraron nada que respalde las acusaciones mucho más serias hechas” contra Le Mesurier, a pesar de que aparentemente no ha leído el informe.

Asimismo, admite que, aunque los sueldos de los ejecutivos de Mayday habían sido “más altos que los estándares de la industria, no estaban fuera de la escala”. En 2017, Le Mesurier informó al Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos que se estaba pagando un salario de 24.000 euros al mes, antes de las bonificaciones, mucho más alto que el límite salarial designado en otras empresas financiadas por el gobierno holandés. Y considerablemente más de los $ 150 por día que recibieron los rescatistas de White Helmets en tierra.

Las referencias a Le Mesurier que fundó tres compañías separadas llamadas ‘Mayday Rescue’: Mayday Rescue FZ-LLC en Dubai, Mayday Search and Rescue Training and Consultancy Services Ltd en Turquía y Stichting Mayday Rescue Foundation en los Países Bajos, como era de esperar, están ausentes en el artículo de The Guardian.

Las cuentas no están disponibles públicamente por ninguno de ellos: la entidad holandesa, aunque no está registrada como una organización benéfica, se caracteriza por no tener “empresa comercial”, por lo que no tiene que presentar cuentas en absoluto. Los bufetes de abogados holandeses anuncian abiertamente las “stichtings” o fundaciones holandesas como formas ideales para que las personas y corporaciones adineradas minimicen las obligaciones fiscales y distribuyan los fondos a nivel internacional.

No obstante, la empresa cumplió con los requisitos de gobernabilidad y transparencia, designando un Secretario y un Tesorero. Como tal, el gobierno del Reino Unido podría afirmar plausiblemente que Mayday Rescue, al que Londres canalizó 43 millones de libras esterlinas entre 2015 y 2018, fue, según su leal saber y entender, totalmente legítimo.

Paraísos fiscales y redes enredadas

Mas los £ 43 millones en realidad fueron a parar a Mayday Rescue FZ-LLC en Dubai, algo que solo admitió a regañadientes el FCO en marzo de 2019, en respuesta a una solicitud de Libertad de Información, después de mucho esfuerzo y ofuscación.

Dubai es un paraíso fiscal notorio, y las FZ-LLC (sociedades de responsabilidad limitada de la zona franca) no están sujetas a ningún impuesto sobre los dividendos, por lo que pueden utilizarse para repatriar las ganancias de forma fácil y opaca. Las entidades deben mantener registros contables, que pueden ser inspeccionados por las autoridades, pero no están obligadas a presentar cuentas de ningún tipo.

EEUU. Aumenta los fondos para los cascos blancos que persiguen a los cristianos sirios en Idlib.

Puede ser significativo que uno de los tres directores de Stichting Mayday Rescue Foundation, junto con Le Mesurier y Winberg, fuera un veterano del ejército británico, Rupert Davis, quien, en abril de 2016, fundó la empresa Chameleon Global. Disuelta en octubre de 2020, se declaró inactiva, es decir, no operativa. Le Mesurier también fundó otras empresas, con conexiones indeterminadas con sus diversas entidades Mayday. Por ejemplo, en abril de 2017 estableció Sisu Global BV en los Países Bajos. Nunca ha presentado cuentas, en violación de la ley holandesa. Le Mesurier renunció en noviembre de 2018, pero aparentemente Winberg sigue siendo su director.

En enero de 2019, Le Mesurier registró My Zahara Limited como una empresa inactiva en el norte de Inglaterra, con una dirección perteneciente a un agente de formación de empresas que se especializa, entre otras cosas, en el cumplimiento de las normas sobre blanqueo de capitales, lo que sugiere que tenía la intención de utilizar la empresa para repatriar dinero de sus firmas en el extranjero.

Davis también estuvo, hasta abril de 2019, conectado a Sisu Global BV, una empresa en los Países Bajos fundada por Le Mesurier en abril de 2017. Nunca ha presentado cuentas, en violación de la ley holandesa. El propio Le Mesurier renunció a ella en noviembre de 2018. Al parecer, Winberg sigue siendo su director.

