Fortunas a través de Covid, las empresas bien conectadas las han amontonado gracias a la pandemia.

Kit Klarenberg para RT

Numerosos organismos gubernamentales del Reino Unido, incluido el Departamento de Salud y Asistencia Social, y los organismos locales del NHS, se han acercado directamente a las empresas para proporcionar servicios específicos, pasando por alto los procesos de licitación. En muchos casos, los beneficiarios no tienen un historial profesional claro o experiencia en ese campo, pero tienen íntimos vínculos con el Partido Conservador y / o el gobierno de Boris Johnson.

Por ejemplo, en abril, la pequeña empresa de inversiones Ayanda Capital, que ofrece servicios de maximización y gestión de patrimonio para familias sumamente ricas, recibió un contrato de £252 millones para suministrar máscaras al NHS, el mayor hasta la fecha adjudicado durante la pandemia.

La empresa no tiene antecedentes de producción de PPE (Personal Protective Equipment), lo que puede explicar por qué el NHS no puede utilizar más de 50 millones de máscaras compradas a Ayanda por un coste de £177 millones, ya que no cumplen con los requisitos de seguridad.

El acuerdo fue negociado por Andrew Mills, un asesor del Departamento de Comercio Internacional del Reino Unido y un asesor senior de la junta de Ayanda; las referencias a su papel en la junta fueron eliminadas del sitio web gov.uk cuando Good Law Project llamó la atención del público sobre este obvio conflicto de intereses.

Además de la controversia, después de que Good Law Project presentara protestas legales ante el gobierno por el acuerdo, los ministros revelaron que el contrato originalmente iba a adjudicarse a la empresa Prospermill Limited, creada en febrero de 2019 por Mills y su esposa.

Nunca ha presentado cuentas y sus activos llegan a la ridícula cantidad de £100, aparentemente nunca ha realizado ninguna operación. A pesar de ello, Prospermill estaba a punto de ganar el contrato de £252 millones, sobre la base un tanto inverosímil de que la compañía había “asegurado los derechos exclusivos sobre la capacidad de producción total de una gran fábrica en China”.

El acuerdo, afirman los ministros, solo fracasó porque la empresa no tenía:

una infraestructura bancaria internacional establecida que pudiera utilizarse para efectuar los pagos necesarios en el extranjero.

No obstante, Byline Times ha sugerido que Mills puede haber ganado hasta £50 millones con el trato. Ayanda Capital niega haber actuado mal y rechaza la idea de que las máscaras que suministró al NHS no cumplan con los requesitos de seguridad.

También en abril, se reveló que Clipper Logistics había ganado diversos contratos por valor de millones, que incluían un acuerdo para establecer una cadena de suministro de PPE del NHS y otro para desarrollar portales en línea que permitieran que las cirugías de médicos de cabecera, pequeñas residencias y proveedores de atención domiciliaria, colocaran el PPE pedidos a través de un sitio web dedicado, que Clipper mismo cumple a través de Royal Mail. El anuncio se produjo después de semanas en las que el NHS sufrió una escasez significativa de suministro, varios trabajadores de primera línea murieron debido a que no tenían acceso a PPE y los superiores advirtieron al personal del NHS que no hablaran sobre la escasez de equipos vitales.

El fundador y presidente ejecutivo de Clipper Logistics es Steven Parkin, quien ha donado £725,000 a los conservadores desde 2016 y es presidente ejecutivo del Grupo de líderes del Partido Conservador. Es el “principal grupo de apoyo” de los conservadores, con miembros que se unen al líder y otras figuras de alto nivel “en cenas, almuerzos posteriores al PMQ, recepciones con bebidas, eventos de resultados electorales y lanzamientos de campañas importantes”.

En un giro terriblemente irónico, en marzo, la compañía fue criticada por no implementar las medidas de seguridad adecuadas contra el coronavirus en sus diversos centros, con trabajadores “hacinados en los pasillos” y sin desinfectante de manos, a pesar de que cientos de empleados tuvieron que registrarse en el trabajo utilizando el mismo escáner de huellas dactilares. Además, las medidas implementadas cuando los sitios fueron visitados por la policía u organismos reguladores externos no se mantuvieron después de que se fueran, y la administración “presionó innecesariamente” a los empleados para “romper el distanciamiento social” de modo que el personal pudiera cumplir con los objetivos laborales.