Chulov, como era de esperar, también descarta como “desinformación” las acusaciones de que los Cascos Blancos fueron “creados por gobiernos decididos a sacar a Assad del poder”; que Le Mesurier era “un agente de inteligencia occidental, que utilizaba una organización de rescate como caballo de Troya para el cambio de régimen”; y que la organización estaba afiliada de alguna manera a grupos extremistas violentos.

Lo que sí es de conocimiento público, sin embargo, es que los Cascos Blancos fueron financiados por los mismos gobiernos declaradamente comprometidos con el “cambio de régimen” en Siria a través de medios encubiertos; y que el grupo ha colaborado abiertamente con el Frente Al-Nusra, entre otros elementos yihadistas, y ha participado en actividades violentas.

En un discurso de junio de 2015 sobre su fundación de los Cascos Blancos, Le Mesurier citó un estudio de una agencia de investigación de mercado que encontró que, en entornos frágiles, las fuerzas de seguridad obtienen bajos niveles de confianza pública, mientras que los primeros en responder tienen el más alto, y ello motivó su decisión de establecer un “grupo de ayuda humanitaria”.

Incontables millones para propaganda

Que la imagen benévola de los Cascos Blancos fue construida y promovida con mucho cuidado por un gobierno que intentaba lograr un “cambio de régimen” está ampliamente subrayado por los documentos de FCO filtrados por el colectivo hacktivista Anonymous.

Los documentos revelan que ARK, una empresa fundada por el veterano de FCO Alistair Harris, donde Le Mesurier trabajó entre 2011 y 2014, desempeñó un papel fundamental en la promoción de los Cascos Blancos, desarrollando “una campaña de información con enfoque internacional para aumentar la conciencia global” del grupo para ” mantener a Siria en las noticias “.

cascos

En el camino, ARK, entre muchos otros esfuerzos, produjo un documental sobre los Cascos Blancos y dirigió sus diversas cuentas de redes sociales, entre ellas la página de Facebook del Ayuntamiento de Idlib, que en un momento se propuso como un posible gobierno interino para reemplazar a Bashar Assad. Cuando Al-Nusra tomó la ciudad, los Cascos Blancos fueron filmados celebrando la “victoria” con los combatientes del grupo en su plaza principal.

Los medios y las organizaciones favorables a la OTAN se niegan a abordar las atrocidades de los Cascos Blancos

ARK se benefició con una suma de incontables millones de libras de estos y otros esfuerzos de guerra de información. El mismo tramo de archivos ilícitos también revela que InCoStrat, fundada nada menos que por Emma Winberg, también cosechó grandes recompensas por manipular la información sobre Siria, dentro y fuera del país. En un archivo, la firma se jactaba de “iniciar eventos para crear un efecto mediático” y de “utilizar los medios para crear eventos”.

Un ejemplo de la estrategia anterior vio a InCoStrat producir moneda siria simulada, en tres denominaciones, implorando a los sirios que “estén en el lado correcto de la historia”. Se pretendía asegurar que la opinión internacional permaneciera en contra de Assad, en un momento en que “la atención de los medios se ha desplazado casi exclusivamente hacia ISIS y algunas voces influyentes están pidiendo la cooperación con el régimen sirio para combatir a ISIS”.

El archivo dice: “Las notas se pasarán de contrabando a partes de Siria controladas por el régimen una vez que los funcionarios de la HMG hayan cursado la autorización formal … Involucraremos a los medios internacionales para crear una historia sobre el evento … El mensaje al régimen [es ] la resistencia encubierta, pero activa, continúa”.

Otro documento indica que InCoStrat de Winberg también estableció Basma – “una plataforma de medios que proporciona historias de interés humano y campañas que apoyan los objetivos políticos [del gobierno del Reino Unido]” – y participó en operaciones de propaganda a raíz de la invasión de Irak en 2003, capacitando y manteniendo una red de periodistas que fueron “fundamentales para informar sobre los acontecimientos en Basora”.

En cuanto al tema de la propaganda, está previsto que los esfuerzos del establishment para rehabilitar a Le Mesurier continúen a buen ritmo en el futuro.

A partir del 9 de noviembre, la BBC transmitirá un documental de radio de 15 capítulos sobre Mayday Rescue. Durante el verano, Chloe Hadjimatheou, reportera del proyecto, se acercó a varios periodistas e investigadores que habían hecho públicamente preguntas sobre los Cascos Blancos, preguntándoles si deseaban contribuir al programa.

Varias de las personas atacadas publicaron posteriormente su correspondencia con Hadjimatheou, mostrando que la agenda y los objetivos predeterminados del programa no podían ser más evidentes.

Lo que está claro es que cualquier sugerencia de que Le Mesurier era un agente de inteligencia británico que intentaba subrepticiamente fomentar un cambio de régimen en Siria, o que los Cascos Blancos no eran una organización humanitaria, será descartada, y todas las voces críticas del grupo serán difamadas como de agentes directos de los gobiernos ruso y sirio.

terror1

SONDAS: Los cascos blancos sólo han engañado a los que ya estaban engañados, a los que han estado luchando, sin saberlo, sin querer saberlo, justo con los que apoyan una ideología contraria a la suya.

Ha sido ingenuo por parte del gobierno británico, o más bien estúpido tratándose de un gobierno con una larga experiencia en la piratería y los asesinatos selectivos, utilizar una organización “humanitaria” fundada por un exmilitar –dos conceptos que se repelen mutuamente. Mas ya vemos por el artículo la cantidad de empresas y organizaciones que se han fundado para crear continuas cortinas de humo capaces de ocultar y encubrir poderosas redes de blanqueo de dinero, propaganda, publicidad, campañas de desinformación… trabajando al unísono con otras encargadas de entrenar y abastecer con todo lo necesario a grupos terroristas. Y todos lo saben, y todos pagan, y todos encubren una vergonzosa y criminal realidad.

Es el poder de los medios de comunicación y de la ignorancia y negligencia en la que vive la gran mayoría de los occidentales. Todo ocurre lejos de sus fronteras, al otro lado del océano, un poco más allá del viejo continente. ¿Para qué preocuparse?

Ahora, no obstante, les está llegando una onda vírica en forma del más recalcitrante totalitarismo fascista, un totalitarismo como no se había visto hasta ahora en la historia de la humanidad –el Reino Unido ha prohibido a sus ciudadanos irse de vacaciones y Escocia ha pasado una ley al parlamento para que se persiga el mal comportamiento dentro de las familias. Se ha hecho obligatorio en toda Europa el uso de las mascarillas, el confinamiento o el distanciamiento social, el test PCR para poder salir del país… Medidas que no tienen precedente en la historia.

¿Acaso pensaban los europeos que su colonialismo salvaje y su imperialismo no se volvería nunca contra ellos? Ese momento ha llegado. La avaricia termina por devorar al avaro cuando ya no le queda a este nada por robar.

Exmilitares, asesinos, agentes de inteligencia… son ellos los que están amordazando al mundo, los que están preparando el nuevo orden mundial.

Todo el mundo sabe que los dados están trucados.
Todo el mundo los lanza cruzando los dedos.
Todo el mundo sabe que la guerra ha terminado.
Todo el mundo sabe que han perdido los buenos.
Todo el mundo sabe que la lucha estaba amañada.
Los pobres siguen pobres,
los ricos se hacen ricos.
Así es.
Todo el mundo lo sabe.
Todo el mundo sabe que el bote estaba agujereado.
Todo el mundo sabe que el capitán mintió.
Todo el mundo tiene
esa sensación de que falta algo,
como si su padre o su perro se acabaran de morir
Todo el mundo sabe que el trato huele a podrido,
el viejo Black Joe sigue recogiendo algodón
para tus lazos y cintas.
Y todo el mundo lo sabe.
Todo el mundo sabe que se acerca la plaga.
Todo el mundo sabe que se mueve con rapidez.
Todo el mundo sab
Todo el mundo sabe que se está viniendo abajo,
mira por última vez este corazón sagrado
antes de que explote.
Y todo el mundo lo sabe.
Todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo sabe.
Así es.
Todo el mundo lo sabe.
Todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo sabe.
Así es.
Todo el mundo lo sabe.
Leonard Cohen – Todo el mundo lo sabe.