Ese mismo mes, P14 Medical recibió dos contratos por valor de más de £120.2 millones para suministrar ‘protectores faciales’. La compañía en realidad fabrica específicamente instrumentos médicos y dentales, aunque solo tiene un personal de 10 empleados y un efectivo de £145 en el banco en el momento de la adjudicación de los contratos, habiendo registrado una pérdida de £485,000 en 2019. Su fundador y director Steve Dechan también es un concejal conservador en Gloucestershire.

Rechaza las sugerencias de que los contratos se adjudicaron debido a sus vínculos con los conservadores, y afirma que el gobierno está “encantado” con los 120 millones de protectores faciales que la compañía ha entregado hasta ahora.

El mes siguiente, Meller Designs recibió dos contratos, incluido un contrato de 65,8 millones de libras para máscaras faciales y un contrato de 1,1 millones de libras para desinfectante de manos. En junio, obtuvo dos nuevos contratos para suministrar más de ambos productos, 79,2 millones de libras esterlinas para máscaras faciales y 2,6 millones de libras esterlinas para desinfectante de manos.

Meller Designs generalmente suministra productos para el hogar y de belleza a los minoristas de la calle principal, incluido Marks & Spencer. Su fundador, David Meller, ha donado casi £60,000 a políticos conservadores y al partido, desde 2009, dando £3.250 a la fallida campaña de liderazgo del actual ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, en 2016.

Globus (Shetland) Limited ganó un contrato de £93,8 millones en julio para el suministro de respiradores, una suma que excede los ingresos totales de la compañía en los dos años anteriores juntos. La empresa se especializa en la fabricación de EPP para uso médico, incluidos respiradores, y ha operado en este campo durante 25 años. Ha donado 365.000 libras esterlinas a los conservadores desde 2016, incluidas 150.000 libras esterlinas solo en 2019.

No es solo en el campo de la PPE donde las conexiones del partido conservador parecen haber otorgado a los contratistas una ventaja competitiva en los últimos meses.

A lo largo de la pandemia, la firma de inteligencia artificial Faculty, que fue contratada por el asesor principal del primer ministro, Dominic Cummings, para trabajar en la campaña Vote Leave en el referéndum Brexit de 2016, está ayudando a Whitehall a responder a la crisis actual a través de modelos de datos. Desde 2018, se le han adjudicado 14 contratos gubernamentales por un valor aproximado de £3 millones.

El ex miembro del personal de la facultad, Ben Warner, trabajó con Cummings en Vote Leave, y ejecutó modelos de datos para la campaña electoral de los conservadores de 2019 y ahora es asesor principal de Downing Street. Su hermano Marc es cofundador y director ejecutivo de la facultad.

En agosto, se reveló que la agencia de comunicaciones digitales Topham Guerin recibió £3 millones por trabajar en la mensajería Covid-19, sin licitación competitiva. La compañía dirigió la muy controvertida campaña digital de los conservadores durante las elecciones generales de 2019, durante las cuales, entre otras acrobacias, la cuenta oficial de Twitter del partido pasó a llamarse “factcheckUK” durante el debate de los líderes, y se lanzó un sitio web crítico disfrazado de manifiesto laborista. El contrato se otorgó el 17 de marzo, justo cuando el Reino Unido se dirigía al cierre.

En septiembre, se reveló que la firma de relaciones públicas Hanbury Strategy, cofundada por Paul Stephenson, había recibido dos licitaciones gubernamentales sin competencia. Stephenson trabajó junto a Cummings como director de comunicaciones para la campaña Vote Leave de 2016 y, según se informa, fue una de las primeras personas nombradas por Cummings. El otro fundador de Hanbury, Ameet Gill, fue director de estrategia del ex primer ministro David Cameron en Downing Street. Según los términos del acuerdo, Hanbury cosechó más de 580.000 libras esterlinas durante siete meses por investigar las “actitudes y comportamientos públicos” relacionados con la pandemia.

La Oficina del Gabinete no dio a conocer la existencia de los contratos, sino que solo se reveló debido a las solicitudes de libertad de información, a pesar de las directrices oficiales que establecen que debería haberse divulgado dentro de los 30 días posteriores a la firma.

Irónicamente, en marzo de 2019 Cummings criticó el sistema de adquisiciones del gobierno del Reino Unido por ser “complejo, lento y derrochador”, “favoreciendo enormemente a las grandes empresas establecidas con poderosas conexiones políticas: verdaderos saqueadores corporativos”.

A personas como Carillion y a los abogados les encanta porque se benefician de la complejidad, los retrasos y el despilfarro. Es horrible para las PYMES navegar y pocas pueden permitirse siquiera intentar participar … Debido a los incentivos mutilados y la cultura del refuerzo, la administración pública no se preocupa por esto y no trata de mejorar. El fracaso es totalmente irrelevante para la administración pública y no supone absolutamente ninguna razón para cambiar su forma de actuar, incluso si eso significa miles de personas muertas y miles de millones desperdiciados … El sistema cerrado y disfuncional de Whitehall lucha por permanecer cerrado y disfuncional.

pande

SONDAS: Todos estos enredos no provienen de los que están preparando el nuevo orden mundial –ni las empresas citadas ni el gobierno conservador de Boris Johnson, pero ponen al descubierto como los gobiernos europeos, consorcios, bancos y demás entidades de cambiante personalidad, se han ido conformando alrededor de personajes que sólo buscan enriquecerse a cualquier precio, aprovechando incluso su llamada pandemia. Vemos esta actitud cada día en España. Cualquier oportunidad es buena para amontonar fortunas o conseguir prebendas, cargos… enredos.

La situación se ha hecho, pues, insostenible. El escenario que ha quedado es devastador –miles de manos desvalijando un cadáver.

Lo más espeluznante, empero, es saber que todo este asunto vírico está en sus manos, lo dirigen, lo manipulan y aceptan las consignas que el deep state formula a través de los medios de comunicación. Es como dejar nuestros ahorros en manos de una banda de atracadores. Forajidos que tienen a su favor a la policía y al ejército, en caso de que alguien intente pedir cuentas o exija la devolución de lo robado.

Se están destruyendo las economías occidentales –las otras caerán por sí solas. Se están destruyendo las sociedades, las libertades básicas, se nos confina, se nos prohíbe, se nos controla, se nos impide viajar, se analiza nuestro ADN… mientras los últimos remanentes de estafadores se llevan lo que queda de la debacle total.

En España se nos dice que pronto llegará el dinero de la UE y todos nuestros problemas se desvanecerán como la neblina se desvanece cuando sale el Sol. Pero no habrá Sol esta vez –dónde se ha visto que unos atracadores repartan el dinero de otros atracadores. En caso de que hubiera alguna duda al respecto y para desvanecer esa neblina, Sánchez ya ha anunciado que será él, personalmente, el que distribuya los fondos, pues sólo él tiene el nivel moral e intelectual para dar a cada uno según la más estricta justicia. Fondos are going bye, bye.

Es cierto, por otra parte, que dentro de unos pocos años ya no harán falta los fondos, ni dinero, ni malls, ni habrá nadie volando, ni habrá trenes… Cada uno en su ciudad, en su barrio, en su casa… conectado, dirigido… poseído. Nadie recordará cómo fue. Para entonces ya estaremos acostumbrados a un reinicio diario, a una limpieza diaria de nuestra memoria. Nos costará un gran esfuerzo recordar cómo era el mundo de ayer. Así han ocurrido todos los acontecimientos que nos han ido empujando contra la pared –electricidad, teléfono, ordenadores, móviles, internet… Parecía como si un hada buena fuese realizando nuestros deseos con su varita mágica. Y al final han resultado ser hechizos que nos tienen encantados y no nos permiten ver lo que se cuece en el mundo real. Y lo que se cuece es nuestra alma, nuestra virtud, nuestra transcendencia.